¿Es­tu­dias y tra­ba­jas?

El re­to de es­tu­diar y tra­ba­jar –pe­se al es­ta­do del mer­ca­do la­bo­ral– es una op­ción ca­da vez más con­si­de­ra­da por jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios. ¿Qué hay que te­ner en cuen­ta pa­ra su­pe­rar­lo y no que­dar­se a mi­tad del ca­mino?

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES - Tex­to Emili Se­rra

“Es muy du­ro y hay mo­men­tos en que quie­res de­jar­lo to­do; pe­ro lue­go, en ca­sa, pien­sas que lo que es­tás ha­cien­do me­re­ce­rá la pe­na”. Es­ta fue la sen­sa­ción de Ju­lián Sanz, de 23 años, al ter­mi­nar el se­gun­do año del gra­do de en­fer­me­ría en el cam­pus de la Uni­ver­si­tat Internacional de Ca­ta­lun­ya (UIC) en Sant Cu­gat del Va­llès, tra­ba­jan­do al mis­mo tiem­po a jor­na­da par­cial en una far­ma­cia de ba­rrio. “Cuan­do em­pe­cé la ca­rre­ra ya te­nía mi tra­ba­jo en la far­ma­cia. De lo con­tra­rio no, no po­día cos­tear­me los pre­cios de la uni­ver­si­dad o el trans­por­te”, ex­pli­ca. Aun así, Ju­lián quie­re de­jar al­go cla­ro: “Si es­tu­dias, que sea por­que quie­res es­tu­diar, y si tra­ba­jas, igual. Si lo ha­ces por obli­ga­ción y con des­ga­na no lo con­se­gui­rás”. ¿Es­tu­dias o tra­ba­jas? La clá­si­ca y tó­pi­ca pre­gun­ta pa­ra rom­per el hie­lo e ini­ciar una con­ver­sa­ción en el bar pa­re­ce ya es­tar más cer­ca­na a al­gún pro­ver­bio an­ti­guo y le­jano. Por un la­do, los úl­ti­mos da­tos pu­bli­ca­dos por la Encuesta de Po­bla­ción Ac­ti­va (EPA) en el se­gun­do tri­mes­tre del 2014 se­ña­lan que un 53,1% de los jó­ve­nes me­no­res de 25 años se en­cuen­tra sin em­pleo, lo que de­no­ta el al­to gra­do de di­fi­cul­tad pa­ra los jó­ve­nes es­pa­ño­les a la ho­ra de en­con­trar tra­ba­jo los úl­ti­mos años. Aun así, el in­for­me pu­bli­ca­do en el 2013 por la OCDE, Pa­no­ra­ma de la edu­ca­ción 2013, in­di­ca que en el 2011, en Es­pa­ña, un 5% de jó­ve­nes de en­tre 15 y 29 años te­nía tra­ba­jo mien­tras es­ta­ba es­tu­dian­do –eso sí, una pro­por­ción muy in­fe­rior a otros paí­ses de la OCDE co­mo Di­na­mar­ca (32%), Es­ta­dos Uni­dos (15%) o Aus­tra­lia (21%), y una me­dia por de­ba­jo del 11% que man­tie­ne la OCDE–. Es­te re­du­ci­do seg­men­to de la mis­ma ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes ve su día a día de una for­ma muy dis­tin­ta e in­clu­so in­só­li­ta: sí se pue­de tra­ba­jar y es­tu­diar a la vez. Los fren­tes que hay que te­ner en cuen­ta pa­ra rea­li­zar es­ta do­ble ta­rea re­si­den en tres blo­ques fun­da­men­ta­les en los que in­ter­vie­nen el es­tu­dian­te, el pues­to de tra­ba­jo y, por su­pues­to, la uni­ver­si­dad y su plan de es­tu­dios.

El es­tu­dian­te Ya sea pa­ra aho­rrar y te­ner unos pe­que­ños in­gre­sos, cos­tear­se unos es­tu­dios, in­de­pen­di­zar­se o te­ner ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal (que no es po­ca co­sa), son mu­chos los es­tu­dian­tes que in­ten­tan com­pa­gi­nar una jor­na­da la­bo­ral con la uni­ver­si­dad. Pri­me­ra ad­ver­ten­cia: na­die ha di­cho que sea fá­cil. Una ca­rre­ra exi­ge una de­di­ca­ción dia­ria y or­ga­ni­za­da si no que­re­mos que­dar­nos en el ca­mino, mien­tras que un em­pleo pi­de se­rie­dad, re­gu­la­ri­dad y cons­tan­cia si que­re­mos ha­cer bien el tra­ba­jo y man­te­ner el pues­to. Las op­cio­nes son va­rias: des­de tra­ba­jar los fi­nes de se­ma­na con una jor­na­da re­du­ci­da a es­tu­diar por la ma­ña­na y tra­ba­jar por la tar­de; pa­san­do, por su­pues­to, por otras op­cio­nes uni­ver­si­ta­rias, co­mo los es­tu­dios a dis­tan­cia, que ofre­cen una am­plia ga­ma de ca­rre­ras. Marc Vintró, de 26 años, cuen­ta las di­fi­cul­ta­des que le pre­sen­tó la uni­ver­si­dad pre­sen­cial con el gra­do de Psi­co­lo­gía: “Em­pe­cé la ca­rre­ra en la Au­tò­no­ma, pe­ro en­se­gui­da me sen­tí su­pe­ra­do por el plan de es­tu­dios: no li­ga­ba con­mi­go. Ape­nas du­ré un mes y me­dio”. Marc, que tra­ba­ja des­de los 16 años en el sec­tor de la hos­te­le­ría, siem­pre ha te­ni­do la ilu­sión de gra­duar­se en Psi­co­lo­gía, y bus­có una al­ter­na­ti­va a dis­tan­cia. “Al em­pe­zar en la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya (UOC) tu­ve que adap­tar­me al rit­mo de la uni­ver­si­dad a dis­tan­cia, pe­ro gra­cias a eso he apren­di­do a ges­tio­nar mi tiem­po y ser más dis­ci­pli­na­do, or­ga­ni­za­do y au­to­di­dac­ta, y eso se re­fle­ja en mis re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos, pe­ro tam­bién en mi día a día”. Ju­lián y Marc afron­tan su ter­cer año en la uni­ver­si­dad con ilu­sión y áni­mos, pe­se a que no es­con­den cier­tos re­sen­ti­mien­tos: “No pue­des de­di­car­le to­do el tiem­po que que­rrías a tu fa­mi­lia ni a tus ami­gos, pe­ro to­do es­to ter­mi­na com­pen­sán­do­te cuan­do ob­tie­nes fru­tos, co­mo un buen re­sul­ta­do aca­dé­mi­co”, co­men­ta Ju­lián, a lo que Marc aña­de: “Al fi­nal, tie­nes que prio­ri­zar aque­llo que to­ca ha­cer por lo que te gus­ta­ría ha­cer”. Coin­ci­den, co­mo Ge­ma Can­te­ro, de 27 años y con la li­cen­cia­tu­ra de Me­di­ci­na en el bol­si­llo des­de el 2011, o Eva Pue­yo, de 24, li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía en la UAB en el 2012, en que se pue­de lo­grar es­tu­diar una ca­rre­ra mien­tras tra­ba­jas a jor­na­da par­cial, pe­se a que hay que te­ner en cuen­ta los sa­cri­fi­cios que es­to con­lle­va. “La cla­ve es po­der aho­rrar por ade­lan­ta­do por si, en los úl­ti­mos años de ca­rre­ra, te ves sa­tu­ra­do, y así po­der re­du­cir tu jor­na­da la­bo­ral y no de­pen­der tan­to del fac­tor eco­nó­mi­co”, cuen­ta. Ge­ma em­pe­zó la ca­rre­ra en el cam­pus Clí­nic de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na una vez in­de­pen­di­za­da eco­nó­mi­ca­men­te de su fa­mi­lia, he­cho que la obli­gó a man­te­ner su tra­ba­jo co­mo téc­ni­ca de ra­yos en el hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­ri Mu­tua de Terrassa. “Cuan­do tie­nes que pa­gar un al­qui­ler, te das cuen­ta que no pue­des de­jar el tra­ba­jo, pe­ro yo que­ría li­cen­ciar­me en Me­di­ci­na, y lo con­se­guí”. A su jui­cio, la cla­ve “es la pa­cien­cia, pe­ro so­bre to­do te­ner ner­vio. Si no eres una per­so­na ac­ti­va, fuer­te y pre­dis­pues­ta, es al­go com­pli­ca­do”. Por su par­te, Eva Pue­yo, que con 24 años es li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía y cur­sa un más­ter en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca y Me­di­ci­na Con­duc­tual, des­ta­ca lo ne­ce­sa­rio que es con­tar con un buen equi­po de tra­ba­jo y un buen am­bien­te la­bo­ral: “He te­ni­do mu­cha suer­te, ya que en to­dos mis tra­ba­jos no he te­ni­do pro­ble­mas por lle­gar un po­co más tar­de o cam­biar mi ho­ra­rio en un mo­men­to pun­tual”. Pa­ra Eva, uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes es la or­ga­ni­za­ción. “Tie­nes que apren­der a or­ga­ni­zar­te y prio­ri­zar cuán­do to­ca ocio y cuán­do tie­nes que es­tu­diar. En mi ca­so, de­di­ca­ba to­da la se­ma­na a la uni­ver­si­dad, pa­ra de­di­car el fin de se­ma­na a mi vi­da so­cial y a des­can­sar”, cuen­ta. Mi­reia Es­cri­bano tie­ne 25 años y em­pie­za ya su úl­ti­mo cur­so del gra­do de Pe­rio­dis­mo con un tra­ba­jo es­ta­ble des­de que em­pe­zó los es­tu­dios; acon­se­ja a los que quie­ran em­pe­zar con una pro­pues­ta con­tun­den­te: “¡Que no ten­gan mie­do! En al­gu­nas épo­cas se pa­san mo­men­tos du­ros, pe­ro con sa­cri­fi­cio y dis­ci­pli­na se pue­de con­se­guir, ¡ade­lan­te!”. Muy pa­re­ci­da es la vi­sión de Ve­ró­ni­ca He­rre­ra, una va­len­cia­na que aca­ba de ter­mi­nar su más­ter en Mar­ke­ting en la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia tras pa­sar sus es­tu­dios de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en la mis­ma uni­ver­si­dad. “Un cur­so an­tes de em­pe­zar la uni­ver­si­dad ya tra­ba­ja­ba. Em­pe­cé a los 17. Siem­pre he tra­ba­ja­do en el mis­mo lu­gar, co­mo mo­ni­to­ra in­fan­til en una lu­do­te­ca, e in­clu­so me per­mi­tí com­pa­gi­nar prác­ti­cas la­bo­ra­les con la ca­rre­ra y el tra­ba­jo”, ex­pli­ca. Ve­ró­ni­ca va más allá pa­ra dar con una de las cla­ves que le per­mi­tie­ron man­te­ner to­dos sus fren­tes abier­tos e ir su­perán­do­los: “Es fun­da­men­tal te­ner con­fian­za en uno mis­mo, pe­ro tam­bién te­ner una re­la­ción de con­fian­za con la em­pre­sa o

SI UNO NO DA ABAS­TO EN LA CA­RRE­RA, SE PUE­DEN HA­CER ME­NOS CRÉ­DI­TOS HO­RA­RIOS FLE­XI­BLES Y RE­DU­CI­DOS SON CLA­VES PA­RA EL ES­TU­DIAN­TE QUE TRA­BA­JA

per­so­na que es res­pon­sa­ble de ti en tu tra­ba­jo”. Por su par­te, su ex­pe­rien­cia le per­mi­te con­tra­de­cir las opi­nio­nes de otros com­pa­ñe­ros: “áni­mo, que se pue­de te­ner to­do: es­tu­dios, vi­da so­cial, tra­ba­jo y lo me­jor, in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, que al fi­nal es lo que nos da la po­si­bi­li­dad de se­guir es­tu­dian­do, via­jar, com­prar ro­pa, et­cé­te­ra”. El per­fil del es­tu­dian­te que tra­ba­ja pue­de ser muy di­ver­so, con ho­ra­rios, ta­reas y pro­yec­tos aca­dé­mi­cos dis­tin­tos; pe­ro es­to no nie­ga un va­lor úni­co en el que to­dos coin­ci­den: ga­nas, sa­cri­fi­cio y dis­ci­pli­na pa­ra ob­te­ner siem­pre el mis­mo re­sul­ta­do, un in­cre­men­to de con­fian­za en sus ca­pa­ci­da­des, de au­to­rrea­li­za­ción, res­pon­sa­bi­li­dad y ma­du­rez.

El pa­pel de la uni­ver­si­dad “Pa­ra de­cir que es acer­ta­do com­pa­gi­nar tra­ba­jo y es­tu­dios hay que te­ner en cuen­ta que es­ta ta­rea de­pen­de de los es­tu­dios en cues­tión, del ti­po de tra­ba­jo y del ti­po de es­tu­dian­te”. Jau­me Armengou Orús, vi­ce­rrec­tor de or­de­na­ción aca­dé­mi­ca y pro­fe­so­ra­do en la Uni­ver­si­tat Internacional de Ca­ta­lun­ya, de­ta­lla que pa­ra con­se­guir es­te pro­pó­si­to es ne­ce­sa­rio que el es­tu­dian­te ten­ga ta­len­to, pe­ro so­bre to­do que es­té dis­pues­to a es­for­zar­se de mo­do con­si­de­ra­ble y ex­cep­cio­nal. Por otro la­do, el in­cre­men­to de las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen los es­tu­dios a dis­tan­cia y los nue­vos mé­to­dos em­plea­dos por las uni­ver­si­da­des pre­sen­cia­les fa­ci­li­tan al es­tu­dian­te una ma­yor fle­xi­bi­li­dad de la que ha­ce unos años no se dis­po­nía; la uni­ver­si­dad no se adap­ta al es­tu­dian­te de for­ma pun­tual, pe­ro sí per­mi­te a és­te or­ga­ni­zar­se el cur­so a me­di­da a tra­vés del sis­te­ma de elec­ción de cré­di­tos de for­ma in­de­pen­dien­te. Si bien los 240 cré­di­tos que ofre­ce un tí­tu­lo de gra­do es­tán re­par­ti­dos en cua­tro años, el alumno pue­de alar­gar su eta­pa uni­ver­si­ta­ria rea­li­zan­do me­nos cré­di­tos por se­mes­tre o cur­so. Tal co­mo ci­ta en el nú­me­ro 14 de la re­vis­ta Butlle­tí, de la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra, Jo­sep Ma­ria Sal­rach, doc­tor por la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra y miem­bro del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Ca­ta­lans: “aho­ra la uni­ver­si- dad es más abier­ta, y eso es po­si­ti­vo; la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria no pre­sen­cial aho­ra ofre­ce una cier­ta so­lu­ción que an­tes no exis­tía, pe­ro el con­tac­to en­tre pro­fe­sor y alumno es im­por­tan­te”. Armengou, por su par­te, ar­gu­men­ta que “to­do es­tu­dian­te tie­ne de­re­cho a rea­li­zar sus es­tu­dios a tiem­po par­cial. Es una po­si­bi­li­dad po­co co­no­ci­da, pe­ro per­fec­ta­men­te le­gí­ti­ma pa­ra po­der com­pa­gi­nar es­tu­dios y tra­ba­jo. La uni­ver­si­dad tie­ne el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar que sus es­tu­dian­tes ad­quie­ran un con­jun­to de com­pe­ten­cias con­cep­tua­les, pe­ro tam­bién ac­ti­tu­di­na­les y de ha­bi­li­da­des que só­lo se pue­den ad­qui­rir en el mun­do la­bo­ral”. La vi­sión de la em­pre­sa Por su­pues­to, en es­ta ecua­ción in­ter­vie­ne tam­bién el pa­pel y la vi­sión que tie­ne la em­pre­sa an­te es­te per­fil de es­tu­dian­tes ac­ti­vos. Los tra­ba­jos co­mo la aten­ción al clien­te o la hos­te­le­ría, así co­mo otros de ca­rác­ter pun­tual y tem­po­ra­les en épo­cas co­mo el ve­rano y las va­ca­cio­nes de in­vierno son los prin­ci­pa­les en los que la ma­yo­ría de es­tu­dian­tes se fi­jan pa­ra ob­te­ner un em­pleo que les per­mi­ta unos in­gre­sos es­ta­bles con re­la­ti­va sen­ci­llez y sin caer en la des­mo­ti­va­ción. “La mo­ti­va­ción que tie­ne un es­tu­dian­te al mo­men­to de ve­nir a tra­ba­jar pa­ra pa­gar­se unos es­tu­dios y así cons­truir­se su fu­tu­ro no es la mis­ma que la de una per­so­na que tra­ba­ja a jor­na­da com­ple­ta con otro ti­po de obli­ga­cio­nes y ne­ce­si­da­des –cuen­ta Al­bert Puig, ge­ren­te de un equi­po de más de 10 per­so­nas en un es­ta­ble­ci­mien­to de ven­ta re­tail–. El per­fil es­tu­dian­til es más fá­cil de mo­ti­var y vie­ne más con­ten­to a tra­ba­jar, más fres­co. El ob­je­ti­vo es siem­pre el de man­te­ner al equi­po mo­ti­va­do; es­to re­per­cu­te de for­ma muy po­si­ti­va tan­to den­tro co­mo fue­ra del tra­ba­jo”. An­te la creen­cia po­pu­lar de que es el em­pleo el que más ayu­da al es­tu­dian­te, Puig des­mi­ti­fi­ca es­ta afir­ma­ción: “Co­mo per­so­nas que ges­tio­na­mos per­so­nas, in­ten­ta­mos ayu­dar­les a que es­tén con­ten­tos tan­to en el tra­ba­jo co­mo fue­ra, pe­se a que cuan­do hay que de­cir que no an­te un fa­vor, no que­da otra y hay que acep­tar­lo”. Co­mo ge­ren­te, Puig ad­mi­te que el ma­yor re­to de tra­ba­jar con un equi­po jo­ven es evi­tar que el pues­to de tra­ba­jo se to­me a bro­ma y se con­vier­ta en un ga­lli­ne­ro, pe­ro que lo que ga­ran­ti­za el éxi­to de un pro­yec­to de es­te ti­po es la or­ga­ni­za­ción: “Al fi­nal, cuan­do bus­ca­mos un per­fil de tra­ba­ja­do­res que man­ten­gan tam­bién unos es­tu­dios, pen­sa­mos en un pro­yec­to en el que ga­na­mos to­dos. Los ho­ra­rios re­du­ci­dos y fle­xi­bles ayu­dan mu­cho –acla­ra Puig–. Una per­so­na que ten­ga un ho­ra­rio más re­du­ci­do per­mi­te mon­tar un ca­len­da­rio a su me­di­da, pe­ro tam­bién a me­di­da de la em­pre­sa”. En es­tos mo­men­tos mu­chos jó­ve­nes afron­tan un nue­vo pe­rio­do lec­ti­vo con la mo­ti­va­ción que exi­gen los pri­me­ros me­ses. Com­pa­gi­nar los es­tu­dios con el tra­ba­jo no tie­ne por qué ser ar­duo; la cla­ve con­sis­te en sa­ber qué va­mos a te­ner que sa­cri­fi­car y en re­cor­dar el pro­pó­si­to de lo que se es­tá lle­van­do a ca­bo. Las pe­que­ñas me­tas, la or­ga­ni­za­ción y el sa­ber es­co­ger qué ti­po de tra­ba­jo se adap­ta me­jor a nues­tras ne­ce­si­da­des, ca­pa­ci­da­des y plan de es­tu­dios son un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra con­se­guir­lo. “Que no ten­gan pri­sa –acon­se­ja Marc Vintró–. Que se­pan que el ca­mino es cues­ta arri­ba, pe­ro do­si­fi­can­do es­fuer­zo y tiem­po pue­den con­se­guir to­dos sus ob­je­ti­vos sa­tis­fac­to­ria­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.