MEN­TE BA­JO CON­TROL

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, no sé si lo que me ocu­rre le su­ce­de a otra gen­te o no. El ca­so es que no lo­gro con­tro­lar lo que pa­sa den­tro de mi ca­be­za y a ve­ces pien­so que me va a dar un ata­que de ofus­ca­ción y voy a ha­cer una lo­cu­ra. Eso aún me an­gus­tia más, me sur­ge el te­rror de que no pue­da con­tro­lar­me y ha­ga al­go irre­pa­ra­ble. Ha­ce ya un tiem­po que sien­to que mi men­te es co­mo si no fue­ra mía. Me asaltan to­do ti­po de pen­sa­mien­tos y ob­se­sio­nes. Con­ti­nua­men­te es­toy dán­do­le vuel­ta a los pro­ble­mas. Y mi diá­lo­go in­te­rior no ce­sa. Por cierto, me lla­mo Ja­cin­ta y soy de­pen­dien­ta de una tien­da im­por­tan­te. Del tra­ba­jo no me que­jo, pe­ro de mi ca­be­za sí. Ten­go 41 años y a ve­ces me ate­rra te­ner de­men­cia se­nil. Me he vuel­to en es­te sen­ti­do apren­si­va y no con­fío ya en ab­so­lu­to en mi men­te. A ve­ces, tan mo­les­ta me sien­to con es­ta ca­be­za mía,

LA MEN­TE ES MUY CAÓ­TI­CA Y A VE­CES PO­NE EL ACEN­TO EN LO NE­GA­TI­VO EN LU­GAR DE LO PO­SI­TI­VO

que me gus­ta­ría cor­tár­me­la. Mi pa­re­ja se ríe cuan­do le di­go es­to. Él no me com­pren­de, es­tá cla­ro, y eso me des­qui­cia más. Si pue­de es­cri­bir­me al­gún co­men­ta­rio, se lo agra­de­ce­ré mu­cho.

RES­PUES­TA | Gra­cias por es­cri­bir­me, Ja­cin­ta. El ser hu­mano siem­pre ha te­ni­do su pro­pia men­te co­mo pro­ble­ma. Se ha es­cri­to en di­ver­sos tex­tos que la men­te es co­mo un mono lo­co y ebrio, co­mo un ele­fan­te fu­rio­so, una fá­bri­ca de su­fri­mien­to o que es­tá en su na­tu­ra­le­za dis­per­sar­se co­mo en la del fue­go que­mar. Pen­sa­mos que nues­tra men­te es aún más lo­ca y des­qui­cia­da que la de los de­más, pe­ro la ma­yo­ría de las men­tes crean pro­ble­mas ima­gi­na­rios, en­re­dan las com­pli­ca­cio­nes en lu­gar de re­sol­ver­las, y aña­den a me­nu­do su­fri­mien­to al su­fri­mien­to. Por es­ta ra­zón, des­de tiem­pos muy re­mo­tos sur­gie­ron mé­to­dos pa­ra ir apren­dien­do a en­cau­zar y do­mi­nar el pen­sa­mien­to. Mu­chas ve­ces, la men­te va por un la­do y la vi­da por otro, y co­mo si ya las co­sas no fue­ran lo su­fi­cien­te­men­te di­fí­ci­les, cau­sa mas di­fi­cul­ta­des. Por to­do ello ur­ge cam­biar los pen­sa­mien­tos, ir re­edu­cán­do­los y, des­de lue­go, no creer­nos ni mu­cho me­nos to­do lo que nos di­cen. To­dos te­ne­mos la im­pre­sión de que mu­chas ve­ces la men­te no nos per­te­ne­ce, y ali­men­ta to­do ti­po de ma­nías, ob­se­sio­nes y des­di­cha. Es tam­bién una idea de tu men­te que vas a ha­cer una lo­cu­ra, co­mo, por po­ner un ejem­plo, cuan­do uno se aso­ma al va­cío y tie­ne mie­do por­que pien­sa que pue­de sal­tar. En prin­ci­pio la men­te es muy caó­ti­ca y a ve­ces po­ne el acen­to en lo ne­ga­ti­vo en lu­gar de lo po­si­ti­vo. Te ase­gu­ro que tu pa­re­ja te en­tien­de, por­que aun­que no sea tan des­or­de­na­da, su ca­be­za tam­bién le da pro­ble­mas. Pe­ro la mis­ma men­te que ata es la que li­be­ra, así que lo que hay que ha­cer es em­pe­zar a apren­der un po­co a con­tro­lar los pen­sa­mien­tos. Una bue­na for­ma de ha­cer­lo es no creér­se­los to­dos y se­lec­cio­nar los cons­truc­ti­vos y no los tóxicos. Mí­ra­los co­mo nu­bes que vie­nen y par­ten. Te pue­de ser de gran ayu­da es­tar unos mi­nu­tos re­la­ja­da y aten­ta al mo­vi­mien­to de la res­pi­ra­ción. La res­pi­ra­ción es co­mo una ola que va y vie­ne y tú, des­de la se­re­ni­dad, la sien­tes, y po­co a po­co va tran­qui­li­zan­do tu men­te y tu cuer­po. No te de­jes con­fun­dir por el es­ce­na­rio de lu­ces y de som­bras de la men­te.

Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.