Ví­deos con­ta­gio­sos

Los vi­deos vi­ra­les son aque­llos que se con­vier­ten en ten­den­cia de in­ter­net. Mi­llo­nes de usua­rios los com­par­ten en muy po­co tiem­po. Pe­ro só­lo un 1% del to­tal que es­tá col­ga­do en la red con­si­gue des­ta­car co­mo tal. Son im­pre­de­ci­bles y no hay fór­mu­la que valg

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

“Tie­nes que ver es­to es bue­ní­si­mo”. Cuan­do al­guien suel­ta es­te co­men­ta­rio, sig­ni­fi­ca que el ví­deo que trae en­tre ma­nos pro­me­te. El con­te­ni­do sue­le lle­gar por dis­tin­tas vías: un en­la­ce por co­rreo elec­tró­ni­co, una ac­tua­li­za­ción en el mu­ro de Fa­ce­book, un tuit que anun­cia al­go di­ver­ti­do, un men­sa­je com­par­ti­do en un gru­po del What­sApp. Su pe­cu­lia­ri­dad es que es un ma­te­rial au­dio­vi­sual de es­ca­sos se­gun­dos, pe­ro que en­gan­cha en­se­gui­da: por­que es en­tre­te­ni­do, sin­gu­lar, emo­cio­nan­te. Y, ade­más, la gen­te ha­bla de ello. Así es co­mo fun­cio­na el lla­ma­do ví­deo vi­ral. Hay al­gu­nos que con­si­guen su­mar mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en muy po­co tiem­po: días o in­clu­so ho­ras. ¿Có­mo se crea un ví­deo de éxi­to? ¿Son to­dos igua­les? Pues no, no son to­dos igua­les. Lo úni­co que tie­nen es­tos vi­deos en co­mún es su for­ma de di­fu­sión: ven­dría a ser co­mo el clá­si­co bo­ca a bo­ca que ha­ce que un chis­me co­rra co­mo la pól­vo­ra o se pro­pa­gue… co­mo un vi­rus. A par­tir de ahí, hay que dis­tin­guir. Hay mu­chos vi­ra­les que se han col­ga­do en la red sin nin­gún áni­mo co­mer­cial (por lo me­nos ini­cial­men­te) y que, por al­gu­na ra­zón mis­te­rio­sa, se han con­ver­ti­do en muy po­pu­la­res por­que los in­ter­nau­tas los en­con­tra­ron gra­cio­sos, di­ver­ti­dos. Co­mo una bo­la de nie­ve, han ido cir­cu­lan­do has­ta con­ta­giar las pan­ta­llas de mi­llo­nes de per­so­nas, y en un tiem­po muy bre­ve (y ca­da vez más bre­ve: en el 2010, un vi­deo vi­ral tar­da­ba 28 días en al­can­zar la cum­bre. Hoy en día me­nos de nue­ve). Lue­go hay vi­deos que han si­do crea­dos ex­pre­sa­men­te pa­ra ser vi­ra­les. Con­ce­bi­dos por pu­bli­ci­ta­rios que as­pi­ran a pro­mo­cio­nar un pro­duc­to en las re­des so­cia­les de for­ma muy efi­caz. De al­gu­na ma­ne­ra, el con­su­mi­dor, an­te un vi­ral, ol­vi­da que es­tá de­lan­te de un anun­cio y lo com­par­te. Hoy hay más vi­deos vi­ra­les que nun­ca. Des­de el 2006, el al­can­ce de es­tos con­te­ni­dos se ha mul­ti­pli­ca­do por 50. La pa­la­bra vi­ral aso­cia­da al ví­deo fue acu­ña­da en 1997 por Ste­ve Jur­vet­son, un in­ver­sor de ca­pi­tal ries­go, al re­fe­rir­se a la ma­ne­ra en que el co­rreo de Mi­cro­soft Hot­mail se pro­mo­vía en­tre los usua­rios. Uti­li­za­ba pa­ra ello al fi­nal de to­dos los men­sa­jes que trans­mi­tía la fra­se anun­cio: “Get your pri­va­te free email at Hot­mail.com”. Pe­ro el he­cho de­ci­si­vo en la di­fu­sión de los vi­ra­les tu­vo lu­gar en fe­bre­ro del 2005, cuan­do tres jó­ve­nes Chad Hur­ley, Ja­wed Ka­rim y Ste­ve Chen que­rían com­par­tir con su pandilla unos vi­deos gra­ba­dos en una fies­ta. De­ci­die­ron mon­tar YouTu­be, una pla­ta­for­ma de in­ter­net de con­te­ni­do au­dio­vi­sual. El 23 de abril de ese mis­mo año, se pu­bli­có la pri­me­ra gra­ba­ción: Me at the zoo, 18 se­gun­dos con Ka­rim ha­blan­do so­bre ele­fan­tes. Hoy el trá­fi­co de es­ta web se ha dis­pa­ra­do. Ca­da mi­nu­to se suben 100 ho­ras de con­te­ni­do en YouTu­be, que se ha con­ver­ti­do en una fuen­te ca­si inago­ta­ble de ma­te­rial… ví­ri­co. Pa­ra ex­pli­car có­mo fun­cio­na el ví­deo vi­ral se ha­ce re­fe­ren­cia a me­nu­do al con­cep­to de me­me, crea­do por el bió­lo­go Ri­chard Daw­kins. El me­me es co­mo un or­ga­nis­mo vi­vo que so­bre­vi­ve en el mun­do de las ideas. Co­mo tal, pue­de vi­vir, mo­rir y evo­lu­cio­nar. Ca­da vez que pa­sa de per­so­na en per­so­na cam­bia y a ve­ces me­jo­ra. En in­glés se usa el con­cep­to buzz, que se tra­du­ci­ría co­mo su­su­rro. In­ter­net ha sus­ti­tui­do la lla­ma­da word of mouth ( en in­glés, pa­la­bras que pa­san de bo­ca en bo­ca) por la de­no­mi­na­da word of mou­se ( ideas que se re­trans­mi­ten me­dian­te el clic de un ra­tón… y hoy en día in­clu­so sin él, gra­cias a las pan­ta­llas tác­ti­les). ¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas de­be te­ner un ví­deo vi­ral pa­ra que arra­se? Na­die lo sa­be. Ahí es­tá la gra­cia. Es­tas bre­ves fil­ma­cio­nes son ex­pe­rien­cias de en­tre­te­ni­mien­to que tal vez ten­gan en el efec­to sor­pre­sa su pun­to fuer­te y su ras­go más dis­tin­ti­vo, se­gún re­co­no­cía Ke­vin Alloc­ca, di­rec­tor de tendencias de YouTu­be. Pe­ro pre­ci­sa­men­te por eso, el he­cho de que un ví­deo se con­vier­ta en vi­ral o no es al­go to­tal­men­te im­pre­de­ci­ble. “No hay nin­gu­na fór­mu­la in­fa­li­ble pa­ra con­se­guir­lo. Hay ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que un ví­deo gus­te a las per­so­nas, co­mo la emo­ción, la pro­vo­ca­ción, el hu­mor, las his­to­rias de mo­ti­va­ción y su­pera­ción, et­cé­te­ra”, apun­ta Da­niel Fei­xas, di­rec­tor

de vi­deo­clips, fun­da­dor de la agen­cia de vi­deo­mar­ke­ting As­tro­naut y coau­tor del li­bro Có­mo triun­far en

YouTu­be (laGa­le­ra). Los que han triun­fa­do pre­sen­tan al­gu­nos ras­gos co­mu­nes. Uno es la sen­ci­llez. No hay que ol­vi­dar que en bio­lo­gía los vi­rus se cuen­tan en­tre los se­res vi­vos más sim­ples que exis­ten. Pues bien, el ví­deo vi­ral tam­bién, de al­gu­na ma­ne­ra de­be ser­lo. Se­gún da­tos de Goo­gle, los vi­ra­les tie­nen en pro­me­dio un tí­tu­lo de cin­co ca­rac­te­res y una du­ra­ción de 138 se­gun­dos. En cuan­to a con­te­ni­do, hay ele­men­tos que con­si­guen en­gan­char mu­cho a los usua­rios, co­mo curiosidades al­re­de­dor de be­bés y los ani­ma­les, en par­ti­cu­lar los ga­tos (te­cleen “LOL cats” en YouTu­be y ya ve­rán la can­ti­dad de ma­te­rial que van a en­con­trar). “Los vi­ra­les ins­pi­ran emo­ción, sen­ti­mien­to o in­dig­na­ción. Y ha me­nu­do ha­cen re­fe­ren­cia a si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas”, di­ce Co­que Pons, con­se­je­ra de­le­ga­da de la con­sul­to­ra Acc­so y ex­per­ta de mar­ke­ting di­gi­tal. “Tal vez es­to sig­ni­fi­ca que en es­tos mo­men­tos es­ta­mos fal­tos de ter­nu­ra”, in­di­ca. “Los que más fun­cio­nan tie­nen un to­que de au­ten­ti­ci­dad. No só­lo di­cen al­go que te lle­ga, sino que lo ha­cen de ma­ne­ra que al usua­rio le pa­rez­ca real, ver­da­de­ro. O que no en­ga­ña”, sub­ra­ya Fei­xas. Por ejem­plo, el he­cho de que triun­fen en la red las fil­ma­cio­nes que usan

la cá­ma­ra ocul­ta es prue­ba de ello: trans­mi­ten la es­pon­ta­nei­dad de la reac­ción del pú­bli­co. Por qué la gen­te co­rrien­te se em­pe­ña en col­gar es­tas gra­ba­cio­nes? ¿Qué mo­ti­va­cio­nes psi­co­ló­gi­cas hay de­trás? Hay mu­chas per­so­nas que lo ha­cen por pu­ra di­ver­sión, sin nin­gu­na pre­ten­sión ni de re­mo­ver con­cien­cias ni de ha­cer di­ne­ro. Es­co­gen te­mas cer­ca­nos. Pue­den ser los hi­jos en el co­che des­pués de la vi­si­ta al den­tis­ta o las proezas de su mas­co­ta. “De­trás de los vi­ra­les gra­ba­dos por la gen­te co­mún hay mo­ti­va­cio­nes pa­re­ci­das a las que lle­van a ha­cer­se un sel­fie. La di­fe­ren­cia es que es­te úl­ti­mo es más ego­cén­tri­co. En cam­bio, de­trás del ví­deo vi­ral hay las ga­nas de com­par­tir con­te­ni­do con los de­más”, di­ce Co­que Pons. Pe­ro no só­lo se tra­ta de ex­hi­bi­cio­nis­mo y ga­nas de so­cia­li­zar. Un vi­ral es tam­bién la me­jor ma­ne­ra de lla­mar la aten­ción so­bre un te­ma, pre­sen­tar una que­ja o una de­nun­cia so­bre un he­cho con­cre­to. Uno de los de más éxi­to del 2014 fue la cam­pa­ña Ice Buc­ket Cha­llen­ge (tam­bién lla­ma­da “desafío del bal­de de agua fría” o “re­to del cu­bo de agua he­la­da”), una cam­pa­ña so­li­da­ria pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra la es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca. Mu­chos fa­mo­sos han par­ti­ci­pa­do echán­do­se un cu­bo de agua fría en la ca­be­za. En el 2014 se su­pe­raron las mil mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes. Digno de men­ción tam­bién es Kony, do­cu­men­tal so­bre el re­bel­de ugan­dés Jo­seph Kony. En con­tra de to­das las re­glas del gé­ne­ro, des­ta­ca por su du­ra­ción (30 mi­nu­tos). Con­si­guió 100 mi­llo­nes de vi­si­tas en me­nos de una se­ma­na: un ré­cord. El mú­si­co ca­na­dien­se Da­ve Ca­rroll tam­bién su­po apro­ve­char­se de los vi­ra­les. En el 2008, en un vue­lo de Uni­ted Air­li­nes su gui­ta­rra se da­ñó du­ran­te el trans­por­te. Des­pués de que la ae­ro­lí­nea se ne­ga­ra a res­pon­der por lo ocu­rri­do, Ca­rroll col­gó un vi­deo con una can­ción so­bre es­te te­ma Uni­ted breaks

gui­tars ( Uni­ted rom­pe gui­ta­rras) co­mo ven­gan­za. Des­pués de su­mar más de 13 mi­llo­nes de vi­si­tas, el ar­tis­ta ob­tu­vo lo que que­ría y más. No só­lo con­si­guió una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca de la com­pa­ñía aé­rea (y ven­der más dis­cos), sino que él mis­mo se ha con­ver­ti­do en con­fe­ren­cian­te so­bre có­mo me­jo­rar los ser­vi­cios de aten­ción al clien­te. Es­te ejem­plo de­mues­tra có­mo, en úl­ti­ma ins­tan­cia, el vi­ral sir­ve tam­bién pa­ra pro­mo­cio­nar a su au­tor de for­ma su­til. Por ejem­plo de­trás del “pe­rro ara­ña” ( Mutant giant

si­der dog), uno de los más vis­tos del 2014, hay una pro­duc­to­ra polaca. ¿Y qué de­cir de First kiss, en el que un gru­po de des­co­no­ci­dos se pre­sen­ta en pa­re­ja pa­ra de­mos­trar qué su­ce­de cuan­do dos per­so­nas que no se co­no­cen se be­san por pri­me­ra vez? Los en­la­ces lle­van a la pá­gi­na web de la di­rec­to­ra e in­vi­tan a com­prar el sin­gle que acom­pa­ña a las imá­ge­nes. Un de­ta­lle im­por­tan­te a con­si­de­rar es que triun­far en YouTu­be no es te­ner mu­chas vi­si­tas, sino la ca­li­dad de las mis­mas. Im­por­tan tan­to las ve­ces que se com­par­ten el ví­deo co­mo las re­pro­duc­cio­nes del mis­mo, por­que es cuan­do se re­en­vía el con­te­ni­do que el ma­te­rial se con­vier­te efec­ti­va­men­te en vi­ral y ten­den­cia. Asi­mis­mo, tam­bién exis­te el vi­ral lo­cal. “Por ejem­plo, si se ha­ce un tu­to­rial so­bre có­mo tu­near una bi­ci y es­tá bien he­cho, a lo me­jor se con­se­gui­rá un re­torno im­por­tan­te en­tre los aman­tes de las dos rue­das, aun­que en tér­mi­nos glo­ba­les las vi­si­tas no sean re­le­van­tes”, se­ña­la Frei­xas La reali­dad es que con­se­guir que el ví­deo sea con­ta­gio­so es com­pli­ca­dí­si­mo. “In­clu­so nues­tros clien­tes cuan­do nos pi­den que gra­be­mos un ví­deo vi­ral son cons­cien­tes de que es muy di­fí­cil de lo­grar”, ad­mi­te Da­vid Co­ral, pre­si­den­te y CEO de gru­po BBDO & Pro­xi­mity, la agen­cia que ha­ce años fue res­pon­sa­ble del pri­mer vi­ral de éxi­to en Es­pa­ña, el co­no­ci­do

Amo a Lau­ra, una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria del ca­nal de te­le­vi­sión MTV. “Com­pi­tes con mu­chos con­te­ni­dos y co­sas im­po­si­bles de pro­nos­ti­car, co­mo por ejem­plo una no­ti­cia de ac­tua­li­dad. Hay una lu­cha fe­roz pa­ra cap­tar la aten­ción”, re­co­no­ce Co­que Pons. Da­niel Fei­xas enu­me­ra al­gu­nas su­ge­ren­cias pa­ra que el ma­te­rial con­si­ga un mí­ni­mo de di­fu­sión. “Las pa­la­bras de des­crip­ción del ví­deo tie­nen que ser efi­ca­ces pa­ra con­se­guir po­si­cio­nar el vi­ral en los pri­me­ros lu­ga­res de los bus­ca­do­res (por ejem­plo, “co­me­dia­ri­sas-ga­tos”). Asi­mis­mo, un ví­deo cor­to se mi­ra­rá más fá­cil­men­te en un te­lé­fono mó­vil”. “Tam­bién es­tá de­mos­tra­do que los vi­ra­les que trans­mi­ten men­sa­jes po­si­ti­vos tie­nen más ti­rón que los ne­ga­ti­vos”, aña­de Da­vid Co­ral. En cuan­to a la ca­li­dad, mu­chos de ellos son ca­se­ros, gra­ba­dos a to­da pri­sa con la cá­ma­ra de un mó­vil. “Pe­ro más que la ima­gen im­por­ta el so­ni­do, por­que no hay na­da peor que un ví­deo que se oi­ga mal. En cam­bio, si el men­sa­je es bueno, lo de las imá­ge­nes los usua­rios sue­len per­do­nar­lo”, apun­ta Fei­xas. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de los vi­ra­les de éxi­to es su ca­pa­ci­dad de mu­tar. Ví­deos co­mo la can­ción del

Gan­gnam sty­le o el bai­le del Har­lem sha­ke son imi­ta­bles, en el sen­ti­do que se pue­den crear, me­dian­te la pa­ro­dia, mu­chas ver­sio­nes, lo que, de al­gu­na ma­ne­ra, in­ten­si­fi­ca el efec­to de pro­pa­ga­ción. Hay ejem­plos pa­ra to­dos los gus­tos. Star War kids de Ghys­lain Ra­za es un ca­so de es­cue­la: un ni­ño con so­bre­pe­so si­mu­la las proezas de es­pa­da lá­ser al es­ti­lo de la sa­ga de Geor­ge Lu­cas. Ha da­do lu­gar a una in­fi­ni­dad de se­cue­las. En es­ta es­te­la, lo úl­ti­mo en lle­gar son las ac­tua­cio­nes de pa­dres en el co­che can­tan­do la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la Fro­zen. Co­mo si de un con­cur­so se tra­ta­ra. “Si se con­si­gue que del ví­deo se ha­gan pa­ro­dias, sig­ni­fi­ca que fun­cio­na. Y que has to­ca­do la fi­bra del usua­rio”, re­co­no­ce Da­vid Co­ral Des­de el pun­to de vis­ta pu­bli­ci­ta­rio, los vi­ra­les re­pre­sen­tan una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa. “Ha­cer mar­ke­ting in­te­rrum­pien­do a la gen­te no es una es­tra­te­gia ren­ta­ble. No pue­des per­mi­tir­te per­se­guir a las per­so­nas y man­dar­les men­sa­jes no desea­dos y, a lar­go pla­zo, es­pe­rar que al­guien te man­de el di­ne­ro. En cam­bio, el fu­tu­ro per­te­ne­ce a aque­llos que lo­gra­rán es­ta­ble-

cer un pro­ce­so en que una gen­te pue­de ven­der a otra. Es­to pa­sa por en­cen­der a las re­des de con­su­mi­do­res, quitarse de en me­dio y lue­go de­jar que ellos ha­blen”. Es­cri­bía así, de for­ma ca­si pro­fé­ti­ca, en el año 2000 el pro­fe­sor Seth Go­din en un li­bro su­per­ven­tas que se ha he­cho cé­le­bre Li­be­ran­do los idea­vi­rus ( Ro­bin­Book). “Con el anun­cio en la te­le ha­ces zap­ping, quie­res evi­tar el con­te­ni­do. En cam­bio, cuan­do te me­tes en in­ter­net bus­cas las pa­la­bras cla­ves, eres más cons­cien­te”, re­cuer­da Co­que Pons. Y, por to­do ello, el re­torno es aún más efec­ti­vo. Re­sul­ta­do: el 52% de los con­su­mi­do­res di­ce que los vi­deos vi­ra­les les ayu­dan a to­mar la de­ci­sión de com­pra. Ade­más, el 66% ve dos o más ve­ces el ví­deo. En el me­ca­nis­mo de trans­mi­sión vi­ral el re­cep­tor se im­pli­ca en el men­sa­je, se iden­ti­fi­ca y se trans­for­ma en emi­sor. Ca­si sin que­rer­lo, el usua­rio se po­ne a tra­ba­jar pa­ra la mar­ca en cues­tión. “Al com­par­tir un vi­ral con sus ami­gos, el usua­rio se con­vier­te en me­dio. Y lo ha­ce de for­ma gra­tui­ta y vo­lun­ta­ria. Por­que si yo soy el pri­me­ro en re­en­viar, me es­toy ga­nan­do repu­tación. Asu­mo el li­de­raz­go del gru­po al que per­te­nez­co”, se­ña­la Co­ral. ¿Y us­ted? ¿Le han con­ta­gia­do?

LOS BE­BÉS Y LAS MAS­CO­TAS SON LOS TE­MAS QUE TRIUN­FAN

The Fox Yl­vis Es un clip mu­si­cal de un gru­po no­rue­go, que po­ne no­tas a los ver­sos de los ani­ma­les. Can­ción pe­ga­di­za y le­tra sin sen­ti­do. Un ne­go­cio re­don­do. 450 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes. Fue lo más vis­to en YouTu­be en el 2013

Evian baby and me Es un anun­cio de una agua, que em­plea co­mo ba­za a unos ni­ños que bai­lan fren­te a un es­ca­pa­ra­te. Ha lo­gra­do 93 mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes.

Will it blend? Blend­tec Es el vi­deo vi­ral pu­bli­ci­ta­rio más vis­to de la his­to­ria, se­gún el por­tal Ad Age. Es de una mar­ca de ba­ti­do­ras. Pa­ra pro­bar su for­ta­le­za, en­sa­yan el pro­duc­to tri­tu­ran­do ta­ble­tas y mó­vi­les. La cam­pa­ña su­ma 134 mi­llo­nes de vi­si­tas.

Gan­gnam sty­le Psy Es el ví­deo más vis­to de la his­to­ria de YouTu­be. El can­tan­te co­reano se con­vir­tió en mi­llo­na­rio en po­cas se­ma­nas. Lle­va más de dos mil mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes.

Wrec­king Ball

Cha­trou­let­te-Mi­ley Cy­rus Una pa­ro­dia de la can­ción de Mi­ley Cy­rus he­cha por un chi­co que ha­ce el ri­dícu­lo en cue­ros imi­tan­do a la ar­tis­ta. En me­nos de un año ya ha su­pe­ra­do los 120 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes.

Har­lem sha­ke Una for­ma de bai­lar con­ta­gio­sa y sin sen­ti­do. En­tre las nu­me­ro­sas ver­sio­nes, la de la ar­ma­da no­rue­ga es la que ha triun­fa­do más: 52 mi­llo­nes re­pro­duc­cio­nes.

TNT Dra­ma but­ton Una in­ge­nio­sa cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de una ca­de­na de te­le­vi­sión. Con cá­ma­ra ocul­ta en un pue­blo bel­ga, se re­pre­sen­tan en ple­na ca­lle es­ce­nas de ac­ción asus­tan­do a los tran­seún­tes. 50 mi­llo­nes re­pro­duc­cio­nes.

“Con­ti­go no, bi­cho” Un chi­co con re­sa­ca cuen­ta su no­che de mar­cha. Se col­gó sin in­ten­cio­na­li­dad al­gu­na, ca­si por ac­ci­den­te. Pe­se a re­ci­bir una mul­ti­tud de pro­pues­tas, el pro­ta­go­nis­ta siem­pre re­cha­zó lu­crar­se con él. 5.800.000 vi­sua­li­za­cio­nes.

Uni­ted breaks gui­tars

Da­ve Ca­rroll Du­ran­te un vue­lo de Uni­ted se da­ñó la gui­ta­rra de es­te can­tan­te ca­na­dien­se. Las re­cla­ma­cio­nes no tu­vie­ron éxi­to y él se ven­gó es­cri­bien­do una can­ción de­nun­cia. 13 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes.

Nu­ma Nu­ma

Gary Brols­na Un chi­co in­ter­pre­ta a su ma­ne­ra la can­ción Nu­ma

Nu­ma, con un play­back muy pe­cu­liar. 54 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes.

Te­le­ki­ne­tic Cof­fee Shop Sur­pri­se Una bro­ma en la que se si­mu­la, ba­jo la ató­ni­ta mi­ra­da de los co­men­sa­les de una ca­fe­te­ría, que una chi­ca tie­ne po­de­res má­gi­cos. Es el anun­cio de una obra tea­tral. 58 mi­llo­nes de vi­si­tas.

Char­lie bit my fin­ger again Un pa­dre gra­ba a sus hi­jos mien­tras uno muer­de el de­do del otro. Du­ra un mi­nu­to y ha su­pe­ra­do las 770 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes, ade­más de jue­gos pa­ra mó­vi­les y ven­tas de ca­mi­se­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.