Pa­sión por los ani­ma­les

Hay per­so­nas que de­di­can par­te de su tiem­po a pro­te­ger y cui­dar ani­ma­les, ya sea en ca­sa aco­gién­do­los du­ran­te una tem­po­ra­da, o en re­fu­gios don­de pre­ci­san vo­lun­ta­rios que echen una mano lim­pian­do o sa­can­do a pa­sear­los en el ca­so de los pe­rros. Las vi­ven­cia

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES - Tex­to Jor­di Jar­que

La in­ten­si­dad emo­cio­nal pa­re­ce que se avi­va

cuan­do en ca­sa hay al­gún ani­mal do­més­ti­co. Di­fí­cil de ex­pli­car o de­fi­nir por los en­tre­vis­ta­dos cuan­do se les pre­gun­ta por su in­quie­tud en el cui­da­do, pro­tec­ción y de­fen­sa de los ani­ma­les en su día a día. Si no tie­nen en ca­sa, que­da la vía del vo­lun­ta­ria­do, tan ne­ce­sa­rio en los re­fu­gios que aco­gen ani­ma­les, mu­chos de ellos aban­do­na­dos. La ex­pe­rien­cia impresiona y re­mue­ve. Es lo que tie­nen los ani­ma­les. Hay per­so­nas que de­di­can su tiem­po a de­fen­der­los, cui­dar­los, aco­ger­los, adop­tar­los. Isa­bel Buil, di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Af­fi­nity (or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a pro­mo­ver el res­pe­to y la sa­na con­vi­ven­cia con ani­ma­les de com­pa­ñía), re­cuer­da que en ca­si la mi­tad de los ho­ga­res con­vi­ven per­so­nas con ani­ma­les, la ma­yo­ría pe­rros y ga­tos. Y au­men­ta al 76% quie­nes afir­man que le gus­tan los ani­ma­les de com­pa­ñía, se­gún el estudio en co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na que pre­sen­ta­ron el año pa­sa­do. Y quie­nes no los pue­den aten­der en ca­sa, se acer­can a pro­tec­to­ras o re­fu­gios de ani­ma­les pa­ra cui­dar­los, lim­piar­los o sa­car­los a pa­sear. O ha­cen las dos co­sas a la vez: tie­nen en su ca­sa y ade­más son vo­lun­ta­rios. De­pen­de de los tiem­pos, las ga­nas y una ma­ne­ra de sen­tir la vi­da y la re­la­ción con los ani­ma­les. Lo­re­na To­rre, pre­si­den­ta de la Lli­ga Pro­tec­to­ra d’Ani­mals i Plan­tes de Bar­ce­lo­na, co­men­ta que cuen­tan con 300 vo­lun­ta­rios fi­jos y un pro­me­dio de 80 per­so­nas al mes so­li­ci­tan en­trar co­mo vo­lun­ta­rios. “De es­tos te que­das en­tre un 15% y 20%”, ex­pli­ca. La Fun­da­ción Al­ta­rri­ba, que desa­rro­lla pro­gra­mas y pro­yec­tos de­di­ca­dos a la pro­tec­ción de ani­ma­les y de la na­tu­ra­le­za, cuen­ta con unos 400 vo­lun­ta­rios. Y “to­da la ac­ti­vi­dad que rea­li­za y el man­te­ni­mien­to de los re­fu­gios se sus­ten­ta úni­ca­men­te en las cuo­tas de los so­cios y en mu­cha me­nor me­di­da y só­lo even­tual­men­te, en do­na­cio­nes pun­tua­les de los par­ti­cu­la­res, la ma­yo­ría tam­bién so­cios”, se se­ña­la des­de Al­ta­rri­ba. Y Car­la Cor­ne­lla, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción pa­ra el Ase­so­ra­mien­to y Ac­ción de De­fen­sa de los Ani­ma­les (FAA­DA), di­ce que cuen­tan con unos 2.700 so­cios que ayu­dan de al­gu­na ma­ne­ra u otra a la la­bor que rea­li­zan. El aba­ni­co de per­so­nas im­pli­ca­das des­de mu­chas ver­tien­tes es am­plio. “Ten­go pa­sión por los ani­ma­les des­de siem­pre. Me gus­ta de­fen­der­los, pro­te­ger­los y mi­mar­los”, afir­ma ro­tun­da­men­te Te­re Fuen­tes, pro­pie­ta­ria de una tien­da de pe­lu­que­ría ani­mal en Bar­ce­lo­na. En bas­tan­tes oca­sio­nes se lle­va los ani­ma­les a ca­sa por­que sus due­ños no pue­den aten­der­los en va­ca­cio­nes, o por­que no se en­cuen­tran bien. “Aho­ra ten­go un co­ne­jo que no es mío. Es de unos ve­ci­nos y no les co­bro na­da, cla­ro. Y el ga­to de la tía de Da­vid”, su pa­re­ja. No es una ONG ni una fun­da­ción ni una pro­tec­to­ra de ani­ma­les. Es Te­re, “la Te­re”, co­mo la lla­man en Pa­la­folls don­de vi­ve des­de ha­ce ocho años, a 70 ki­ló­me­tros de don­de tie­ne la tien­da. “Ten­go clien­tas que cuan­do se les mue­re el pe­rro o el ga­to vie­nen so­la­men­te a llo­rar, pa­ra desaho­gar­se, por­que di­cen que no lo pue­den ha­cer en otro lu­gar, que no las en­tien­den”. Cui­da y acon­se­ja y con­sue­la a to­da per­so­na que se acer­ca a su pe­lu­que­ría. Por si fue­ra po­co, en su tiem­po li­bre va la pro­tec­to­ra con su ma­ri­do y su hi­ja. “Y cuan­do que­do con los ami­gos les pre­gun­to si no les im­por­ta que va­ya­mos a pa­sear pe­rros. Y me acer­co con ellos tam­bién a la pro­tec­to­ra. Voy des­de ha­ce unos tres años. An­tes no sa­bía que en Pa­la­folls ha­bía una. Ten­go clien­tes que se han que­da­do pe­rros de ahí”. Te­re Fuen­tes re­cuer­da que años atrás no que­ría sa­ber na­da de las pro­tec­to­ras “por­que me dan pe­na los ani­ma­les y que­da­ba afec­ta­da, muy afec­ta­da. Me da­ba por llo­rar. Era su­pe­rior a mí ver­los en aquel en­torno y de­jar­los lue­go pa­ra ir­me a mi ca­sa. Aho­ra sé que si voy, les ayu­do y les sien­ta bien. Me­jor ir que no ir. Es­toy más tran­qui­la. Y mu­cho me­jor cuan­do voy con Da­vid (su pa­re­ja), con mi hi­ja o con mis ami­gos. No son in­com­pa­ti­bles tus afec­tos con los ani­ma­les y con las per­so­nas. Yo quie­ro a mi fa­mi­lia y la dis­fru­to, y quie­ro a los ani­ma­les y los dis­fru­to”. Quien pien­se que es ne­ce­sa­rio vi­vir en una to­rre pa­ra te­ner pe­rros en ca­sa, que le pre­gun­ten a Maribel Ca­ba­lle­ro, de pro­fe­sión guar­dia mu­ni­ci­pal, có­mo lo ha­ce. Vi­ve en un pi­so en Ru­bí, a 25 ki­ló­me­tros de Bar­ce­lo­na, con dos pe­rros adop­ta­dos y tres ga­tos re­co­gi­dos de la ca­lle. Le encantan los ani­ma­les y

ME­JOR ADOP­TAR O ACO­GER AN­TES QUE COM­PRAR ANI­MA­LES LOS RE­FU­GIOS NE­CE­SI­TAN PER­SO­NAS QUE AYU­DEN A CUI­DAR­LO

to­da­vía re­cuer­da cuan­do em­pe­zó a ma­ni­fes­tar su pa­sión, que le vie­ne de pe­que­ña, mien­tras pa­sa­ba los ve­ra­nos en Ga­li­cia. Ella pe­día te­ner un pe­rro en ca­sa y llo­ró has­ta con­se­guir­lo. “Lo te­nía cla­ro. No sé por qué pe­ro era así. Es lo que que­ría con to­do mi ser. In­sis­tí mu­cho y llo­ré tam­bién mu­cho. Cuan­do te­nía cin­co años mi ma­dre me re­ga­ló una pe­rri­ta que mu­rió diez años des­pués. De­ci­dí en­ton­ces que só­lo cui­da­ría ani­ma­les aban­do­na­dos. Pri­me­ro en­tró en ca­sa una ga­ta que re­co­gí en la ca­lle, cuan­do ya no vi­vía con mis pa­dres. Y ac­tual­men­te es­toy con tres ga­tos y dos pe­rros”. No más por­que co­no­ce sus lí­mi­tes. Co­men­ta la im­por­tan­cia de sa­ber po­ner lí­mi­tes al tiem­po que les de­di­cas pa­ra tam­bién te­ner tus pe­que­ños es­pa­cios. “Es im­por­tan­te no de­jar­te ab­sor­ber y de­di­car­les el tiem­po que les pue­das de­di­car”. Aún con eso Maribel Ca­ba­lle­ro tam­bién co­la­bo­ra con va­rias aso­cia­cio­nes y pro­tec­to­ras de ani­ma­les. “Pre­fie­ro re­par­tir las ayu­das en tiem­po y di­ne­ro en la me­di­da que pue­do. Que en una ne­ce­si­tan una man­ta, se la ofrez­co. Que otra pre­ci­sa de un do­na­ti­vo, se lo doy. Es im­por­tan­te re­par­tir las ayu­das”, in­sis­te. Ca­ba­lle­ro co­men­ta su día a día en el que de­di­ca tiem­po pa­ra ir a la mon­ta­ña con sus pe­rros, pe­ro tam­bién a sus ami­gos y a cui­dar­se. “Es im­por­tan­te dis­tri­buir bien el tiem­po. De­di­car el cien­to por cien­to só­lo a los ani­ma­les te que­ma y te ais­la. Es ne­ce­sa­rio uti­li­zar es­ta in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra pre­ser­var tu equi­li­brio. Es­ta ma­ña­na, por ejem­plo (la en­tre­vis­ta se reali­zó un vier­nes por la tar­de), he ido al gim­na­sio y he es­ta­do en­tre­nan­do. Soy de­por­tis­ta. Eso sí, cuan­do ten­go va­ca­cio­nes me voy con los pe­rros. Los ga­tos los de­jo por­que son te­rri­to­ria­les y es me­jor de­jar­les en ca­sa”. Tam­bién co­no­ce sus lí­mi­tes Cristina Ja­noher, au­xi­liar ve­te­ri­na­ria ins­ta­la­da en una ca­sa de cam­po en el Mont­ne­gre, que lle­gó a te­ner sie­te pe­rros y un ga­to. “Me han lla­ma­do lo­ca por vi­vir con sie­te pe­rros, pe­ro tam­bién por te­ner uno”. Re­sal­ta que nun­ca ha te­ni­do más pe­rros de los que se pue­da ha­cer car­go, “si no no los po­dría te­ner en con­di­cio­nes”. Sien­te pa­sión por los ani­ma­les des­de que tie­ne uso de ra­zón, co­mo ella mis­ma ex­pli­ca. “Con seis años ya que­ría te­ner un pe­rro, y co­mo no me de­ja­ban te­nía uno ima­gi­na­rio. Con él ju­ga­ba y lo cui­da­ba. Cuan­do mar­ché de ca­sa, a los 26 años, adop­té uno de la pro­tec­to­ra Dos­rius, y más ade­lan­te em­pe­cé a tra­ba­jar co­mo vo­lun­ta­ria en la de Ma­ta­ró has­ta que me que­dé em­ba­ra­za­da, por­que ya no da­ba más de mí”. Ac­tual­men­te tie­ne tres pe­rros y siem­pre que pue­de va a una pro­tec­to­ra u otra o ha­ce di­fu­sión de las ne­ce­si­da­des o de si­tua­cio­nes de los ani­ma­les. “Es ca­si inevi­ta­ble com­pa­rar un ani­mal con una per­so­na, pe­ro es dis­tin­to. No hay que con­fun­dir­lo. Hay quien hu­ma­ni­za de­ma­sia­do a los ani­ma­les y se con­vier­ten en un sus­ti­tu­to de las per­so­nas. A mí me pa­sa lo con­tra­rio: tra­tar con los ani­ma­les me acer­ca a las per­so­nas. Me fa­ci­li­ta re­la­cio­nar­me. He co­no­ci­do per­so­nas muy in­tere­san­tes a par­tir de mi de­di­ca­ción a los ani­ma­les”. Car­la Cor­ne­lla ex­pli­ca que ha cons­ta­ta­do que las per­so­nas vin­cu­la­das en la de­fen­sa y cui­da­do de los ani­ma­les tie­nen una fuer­te im­pli­ca­ción emo­cio­nal. “Pue­de cos­tar mu­cho to­mar una sa­na dis­tan­cia. Pe­ro es ne­ce­sa­rio. Re­quie­re un ejer­ci­cio de re­fle­xión cons­tan­te. So­bre to­do al ver cual es la reali­dad y con qué re­cur­sos se cuen­ta”. Cor­ne­lla co­men­ta que ir a un re­fu­gio de ani­ma­les es una ima­gen im­pac­tan­te. “He re­co­gi­do ani­ma­les des­de ni­ña, cuan­do te­nía ocho años, tan­to pe­rros co­mo ga­tos. Y cuan­do cum­plí la ma­yo­ría de edad fui co­mo vo­lun­ta­ria a cui­dar ani­ma­les. Me im­pre­sio­nó so­bre­ma­ne­ra to­mar con­cien­cia de que aque­llos ani­ma­les es­ta­ban vi­vien­do en jau­las 365 días al año. Lle­ga un mo­men­to que te das cuen­ta que pue­de em­pe­zar a afec­tar a tu sa­lud. Y en­tré en un pro­ce­so de re­fle­xión pa­ra to­mar una sa­na dis­tan­cia y bus­car la efec­ti­vi­dad de lo que po­día ha­cer por los ani­ma­les. Es cuan­do to­mé la fir­me de­ci­sión de crear la fun­da­ción que pre­si­do. Es­to fue en el año 2004. Y el ejer­ci­cio de re­fle­xión es cons­tan­te. Lo si­go ha­cien­do”. En es­te sen­ti­do Car­la Cor­ne­lla re­co­mien­da las pro­pues­tas de Me­la­nie Joy, una pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía y So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts, en Es­ta­dos Uni­dos que ha in­ves­ti­ga­do lo que de­no­mi­na fa­ti­ga de com­pa­sión a par­tir del tra­to con ani­ma­les. Es­ta ex­per­ta, su­ma­men­te de­fen­so­ra de los ani­ma­les (su úl­ti­ma obra Por qué ama­mos a los pe­rros, nos co­me­mos a los cer­dos y nos ves­ti­mos con las va­cas, Pla­za y Val­dés, se ha tra­du­ci­do a nue­ve idio­mas), ad­vier­te de la ne­ce­si­dad de man­te­ner­se equi­li­bra­do pa­ra que la in­mer­sión en la de­fen­sa y cui­da­dos de los ani­ma­les no se tra­duz­ca en una dis­tan­cia y frial­dad ha­cia los se­res hu­ma­nos. Em­pa­tía ha­cia los ani­ma­les y ha­cia las per­so­nas. Car­la Cor­ne­lla cons­ta­ta que en los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do es­ta em­pa­tía. “Hay una evo­lu­ción po­si­ti­va en la con­cien­cia­ción de

las per­so­nas. Y se no­ta en las per­so­nas y em­pre­sas que quie­ren par­ti­ci­par y ayu­dar. Los vo­lun­ta­rios son muy im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros por­que nos ayu­dan a lle­var a ca­bo más ac­cio­nes di­rec­tas en de­fen­sa y pro­tec­ción de los ani­ma­les. Pue­den echar una mano de va­rias for­mas, se­gún pre­fe­ren­cias y dis­po­ni­bi­li­dad”. Tie­nen va­rias áreas. Des­de las co­lo­nias de ga­tos don­de se pue­de ayu­dar a lim­piar su are­na, dar­les de co­mer, et­cé­te­ra, has­ta el área de res­ca­tes, don­de “el tra­ba­jo es muy du­ro. Mu­chas ve­ces de­be­mos in­ter­ve­nir en ca­sos de mal­tra­to, de aban­dono”. Los vo­lun­ta­rios tam­bién ha­cen tra­ba­jo de di­vul­ga­ción so­bre la te­nen­cia res­pon­sa­ble de los ani­ma­les y de ac­ti­vi­da­des que se or­ga­ni­zan; o ha­cen el se­gui­mien­to de ani­ma­les en adop­ción. “Y có­mo no, ayu­da di­rec­ta a re­fu­gio, ya sea pa­sean­do pe­rros,

lim­pian­do jau­las, re­po­nien­do co­mi­da y agua…”. Lo­re­na To­rre se­ña­la que el tra­ba­jo de vo­lun­ta­rio en un re­fu­gio de ani­ma­les es du­ro, se­gu­ra­men­te más du­ro de lo que la gen­te cree, por eso, pe­rió­di­ca­men­te y an­te la al­ta de­man­da de vo­lun­ta­ria­do, los con­vo­can a to­dos a una char­la in­for­ma­ti­va en el re­fu­gio que tie­ne la Lli­ga Pro­tec­to­ra d’Ani­mals i Plan­tes de Bar­ce­lo­na. “Es­ta char­la es im­por­tan­te pa­ra que vean la in­fra­es­truc­tu­ra que tie­ne el re­fu­gio, un tan­to com­pli­ca­da por­que tie­ne cin­co ni­ve­les en los que hay que su­bir y ba­jar es­ca­le­ras de ma­ne­ra ha­bi­tual. Es un ejer­ci­cio que pue­de can­sar. El tra­ba­jo pre­sen­cial es du­ro: los olo­res, lim­piar los ex­cre­men­tos... Es ne­ce­sa­rio un com­pro­mi­so mí­ni­mo; al me­nos una asis­ten­cia quin­ce­nal en tur­nos de tres o cua­tro ho­ras. Y la jor­na­da em­pie­za con lim­pie­za sí o sí. Es esen­cial, im­pres­cin­di­ble pa­ra cum­plir con los re­qui­si­tos sa­ni­ta­rios que pre­ci­san los ani­ma­les. Lue­go ya hay tiem­po pa­ra de­di­car­los a los mi­mos, ca­ri­cias y jue­gos, que tam­bién son esen­cia­les”. No acep­tan vo­lun­ta­rios me­no­res de edad. Pe­ro hay otra fi­gu­ra que es la del pa­drino, que pa­ga una cuo­ta mí­ni­ma de quin­ce eu­ros al mes pa­ra su­fra­gar los gas­tos de un ani­mal y pue­de ir a pa­sear­lo siem­pre que quie­ra si se tra­ta de un pe­rro, o ha­cer­le com­pa­ñía en el ca­so de los ga­tos. El pa­drino sí pue­de ser un me­nor, y en los pa­seos de­be­rá ir acom­pa­ña­do de un adul­to. “Ac­tual­men­te te­ne­mos unos 600 pa­dri­nos. Al­gu­nos de ellos ter­mi­nan adop­tan­do y otros aca­ban sien­do vo­lun­ta­rios. Cuan­to más con­tac­to ten­gan los ani­ma­les con el ser hu­mano, me­jor. Por cierto, nos fal­tan vo­lun­ta­rios pa­ra ga­tos”. To­rre co­men­ta que en la sociedad ac­tual “to­do ciu­da­dano de­be­ría de­di­car al­gún ti­po de ta­rea al vo­lun­ta­ria­do”. En el ca­so de la en­ti­dad que pre­si­de, “en ge­ne­ral, el 70% de la gen­te que re­ci­bi­mos son per­so­nas jó­ve­nes de en­tre 25 y 35 años, de los cua­les más o me­nos la mi­tad es­tu­dian. Y un por­cen­ta­je más pe­que­ño, un 15% son per­so­nas ma­yo­res de se­sen­ta años; el res­to, el otro 15%, son per­so­nas de en­tre 40 y 50 años”. Car­la Cor­ne­lla aña­de que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en ge­ne­ral es­tán más con­cien­cia­das. “Mu­cha ju­ven­tud quie­re ha­cer co­sas por los de­más”. En es­te sen­ti­do Maribel Ca­ba­lle­ro co­men­ta que cuan­do los ni­ños mues­tran a los pa­dres in­te­rés por los ani­ma­les, es­tos en lu­gar de com­prar que adop­ten y, en cual­quier ca­so, que pri­me­ro se acer­quen a una pro­tec­to­ra. Que em­pie­cen cui­dan­do. “Los pe­rros es­tán ne­ce­si­ta­dos de ca­ri­ño y lo agra­de­cen mu­chí­si­mo. En los ayun­ta­mien­tos sa­ben qué pro­tec­to­ras hay o qué aso­cia­ción. Y si no a tra­vés de in­ter­net y las re­des so­cia­les. Hay mu­chos aban­do­nos. De­ma­sia­dos. Me­jor cui­dar uno pri­me­ro”. Cristina Ja­noher tam­bién co­men­ta so­bre la ne­ce­si­dad de ser cons­cien­te qué im­pli­ca te­ner un ani­mal en ca­sa por­que “ne­ce­si­ta com­pa­ñía, tiem­po y edu­ca­ción. An­tes de te­ner un ani­mal, pri­me­ro que va­yan a una pro­tec­to­ra, y en to­do ca­so que aco­jan uno en ca­sa pa­ra ver si po­drías res­pon­sa­bi­li­zar­te de un ani­mal o no has­ta el fi­nal”. Y ad­vier­te, al igual que Ca­ba­lle­ro, de la ne­ce­si­dad de es­te­ri­li­zar pa­ra evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de tan­tos ani­ma­les que no pue­den ser aten­di­dos. Es­te­ri­li­zar y no com­prar. Me­jor adop­tar o aco­ger, o ha­cer de vo­lun­ta­rio. Los re­fu­gios es­tán lle­nos. Es una ma­ne­ra de de­fen­der­los, pro­te­ger­los y cui­dar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.