ed

Del cam­po a la ciu­dad, y vi­ce­ver­sa

La Vanguardia - ES - - NEWS - Álex Ro­drí­guez Di­rec­tor Es-

Pa­re­ce que mar­char­se del pue­blo pa­ra ir a tra­ba­jar a la ciu­dad fue siem­pre, o ca­si siem­pre, un signo de pros­pe­ri­dad. Quien más quien me­nos am­bi­cio­na­ba de­jar el cam­po pa­ra en­con­trar fae­na en la ca­pi­tal, y así ga­nar es­ta­tus. Las va­ca­cio­nes ya se pa­sa­ban en el pue­blo, don­de se car­ga­ban pi­las y lle­na­ban des­pen­sas ¬to­do hay que de­cir­lo¬, pa­ra vol­ver a la vi­da co­ti­dia­na. La pre­sión so­bre las ciu­da­des era enor­me. Ya es­cri­bía el poe­ta in­glés Wi­lliam Cow­per (1731-1800) que Dios hi­zo al cam­po y el hombre las ciu­da­des. Esa pre­sión pa­re­ce re­la­jar­se. Es­pe­cial­men­te des­de el ini­cio de la dé­ca­da de los no­ven­ta, cuan­do la ten­den­cia co­mien­za a cam­biar y los ur­ba­ni­tas vuel­ven a vi­vir al cam­po. Los da­tos de Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca así lo acre­di­tan. En­tre 1998 y el 2013 unas 442.798 per­so­nas tras­la­da­ron su re­si­den­cia des­de nú­cleos de más de 100.000 ha­bi­tan­tes a mu­ni­ci­pios de me­nos de 10.000, y 278.813 hi­cie­ron el ca­mino in­ver­so. Es de­cir, ca­si 164.000 a fa­vor del cam­po. Pe­ro ese ca­mino no siem­pre se em­pren­de te­nien­do en cuen­ta aque­llo que hay que sa­ber so­bre la vi­da ru­ral. May­te Rius lo ex­pli­ca en es­te nú­me­ro. Pres­ten aten­ción por­que ni si­quie­ra el tiem­po pa­sa de la mis­ma ma­ne­ra. Se res­pi­ra di­fe­ren­te y cun­de mu­cho más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.