EL QVE NO­VA A MORIROS SALVDA

Cuan­do al­guien tie­ne mu­chos co­no­ci­mien­tos se di­ce que sa­be la­tín. He aquí una bo­ni­ta pa­ra­do­ja, pues es­ta es una len­gua que ya no co­no­ce –aun­que ha­bla­mos idio­mas de­ri­va­dos de ella– ca­si na­die pe­ro que uti­li­za­mos sin pa­rar

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES - Tex­to Jon Fer­nán­dez

Se­gu­ro que, a prio­ri, muy po­ca gen­te le­van­ta­ría la

mano mo­tu pro­prio an­te la pre­gun­ta de si al­guien sa­be la­tín. Pe­ro, de fac­to, to­do quis­qui uti­li­za el la­tín a dia­rio, sin dar­se cuen­ta. No es nin­gún ra­ra avis ni nin­gún es­nob quien en sus con­ver­sa­cio­nes ha­bi­tua­les men­cio­na pa­la­bras y lo­cu­cio­nes la­ti­nas co­mo spa, re­fe­rén­dum, ul­ti­má­tum, ál­bum, cam­pus, jú­nior, cu­rrí­cu­lum vi­tae, dú­plex, sui ge­ne­ris, ti­qui­smi­quis o, in­clu­so, et­cé­te­ra. La lis­ta po­dría se­guir ad in­fi­ní­tum y se po­dría alar­gar in sé­cu­la se­cu­ló­rum. Pe­ro se­gu­ro que, a no ser que se que­de in al­bis, no ne­ce­si­ta ayu­da ni de su al­ter ego ni del sur­sun­cor­da pa­ra en­ten­der to­das y ca­da una de las pa­la­bras que aca­ba de leer en es­tas lí­neas. Aun­que sea, en reali­dad, un totum revolutum de la­tín y cas­te­llano, y us­ted no ha­ya es­tu­dia­do mu­cho más la­tín que aquel ya le­jano ro­sa, ro­sae. Pues eso, que sin ser doc­to­res ho­no­ris cau­sa ni ha­ber sa­ca­do no­tas cum lau­de, to­dos sa­be­mos, o por lo me­nos ma­ne­ja­mos con cier­ta sol­tu­ra, el la­tín. Esa len­gua tan an­ti­gua que, sin em­bar­go, aún res­pi­ra en­tre no­so­tros. Tan­to el len­gua­je cul­to co­mo el po­pu­lar con­tie­nen una gran can­ti­dad de la­ti­nis­mos. Al­gu­nos han man­te­ni­do su sig­ni­fi­ca­do ori­gi­nal, co­mo el fa­mo­so car­pe diem (apro­ve­cha el día o el mo­men­to) y otros han re­ci­bi­do nue­vas con­no­ta­cio­nes, co­mo en el ca­so de ver­sus. Ori­gi­nal­men­te quie­re de­cir ha­cia en la­tín, pe­ro los ingleses le die­ron el sig­ni­fi­ca­do de con­tra­rie­dad, y lo he­mos re­ci­bi­do con su nue­va con­no­ta­ción de la mano del in­glés. “Es pre­ci­sa­men­te el in­glés, una len­gua no ro­man­ce, la que más la­ti­nis­mos in­cor­po­ra a su len­gua­je y que por la in­fluen­cia que ha te­ni­do en el res­to de len­guas ha trans­mi­ti­do mu­chos la­ti­nis­mos a las len­guas ro­man­ces”, ex­pli­ca Emi­lio del Río Sanz, doc­tor en Fi­lo­lo­gía clá­si­ca y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de La Rio­ja. Del in­glés he­mos re­ci­bi­do la­ti­na­jos co­mo más­ter (de ma­gis­ter), es­nob (de si­ne no­bi­li­ta­te, sin no­ble­za), cu­rrí­cu­lum vi­tae o ítem (del mis­mo mo­do). El pro­fe­sor Del Río es un gran de­fen­sor de dar­le más im­por­tan­cia al la­tín en la en­se­ñan­za, y po­ne co­mo ejem­plo y re­fe­ren­cia la edu­ca­ción in­gle­sa y, es­pe­cial­men­te, la ale­ma­na don­de se es­tu­dian has­ta cin­co años de la­tín an­tes de lle­gar a la uni­ver­si­dad. “No pre­ten­do que sean cin­co años en Es­pa­ña, pe­ro por lo me­nos uno o dos”, reivin­di­ca. Del Río sub­ra­ya que sa­ber la­tín es un ele­men­to bá­si­co de co­no­ci­mien­to pa­ra nues­tras pro­pias len­guas y nues­tra cul­tu­ra, que hun­de sus raí­ces en el mun­do la­tino. Con un ma­yor do­mi­nio de la an­ti­gua len­gua de los ro­ma­nos se nos abri­ría to­do un mun­do de curiosidades: sa­bría­mos, por ejem­plo, que la pa­la­bra sa­la­rio vie­ne de sal, por­que en el mun­do ro­mano se pa­ga­ba el suel­do con sal, o que el sa­lu­do vas­co agur pro­vie­ne de au­gu­rium. Pe­ro, so­bre to­do, uti­li­za­ría­mos y pro­nun­cia­ría­mos me­jor los la­ti­nis­mos, tal y co­mo de­fien­de Leo­nar­do Gó­mez To­rre­go, doc­tor en Fi­lo­lo­gía ro­má­ni­ca y miem­bro del con­se­jo ase­sor de la Fun­deu. “La per­so­na que pre­su­me de cul­ta con cier­ta fre­cuen­cia acu­de a los la­ti­nis­mos, pe­ro hay otros que se usan po­pu­lar­men­te y no se sa­ben ni que pro­vie­nen del la­tín co­mo to­do quis­qui o el quid de la cues­tión”, co­men­ta. Se­gún él, en mu­chas oca­sio­nes se usan mal por des­co­no­ci­mien­to del la­tín, y los erro­res sue­len ser tan­to de pro­nun­cia­ción co­mo de es­truc­tu­ra. Los cas­te­lla­ni­za­mos de for­ma in­co­rrec­ta: a

gros­so mo­do en lu­gar de gros­so mo­do, mo­tu pro­pio

en lu­gar de mo­tu pro­prio, et­cé­te­ra. En reali­dad, las re­glas son sen­ci­llas. Se­gún la RAE, los la­ti­nis­mos de una so­la pa­la­bra se cas­te­lla­ni­zan y se les aña­den los acen­tos per­ti­nen­tes (ál­bum, re­fe­rén­dum). Las lo­cu­cio­nes (in vitro, ec­ceho­mo), sin em­bar­go, se man­tie­nen en la­tín y a ve­ces se de­ben es­cri­bir en cur­si­va. A Gó­mez To­rre­go le pa­re­ce cu­rio­so que se si­gan man­te­nien­do tan­tos la­ti­nis­mos aho­ra que muy po­ca gen­te es­tu­dia la­tín. De he­cho, te­me que en el fu­tu­ro que­den al­gu­nas frases he­chas pe­ro que con el tiem­po va­yan des­apa­re­cien­do, por­que se­gún él, el la­tín ya no es im­por­tan­te pa­ra las au­to­ri­da­des en es­te país. “¿Quién di­ce hoy en día

EL SIS­TE­MA EDUCATIVO ALE­MÁN DA MÁS PE­SO AL LA­TÍN QUE EL ES­PA­ÑOL

ex­cu­sa­tio non pe­ti­ta, ac­cu­sa­tio ma­ni­fes­ta (ex­cu­sa no

pe­di­da, acu­sa­ción ma­ni­fies­ta) u ho­mo ho­mi­ni lu­pus (el hombre es el lo­bo del hombre)? An­tes de­cía­mos esas ex­pre­sio­nes con to­da normalidad, pe­ro la gen­te ya no do­mi­na tan­to el la­tín, y si em­plea la­ti­nis­mos en oca­sio­nes las em­plea des­fi­gu­ra­das”. El pro­fe­sor Del Río no cree que se pier­dan mu­chos la­ti­nis­mos, por­que los ve ya muy in­cor­po­ra­dos al sis­te­ma lin­güís­ti­co. Lo que más le preo­cu­pa, e in­sis­te una y otra vez en ello, es la fal­ta de pre­sen­cia del la­tín en las es­cue­las e ins­ti­tu­tos. Y pa­ra ex­pli­car su im­por­tan­cia co­mo ba­se pa­ra apren­der otras mu­chas co­sas, cuen­ta que to­dos los to­ta­li­ta­ris­mos han per­se­gui­do y eli­mi­na­do el la­tín, pa­ra pri­var de co­no­ci­mien­to a la po­bla­ción. “Me­nos la­tín y más de­por­te. Por­que, ¿pa­ra qué sir­ve el la­tín?, di­jo en una oca­sión el mi­nis­tro fran­quis­ta Jo­sé So­lís Ruíz, que era na­tu­ral de Ca­bra (Cór­do­ba)”, re­cuer­da Del Río. Al­fon­so Mu­ñoz Mo­li­na, Ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se y tam­bién par­la­men­ta­rio de las cor­tes fran­quis­tas le res­pon­dió con es­ta fra­se: “Por de pron­to, se­ñor mi­nis­tro, sir­ve pa­ra que a los de Ca­bra les lla­men ega­bren­ses y no otra co­sa”. Aún hoy se­gui­mos con más de­por­te que la­tín, pe­ro nos ro­dean mu­chos más la­ti­nis­mos de los que pen­sa­mos, ya que ha si­do una de las len­guas de re­fe­ren­cia de la cien­cia y la li­te­ra­tu­ra por lo me­nos has­ta el si­glo XVIII, y de la igle­sia has­ta ha­ce no mu­chas dé­ca­das. Por ello, cuan­do dis­cu­ti­mos so­bre eco­no­mía ha­bla­mos con na­tu­ra­li­dad del dé­fi­cit, del su­pe­rá­vit o de la ren­ta per cá­pi­ta. Cuan­do ha­bla­mos de sa­lud men­cio­na­mos el spa (que vie­ne, se­gún al­gu­nas opi­nio­nes, de sa­lu­te per aquam), de la fe­cun­da­ción in vitro, de la en­fer­me­dad de lu­pus (lo­bo), del de­li­rium tre­mens o del fa­mo­so mens sa­na in cor­po­re sano. Los abogados si­guen uti­li­zan­do tér­mi­nos co­mo há­beas cor­pus, in du­bio pro reo o de iu­re. En cues­tio­nes de ar­te y mú­si­ca ha­bla­mos de la ópe­ra pri­ma de un au­tor, de es­cu­char un ré­quiem (li­te­ral­men­te des­can­so, por­que se re­fie­re a la mú­si­ca pa­ra di­fun­tos), co­men­ta­mos

EL LA­TÍN NOS RO­DEA, USA­MOS SUS PA­LA­BRAS DE FOR­MA CON­TI­NUA

que la me­lo­día va in cres­cen­do o pe­di­mos un bis en un concierto. To­dos co­no­ce­mos, ade­más, or­ga­ni­za­cio­nes y em­pre­sas con nom­bre tan la­ti­nos co­mo Cáritas, Sa­ni­tas, Se­cú­ri­tas Di­rect o Le­gá­li­tas. Y pa­ra más in­ri, te­ne­mos los la­ti­na­jos ad­qui­ri­dos me­dian­te la Igle­sia ca­tó­li­ca. La lis­ta es muy lar­ga, aun­que el pro­fe­sor Del Río de­fien­de que la Igle­sia no ha si­do la ma­yor in­fluen­cia a la ho­ra de trans­mi­tir es­ta len­gua. “Asi­mi­lar el la­tín a la Igle­sia es re­du­cir­lo de­ma­sia­do”, ase­ve­ra. Pe­ro la verdad es que nos ha de­ja­do mu­chas ex­pre­sio­nes: “Vie­nes he­cho un ec­ceho­mo”, “es­tás he­cho un ade­fe­sio” (de ad

Ep­he­sios, per­te­ne­cien­te a los efe­sios, un pue­blo de la an­ti­güe­dad al que san Pa­blo es­cri­bió unas car­tas en la Bi­blia), “un fu­ne­ral cór­po­re in­se­pul­to (de cuer­po pre­sen­te) o la ben­di­ción ur­bi et or­bi (a la ciu­dad, Ro­ma, y al mun­do) del Pa­pa. De he­cho, se dio mi­sa en la­tín has­ta el con­ci­lio Va­ti­cano II (1962-1965), en el que se de­ci­dió uti­li­zar las len­guas de ca­da país. Tal fue el re­vue­lo que el car­de­nal An­to­nio Bac­ci, del ala más con­ser­va­do­ra, es­cri­bió en 1963 un dic­cio­na­rio pa­ra tra­du­cir los tér­mi­nos más mo­der­nos al la­tín y así po­der man­te­ner la an­ti­gua cos­tum­bre. Pe­ro el pa­pa Pa­blo VI no le hi­zo ca­so. Es­tas fue­ron al­gu­nas de las pro­pues­tas de Bac­ci: sa­li­va­ria gum­mis ( chicle), ab­sur­da symp­ho­nia ( jazz), ho­mo ma­chi­na ( robot) o

fo­llius pe­dun­que lu­dus (fút­bol). A día de hoy, el úni­co Es­ta­do del mun­do en el que el la­tín es len­gua ofi­cial es el Va­ti­cano, aun­que en la prác­ti­ca tra­ba­jan en ita­liano y fran­cés, y des­pués tra­du­cen los do­cu­men­tos a la len­gua ofi­cial. Con to­do, los pa­pas han lle­va­do el la­tín has­ta la cús­pi­de de la mo­der­ni­dad. Be­ne­dic­to XVI fue el pri­me­ro en abrir una cuen­ta en Twit­ter, lo hi­zo en mu­chas len­guas, en­tre ellas en la­tín. Lo mis­mo ha he­cho el pa­pa Fran­cis­co, y su cuen­ta en la­tín tie­ne más de 260.000 se­gui­do­res. Así re­za la des­crip­ción de su per­fil: “Tuus ad­ven­tus in pa­gi­nam pu­bli­cam pa­pae Fran­cis­ci bre­vi­lo­quen­tis op­ta­tis­si­mus est “(Los muy es­pe­ra­dos di­chos bre­ves del pa­pa Fran­cis­co, que lle­gan pa­ra tí en una pá­gi­na pú­bli­ca). De ahí se po­dría de­du­cir que Twit­ter se po­dría tra­du­cir co­mo bre­vi­lo­quen­tor.

Pe­ro no es así, la tra­duc­ción li­te­ral se­ria pi­pia­tio, tal y co­mo acla­ra el pro­fe­sor Del Río. Aun­que no só­lo los ha­bi­tan­tes del Va­ti­cano sa­ben ha­blar la­tín. En to­do el mun­do y en va­rias ciu­da­des de Es­pa­ña exis­ten círcu­los la­ti­nos en los que la gen­te se reúne pa­ra leer y ha­blar la­tín. Ja­vier Or­tiz, pro­fe­sor de la­tín, es uno de ellos, pues­to que es miem­bro del Cir­cu­lus La­ti­nus Bar­ci­no­nen­sis. “Nues­tro re­to era lle­gar a la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca por el me­ro pla­cer de leer­la en su len­gua ori­gi­nal. Y mu­chos he­mos lle­ga­do al la­tín vi­vo por esa vía”, co­men­ta. Reivin­di­can y uti­li­zan for­mas más mo­der­nas y atrac­ti­vas pa­ra es­tu­diar la­tín co­mo el mé­to­do or­berg (Cul­tu­ra­cla­si­ca.com/lin­gua­la­ti­na/in­dex.htm), y ade­más de leer­lo ha­blan de cual­quier te­ma en esa len­gua. “En la­tín ha­bla­mos po­co so­bre in­ter­net —re­co­no­ce Or­tiz—, pe­ro se pue­de. Pa­ra pen­dri­ve, yo pro­pu­se fe­ru­la elec

tro­ni­ca, por­que Pro­me­teo lle­va­ba el fue­go en la fé­ru­la y me pa­re­cía que, co­mo lle­va­mos tan­ta in­for­ma­ción en el pen­dri­ve, la pa­la­bra fé­ru­la po­dría ser­vir”. Es­te ti­po de neo­lo­gis­mos la­ti­nos se pue­den en­con­trar en el dic­cio­na­rio del Va­ti­cano, pe­ro tam­bién en el dic­cio­na­rio Ga­le­go-la­tino edi­ta­do por la Xun­ta de Ga­li­cia en el año 2010. Ahí po­de­mos to­par­nos con pa­la­bras co­mo elec­tro­gram­ma ( co­rreo elec­tró­ni­co),

fo­lli­lu­dium men­sa­le (fut­bo­lín) o pas­ta ver­mi­cu­la­ta

(spag­het­ti). Tam­bién exis­ten re­vis­tas de ac­tua­li­dad on li­ne en la­tín co­mo Ep­he­me­ris (Al­cui­nus.net/ep­he­me­ris/), y en la red se pue­den ver con­fe­ren­cias en­te­ras en la­tín. Uno de los con­fe­ren­cian­tes que con ma­yor flui­dez lo ha­bla es el ita­liano Lui­gi Mi­ra­glia, y hay va­rios ví­deos su­yos en Youtu­be. Pe­ro tran­qui­los que el quid de la cues­tión no es sa­ber ha­blar­lo, sino ser cons­cien­tes de los la­ti­nis­mos que nos ro­dean. Es pec­ca­ta mi­nu­ta no do­mi­nar di­cha len­gua, pe­ro se si­gue di­cien­do que

quien sa­be mu­cho sa­be la­tín. Por al­go se­rá. Sa­pe­re

au­de, co­mo di­rían los ro­ma­nos: atrévete a sa­ber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.