EL SE­CRE­TO DE ES­PAR­TA

Los ha­bi­tan­tes de la mo­der­na Es­par­ta grie­ga es­tán har­tos de ver la ca­ra de de­cep­ción de quie­nes vi­si­tan la ciu­dad. Los com­pen­san con la ve­ci­na ciu­da­de­la bi­zan­ti­na de Mis­trás, don­de se im­po­ne el am­bien­te ro­mán­ti­co

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

En­tre los grie­gos an­ti­guos, la éti­ca era tan im­por­tan­te co­mo la es­té­ti­ca, y bue­na mues­tra de ello son la can­ti­dad de pá­gi­nas que el mi­li­tar e his­to­ria­dor Tu­cí­di­des de­di­có a re­la­tar de­ta­lles de mo­da y or­na­men­ta­ción en su His­to­ria de la gue­rra del Pe­lo­po­ne­so. La obra tra­ta de la be­li­ge­ran­cia que sos­tu­vie­ron Es­par­ta y Ate­nas en el si­glo V a.C., en la que se en­fren­ta­ban dos vi­sio­nes del mun­do. Es­ta ri­va­li­dad tam­bién se po­nía de ma­ni­fies­to en el mo­do en que se su­je­ta­ban el ca­be­llo an­tes del com­ba­te am­bos con­ten­dien­tes, for­man­do mo­ños de es­ti­los dis­tin­tos pa­ra dis­tin­guir­se me­jor en la re­frie­ga y evi­tar que el ca­be­llo di­fi­cul­ta­ra la vi­sión. De to­dos mo­dos, pa­re­ce que en la in­ti­mi­dad los ate­nien­ses eran más da­dos a lle­var el pe­lo ri­za­do y suel­to, ya que aso­cia­ban el pei­na­do a la li­ber­tad y el dis­fru­te de la vi­da. Por su par­te, es bien sa­bi­do que los es­par­ta­nos con­sa­gra­ban su vi­da prin­ci­pal­men­te a la gue­rra y el ho­nor, an­tes que al pla­cer, de mo­do que no cons­tru­ye­ron tem­plos, ni mo­nu­men­tos, ni des­ta­ca­ron por su poe­sía o fi­lo­so­fía. Por eso la ciu­dad ac­tual de Spar­ti o Es­par­ta tie­ne tan po­co pa­ra mos­trar al via­je­ro que la vi­si­ta. A fal­ta de gran­des obras que per­du­ra­ran en el tiem­po – ya que los an­ti­guos es­par­ta­nos de­cían que la me­jor mu­ra­lla eran sus pro­pios ha­bi­tan­tes –, la Es­par­ta ac­tual vi­ve una vi­da de provincias ro­dea­da de oli­vos, na­ran­jos y vi­des, con mon­to­nes de te­rra­zas don­de to­mar­se un ou­zo anisa­do mien­tras el día se di­fu­mi­na. Más allá de la cu­rio­si­dad pun­tual, co­no­cer Es­par­ta no jus­ti­fi­ca el re­co­rrer es­ta par­te de la pe­nín­su­la del Pe­lo­po­ne­so, si bien el en­cla­ve se guar­da un atrac­ti­vo as en la man­ga, lla­ma­do Mis­trás. Con­ven­ci­dos de que el nom­bre de Es­par­ta se te­nía que co­rres­pon­der for­zo­sa­men­te con un lu­gar es­pe­cial, im­preg­na­do de ma­gia, los via­je­ros del si­glo XVII que lle­ga­ron a los pies de es­ta ciu­dad que se ele­va en el ai­re, so­bre la cum­bre de unas mon­ta­ñas cu­bier­tas de nie­bla en in­vierno, la con­fun­die­ron con los res­tos de la po­lis gue­rre­ra. Así que­dó la co­sa has­ta que el es­cri­tor pre­rro­mán­ti­co Fra­nçoi­sRe­né de Cha­teau­briand se acer­có a Mis­trás en 1806 y sa­có a to­do el mun­do de su error. La his­to­ria es la si­guien­te: en la an­ti­gua Es­par­ta, los re­cién na­ci­dos eran exa­mi­na­dos por una co­mi­sión de an­cia­nos pa­ra dic­ta­mi­nar si es­ta­ban sa­nos y, de lo con­tra­rio, se les arro­ja­ba al va­cío des­de el mon­te Tai­ge­to. Pues bien, fue en la cima del Tai­ge­to que se cons­tru­yó la ciu­dad bi­zan­ti­na for­ti­fi­ca­da de Mis­trás, a ca­si sie­te ki­ló­me­tros de Spar­ti. En reali­dad, Mis­trás la fun­da­ron los fran­cos en el 1249, pe­ro fue­ron los bi­zan­ti­nos los que le die­ron for­ma y em­pu­je, con­vir­tién­do­la en la se­gun­da más im­por­tan­te de su im­pe­rio. Aquí lle­ga­ron a vi­vir 20.000 per­so­nas y re­si­dió Cons­tan­tino XI, úl­ti­mo

em­pe­ra­dor de Bi­zan­cio. En la ac­tua­li­dad es po­co me­nos que una ciu­dad fan­tas­ma, en la que só­lo ha­bi­ta un pu­ña­do de ecle­siás­ti­cos, de ma­ne­ra que la sen­sa­ción de so­le­dad re­fuer­za el as­pec­to más evo­ca­dor del lu­gar. En­con­tra­re­mos a los re­li­gio­sos en el mo­nas­te­rio de Pan­ta­nas­sa o Se­ño­ra del Uni­ver­so, en la par­te ba­ja, pe­ro es me­jor em­pe­zar la vi­si­ta en­tran­do por la ciu­da­de­la, o Jo­ra. Des­de lo al­to, la for­ti­fi­ca­ción brin­da una vis­ta ex­ce­len­te so­bre la lla­nu­ra agrí­co­la de La­ko­nia. Es­ta se ex­tien­de ha­cia el sur for­man­do uno de los tres de­dos de la pe­nín­su­la del Pe­lo­po­ne­so, de­no­mi­na­do Ma­ni. En la ciu­dad al­ta tam­bién des­ta­ca el pa­la­cio de los Dés­po­tas, los go­ber­na­do­res bi­zan­ti­nos que di­ri­gie­ron el des­tino de Mis­tra has­ta que ca­yó en ma­nos de tur­cos y ve­ne­cia­nos. El re­cin­to aco­ge ade­más el mo­nas­te­rio Vron­tohion, la Mi­tro­po­lis o ca­te­dral, y un mu­seo y pa­la­cio epis­co­pal.

Los mu­ra­les bi­zan­ti­nos de­co­ran el te­cho de la igle­sia de Ho­de­ge­tria Tiem­po de mo­ños

1

3

2

1 Mo­nem­vas­sia La­ko­nia man­tie­ne la esen­cia de la Gre­cia An­ti­gua

2 La igle­sia de Agios Theo­do­ros ha con­se­gui­do el re­co­no­ci­mien­to de pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad

3 La re­gión de Kam­pos, en pleno Pe­lo­po­ne­so, se ca­rac­te­ri­za por los pai­sa­jes re­ple­tos de oli­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.