MA­NUAL PA­RA FU­TU­ROS NEO­RRU­RA­LES

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to May­te Rius

Mu­chas per­so­nas sue­ñan con de­jar la ciu­dad e ir­se a vi­vir al cam­po. Y a me­nu­do lo ha­cen car­ga­das de tó­pi­cos y fal­sas ex­pec­ta­ti­vas so­bre la vi­da ru­ral. Quie­nes ya lo han he­cho ad­vier­ten que hay gas­tos, in­co­mo­di­da­des y ca­ren­cias que in­tere­sa va­lo­rar an­tes de dar el pa­so y de ele­gir des­tino

Des­de fi­na­les de los no­ven­ta son más las per­so­nas

que aban­do­nan la ciu­dad pa­ra vi­vir en el cam­po que los que lle­gan de los pue­blos a las gran­des ur­bes. Los da­tos de Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca así lo acre­di­tan. En­tre 1998 y el 2013 unas 442.798 per­so­nas tras­la­da­ron su re­si­den­cia des­de nú­cleos de más de 100.000 ha­bi­tan­tes a mu­ni­ci­pios de me­nos de 10.000, y 278.813 hi­cie­ron el ca­mino in­ver­so. Es de­cir, ca­si 164.000 a fa­vor del cam­po. Las mo­ti­va­cio­nes son muy di­ver­sas: los hay que bus­can am­bien­tes más tran­qui­los, quie­nes se sien­ten atraí­dos por las bon­da­des de la na­tu­ra­le­za, quie­nes in­ten­tan huir de la cri­sis y en­con­trar nue­vas opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, quie­nes se sien­ten has­tia­dos del es­trés o del con­su­mis­mo de las gran­des ciu­da­des, quie­nes as­pi­ran a ais­lar­se… En el ca­so de Te­re­sa, la prin­ci­pal ra­zón fue eco­nó­mi­ca: “Tras el na­ci­mien­to de mi se­gun­da hi­ja te­nía pre­vis­to cam­biar de vi­vien­da en Bar­ce­lo­na y me di cuen­ta que por el pre­cio del pi­so en la ciu­dad te­nía una ca­sa en­te­ra con jar­dín en una po­bla­ción de Oso­na”. Y seducida por es­ta “opor­tu­ni­dad”, ad­mi­te que no hi­zo mu­chos más cálcu­los. Hoy, do­ce años des­pués, Te­re­sa es cons­cien­te de que de­be­ría ha­ber to­ma­do en con­si­de­ra­ción al­gu­nas otras cues­tio­nes an­tes de dar el pa­so de de­jar la ciu­dad. “Co­no­cía la zo­na, pe­ro no tu­ve en con­si­de­ra­ción cues­tio­nes co­mo las op­cio­nes es­co­la­res; mi hi­ja ma­yor te­nía 12 años cuan­do nos tras­la­da­mos y me di cuen­ta de­ma­sia­do tar­de de las con­se­cuen­cias de no ha­ber es­tu­dia­do bien la ca­li­dad, las al­ter­na­ti­vas y el en­torno de la ofer­ta edu­ca­ti­va exis­ten­te”, re­fle­xio­na. Aña­de que tam­po­co va­lo­ró que vi­vir en una ca­sa dis­pa­ra­ría sus gas­tos de ca­le­fac­ción, de elec­tri­ci­dad y de agua, ni se pa­ró a pen­sar que iba a te­ner que man­te­ner dos co­ches y a sa­lir de ca­sa a las 6.30 de la ma­ña­na pa­ra lle­gar a su tra­ba­jo en Bar­ce­lo­na a las 8.30. Fanny, que ha­ce dos años y me­dio se tras­la­dó a vi­vir a una ma­sía en Hor­tsa­vin­yà –una al­dea en pleno ma­ci­zo del Mont­ne­gre, en la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na–, fue más pre­vi­so­ra. “A no­so­tros no nos ha sor­pren­di­do la de­pen­den­cia del co­che ni los gas­tos por­que son co­sas que te­nía­mos pre­vis­tas, pe­ro sí el tra­ba­jo ex­tra que im­pli­ca vi­vir en el cam­po: cui­dar de los ani­ma­les, cor­tar la hier­ba, ha­cer le­ña, re­pa­rar co­sas… Hay mu­cho tra­ba­jo y a dia­rio, y o lo ha­ces tú o ne­ce­si­tas mu­cho di­ne­ro pa­ra que te lo ha­gan”, cuen­ta. Cuan­do se tras­la­dó tam­po­co era cons­cien­te de que los te­mas de con­ver­sa­ción con sus ve­ci­nas pa­sa­rían a ser las serpientes, los ra­ton­ci­tos o los ja­ba­líes, y eso que ya lle­va­ba tiem­po vi­vien­do en un pue­blo del Ma­res­me y ha­cía años que ha­bía aban­do­na­do la ciu­dad. Co­mo Te­re­sa y Fanny, mu­chas de las per­so­nas que se van a vi­vir al cam­po des­cu­bren que jun­to al ai­re pu­ro, la tran­qui­li­dad, la po­si­bi­li­dad de te­ner ani­ma­les, el co­no­cer gen­te nue­va, los cie­los es­tre­lla­dos o el ejer­ci­cio al ai­re li­bre, hay otras mu­chas cir­cuns­tan­cias de la vi­da ru­ral con las que no siem­pre ha­bían con­ta­do. Co­no­cer las ex­pe­rien­cias de otros neo­rru­ra­les, ade­más de evi­tar sor­pre­sas y pos­te­rio­res frus­tra­cio­nes y de fa­ci­li­tar una me­jor adap­ta­ción al nue­vo en­torno, per­mi­te es­co­ger me­jor el lu­gar, la vi­vien­da, los me­dios y las con­di­cio­nes pa­ra cum­plir el sue­ño que tan­tos an­he­lan. ¿Te gus­ta con­du­cir? En las zo­nas ru­ra­les, in­clu­so en las más pró­xi­mas a las ciu­da­des, no sue­le ha­ber mu­chas fa­ci­li­da­des pa­ra mo­ver­se en trans­por­te pú­bli­co, de mo­do que uno de­pen­de del co­che pa­ra ir a tra­ba­jar, a es­tu­diar, a di­ver­tir­se o in­clu­so a com­prar o al mé­di­co sal­vo que el tra­ba­jo, la es­cue­la, los ami­gos, los co­mer­cios y el cen­tro de sa­lud es­tén cer­ca de su ca­sa. “La de­pen­den­cia del co­che es ab­so­lu­ta; si vas a com­prar ne­ce­si­tas co­che, si tu hi­jo va al ins­ti­tu­to has de lle­var­lo… y eso re­quie­re tiem­po y su­po­ne un gas­to a te­ner en cuen­ta”, ex­pli­ca Mon­tse­rrat, que lle­va 17 años vi­vien­do en una ma­sía en ple­na mon­ta­ña de Hor­tsa­vin­yà. Luis y Ma­ria te­nían cla­ra es­ta de­pen­den­cia y los gas­tos que con­lle­va –pre­su­pues­ta­ron el car­bu­ran­te, las re­pa­ra­cio­nes e in­clu­so la amor­ti­za­ción de dos co­ches– cuan­do echa­ron cuen­tas pa­ra tras­la­dar­se a un pe­que­ño pue­blo cos­te­ro, a 35 ki­ló­me­tros de la ciu­dad, pe­ro no sopesaron “el des­gas­te per­so­nal que su­po­ne ejer­cer cons­tan­te­men­te de ta­xis­ta de tus hi­jos, de día y de no­che, por­que de­pen­den de ti pa­ra cual­quier ac­ti­vi­dad que ten­gan que rea­li­zar, ya sean las cla­ses de in­glés, los en­tre­na­mien­tos de fút­bol o sa­lir con los ami­gos”. Co­ne­xio­nes y su­mi­nis­tros Otra pre­mi­sa que de­jan cla­ra quie­nes vi­ven en el cam­po es que uno no pue­de tras­la­dar­se allí pen­san­do en man­te­ner el ti­po de vi­da que lle­va en la ciu­dad por­que ni las con­di­cio­nes ni los ser­vi­cios son los mis­mos. Un ejem­plo cla­ro son las co­ne­xio­nes a in­ter­net. “En un pue­blo pe­que­ño co­mo es­te a lo má­xi­mo que po­de­mos op­tar es a una co­ne­xión de 1 MB. Mi so­cia y yo tra­ba­ja­mos col­gan­do ar­chi­vos en el Goo­gle Dri­ve y ca­da día doy gra­cias de no de­di­car­me a te­mas re­la­cio­na­dos con ví­deos o mul­ti­me­dia, ya que tar­da­rían si­glos en car­gar­se y des­car­gar­se”, ase­gu­ra Eva, una di­se­ña­do­ra grá­fi­ca que ha­ce tres años tras­la­dó su re­si­den­cia des­de el cen­tro de Ma­drid a Cue, una pe­que­ña pa­rro­quia del con­ce­jo de Lla­nes (As­tu­rias). Tam­bién pa­ra Cristina y Eduar­do fue una odi­sea con­se­guir una lí­nea ADSL pa­ra su ca­sa en la al­dea de Ma­ñón (A Co­ru­ña). “Era con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra po­der ins­ta­lar­nos aquí du­ran­te lar­gas tem­po­ra­das has­ta que lle­gue la edad de ju­bi­la­ción y ha­ga­mos el tras­la­do de­fi­ni­ti­vo, pe­ro no lle­ga la se­ñal de ADSL y al fi­nal nos ha sal­va­do que la ca­sa es­tá cer­ca de las ins­ta­la­cio­nes del ins­ti­tu­to me­teo­ro­ló­gi­co y les he­mos sub­con­tra­ta­do un po­co de la lí­nea que uti­li­zan”, ex­pli­ca Cristina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.