LAS GA­NAS

La Vanguardia - ES - - CREAR - Ilus­tra­ción Raúl

Hoy ten­go ga­nas de es­cri­bir so­bre las pe­lu­cas, por­que en el co­mien­zo de un li­bro que aca­ba de pu­bli­car Ana­gra­ma – La des­ca­be­lla­da his­to­ria de la pe­lu­ca– Lui­gi Ama­ra di­ce que es el epí­to­me, el re­su­men, de la cul­tu­ra hu­ma­na. “Si tu­vie­ra que ele­gir un ob­je­to pa­ra des­cri­bir el sen­ti­do de la vi­da so­bre la tie­rra, una pos­tal pa­ra en­viar a los mar­cia­nos so­bre nues­tras ob­se­sio­nes más fie­les, me in­cli­na­ría en pri­mer lu­gar por la pe­lu­ca”. Me pa­re­ce afir­ma­ción exa­ge­ra­da, pe­ro es un te­ma muy ade­cua­do pa­ra la “fi­lo­so­fía de las co­sas pe­que­ñas” de es­ta sec­ción. Yo tal vez hu­bie­ra ele­gi­do el za­pa­to de ta­cón al­to, el es­ti­le­te. Pe­ro al co­men­zar el ar­tícu­lo (“Hoy ten­go ga­nas de...”) me he tro­pe­za­do con una pa­la­bra y es­to ha tras­to­ca­do mis pla­nes. Uno de mis re­cuer­dos in­fan­ti­les de ni­ño de pos­gue­rra es lim­piar len­te­jas, al ca­lor del bra­se­ro. Se iban pa­san­do de una en una, pa­ra eli­mi­nar pie­dre­ci­tas o gor­go­jos.

LA PA­LA­BRA ‘DESEAR’, DEL LA­TÍN ‘DESIDERARE’, SIG­NI­FI­CA ‘ECHAR DE ME­NOS UNA ES­TRE­LLA’

Una no­che, en me­dio del me­cá­ni­co es­cru­ti­nio, en­con­tré un mis­te­rio­so bri­llan­te azul. Era un tro­ci­to de cris­tal de pro­ce­den­cia des­co­no­ci­da que me fas­ci­nó. An­te aquel des­cu­bri­mien­to, de­jé de lim­piar len­te­jas pa­ra de­di­car­me apa­sio­na­da­men­te a la jo­ya en­con­tra­da. Al­go así me pa­sa con las pa­la­bras. A lo lar­go del tiem­po, con el uso, las pa­la­bras se han re­don­dea­do, alen­te­ja­do, vul­ga­ri­za­do. De re­pen­te, una re­cu­pe­ra su ful­gor in­quie­tan­do, su ge­nea­lo­gía mes­ti­za, y se con­vier­te en un enig­ma. Es­to me aca­ba de pa­sar con la pa­la­bra ga­na. El mag­ní­fi­co Co­ro­mi­nas me di­ce que es una pa­la­bra ex­clu­si­va del cas­te­llano y del ca­ta­lán. Es­tu­pen­do hermanamiento. Lue­go se ex­ten­dió al por­tu­gués. Aña­de que de­ri­va de una pa­la­bra gó­ti­ca

que sig­ni­fi­ca­ba de­seo, avi­dez. En ca­da mo­men­to his­tó­ri­co el sig­ni­fi­ca­do de una pa­la­bra es el im­pre­ci­so con­jun­to de in­for­ma­cio­nes que ex­pli­ca el uso que

ha­ce­mos de ella. ¿Có­mo uti­li­za­mos ga­nas? “Ten­go ga­nas de to­mar­me una cer­ve­za”, “tra­ba­jó con ga­nas”, “lo hi­zo de ma­la ga­na”, “¡no me da la ga­na!”, “le te­nía mu­chas ga­nas”, “se mue­re de las ga­nas de ha­cer­lo”. A esa mis­ma fa­mi­lia per­te­ne­ce la pa­la­bra

ga­nar, que ori­gi­na­ria­men­te era “sa­tis­fa­cer las ga­nas”.

Ga­nas sig­ni­fi­ca de­seo, pe­ro in­sis­tien­do en la in­ten­si­dad con que se bus­ca su cum­pli­mien­to, por eso es­tá pró­xi­ma a avi­dez, y a an­sia. En am­bos ca­sos, for­mas de ac­tuar. Avi­dez es­tá re­la­cio­na­da con vo­ra­ci­dad, que es “co­mer con mu­chas ga­nas”. Pe­ro en al­gún mo­men­to, la pa­la­bra ga­nas ad­qui­rió un cierto pres­ti­gio. En el dic­cio­na­rio de Ma­ría Mo­li­ner ya se di­ce que “es ha­cer al­go con la dis­po­si­ción ade­cua­da”. Es de­cir, el mo­do co­rrec­to de ha­cer las co­sas es “con ga­nas”, con la in­ten­si­dad del com­pro­mi­so, con la pa­sión ade­cua­da. De ahí la con­no­ta­ción pe­yo­ra­ti­va de ha­cer las co­sas “con des­ga­na”, o “de ma­la ga­na”. Tal vez les ha­ya abu­rri­do, por­que an­te un dic­cio­na­rio pier­do el ore­mus. Me in­terno en él co­mo un ex­plo­ra­dor. Pensándolo bien, el ob­je­to que man­da­ría a un ex­tra­te­rres­te pa­ra que com­pren­die­ran lo que ha­ce­mos es un dic­cio­na­rio. Pa­ra com­pen­sar­les del via­je, les ob­se­quia­ré con una de­li­cio­sa me­tá­fo­ra es­con­di­da en la pa­la­bra de­seo, pro­ce­de del la­tín de-si­de­ra­re, pa­la­bra com­pues­ta de un de, pri­va­ti­vo, y de si­dus, si­de­ris, as­tro. Así que desear sig­ni­fi­ca “echar de me­nos una es­tre­lla”. Es­toy a pun­to de rom­per es­te ar­tícu­lo y co­men­zar otro so­bre es­ta me­tá­fo­ra. Me re­pri­mo. s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.