LAS DIEZ CLA­VES PA­RA COM­PA­GI­NAR ES­TU­DIOS Y TRA­BA­JOS

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

1 Or­ga­ni­zar­se La uni­ver­si­dad tie­ne su es­pa­cio y el tra­ba­jo otro. Un ca­len­da­rio or­ga­ni­za­do y fle­xi­ble es cla­ve pa­ra dis­tin­guir cuan­do hay tiem­po pa­ra de­di­car­lo a una u otra co­sa. Hay que mar­car las fe­chas de exá­me­nes o en­tre­gas y em­pe­zar las ta­reas con tiem­po su­fi­cien­te.

2 Ser rea­lis­ta Po­si­ble­men­te sea im­po­si­ble com­pa­gi­nar es­tu­dios, tra­ba­jo y prác­ti­cas uni­ver­si­ta­rias en un mis­mo día. El día tie­ne 24 ho­ras, hay que sa­ber cuá­les son pa­ra des­can­sar, pa­ra tra­ba­jar o pa­ra es­tu­diar. Uno no pue­de exi­gir­se aque­llo que es im­po­si­ble.

3 Mar­car­se me­tas a ca­da po­co Pa­ra su­pe­rar una ca­rre­ra de obs­tácu­los no hay que pen­sar en el úl­ti­mo –el mes de ma­yo–, sino en el pri­me­ro. La ca­rre­ra es lar­ga, y hay que ir avan­zan­do pa­so a pa­so y dar­se una ale­gría cuan­do se cum­plan los ob­je­ti­vos.

4 Ele­gir un tra­ba­jo ade­cua­do No to­dos los tra­ba­jos es­tán he­chos con la fle­xi­bi­li­dad que exi­ge el plan pro­pues­to. El tra­ba­jo de­be per­mi­tir al es­tu­dian­te a asis­tir a cla­se y de­jar un es­pa­cio pa­ra las ho­ras no lec­ti­vas que de­man­da la uni­ver­si­dad; y si es­tá cer­ca de ca­sa, me­jor.

5 Se­lec­cio­nar es­tu­dios La uni­ver­si­dad a dis­tan­cia y la pre­sen­cial com­par­ten gra­dos, y la ca­li­dad de los es­tu­dios es la mis­ma. Hay que ase­gu­rar­se, an­tes de em­pe­zar, qué plan se adap­ta me­jor. Si uno ve que el es­co­gi­do no es el apro­pia­do, hay que cam­biar a tiem­po.

6 Re­cor­dar el ob­je­ti­vo Es

muy im­por­tan­te re­cor­dar por qué se es­tá com­pa­gi­nan­do estudio y tra­ba­jo y va­lo­rar la pro­pia fuer­za de vo­lun­tad. La re­com­pen­sa al es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio es in­tan­gi­ble, pe­ro com­ple­ta­men­te sa­tis­fac­to­ria.

7 Des­co­nec­tar y te­ner vi­da so­cial Hay que ha­cer de­por­te, ju­gar a lo que a uno le gus­te y acor­dar­se de man­te­ner vi­da so­cial con los ami­gos, pa­re­ja y fa­mi­lia una tar­de a la se­ma­na.

8 En­con­trar el equi­li­brio Es un fac­tor cla­ve pa­ra re­cor­dar por qué se es­tá ha­cien­do eso, y ayu­da­rá a mo­ti­var al es­tu­dian­te, a man­te­ner­se po­si­ti­vo.

9 Des­can­sar Es pre­ci­so dor­mir, no hay que te­ner mie­do a echar­se una sies­ta de 20 mi­nu­tos. Y si no se pue­de, me­jor no mal­gas­tar el tiem­po por la no­che, y des­can­sar un mí­ni­mo de ho­ras dia­rias. Si no es así se­rá im­po­si­ble des­pe­jar la men­te a la ho­ra de es­tu­diar o em­pe­zar un tra­ba­jo.

10 Y so­bre to­do… dis­fru­tar Por su­pues­to, es lo más im­por­tan­te. Es­te in­ten­so y ac­ti­vo re­to no pue­de ser mo­ti­vo de des­mo­ro­na­mien­to, sino de su­pera­ción per­so­nal. Hay que acor­dar­se de te­ner siem­pre un mo­men­to pa­ra aque­llo que más nos gus­te más allá del tra­ba­jo y los es­tu­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.