LA HIS­TO­RIA DE UN RE­CO­GI­DO

La Vanguardia - ES - - CREAR -

ES­TU­VIE­RON EN BO­GA EN LA ÉPO­CA DE LOS LUI­SES Y AHO­RA VUEL­VEN CON FUER­ZA MU­CHAS FA­MO­SAS, Y AHO­RA TAM­BIÉN ELLOS, RE­CU­RREN AL MO­ÑO

En la Gre­cia an­ti­gua, las ate­nien­ses so­lían pei­nar­se el pe­lo en una es­pe­cie de mo­ño usan­do hor­qui­llas de mar­fil he­chas a mano. Era un pei­na­do só­lo ap­to pa­ra los pu­dien­tes que tam­bién lle­va­ban los hom­bres, aun­que su­je­ta­dos con un cor­che­te. Tam­bién ese pei­na­do tan ca­rac­te­rís­ti­co de Ate­nas, era el que usa­ban las mu­je­res ca­sa­das en la Chi­na an­ti­gua, pe­ro el gran mo­men­to del mo­ño tu­vo lu­gar en la épo­ca vic­to­ria­na don­de to­do ti­po de ex­ten­sio­nes eran bien­ve­ni­das, con re­lle­nos pa­ra dar con el má­xi­mo vo­lu­men po­si­ble. En los cua­ren­ta el au­ge del mo­ño se po­pu­la­ri­zó, es­ta vez en las fá­bri­cas don­de las mu­je­res se re­co­gían así el pe­lo pa­ra po­der tra­ba­jar sin es­tor­bos. Des­de en­ton­ces nun­ca se ha ol­vi­da­do la prac­ti­ci­dad de es­te pei­na­do que se adap­ta a cual­quier si­tua­ción. Más tra­ba­ja­do es si­nó­ni­mo de fies­ta y ele­gan­cia, y des­pun­ta­do pue­de ser has­ta una pro­vo­ca­ción a la que se aco­gen las fa­mo­sas pa­ra apor­tar los cam­bios ne­ce­sa­rios a su as­pec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.