en fa­mi­lia

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - ¿Sue­ña con de­jar la ciu­dad pa­ra vi­vir en el cam­po ? Opi­ne en La­van­guar­dia.com/es­ti­los-de-vi­da

Y no es só­lo la co­ne­xión a in­ter­net lo que hay que com­pro­bar an­tes de ele­gir des­tino ru­ral. Tam­bién es im­por­tan­te ve­ri­fi­car la co­ber­tu­ra de mó­vil, por­que en mu­chas zo­nas no lle­ga o es ma­la. “Yo tu­ve que cam­biar de com­pa­ñía por­que la que uti­li­za­ba en Ma­drid aquí no te­nía co­ber­tu­ra”, co­men­ta Cristina des­de Ma­ñón. Y aña­de que tam­po­co el su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad es del to­do fia­ble y cuan­do hay cor­tes tar­dan en re­pa­rar las ave­rías, así que con­vie­ne dis­po­ner de sis­te­mas al­ter­na­ti­vos pa­ra cuan­do se va la luz. “Aquí te pue­des pa­sar fá­cil­men­te 5 ho­ras sin luz por cual­quier ave­ría, así que te has de com­prar con­ge­la­do­res que aguan­ten más el frío pa­ra que no se te es­tro­pee la co­mi­da que guar­das”, coin­ci­de Mon­tse­rrat des­de el Mont­ne­gre. Fanny ase­gu­ra que ellos des­car­ta­ron al­gu­nas fin­cas cuan­do bus­ca­ban ca­sa por­que no te­nían co­ne­xión de elec­tri­ci­dad o por­que el agua pro­ce­día de una mi­na, de un po­zo o de una rie­ra y no sa­bían si se­ría su­fi­cien­te pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des.

Ofer­ta de ser­vi­cios La ex­pe­rien­cia de Te­re­sa deja cla­ro que cuan­do se tie­nen hi­jos es fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos que hay en la zo­na an­tes de cam­biar de re­si­den­cia. Y, en las zo­nas ru­ra­les eso sig­ni­fi­ca no só­lo mi­rar si hay un co­le­gio cer­ca, sino va­lo­rar si hay al­ter­na­ti­vas don­de ele­gir, la ca­li­dad, el en­torno… “A me­nu­do en los pue­blos hay un co­le­gio pú­bli­co y lis­to, y si tu hi­jo por la ra­zón que sea no se adap­ta bien, ne­ce­si­ta un cam­bio de en­torno o al cre­cer bus­ca es­tu­dios no muy co­mu­nes, no te se­rá fá­cil es­co­la­ri­zar­le”, ex­pli­ca Luis. A Eva, que no tie­ne hi­jos, le preo­cu­pa más la ca­ren­cia de ser­vi­cios mé­di­cos en el mun­do ru­ral: “El hos­pi­tal más cer­cano lo te­ne­mos a 40 ki­ló­me­tros, y la verdad es que da un po­co de mie­do”. Cristina, por su par­te, re­la­ta que la ma­yo­ría de sus ve­ci­nas, se­ño­ras ma­yo­res que no con­du­cen y vi­ven en ca­sas di­se­mi­na­das por el mon­te, han de ir al mé­di­co en ta­xi, con el con­si­guien­te gas­to. Y en­fa­ti­za que tam­bién cues­ta adap­tar­se a la es­ca­sez de ofer­ta co­mer­cial. “Vi­vir en el cam­po es más ba­ra­to por­que tie­nes me­nos si­tios don­de gas­tar, pe­ro cuan­do tie­nes que com­prar al­go sue­les pa­gar­lo más ca­ro por­que la ofer­ta es muy re­du­ci­da y si ne­ce­si­tas una he­rra­mien­ta, por po­ner un ejem­plo, has de con­for­mar­te con la que tie­nen en la fe­rre­te­ría del pue­blo y no tie­nes un gran al­ma­cén con mu­chas mar­cas o más ba­ra­tas co­mo en la ciu­dad, y si vas a la gran su­per­fi­cie que ha­ya en la co­mar­ca has de aña­dir el cos­te del des­pla­za­mien­to en co­che”, co­men­ta. Mon­tse­rrat po­ne otro ejem­plo so­bre las sor­pre­sas que un ur­ba­ni­ta pue­de lle­var­se al lle­gar al cam­po res­pec­to a los ser­vi­cios a los que es­tá acos­tum­bra­do: “Si vives apar­ta­do del nú­cleo ur­bano el co­rreo no te lo traen a ca­sa, así que has de ir al pue­blo y en ho­ra­rio de ofi­ci­na” pa­ra po­der re­co­ger lo que te en­víen. In­co­mo­di­da­des Otra cues­tión que hay que ana­li­zar cuan­do uno se quie­re tras­la­dar al cam­po es con quién com­par­ti­rá el en­torno. “Cuan­do es­co­gi­mos la ca­sa no pen­sé en lo que su­po­nía vi­vir jun­to a un pai­sano que tie­ne va­cas en la puer­ta de su ca­sa y pa­sa con ellas ca­da día por de­lan­te de la tu­ya con el con­si­guien­te re­ga­do de bo­ñi­gas olo­ro­sas e in­gen­tes can­ti­da­des de mos­cas, lo que aña­de una ta­rea más a tu ru­ti­na dia­ria, 20 mi­nu­tos de gue­rra con­tra los in­sec­tos”, re­me­mo­ra Cristina. Y aña­de que des­pués vi­vió otra gue­rra con­tra los ra­to­nes, “y aho­ra que esas dos las ten­go ga­na­das, es­ta­mos en el año del zo­rro, que ya se ha lle­va­do cua­tro de las cin­co ga­lli­nas”. Mon­tse­rrat opi­na que cuan­do vas a vi­vir al cam­po “has de es­tar pre­pa­ra­do pa­ra con­vi­vir con los ani­ma­les y pa­ra adop­tar me­di­das que evi­ten que te en­tren zo­rros o ja­ba­líes, pe­ro res­pe­tán­do­los por­que es­tás en su ám­bi­to”. Fanny sub­ra­ya que, en ge­ne­ral, la gen­te que eli­ge la vi­da ru­ral ya tie­ne cla­ro que no se­rá tan exi­gen­te con las con­di­cio­nes de la vi­vien­da o con cierto ti­po de co­mo­di­da­des, pe­ro lo que no sue­le pre­ver es que ten­drá más tra­ba­jo pa­ra lim­piar, cui­dar y acli­ma­tar la ca­sa, o que de­be­rá ajus­tar al­gu­nas cos­tum­bres do­més­ti­cas. “Si vives fue­ra del nú­cleo ur­bano no irás a com­prar el pan a dia­rio, por­que im­pli­ca un gran cos­te de tiem­po y di­ne­ro, y ten­drás que or­ga­ni­zar­te pa­ra ha­cer la com­pra de tar­de en tar­de, así que ne­ce­si­tas te­ner una bue­na des­pen­sa, un gran con­ge­la­dor y mu­chas con­ser­vas”, ejem­pli­fi­ca. Otros rit­mos Cristina ad­vier­te que cuan­do uno pro­ce­de de una gran ciu­dad al prin­ci­pio cues­ta adap­tar­se a las con­di­cio­nes y rit­mos de vi­da ru­ra­les: “La re­la­ción con el tiem­po cam­bia mu­chí­si­mo. Si vas a ha­cer al­gún tra­ba­jo en ca­sa, más va­le que no te ol­vi­des de nin­gún ma­te­rial o he­rra­mien­ta, pues si no has pre­vis­to al­go no ten­drás la tien­da a mano pa­ra ir a com­prar­la en un mo­men­to; y qui­zá a ti te in­tere­sa­ría ha­cer cier­ta ta­rea el martes, pe­ro re­sul­ta que el martes no es día de mer­ca­do y no pue­des con­se­guir lo que ne­ce­si­tas; o tie­nes or­ga­ni­za­da tu agen­da pa­ra tra­ba­jar des­de ca­sa pe­ro pa­san va­rios ve­ci­nos a sa­lu­dar­te o a con­sul­tar­te al­go y ya has per­di­do to­da la ma­ña­na; cuan­do lle­gas de la ciu­dad vas muy ace­le­ra­do y aquí has de ba­jar mu­cho el rit­mo vi­tal”. Tam­bién Eva ha cons­ta­ta­do que “las co­sas en el me­dio ru­ral son in­creí­ble­men­te más len­tas que en una ciu­dad”, lo cual di­fi­cul­ta a ve­ces la pues­ta en mar­cha de pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les o cul­tu­ra­les, por­que tam­bién cues­ta más po­der re­unir las per­so­nas ne­ce­sa­rias pa­ra aco­me­ter­los. La cli­ma­to­lo­gía Otra reali­dad que ini­cial­men­te des­con­cier­ta a quie­nes se tras­la­dan a vi­vir al cam­po des­de una gran ur­be es có­mo las agendas y las prio­ri­da­des a me­nu­do es­tán mar­ca­das por ele­men­tos ex­ter­nos co­mo la cli­ma­to­lo­gía. “Es­te ve­rano vol­vía­mos a ca­sa y nos en­con­tra­mos con un ár­bol caí­do en el ca­mino que nos im­pe­día pa­sar, así que hu­bo que ir an­dan­do a bus­car la mo­to­sie­rra y de­di­car­nos a cor­tar­lo, y dio igual si te­nía­mos pre­vis­to ha­cer otras co­sas”, ex­pli­ca Fanny. Tam­bién Cristina ha apren­di­do en Ga­li­cia que un día de lluvia in­ten­sa pue­de arrui­nar la agen­da me­jor pla­ni­fi­ca­da. Y esa cli­ma­to­lo­gía, en zo­nas don­de es ex­tre­ma, re­per­cu­te en el bol­si­llo por­que no es lo mis­mo ca­len­tar o re­fri­ge­rar un pi­so que una ca­sa ais­la­da, ni una vi­vien­da gran­de que una pe­que­ña, ni si es­tá en un nú­cleo ur­bano o en me­dio de la mon­ta­ña o jun­to a un río. Tra­ba­jo ex­tra Quie­nes ha­ce tiem­po que op­ta­ron por la vi­da ru­ral ad­vier­ten que pa­ra dar el pa­so no bas­ta con que te gus­te dis­fru­tar del cam­po el fin de se­ma­na

NO SE PUE­DE PRE­TEN­DER MAN­TE­NER LOS MIS­MOS HÁ­BI­TOS DE VI­DA CON­VIE­NE COM­PRO­BAR BIEN QUÉ SER­VI­CIOS Y SU­MI­NIS­TROS SE TEN­DRÁN

o en va­ca­cio­nes, por­que vi­vir allí lle­va apa­re­ja­das cir­cuns­tan­cias que no re­sul­tan tan bucólicas ni bo­ni­tas. “Pa­ra vi­vir en el cam­po te tie­ne que gus­tar mu­cho y has de sa­ber va­ler­te por ti mis­mo; en in­vierno ha­ce frío y has de ha­cer le­ña, y pa­ra eso has de sa­ber usar la mo­to­sie­rra, y tam­bién has de sa­ber des­bro­zar, y sa­ber ele­gir qué ra­mas cor­tas pa­ra no car­gar­te los ár­bo­les; y si tie­nes huer­to has de sa­ber có­mo tra­ba­jar la tie­rra; y si quie­res ga­lli­nas pa­ra te­ner hue­vos ha­brás de cons­truir­te un ga­lli­ne­ro pa­ra que no se las co­man los ani­ma­les sal­va­jes… Y nin­gu­na de esas ta­reas las ha­ces en la ciu­dad, así que lle­gas al cam­po sin te­ner ni idea de to­do eso y has de po­ner­te a ello”, co­men­ta Mon­tse­rrat. Tam­po­co Cristina pen­sa­ba que ir­se a vi­vir a una al­dea ga­lle­ga lle­va­ba im­plí­ci­to com­prar y apren­der a ma­ne­jar tan­tas he­rra­mien­tas: “Cuan­do no es una go­te­ra es que hay que po­dar un ár­bol, y cuan­do no otra ta­rea que no pue­de pos­po­ner­se, así que o lo pa­gas o lo ha­ces”. Los lu­ga­re­ños Otro as­pec­to que a me­nu­do no se so­pe­sa su­fi­cien­te­men­te an­tes de tras­la­dar­se al cam­po

es el de las re­la­cio­nes per­so­na­les. “Vie­nes lleno de ilu­sión y ni te has plan­tea­do có­mo o con quién te re­la­cio­na­rás; tie­nes la men­ta­li­dad de la ciu­dad y pien­sas que los ami­gos van a es­tar igual, que ya co­no­ce­rás gen­te, pe­ro las opor­tu­ni­da­des pa­ra es­ta­ble­cer re­la­cio­nes no son las mis­mas, no hay tan­tos si­tios ni ac­ti­vi­da­des don­de coin­ci­dir”, opi­na Cristina, quien ex­pli­ca que en su ca­so al fi­nal las nue­vas amistades han sur­gi­do del tra­to con los peo­nes que les ayu­da­ron a re­for­mar la ca­sa. En los tres años que lle­va en As­tu­rias, Eva tam­bién ha cons­ta­ta­do que “en el me­dio ru­ral se tar­da más en ga­nar la con­fian­za de la gen­te y los in­tere­ses tam­bién di­fie­ren”. “Si no tie­nes cui­da­do y te preo­cu­pas de bus­car ac­ti­vi­da­des pa­ra te­ner vi­da so­cial, en el mun­do ru­ral te vas que­dan­do ais­la­da; yo al prin­ci­pio ba­ja­ba a Bar­ce­lo­na a tra­ba­jar y man­te­nía los con­tac­tos, pe­ro cuan­do tu­ve hi­jos me que­dé aquí, es­ta­ba a gus­to, no veía ne­ce­si­dad de des­pla­zar­me, y al fi­nal te das cuen­ta que es­tás muy so­la”, cuen­ta Mon­tse­rrat. Tam­bién Fanny ve que su fa­mi­lia se ha ais­la­do al­go más des­de que vi­ve en una ma­sía en Hor­tsa­vin­yà, pe­ro cree que hay so­lu­cio­nes. “Cuan­do nos tras­la­da­mos mis hi­jos te­nían 10 y 12 años y una de las co­sas que prio­ri­za­mos es que sus ha­bi­ta­cio­nes fue­ran gran­des y tu­vie­ran ca­mas su­fi­cien­tes pa­ra que pu­die­ran que­dar­se a dor­mir ami­gos su­yos sin com­pli­ca­cio­nes ni tra­ba­jo aña­di­do por­que así, aun­que se vean me­nos con los ami­gos, cuan­do se ven la re­la­ción es más in­ten­sa”, de­ta­lla. Y más allá de que sea más o me­nos fá­cil ha­cer ami­gos o que­dar con ellos, lo que sor­pren­de a mu­chos ur­ba­ni­tas de las re­la­cio­nes so­cia­les en el me­dio ru­ral es la pér­di­da del ano­ni­ma­to. “To­do el mun­do te co­no­ce y opi­na, y eso sue­le tra­du­cir­se en más so­li­da­ri­dad, pe­ro tam­bién en más ten­den­cia al co­ti­lleo; qui­zá no te im­por­te, pe­ro has de sa­ber que la pre­sión so­cial es fuer­te”, co­men­tan Luis y Ma­ria.

Des­pro­tec­ción y se­gu­ri­dad Pa­ra al­gu­nas per­so­nas, aban­do­nar la ma­si­fi­ca­ción de la ciu­dad y de­jar de es­cu­char a los ve­ci­nos en el ta­bi­que de al la­do im­pli­ca cier­ta sen­sa­ción de des­pro­tec­ción e in­se­gu­ri­dad, así que con­vie­ne so­pe­sar bien es­te ries­go an­tes de de­ci­dir­se por un pue­blo o un pa­ra­je ais­la­do. Quie­nes ya han da­do el pa­so re­co­no­cen que “cuan­do no vives den­tro del pue­blo la se­gu­ri­dad im­por­ta, y a me­nu­do aca­bas con­tra­tan­do una alar­ma u otros ser­vi­cios que has de in­cor­po­rar a tus gas­tos fi­jos”, aun­que tam­bién hay quie­nes lo re­suel­ven con ani­ma­les de com­pa­ñía. Pe­ro que la vi­da real en el cam­po no sea tan idí­li­ca co­mo en los sue­ños de al­gu­nos ur­ba­ni­tas no quie­re de­cir que quie­nes la dis­fru­tan no es­tén sa­tis­fe­chos de ha­ber de­ja­do la ciu­dad. “Es una pa­sa­da po­der sen­tir la lluvia, los ani­ma­les, la tie­rra… ¡me sien­to afor­tu­na­da!; cuan­do po­nes to­do en la ba­lan­za, com­pen­sa”, re­su­me Mon­tse­rrat. “El ba­lan­ce de nues­tro tras­la­do a Cue es una gran me­jo­ra en nues­tra ca­li­dad de vi­da”, di­ce Eva. “Cuan­do sue­na el des­per­ta­dor a las seis me pe­sa vi­vir fue­ra, so­bre to­do en in­vierno; pe­ro cuan­do lle­ga el buen tiem­po y los fi­nes de se­ma­na me si­go ale­gran­do de mi de­ci­sión”, con­clu­ye Te­re­sa.

ES CLA­VE PEN­SAR CÓ­MO Y CON QUIÉN SE HA­RÁ VI­DA SO­CIAL SI VIVES AIS­LA­DO NE­CE­SI­TAS CO­CHE PA­RA CUAL­QUIER GES­TIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.