ES­QUI­VAR LA OTI­TIS

Es un pro­ble­ma co­mún en los ni­ños y no só­lo en ellos. Los res­fria­dos de tem­po­ra­da y los cur­si­llos de na­ta­ción pue­den cau­sar mo­les­tias en los oí­dos, que lle­gan a ser muy do­lo­ro­sas

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Si aca­ban de ma­tri­cu­lar a su hi­jo en el cur­si­llo de na­ta­ción o si es­te ya ha co­gi­do el pri­mer res­fria­do de la tem­po­ra­da, en­ton­ces pres­ten aten­ción, por­que am­bos fac­to­res re­pre­sen­tan un te­rreno fér­til pa­ra la lle­ga­da de la te­mi­da oti­tis. Es fre­cuen­te tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano y por ra­zo­nes di­fe­ren­tes. Es una pe­sa­di­lla so­bre to­do pa­ra los más pe­que­ños pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, le­jos de re­pre­sen­tar un vie­jo re­cuer­do del his­to­rial mé­di­co, pue­de afec­tar a cual­quier edad. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la oti­tis es una pa­to­lo­gía del sis­te­ma au­di­ti­vo. Has­ta aquí, to­dos de acuer­do. Pe­ro hay dis­tin­tos ti­pos con sin­to­ma­to­lo­gías muy di­ver­sas, lo que pro­vo­ca cier­ta con­fu­sión. Por ejem­plo, hay oti­tis que pre­ci­san an­ti­bió­ti­cos y otras que no. Al­gu­nas vie­nen acom­pa­ña­das de fie­bre y un in­ten­so do­lor, que se tar­da años en ol­vi­dar. Pe­ro tam­bién hay otras que ni si­quie­ra due­len y de diag­nós­ti­co di­fí­cil. Cier­tas oti­tis se re­pi­ten con fre­cuen­cia, pe­ro otras son epi­só­di­cas. Al­gu­nas se ma­ni­fies­tan con se­cre­cio­nes, o bien sur­gen des­pués de ti­rar­se al agua o tras un res­fria­do. Co­mo se ve, el nú­me­ro de ca­sos y de ti­po­lo­gías es muy ex­ten­so. Va­mos a tra­tar de es­cla­re­cer los dis­tin­tos con­cep­tos. Oti­tis ex­ter­na Es la que sue­le pro­du­cir­se en ve­rano y que co­lap­sa los cen­tros de aten­ción pri­ma­ria en las pla­yas. Tam­bién se co­no­ce co­mo la del na­da­dor, por­que es fre­cuen­te co­ger­la en las pis­ci­nas (o en un cur­si­llo de na­ta­ción en pleno in­vierno). Es una oti­tis que na­ce a raíz de pro­ce­so in­fla­ma­to­rio, de ori­gen in­fec­cio­so, que afec­ta a la ca­pa ex­ter­na del tím­pano. El sis­te­ma au­di­ti­vo cuen­ta con dos alia­dos pa­ra pro­te­ger­se, que cons­ti­tu­yen una ba­rre­ra na­tu­ral con­tra po­si­bles agen­tes ex­ter­nos: el pH áci­do de la piel y el ce­ru­men. Am­bas ba­rre­ras pue­den de­bi­li­tar­se a cau­sa de los ba­ños fre­cuen­tes o la ex­po­si­ción con­ti­nua­da al agua, que aca­ba al­te­ran­do la es­truc­tu­ra de la der­mis. Asi­mis­mo, el abu­so y ma­la uti­li­za­ción de los bas­ton­ci­llos de al­go­dón pa­ra sa­car la ce­ra tam­bién pue­den per­ju­di­car a las de­fen­sa del or­ga­nis­mo en es­ta zo­na. Te­ner un ec­ze­ma, así co­mo ras­car­se el con­duc­to au­di­ti­vo tam­po­co ayu­da. En efec­to, el oí­do es­tá re­cu­bier­to por una piel muy fi­na y tie­ne po­ca gra­sa y se se­ca mu­cho, por lo que es muy pro­pen­sa a des­ca­mar­se. La ce­ra tie­ne la fun­ción de hi­dra­tar esa piel y pro­te­ger­la. Si es­ta se eli­mi­na, los oí­dos pierden a unos de sus guar­dia­nes. Cuan­do to­do es­te es­cu­do del or­ga­nis­mo se tam­ba­lea y se de­bi­li­ta, se abre una puer­ta que fa­vo­re­ce la en­tra­da de bac­te­rias y que aca­ba cau­san­do mo­les­tias. Bas­ta un sim­ple he­ri­di­ta en la par­te ex­ter­na del oí­do pa­ra que em­pie­cen los pro­ble­mas. “Lo más im­por­tan­te es no ma­ni­pu­lar el oí­do”, se­ña­la Mai­te Ur­chue­guía, doc­to­ra oto­rrino del hos­pi­tal Qui­ron de Va­len­cia y au­to­ra de la sa­ga de los Cui­dix, unos per­so­na­jes in­fan­ti­les que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo a hu­ma­ni­zar la me­di­ci­na. Ade­más de las bac­te­rias, es­te ti­po de oti­tis (aun­que es me­nos fre­cuen­te) tam­bién pue­de ser cau­sa­da por la pre­sen­cia de hon­gos. En ra­rí­si­mos ca­sos es de ori­gen ví­ri­ca (por ejem­plo, cuan­do apa­re­ce un her­pes en la zo­na del ca­nal au­di­ti­vo). Lo más co­mún es que só­lo due­la un oí­do, el de la in­fec­ción, y no am­bos. El tra­ta­mien­to más in­me­dia­to con­sis­te en la asun­ción de an­ti­in­fla­ma­to­rios, que ali­via­rán los sín­to­mas. ¿Se pue­de pre­ve­nir? Si se tie­ne cier­ta pre­dis­po­si­ción y uno es adic­to al cha­pu­zón, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan apli­car unas go­tas de áci­do acé­ti­co al 2% (que fa­vo­re­ce la ab­sor­ción del agua) des­pués de ca­da ba­ño, ade­más de se­car­se bien los oí­dos des­pués de ba­ñar­se. De otra ma­ne­ra, se co­rre el ries­go de vol­ver a caer. En cuan­to a los ta­po­nes a la ho­ra de na­dar, no hay una­ni­mi­dad. En prin­ci­pio re­pre­sen­tan un buen há­bi­to y pro­tec­ción, siem­pre que su in­tro­duc­ción se ha­ga con ex­tre­mo cui­da­do pa­ra no cau­sar he­ri­das. “La oti­tis ex­ter­na no es con­ta­gio­sa, pe­ro si hay su­pu­ra­ción y uno se me­te en el agua, otras per­so­nas pue­den pi­llar la in­fec­ción”, re­cuer­da Ur­chue­guía. Oti­tis me­dia Es fre­cuen­te so­bre to­do en edad in­fan­til. Las es­ta­dís­ti­cas di­cen que has­ta el 80% de los pe­que­ños me­no­res de dos años lle­ga a en­fren­tar­se a es­te pro­ble­ma, de­bi­do al desa­rro­llo in­com­ple­to de la trom­pa (que es to­da­vía muy rí­gi­da) y so­bre to­do por la pre­sen­cia de ve­ge­ta­cio­nes. Es la oti­tis que sue­le apa­re­cer en los me­ses más fríos del año, cuan­do los pro­ce­sos ca­ta­rra­les son más ha­bi­tua­les y dan lu­gar a pro­ce­sos in­fec­cio­sos. De adul­to, el do­lor en los oí­dos re­pre­sen­ta una cla­ra se­ñal de alar­ma. Pe­ro de­tec­tar es­ta oti­tis en los be­bés pue­de ser más di­fí­cil. Si es muy pe­que­ño y llo­ra in­sis­ten­te­men­te, se pue­de pro­bar a pre­sio­nar li­ge­ra­men­te con el de­do en la zo­na: el au­men­to del llan­to o la irri­ta­bi­li­dad in­di­ca que hay un pro­ble­ma. En lac­tan­tes es­ta en­fer­me­dad pue­de oca­sio­nar una in­tran­qui­li­dad es­pe­cial: des­de el re­cha­zo del bi­be­rón (al tra­gar, el oí­do se mue­ve y due­le), has­ta las di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir o el llan­to noc­turno (el oí­do due­le más al es­tar acos­ta­do, ya que la pre­sión en su in­te­rior au­men­ta en po­si­ción ho­ri­zon­tal). En cam­bio, los ma­yo­res la des­cri­ben ex­pre­san­do la sen­sa­ción de te­ner “el oí­do ta­pa­do” o de “oír me­nos”. Los sín­to­mas de res­fria­do sue­len acom­pa­ñar a es­ta sen­sa­ción: mu­co­si­dad u obs­truc­ción na­sal,

tos, ojos ro­jos y do­lor de gar­gan­ta... En efec­to, “el 95% de los ca­sos de la in­fec­ción por oti­tis se de­be al ca­ta­rro”, in­di­ca Jo­sé Ma­ría Molero, mé­di­co del gru­po de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas de la Sociedad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na de Fa­mi­lia y Co­mu­ni­ta­ria. Así, en cier­tas con­di­cio­nes un sim­ple res­fria­do pue­de de­ri­var en oti­tis. ¿Por qué? “Los ni­ños pe­que­ños sue­len te­ner en pro­por­ción ve­ge­ta­cio­nes más gran­des que los adul­tos y es­to aca­ba con­ges­tio­nan­do los con­duc­tos y ha­ce que la in­fla­ma­ción en las vías res­pi­ra­to­rias se ex­tien­da. Los adul­tos pue­den pa­de­cer oti­tis me­dia, pe­ro tie­nen que su­frir una in­fec­ción bas­tan­te fuer­te pa­ra que es­to ocu­rra, co­mo una fa­rin­gi­tis, amíg­da­las, et­cé­te­ra”, di­ce Ur­chue­guía. Cuan­do hay oti­tis me­dia, pre­sen­ta un en­ro­je­ci­mien­to y abom­ba­mien­to del tím­pano (des­pués de un con­trol al oto­rrino con el otos­co­pio). Se de­no­mi­na oti­tis agu­da cuan­do los sín­to­mas apa­re­cen con ra­pi­dez y en po­cas ho­ras. Al­gu­nos ni­ños pue­den te­ner cier­ta pre­dis­po­si­ción a su­frir­la más que otros . En efec­to, se ha com­pro­ba­do que las in­fec­cio­nes de oí­do son 4 ó 5 ve­ces más fre­cuen­tes en aque­llos que acu­den a guar­de­rías des­de muy pe­que­ños, con pro­ble­mas alér­gi­cos y cu­yos pa­dres fu­man en ca­sa o es­tán ex­pues­tos al ta­ba­co. ¿La ra­zón? En es­tas con­di­cio­nes es más fá­cil co­ger res­fria­dos o su­frir fe­nó­me­nos ca­ta­rra­les. “En lu­ga­res co­mo guar­de­rías es más pro­ba­ble con­traer in­fec­cio­nes, pe­ro ade­más la

NO HAY QUE ME­DI­CAR SIEM­PRE Y A VE­CES NO HAY FIE­BRE

bac­te­ria de la oti­tis se con­ta­gia más en es­pa­cios ce­rra­dos y es­tá más pre­sen­te en es­te ti­po de am­bien­te,” ad­vier­te Jo­sé Ma­ría Molero. “Ade­más –aña­de–con la ex­po­si­ción al ta­ba­co el ries­go de pa­de­cer oti­tis se in­cre­men­ta 2,5 ve­ces. Y si hay an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res, fre­cuen­tar la guar­de­ría du­pli­ca la pro­ba­bi­li­dad de te­ner oti­tis”, ase­gu­ra es­te ex­per­to. Tam­bién se ha cons­ta­ta­do que la lac­tan­cia ma­ter­na pro­te­ge de la oti­tis, por­que for­ta­le­ce las de­fen­sas del or­ga­nis­mo. Los sín­to­mas de es­ta oti­tis son pro­gre­si­vos. Al prin­ci­pio no hay ni fie­bre ni do­lor, só­lo acu­mu­la­ción de lí­qui­do, lo que di­fi­cul­ta la au­di­ción del ni­ño. Se for­ma un ta­pón que es un cal­do de cul­ti­vo de gér­me­nes. Así las bac­te­rias que­dan atra­pa­das y co­mien­zan a mul­ti­pli­car­se. La oti­tis me­dia no es una en­fer­me­dad con­ta­gio­sa en sí, lo que sí se pue­de con­ta­giar­se es el pro­ce­so ca­ta­rral. Po­ca co­sa se pue­de ha­cer pa­ra pre­ve­nir­la. “Tam­po­co se pue­de usar co­mo ar­gu­men­to de pre­ven­ción el no to­mar bi­be­rón o no ir a la guar­de­ría. Ca­da ni­ño tie­ne que ha­cer su vi­da”, ad­vier­te Ur­chue­guía De­pen­de de la gra­ve­dad y de ca­da ca­so, pe­ro con el tiem­po es­te ti­po de oti­tis sue­le des­apa­re­cer so­la. Los an­ti­bió­ti­cos se pres­cri­ben só­lo en cier­tas cir­cuns­tan­cias: “Hay con­sen­so en re­ce­tar an­ti­bió­ti­cos só­lo en los ni­ños por de­ba­jo de los seis me­ses. A par­tir de es­ta edad, só­lo se pres­cri­ben en ca­so de fie­bre al­ta (más de 38,5º), do­lor in­ten­so que afec­ta am­bos oí­dos o en ca­so de que se pre­sen­te su­pu­ra­cio­nes de pus. Re­ce­tar an­ti­bió­ti­cos en ca­sos que no son gra­ves no apor­ta be­ne­fi­cio al­guno”, ex­pli­ca Jo­sé Ma­ría Molero. ¿Pue­de vol­ver a pre­sen­tar­se es­te pro­ble­ma? Sí. Da­do que tras una oti­tis pue­de que­dar lí­qui­do (mu­co­si­dad) en el in­te­rior del oí­do me­dio du­ran­te se­ma­nas, es po­si­ble que el ni­ño pre­sen­te una pér­di­da de au­di­ción dis­cre­ta y tem­po­ral aun­que la in­fec­ción se ha­ya cu­ra­do. “La oti­tis es un pro­ce­so in­fec­cio­so agu­do que pue­de re­pe­tir­se, pe­ro no tie­ne por qué ser cró­ni­co. Aun­que si no se cu­ra a tiem­po, se ha que te­ner cui­da­do por­que el ór­gano que se tie­ne más cer­ca es el ce­re­bro. En to­do ca­so, las go­tas de an­ti­bió­ti­cos tie­nen que ser es­pe­cí­fi­cas, un an­ti­bió­ti­co ge­né­ri­co po­dría no te­ner la mis­ma efi­ca­cia”, ex­pli­ca la doc­to­ra Ur­chue­guía. Por ello, es ne­ce­sa­rio ha­cer una re­vi­sión al ca­bo de unos me­ses, por­que es­te ti­po de oti­tis pue­de ser re­cu­rren­te. En es­te ca­so es pre­ci­so ha­cer un dre­na­je del mo­co pa­ra eli­mi­nar los res­tos de bac­te­rias, que son el fo­co de la in­fec­ción. En ca­sos ex­tre­mos tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, con el ob­je­ti­vo de ven­ti­lar el con­duc­to au­di­ti­vo. Otra op­ción es in­ter­ve­nir pa­ra eli­mi­nar las adenoides (o ve­ge­ta­cio­nes), que son en úl­ti­ma ins­tan­cia uno de los fac­to­res que cau­sa las oti­tis en los me­ses más fríos del año. Pa­ra Molero, “só­lo hay que ope­rar las ve­ge­ta­cio­nes co­mo úl­ti­mo re­cur­so, cuan­do la oti­tis es re­cu­rren­te (es de­cir más de cua­tro oti­tis al año), si hay do­lor y no es de­bi­da a otros fac­to­res co­mo aler­gias o ex­po­si­ción al ta­ba­co”. ¿Han oí­do bien?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.