RE­TOS DE FU­TU­RO PA­RA LOS SEN­TI­DOS

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Gon­za­lo Sa­ras­que­ta

La irrup­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías y la lluvia cons­tan­te de imá­ge­nes y so­ni­dos po­nen a prue­ba nues­tra fi­sio­lo­gía y el he­cho de que los sen­ti­dos tie­nen que po­ner­se al día en un mun­do que va más de­pri­sa que ellos

La cien­cia avan­za con pa­so de­ci­di­do. Na­da la de­tie­ne.

Su len­gua­je, la tec­no­lo­gía, acer­ca al ciu­da­dano de a pie sus úl­ti­mos ha­llaz­gos de ma­ne­ra con­ti­nua. Ca­si to­dos los días ate­rri­zan no­ve­da­des –ta­ble­tas di­gi­ta­les, dis­po­si­ti­vos mu­si­ca­les, car­te­les lu­mi­no­sos tri­di­men­sio­na­les, au­to­mó­vi­les mo­der­nos...– que nos mo­di­fi­can la vi­da. Pa­ra asi­mi­lar to­das es­tas trans­for­ma­cio­nes, las per­so­nas con­ta­mos con cin­co sen­ti­dos: ol­fa­to, gus­to, tac­to, vi­sión y au­di­ción. A tra­vés de ellos re­ci­bi­mos la in­for­ma­ción –so­ni­dos, lu­ces, olo­res, sa­bo­res, pal­pa­cio­nes– del am­bien­te y per­ci­bi­mos el mun­do que nos ro­dea. En otras pa­la­bras, son nues­tros me­dia­do­res con el ex­te­rior; nues­tro puen­te y au­to­pis­ta con la reali­dad. De­bi­do a la gran can­ti­dad de in­for­ma­ción que re­ci­ben dia­ria­men­te nues­tros sen­ti­dos, los in­ves­ti­ga­do­res afir­man que vi­vi­mos en la sociedad de la es­ti­mu­la­ción sen­so­rial. ¿Qué quie­re de­cir es­to? “Es­ta­mos en el mun­do de las sen­sa­cio­nes. Ac­tual­men­te se cal­cu­la que se ha­cen 500.000 mi­llo­nes de fotos al año y se suben a YouTu­be unas 100 ho­ras de ví­deo ca­da mi­nu­to. Co­lo­res, so­ni­dos, olo­res y sa­bo­res no exis­ten co­mo ta­les, sino que son cons­truc­cio­nes men­ta­les crea­das en el sis­te­ma ner­vio­so tras un pro­ce­sa­mien­to neu­ro­nal. Nues­tro mun­do cam­bia y con ello los es­tí­mu­los que lle­gan a nues­tro ce­re­bro”, sos­tie­ne la doc­to­ra Ra­quel R. Gra­ge­ra, pro­fe­so­ra de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá. Aho­ra bien, es­te in­ce­san­te bom­bar­deo de da­tos que re­ci­bi­mos co­ti­dia­na­men­te ¿de­te­rio­ra nues­tras ca­pa­ci­da­des sen­so­ria­les? ¿De qué ma­ne­ra in­flu­ye en su tra­ba­jo de aprehen­der el en­torno? Gra­ge­ra adu­ce que “de­be­mos ser cons­cien­tes que los cam­bios ver­ti­gi­no­sos que se pro­du­cen en nues­tra sociedad no pue­den ir acom­pa­ña­dos de una adap­ta­ción tan rá­pi­da de las cé­lu­las sen­so­ria­les. Es de­cir, la sociedad cam­bia a ma­yor ve­lo­ci­dad de la que nues­tras cé­lu­las sen­so­ria­les son ca­pa­ces de adap­tar­se. Es por ello que es­tas cé­lu­las pue­den no es­tar pre­pa­ra­das pa­ra re­ci­bir tan­ta in­for­ma­ción nue­va y vean al­te­ra­da su fun­ción de re­cep­ción, con la con­si­guien­te al­te­ra­ción en la in­for­ma­ción que re­ci­be y pro­ce­sa nues­tro ce­re­bro”. Si acer­ca­mos el mi­cros­co­pio y exa­mi­na­mos ca­da uno de nues­tros sen­ti­dos, po­dre­mos des­en­tra­ñar la com­ple­ji­dad de la cues­tión y ol­fa­tear la res­pues­ta.

Veo, ¿veo? La vi­sión es un sen­ti­do muy im­por­tan­te por­que nos acer­ca un am­plio pa­no­ra­ma de la reali­dad que nos en­vuel­ve. En una en­tre­vis­ta a la re­vis­ta La Pos­ta, la fi­ló­so­fa Mi­gue­li­na Gui­rao ase­gu­ra que se vin­cu­la con ca­si to­dos los otros sen­ti­dos por­que las imá­ge­nes que­dan ar­chi­va­das en la memoria, for­man par­te del apren­di­za­je y en ge­ne­ral de to­dos los pro­ce­sos cog­ni­ti­vos. So­bre el im­pac­to que es­tá te­nien­do el ojo hoy en día, en el cam­po de la me­di­ci­na hay opi­nio­nes di­fe­ren­tes. Por un la­do es­tá la co­rrien­te que con­si­de­ra que las nue­vas tec­no­lo­gías es­tán da­ñan­do nues­tra vi­sión. Es el ca­so de Fernando Cas­ta­ne­ra de Mo­li­na, di­rec­tor mé­di­co de la Clí­ni­ca Of­tal­mo­ló­gi­ca Ta­cir, que di­vi­de el da­ño en dos si­tua­cio­nes: la abun­dan­cia de car­te­les lu­mi­no­sos (con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca) que es­tá oca­sio­nan­do en la po­bla­ción una dis­mi­nu­ción con­si­de­ra­ble en la neu­ro­adap­ta­ción en la os­cu­ri­dad: es­to quie­re de­cir que nos fa­ti­ga­mos más en vi­sio­nes noc­tur­nas; y, en si­mul­tá­neo, ase­gu­ra que “el ex­ce­so en el uso de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos es­tá pro­vo­can­do un da­ño ma­yor so­bre las es­truc­tu­ras del ojo. La fi­ja­ción cons­tan­te en es­tos ele­men­tos desa­rro­lla una do­mi­nan­cia so­bre la re­ti­na cen­tral, con des­va­lo­ri­za­ción mar­ca­da del cam­po vi­sual pe­ri­fé­ri­co. Y, ade­más, el he­cho de que la vi­sión en es­tas si­tua­cio­nes de vi­sión pró­xi­ma no re­quie­ra del desa­rro­llo o uti­li­za­ción de la vi­sión en re­lie­ve pro­du­ce una dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad de per­cep­ción es­pa­cial. Un pro­ble­ma aún más ex­ten­di­do –agre­ga– es el es­tí­mu­lo per­ma­nen­te en vi­sión pró­xi­ma so­bre la vi­sión le­ja­na, lo que lle­va a la po­bla­ción in­fan­til a espasmos aco­mo­da­ti­vos y la con­se­cuen­te mio­pi­za­ción de la po­bla­ción”. Jor­ge Alió, ca­te­drá­ti­co de Of­ta­mo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Mi­guel Hernández de Elx, ob­ser­va con otras len­tes el fe­nó­meno: “Po­de­mos de­cir que las nue­vas tec­no­lo­gías han ayu­da­do a me­jo­rar la vi­sión: me­jo­res téc­ni­cas diag­nós­ti­cas, me­jo­res co­no­ci­mien­tos mé­di­cos, me­jor tec­no­lo­gía pa­ra ope­rar­se. Ac­tual­men­te las per­so­nas lle­gan a una edad re­la­ti­va­men­te avan­za­da con una si­tua­ción vi­sual co­rrec­ta. El pro­ble­ma es­tá en que la edad fa­vo­re­ce la ex­pre­sión de ge­nes pa­to­ló­gi­cos que ma­ni­fies­tan en­fer­me­da­des co­mo la de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar”. En­tre tan­to rui­do… Man­te­ner el equi­li­brio y es­cu­char son las dos fun­cio­nes que po­see el oí­do. He aquí lo sig­ni­fi­ca­ti­vo que es pa­ra nues­tra sa­lud la ta­rea de es­te sen­ti­do. Y en tiem­pos don­de la uti­li­za­ción de cas­cos es re­gla mu­si­cal y los rui­dos –el trans­por­te pú­bli­co, las bo­ci­nas de los ca­rros per­so­na­les, las cons­truc­cio­nes, las alar­mas dis­pa­ra­das, el gri­te­río ciu­da­dano...– de la ciu­dad se mul­ti­pli­can, el cui­da­do de los oí­dos pa­só a for­mar par­te de la agen­da po­lí­ti­ca. Ha­ce tiem­po que ciu­da­des co­mo por ejem­plo Bue­nos Ai­res (2007) y Bar­ce­lo­na (2001), han san­cio­na­do le­yes pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca. En los ca­sos ci­ta­dos, se bus­ca que en zo­nas co­mer­cia­les no se su­peren los 70 de­ci­be­lios (la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud es­ta­ble­ce que, por en­ci­ma de es­te lí­mi­te, las emi­sio­nes son mo­les­tas, y por en­ci­ma de los 90, da­ñi­nas). A pe­sar del es­fuer­zo de las au­to­ri­da­des, es os­ten­si­ble que el pro­ble­ma no ce­sa. Tan­to en la es­fe­ra pri­va­da co­mo en la pú­bli­ca, se si­gue so­ca­van­do –pro­ba­ble­men­te, sin in­ten­ción– la ca­pa­ci­dad au­di­ti­va. Jai­me Mar­co Al­ga­rra, ca­te­drá­ti­co de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía de la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia, lo ex­pli­ca: “En cuan­to a la au­di­ción es evi­den­te que exis­te una so­bre­do­si­fi­ca­ción de es­te sen­ti­do; el uso de au­ri­cu­la­res y la mú­si­ca a gran in­ten­si­dad así co­mo los rui­dos en la po­bla­ción la­bo­ral nos han lle­va­do a que por vez pri­me­ra las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes (en­tre 15 y 30 años) ten­gan peor au­di­ción a igual­dad de edad que sus pa­dres o abue­los. Y con­for­me en­ve­jez­can, la si­tua­ción em­peo­ra­rá”. Sin em­bar­go, so­bre si las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras pue­den lle­gar a te­ner es­te sen­ti­do me­nos desa­rro­lla­do, el ex­per­to des­gra­na: “Pa­ra que ha­ya una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca, se pre­ci­sa­rían mi­llo­nes de años y una ac­ción con­ti­nua­da bien po­si­ti­va o ne­ga­ti­va so­bre es­te sen­ti­do. Y no pa­re­ce que eso va­ya a ocu­rrir, so­bre to­do cuan­do los remedios téc­ni­cos y las te­ra­pias far­ma­co­ló­gi­cas son ca­da vez me­jo­res y más efec­ti­vas”. Pe­ro no to­das son ma­las no­ti­cias. La me­di­ci­na ha tra­ba­ja­do mu­cho pa­ra sol­ven­tar las ca­ren­cias de nues-

ttros oí­dos y ha lo­gra­do muy bue­nos re­sul­ta­dos. “En el ca­so de la hi­poa­cu­sia –dis­mi­nu­ción sen­si­ble de la ca­pa­ci­dad au­di­ti­va–, dis­po­ne­mos de pró­te­sis (au­dí­fo­nos) e im­plan­tes co­clea­res que pue­den mi­ti­gar la pér­di­da en de­ter­mi­na­dos ca­sos, aun­que no in­fluir en el en­ve­je­ci­mien­to fi­sio­ló­gi­co de es­tos sen­ti­dos”, cuen­ta Mi­guel Ar­men­got Car­ce­ller, pro­fe­sor y oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go del hos­pi­tal Ge­ne­ral Uni­ver­si­ta­ri de Va­lèn­cia. Otras al­ter­na­ti­vas son las te­ra­pias au­di­ti­vos­ver­ba­les y el en­tre­na­mien­to au­di­ti­vo. Her­ma­nos ge­me­los Los sen­ti­dos del ol­fa­to y el gus­to tra­ba­jan jun­tos. Una gran par­te de los sa­bo­res pro­ce­de de los olo­res. El ol­fa­to ini­cia su tra­ba­jo en los re­cep­to­res ner­vio­sos que es­tán en la par­te su­pe­rior de la na­riz. Co­mo sub­ra­ya el pro­fe­sor Al­ga­rra: “El ol­fa­to su­po­ne en­tre el 60% y el 70% del sen­ti­do del gus­to. Cuan­do cree­mos es­tar de­gus­tan­do un ali­men­to o be­bi­da real­men­te en un por­cen­ta­je muy ele­va­do es el ol­fa­to el que es­tá ac­tuan­do”. Por eso, es pre­ci­so exa­mi­nar­los de ma­ne­ra con­jun­ta: cual­quier al­te­ra­ción en uno de los dos, re­per­cu­ti­rá in­me­dia­ta­men­te en el otro. Al­ga­rra ma­ni­fies­ta que “el ol­fa­to y el gus­to no son fá­ci­les de le­sio­nar con es­tí­mu­los gus­ta­ti­vos y olo­ro­sos. En nues­tra for­ma de vi­da no exis­ten si­tua­cio­nes que por un uso con­ti­nua­do de es­tí­mu­los lle­guen a las­ti­mar el ór­gano sen­so­rial”. Aun así, acla­ra que el uso in­ten­si­vo de dro­gas, ga­ses muy

ca­lien­tes y va­po­res áci­dos, sí pue­de da­ñar­los. Otra pos­tu­ra dis­tin­ta es la de Ar­men­got Car­ce­ller. “El sen­ti­do del ol­fa­to ha per­di­do al­gu­nas fun­cio­nes en el hombre y ello se re­fle­ja en que su vo­lu­men ana­tó­mi­co es me­nor que en otros ma­mí­fe­ros. Fun­da­men­tal­men­te, ello se re­fie­re a la fun­ción re­pro­duc­to­ra del ór­gano Ja­cob­son pa­ra la de­tec­ción de fe­ro­mo­nas, que es­tá atro­fia­do en el hombre. Sin em­bar­go si­gue te­nien­do su im­por­tan­cia: pen­se­mos en to­da la pu­bli­ci­dad de per­fu­mes y des­odo­ran­tes que se nos pre­sen­tan con ex­plí­ci­tas in­si­nua­cio­nes se­xua­les”, ar­gu­men­ta. Una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te que lla­ma la aten­ción es la re­la­ción exis­ten­te en­tre el ol­fa­to y nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas, co­mo el Alz­hei­mer. “La lo­ca­li­za­ción de los cen­tros ol­fa­to­rios en las par­tes más pri­mi­ti­vas del ce­re­bro ex­pli­ca que una de las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes de la en­fer­me­dad pue­de ser las al­te­ra­cio­nes del ol­fa­to”, in­di­ca Ar­men­got Car­ce­ller. Res­pec­to al gus­to, pre­ci­sa “que se ve al­te­ra­do por la to­ma de gran va­rie­dad de fár­ma­cos. El gus­to, y so­bre to­do el ol­fa­to, se ven afec­ta­dos por la ex­po­si­ción a nu­me­ro­sas sus­tan­cias quí­mi­cas, in­clui­das las pre­sen­tes en la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal. Asi­mis­mo por dé­fi­cits de vitaminas y mi­ne­ra­les en la die­ta”. El oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go y pro­fe­sor co­la­bo­ra­dor de la Uni­ver­si­dad de San Pa­blo, Ale­jan­dro An­to­lí-Can­de­la, am­plía: “El uso de con­ser­van­tes y adi­ti­vos, no só­lo pa­ra la ali­men­ta­ción sino tam­bién pa­ra las aguas de pis­ci­nas, pro­duc­tos hi­gié­ni­cos o de lim­pie­za y ma­te­ria­les de uten­si­lios tam­bién es­tán de­te­rio­ran­do es­tos dos sen­ti­dos”. To­cán­do­nos me­nos En un mun­do don­de pro­li­fe­ran las re­des so­cia­les y el con­tac­to ci­ber­né­ti­co es­tá re­em­pla­zan­do el cuer­po a cuer­po, el tac­to se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da. “En el mun­do ac­tual, los sen­ti­dos no se uti­li­zan, creo, en su to­ta­li­dad. Las re­la­cio­nes “vir­tua­les” es­tán al­can­zan­do ni­ve­les muy ele­va­dos so­bre las “per­so­na­les”. Qui­zás el tac­to se­ría un sen­ti­do que se uti­li­za me­nos por­que “nos to­ca­mos po­co”, ad­vier­te la der­ma­tó­lo­goa Se­rra Bal­drich, res­pon­sa­ble de la uni­dad de alergia cu­tá­nea del Hos­pi­tal Sant Pau. En la mis­ma di­rec­ción, Mi­guel An­gel Mu­ñoz Pérez, pro­fe­sor ti­tu­lar de Der­ma­to­lo­gía de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de Se­vi­lla, se­ña­la tam­bién que el prin­ci­pal “enemi­go” del tac­to es la dis­tan­cia fí­si­ca en­tre las per­so­nas. “Hay ca­da vez me­nos tiem­po pa­ra de­di­car­se al pla­cer de es­tar en pa­re­ja. Me­nos con­tac­tos fí­si­cos en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les de to­do ti­po. La gen­te se to­ca ca­da vez me­nos”, se­ña­la. Si bien des­car­ta que ha­ya nue­vas en­fer­me­da­des re­fe­ri­das a la piel, Mu­ñoz Pérez di­ce que hay una que se vin­cu­la con es­te pro­ce­so de ais­la­mien­to de las per­so­nas y lo re­tro­ali­men­ta: la der­ma­ti­tis ató­pi­ca. “Con­lle­va una se­que­dad ex­tre­ma de la piel, lo que li­mi­ta la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes y sus re­la­cio­nes so­cia­les y se­xua­les”, fi­na­li­za.

TAC­TO

Evi­tar el con­tac­to con agen­tes irri­tan­tes y de­di­car­le tiem­po a to­das las re­la­cio­nes

per­so­na­les –se­xual, fa­mi­liar y de amis­tad– que

fo­men­tan el con­tac­to

CON­SE­JOS PA­RA MAN­TE­NER EN FOR­MA LOS

SEN­TI­DOS

VI­SIÓN

Usar las ga­fas co­rres­pon­dien­tes fren­te al or­de­na­dor, la ta­ble­ta o el e-book, y, ca­da cua­tro ho­ras –co­mo má­xi­mo–, ha­cer una pau­sa de diez mi­nu­tos pa­ra

re­la­jar la vis­ta

AU­DI­CIÓN No abu­sar de los au­ri­cu­la­res

y sor­tear aque­llos lu­ga­res –dis­co­te­cas, clu­bes, ba­res...– don­de la mú­si­ca

es­té al­ta

OL­FA­TO Y GUS­TO In­cor­po­rar mi­ne­ra­les y vitaminas en la die­ta y tra­tar de no con­su­mir

fár­ma­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.