JO­VEN PA­RA SIEM­PRE

En la co­mar­ca ara­go­ne­sa de Ri­ba­gor­za, la vi­lla de Be­nas­que con­ser­va las di­men­sio­nes con­te­ni­das de un pue­blo, pe­ro pien­sa co­mo una ciu­dad. Y to­do gra­cias al turismo

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Un aná­li­sis de la de­ri­va de­mo­grá­fi­ca de la po­bla­ción

de Be­nas­que (Hues­ca) has­ta el año 1975, re­ve­la una si­tua­ción muy pa­re­ci­da a la de tan­tos mu­ni­ci­pios pi­re­nai­cos: la cons­tan­te dis­mi­nu­ción de la po­bla­ción asen­ta­da de for­ma per­ma­nen­te y el au­men­to de la me­dia de edad. De he­cho, en los años cin­cuen­ta un buen nú­me­ro de ve­ci­nos del va­lle emi­gra­ron a Gui­nea Ecua­to­rial per­si­guien­do el ras­tro exi­to­so de em­pren­de­do­res que, em­pu­ja­dos por el ham­bre y cier­ta do­sis de aven­tu­ra, se fue­ron en bus­ca de nue­vos ho­ri­zon­tes. Sin em­bar­go, des­de el fi­nal de los se­ten­ta y has­ta hoy, la ten­den­cia se ha in­ver­ti­do y sor­pren­de la ta­sa de po­bla­ción de 25 a 55 años que hay en es­te pue­blo si­tua­do cer­ca del río Ése­ra.

In­clu­so hay quien se fue a la ciu­dad y ha vuel­to pa­ra ins­ta­lar­se de nue­vo en su lu­gar de ori­gen. Que la es­truc­tu­ra de­mo­grá­fi­ca se ha­ya mo­di­fi­ca­do de es­ta ma­ne­ra ha­ce fal­ta atri­buir­lo al desa­rro­llo del turismo, que pa­ra ale­gría de sus ha­bi­tan­tes se di­ver­si­fi­ca y abun­da tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano, ya que el en­torno na­tu­ral per­mi­te la prác­ti­ca del sen­de­ris­mo y la es­ca­la­da, pe­ro tam­bién del es­quí de fon­do, por po­ner al­gu­nos ejem­plos. En con­se­cuen­cia, Be­nas­que se ha ido ale­jan­do de las tra­di­cio­na­les ex­plo­ta­cio­nes agrí­co­las y ga­na­de­ras pa­ra aso­mar­se al sec­tor ser­vi­cios. Eso no ex­clu­ye el tro­pe­zar­se de re­pen­te con una ma­na­da de va­cas en pleno cen­tro ur­bano y ca­mino de la Ca­sa Brin­ga­sort, don­de to­da­vía se con­ser­va el an­ti­guo ofi­cio. La mis­ma es­tam­pa, pe­ro mul­ti­pli­ca­da por mil, po­de­mos ver­la en la ca­be­ce­ra del va­lle y en los pies del Ane­to, cuan­do las re­ses de­jan los pas­tos de ve­rano pa­ra es­ta­bu­lar­se al aca­bar la tem­po­ra­da, pro­vo­can­do un te­rre­mo­to (de men­ti­ra) y una nu­be de pol­vo (apo­ca­líp­ti­ca pe­ro no mu­cho) mien­tras ba­jan por el sen­de­ro de los Ai­gua­lluts, una de las ex­cur­sio­nes más tí­pi­cas y fa­mi­lia­res. La men­cio­na­da Ca­sa Brin­ga­sort es in­tere­san­te tam­bién co­mo ejem­plo de ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal y fun­cio­nal, con una cu­rio­sa dis­po­si­ción de plan­ta en U que si­túa en el cen­tro la vi­vien­da y los es­ta­blos a los la­dos, de­jan­do un pa­tio en me­dio. Los ani­ma­les ac­ce­den atra­ve­san­do un ar­co de me­dio pun­to, una co­sa na­tu­ral ya que en el pue­blo abun­dan mues­tras de edi­fi­cios ro­má­ni­cos, pe­ro tam­bién de ar­qui­tec­tu­ra ci­vil re­na­cen­tis­ta que ha­bla del es­plen­dor del pa­sa­do. En reali­dad, ten­dría­mos que dis­tin­guir el nú­cleo his­tó­ri­co –de ca­lles es­tre­chas y empedradas y for­ma elip­soi­dal–, de la pe­ri­fe­ria, en la cual se si­túan las ca­sas de fac­tu­ra mo­der­na al la­do de al­gu­na grúa que no ha de­ja­do de fun­cio­nar a pe­sar de la cri­sis. Un buen ejem­plo de obra nue­va lo en­con­tra­mos en el ca­mino ve­ci­nal de An­ci­les, que jun­to con Cer­ler y sus pis­tas de es­quí, for­man

par­te del mis­mo mu­ni­ci­pio. Eso sí, las vi­vien­das más re­cien­tes si­guen uti­li­zan­do la ma­de­ra, la pie­dra vis­ta y la pi­za­rra co­mo ele­men­tos de cons­truc­ción. En cual­quier ca­so, los edi­fi­cios que lle­van nom­bre pro­pio y re­cor­tan su si­lue­ta con­tra la mu­ra­lla na­tu­ral de las Tu­cas de Ixeia, ca­de­na mon­ta­ño­sa que al­can­za la al­tu­ra de 2.835 me­tros, tie­nen his­to­ria. Se tra­ta de la Ca­sa Jus­te, del pa­la­cio de los Con­des de Ri­ba­gor­za y de la igle­sia ro­má­ni­ca del si­glo XIII. El pri­me­ro se dis­tin­gue por su to­rreón cua­dra­do, el se­gun­do por su ro­bus­ta pre­sen­cia, y la ter­ce­ra por una en­tra­da pre­ce­di­da de un pa­tio de lí­neas irre­gu­la­res muy es­pe­cial. A su la­do y sin la pro­tec­ción de ver­jas, se abre la pla­za ma­yor en torno a un gran ár­bol que in­vi­ta a la ter­tu­lia de los abue­los, pe­ro tam­bién a las co­rre­rías de los pe­que­ños, ya que en Be­nas­que co­exis­te el pa­sa­do con el fu­tu­ro.

1

JOR­GE CHUE­CA/BARRABES

1 En es­ta zo­na se ha­lla el gla­ciar del Ane­to, el más gran­de de los Pi­ri­neos con 90 km2 de ex­ten­sión

AZAM JEAN-PAUL

2 Un rebaño de ovejas y ca­bras pas­tu­ran en el va­lle de Be­nas­que du­ran­te una jor­na­da de ve­rano

2

JOR­GE CHUE­CA/BARRABES

La igle­sia de Be­nas­que es un buen ejem­plo ar­qui­tec­tó­ni­co del ro­má­ni­co ara­go­nés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.