REIVIN­DI­CA­CIÓN DE LAS VIR­TU­DES

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Las úl­ti­mas le­yes edu­ca­ti­vas ha­blan de “edu­ca­ción en va­lo­res”, ex­pre­sión que a mí me si­gue ex­tra­ñan­do. De­be de ser por­que na­die me ha­bló de va­lo­res en la es­cue­la. Co­no­cí la pa­la­bra al leer a Or­te­ga, que di­fun­día la obra de un fi­ló­so­fo ale­mán al que ad­mi­ra­ba mu­cho: Max Sche­ler. Se lla­man va­lo­res aque­llas cua­li­da­des de las co­sas, las per­so­nas o los com­por­ta­mien­tos que los ha­cen atrac­ti­vos o re­pul­si­vos, in­tere­san­tes o abu­rri­dos, úti­les o inú­ti­les. La jus­ti­cia, la igual­dad, la li­ber­tad, la bon­dad, lo son. ¿Có­mo es po­si­ble que mi ge­ne­ra­ción y mu­chas otras no fué­ra­mos edu­ca­dos en va­lo­res, sien­do tan ne­ce­sa­rios? Por una ra­zón que ya ha­bía enun­cia­do Aris­tó­te­les: “Lo im­por­tan­te no es sa­ber qué es lo bueno, sino obrar bien”. En efec­to, la ver­da­de­ra edu­ca­ción mo­ral es­tá di­ri­gi­da a la ac­ción, mien­tras que la edu­ca­ción

CREO QUE HA LLE­GA­DO EL MO­MEN­TO DE REI­VIN­DI­CAR LA VIR­TUD, POR­QUE AÚ­NA PSI­CO­LO­GÍA Y VA­LO­RES

en va­lo­res es teó­ri­ca. Un eru­di­to en va­lo­res pue­de ser un mal­va­do in­te­gral. Por eso, el nú­cleo de la edu­ca­ción an­ti­gua no eran los va­lo­res, sino las vir­tu­des. Y esa es la for­ma­ción que re­ci­bi­mos. La pa­la­bra vir­tud vie­ne del grie­go are­té que de­sig­na­ba la ener­gía pa­ra al­can­zar la ex­ce­len­cia. Quie­nes la al­can­za­ban eran los aris­toi, los me­jo­res, de ahí un tér­mino mag­ní­fi­co pe­ro des­pres­ti­gia­do: aris­to­cra­cia. Es­ta idea po­de­ro­sa de la vir­tud se año­ñó en la pré­di­ca mo­ral ecle­siás­ti­ca, y cuan­do la re­li­gión per­dió vi­gen­cia arras­tró en su caí­da a la vi­go­ro­sa teo­ría pre­cris­tia­na de las vir­tu­des. Una per­so­na vir­tuo­sa em­pe­zó a ser mi­ra­da con re­ce­lo o des­dén. El in­glés no ca­yó en es­te error por­que tra­du­ce are­té por strength, for­ta­le­za. Los psi­có­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses han to­ma­do con en­tu­sias­mo la teo­ría de las vir­tu­des, y es­tán apli­cán­do­la a la edu­ca­ción. La psi­co­lo­gía po­si­ti­va pre­ten­de au­men­tar las for­ta­le­zas hu­ma­nas, es de­cir, las vir­tu­des. Creo que ha lle­ga­do el mo­men­to de rei­vin­di­car la vir­tud en nues­tro país, por­que nos per­mi­te unir la prác­ti­ca con la teo­ría, la psi­co­lo­gía con los va­lo­res. Vir­tud es un há­bi­to (una es­truc­tu­ra psi­co­ló­gi­ca) di­ri­gi­do a la rea­li­za­ción de los va­lo­res. Co­mo to­do há­bi­to, se ad­quie­re por re­pe­ti­ción de ac­tos. Cuan­do em­pe­za­mos a ju­gar al te­nis lo ha­ce­mos con tor­pe­za, cuan­do ad­qui­ri­mos los há­bi­tos mus­cu­la­res ade­cua­dos ju­ga­mos con sol­tu­ra. Los psi­có­lo­gos ame­ri­ca­nos han re­cu­pe­ra­do otra im­por­tan­te idea aris­to­té­li­ca. El con­jun­to de há­bi­tos que ad­quie­re una per­so­na for­ma su ca­rác­ter, su se­gun­da na­tu­ra­le­za. De ahí la im­por­tan­cia que dan a la “for­ma­ción del ca­rác­ter”. Por cierto, en grie­go ca­rác­ter se di­ce ét­hos, pa­la­bra de la que de­ri­va éti­ca, la cien­cia del buen ca­rác­ter. En es­ta es­te­la, la “psi­co­lo­gía po­si­ti­va” ame­ri­ca­na ha evo­lu­cio­na­do ha­cia la éti­ca. La edu­ca­ción tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ad­qui­rir bue­nos há­bi­tos. La teo­ría clá­si­ca de las vir­tu­des las di­vi­día en noé­ti­cas, que eran los há­bi­tos de pen­sar bien, y las éti­cas, que eran los há­bi­tos pa­ra obrar bien. En am­bos ca­sos, lo im­por­tan­te era la ac­ción. An­toi­ne de Saint-Exu­péry es­cri­bió: “No co­no­ce­mos las so­lu­cio­nes, lo úni­co que po­de­mos ha­cer es po­ner en mar­cha las fuer­zas que en­con­tra­rán esas so­lu­cio­nes”. Pues bien, esas fuer­zas son las vir­tu­des. Por eso quie­ro reivin­di­car­las.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.