TIEM­PO DE MO­ÑOS

Tan­to pa­ra la pa­sa­re­la co­mo pa­ra el día a día, los re­co­gi­dos más tra­di­cio­na­les se im­po­nen co­mo la nue­va ten­den­cia. ¿Es só­lo co­sa de chi­cas? Pa­ra na­da, los hom­bres tam­bién em­pie­zan a lu­cir su ‘man bun’

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Los mo­ños son ten­den­cia. Pa­ra ellas y tam­bién pa­ra ellos. De bai­la­ri­na, al­tos, ba­jos, la­te­ra­les y so­bre to­do con una tren­za o va­rias. Un tra­ba­jo sen­ci­llo y fá­cil que el signo que se im­po­ne es­ta tem­po­ra­da. No es na­da nue­vo, al con­tra­rio, los mo­ños tie­nen una lar­ga his­to­ria que ha acom­pa­ña­do des­de mo­nar­cas (to­dos los Lui­ses) has­ta los lu­cha­do­res (los de su­mo, por ejem­plo) pe­ro lo que es­ta cla­ro es que pa­re­ce que es­te es de­fi­ni­ti­va­men­te su año. Tan­to es así que los es­ti­lis­tas han subido el mo­ño a las pa­sa­re­las des­pués de que en los úl­ti­mos tiem­pos los fa­mo­sos lo han po­pu­la­ri­za­do en sus apa­ri­cio­nes so­bre las alfombras ro­jas y en los es­tre­nos. Ellas con­si­guen con es­te re­co­gi­do un look que sin du­da re­ju­ve­ne­ce (“con un sor­pren­den­te efec­to lif­ting”, re­cuer­da el es­ti­lis­ta Jo­sep Pons, por “el efec­to de es­ti­rar el ca­be­llo ha­cia atrás”) y re­sal­ta las facciones. Y ellos, los chi­cos, una so­lu­ción pa­ra in­no­var su as­pec­to. Di­cen al­gu­nos que el mo­ño mas­cu­lino, lo que sue­le lla­mar­se man bun, es el nue­vo bi­go­te. Ha­ce unos años en efec­to el bi­go­te fue el gui­ño es­ti­lís­ti­co en que más abun­da­ron los fa­mo­sos y lue­go lle­ga­ron las barbas cui­da­das que se han im­pues­to co­mo un signo de iden­ti­dad de quie­nes sa­ben de tendencias… has­ta que ha apa­re­ci­do con fuer­za el mo­ño que lle­van des­de Ja­red Le­to ( Ame­ri­can psy­cho,

Da­llas Bu­yers Club) has­ta Ch­ris Hems­worth ( Thor, Los ven­ga­do­res). Com­bi­na­do con la bar­ba cui­da­da, ya es el col­mo de la ten­den­cia. Los es­ti­lis­tas (Look ma­kers) Giu­sep­pe Scian­ni­ma­ni­co y Ma­men Al­me­la Or­tiz, del sa­lón Green Hair & Beauty John Mas­ters Or­ga­nics de Ma­drid (Jmo­ma­drid.com ) ex­pli­can que “no hay que ol­vi­dar que el lla­ma­do man bun lo usa in­clu­so Da­vid Beck­ham, un ade­lan­ta­do de las tendencias”. Pe­ro me­nos “ya que lo lu­ció in­clu­so de­lan­te de la rei­na Isa­bel II el día que re­ci­bió la or­den del im­pe­rio bri­tá­ni­co, así que pa­re­ce una idea na­da pa­sa­je­ra sino pa­ra que­dar­se”. ¿Có­mo lle­var un mo­ño? En el ca­so de las mu­je­res Al­me­la cuen­ta que “lo ideal es en re­co­gi­dos de mo­ño con tren­za”. Re­cuer­dan que “las apa­ri­cio­nes de las di­vas de Holly­wood en la al­fom­bra ro­ja sin es­tos mo­ños pei­na­dos con tren­zas se han vuel­to po­co co­mu­nes en el mun­do del es­pec­tácu­lo es­ta­dou­ni-

den­se. Más y más ce­le­bri­da­des mues­tran sus tren­zas fren­te las cá­ma­ras, con­vir­tién­do­se más que en una ten­den­cia en una fór­mu­la co­mún”. La idea es adap­tar la gran ga­ma de va­rie­da­des, mo­ños al­tos, ba­jos, la­te­ra­les, con una tren­za, o va­rias a es­ta idea de la tren­za. Es un tra­ba­jo muy fá­cil y sen­ci­llo. Y uno de los más de­man­da­dos, ase­gu­ran Scian­ni­ma­ni­co y Al­me­la en su sa­lón. Pa­ra Jo­sep Pons el fer­vor que cau­san los mo­ños úl­ti­ma­men­te no es tam­po­co nin­gu­na sor­pre­sa. Pa­ra él “re­me­mo­ran el es­ti­lo de Au­drey Hep­burn en Desa­yuno con dia­man­tes… son un va­lor se­gu­ro”, ex­pli­ca. Eso sí. Da sus con­se­jos “Re­quie­ren siem­pre una ca­ra atrac­ti­va o muy bien ma­qui­lla­da por­que el efec­to fron­tal es de ca­be­llo cor­to”. ¿En qué oca­sio­nes hay que lle­var­lo y có­mo? En su opi­nión es un pei­na­do es­pe­cial, no co­ti­diano por lo que lo re­co­mien­da pa­ra “fies­tas, bo­das… y siem­pre per­so­na­li­za­dos, sin copiar nin­gún mo­de­lo por­que el ob­je­ti­vo es po­ten­ciar la per­so­na­li­dad del in­di­vi­duo”. Eso sí, siem­pre si­guien­do “as­pec­tos mi­ni­ma­lis­tas, lim­pios, no re­car­ga­dos pa­ra fa­vo­re­cer y ves­tir la ca­ra den­tro de las coor­de­na­das de la ele­gan­cia y la fe­mi­ni­dad”. Si pre­ten­de­mos una lí­nea más ro­mán­ti­ca “lo me­jor son los ba­jos y los la­dea­dos, con al­gún me­chón suel­to des­can­san­do so­bre el cue­llo… una op­ción de­sen­fa­da­da pe­ro más sen­sual”. De los mo­ños mas­cu­li­nos Pons ex­pli­ca que las op­cio­nes no son, ni mu­cho me­nos tan va­ria­das. “Cla­ro que es to­do un re­cur­so de co­mo­di­dad y va­ria­ción pa­ra el hombre aman­te del ca­be­llo lar­go pe­ro lo más re­co­men­da­ble es ha­cer un re­co­gi­do ba­jo, muy sim­ple, o en op­ción de se­mi­re­co­gi­do, su­je­tan­do úni­ca­men­te la zo­na co­ro­nal del ca­be­llo y el res­to suel­to, ex­cep­to en ca­sos pun­tua­les, en los que va­ria­rán con apor­ta­cio­nes de for­mas que has­ta aho­ra, sal­vo en la épo­ca de los Lui­ses, es­ta­ban re­ser­va­das ex­clu­si­va­men­te pa­ra la mu­jer”. Lo que to­dos los es­ti­lis­tas re­co­mien­dan en el ca­so de apun­tar­se a es­ta ten­den­cia del mo­ño es lle­var un buen cor­te de pe­lo. Y te­ner tam­bién una ca­be­lle­ra sa­na y cui­da­da. Pa­ra que luz­ca un mo­ño, “cuan­to más lar­go sea el ca­be­llo me­jor… pe­ro siem­pre es­tán las ex­ten­sio­nes que so­lu­cio­nan las ca­ren­cias en to­do mo­men­to”, ex­pli­ca Ma­men Al­me­la Or­tiz. Sea co­mo fue­re, “aho­ra mis­mo no exis­te una me­di­da es­pe­cí­fi­ca do­mi­nan­te que sea ten­den­cia por lo que se­gui­mos vien­do ca­be­llos de dis­tin­tos lar­gos y co­mo siem­pre, en me­dios y cor­tos lo que do­mi­nan son las asi­me­trías y los de­gra­da­dos”, com­ple­ta por su par­te Jo­sep Pons. En los lar­gos, esos que fa­vo­re­cen los mo­ños, la ten­den­cia es “ir a los es­ti­los ins­pi­ra­dos en los años cua­ren­ta y se­sen­ta, por su­pues­to con ele­men­tos di­fe­ren­cia­les pa­ra ac­tua­li­zar­los. De for­ma que los la­te­ra­les in­clu­yen asi­me­trías, ex­tre­ma­dos y de­gra­da­dos que pue­den dar ese to­que fi­nal tam­bién al mo­ño cuan­do el pe­lo se re­co­ge”, aña­de. Beck­ham, pio­ne­ro en el uso del “man bun”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.