VOL­VER A EM­PE­ZAR

La Vanguardia - ES - - DE LIBRO - Tex­to Isa­bel Gó­mez Me­len­chón

Vol­ver a em­pe­zar. Sí, pe­ro ¿có­mo an­tes? La vi­da

nos po­ne a prue­ba con­ti­nua­men­te, pe­ro no a to­dos igual, no con la mis­ma in­ten­si­dad. No con la mis­ma fuer­za ni do­lor. So­bre­vi­vir a un ac­ci­den­te, su­pe­rar una gra­ve en­fer­me­dad, evi­tar por un ines­pe­ra­do gol­pe del azar una tra­ge­dia son ex­pe­rien­cias que nos tras­to­can y no só­lo fí­si­ca­men­te; son una puer­ta abier­ta a una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra en­ca­rar la vi­da de otra ma­ne­ra. ¿Lo ha­ce­mos? Hay coin­ci­den­cia ge­ne­ral en que es­tas se­gun­das par­tes sue­len ser bue­nas. Con­fron­ta­dos a la reali­dad inevi­ta­ble de nues­tra des­apa­ri­ción, so­le­mos ha­cer no ya exa­men de con­cien­cia, pe­ro sí una lar­ga lis­ta de ten­dría que ha­ber… Sí, ten­dría­mos que ha­ber­nos ocu­pa­do más de la fa­mi­lia, vi­si­ta­do más a los pa­dres, te­le­fo­nea­do a los ami­gos, ser más ama­ble con los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Ten­dría­mos que ha­ber dis­fru­ta­do más de la vi­da y ha­ber des­ti­na­do me­nos tiem­po a en­fa­dar­nos por co­sas inú­ti­les, a per­der el tiem­po con per­so­nas que no nos in­tere­san, a preo­cu­par­nos por un fu­tu­ro que nun­ca sa­be­mos si real­men­te va a lle­gar. Sí, ten­dría­mos que ha­ber he­cho las co­sas de otra ma­ne­ra. Al­gu­nos tie­nen la opor­tu­ni­dad de cam­biar, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos es­te apren­di­za­je se ha he­cho a cos­ta de un enor­me su­fri­mien­to. De­pen­de en bue­na me­di­da de la ex­pe­rien­cia que nos ha lle­va­do a es­te nue­vo co­mien­zo que reac­cio­ne­mos de una u otra ma­ne­ra, y de si en es­ta han es­ta­do in­vo­lu­cra­das o no otras per­so­nas. Nú­ria es­tá en la vein­te­na y es muy cons­cien­te del pa­pel del azar en la vi­da. Cuan­do es­tu­dia­ba en el ins­ti­tu­to se pro­du­jo un ac­ci­den­te que ten­dría que ha­ber­la afec­ta­do a ella: en la cla­se se iba a lle­var a ca­bo un ex­pe­ri­men­to con un pe­que­ño vehícu­lo fa­bri­ca­do por los alum­nos que se mo­vía gra­cias a un va­por pro­du­ci­do por una reac­ción quí­mi­ca. Ella se sen­ta­ba en la pri­me­ra fi­la, pe­ro aquel día lle­gó tar­de y una com­pa­ñe­ra ya ha­bía ocu­pa­do su si­tio. En­ton­ces el me­ca­nis­mo del co­che­ci­to ex­pe­ri­men­tó un re­ca­len­ta­mien­to y la mez­cla quí­mi­ca es­ta­lló cau­san­do un in­cen­dio que afec­tó gra­ve­men­te a la alum­na que se ha­bía sen­ta­do en su lu­gar. La chi­ca su­frió que­ma­du­ras de las que tar­dó me­ses en re­cu­pe­rar­se, me­ses en los que Nú­ria la es­tu­vo vi­si­tan­do sin­tién­do­se de al­gu­na ma­ne­ra en deu­da con ella. Y cul­pa­ble por ha­ber cam­bia­do el si­tio. De­jan­do al mar­gen a las víc­ti­mas y su­per­vi­vien­tes de aten­ta­dos te­rro­ris­tas, que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas me­re­cen un estudio apar­te, re­sul­ta fre­cuen­te en­con­trar una reac­ción de cul­pa­bi­li­dad en­tre quie­nes

Una en­fer­me­dad, un ac­ci­den­te nos pre­pa­ran pa­ra en­fren­tar­nos a la muerte, pe­ro mu­chas ve­ces la per­so­na es ca­paz de sa­lir ade­lan­te;

pre­pa­rar­se pa­ra la vi­da des­pués de una ex­pe­rien­cia tan do­lo­ro­sa y ex­tre­ma es una oca­sión pa­ra cre­cer y re­plan­tear­se va­lo­res

han sa­li­do por su pro­pio pie de un ac­ci­den­te, por ejem­plo de avión. To­dos he­mos vis­to al­gu­na vez la ima­gen de pa­sa­je­ros ce­le­bran­do en­tre ri­sas y llan­tos ha­ber per­di­do un vue­lo que des­pués se es­tre­lló de­jan­do tras de sí un buen nú­me­ro de trá­gi­cas per­di­das. Es nor­mal su­frir ali­vio por ha­ber­se sal­va­do, pe­ro tam­bién sen­tir­se a la vez cul­pa­ble por esa reac­ción tan hu­ma­na. Un ca­so ex­tre­mo fue el de Ju­lia Fer­gan­chick, a quien el mal tiem­po obli­gó a cam­biar un vue­lo de Da­llas a Little Rock, en Es­ta­dos Uni­dos, en 1999. Si no lo hu­bie­ra he­cho, su vi­da hu­bie­ra se­gui­do un cau­ce muy di­fe­ren­te. El vue­lo 1420 de Ame­ri­can Air­li­nes se es­tre­lló cau­san­do la muerte a on­ce per­so­nas; Ju­lia, quien só­lo su­frió he­ri­das de me­dia­na con­si­de­ra­ción, se con­vir­tió en una he­roí­na al ayu­dar a aban­do­nar el apa­ra­to en lla­mas a va­rios via­je­ros. Sin em­bar­go, men­tal­men­te se­guía “es­tan­do allí”, pen­san­do en las per­so­nas a las que no pu­do ayu­dar. Tras años de te­ra­pia, fue ca­paz de en­ca­rar su ex­pe­rien­cia de una for­ma po­si­ti­va y “sen­tir gra­ti­tud” por el he­cho de ha­ber per­ma­ne­ci­do con vi­da. En­ca­rar la ex­pe­rien­cia, pe­ro ¿de qué ma­ne­ra? Cristian Ochoa es psi­có­lo­go clí­ni­co del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’On­co­lo­gia y vo­lun­ta­rio de Mé­di­cos sin Fron­te­ras, y des­de su do­ble ex­pe­rien­cia con en­fer­mos gra­ves pe­ro tam­bién con víc­ti­mas de se­cues­tros y vio­len­cia nos ha­bla del con­cep­to de cre­ci­mien­to pos­trau­má­ti­co, en­ten­di­do co­mo el cam­bio po­si­ti­vo que ex­pe­ri­men­ta una per­so­na a tra­vés de una lu­cha in­te­rior des­pués de un he­cho do­lo­ro­so. Un cam­bio en po­si­ti­vo en tres di­rec­cio­nes: en re­la­ción con uno mis­mo, con los de­más y con la es­ca­la de va­lo­res. Los cam­bios per­so­na­les sue­len tra­du­cir­se en una ma­yor con­fian­za en uno mis­mo, del ti­po de “si he su­pe­ra­do es­to pue­do en­fren­tar­me a cual­quier co­sa”; res­pec­to a las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, mu­chas de es­tas se for­ta­le­cen, se va­lo­ra más a los ami­gos y a la fa­mi­lia. Y la ame­na­za que uno sien­te cuan­do ve su vi­da y su exis­ten­cia en pe­li­gro le ha­ce re­plan­tear­se y va­lo­rar mu­chas co­sas que an­tes da­ba por he­chas; al­gu­nas per­so­nas van más allá y ex­pe­ri­men­tan un cam­bio más exis­ten­cial, se in­tere­san por la re­li­gión o cues­tio­nes es­pi­ri­tua­les. La ame­na­za es jus­to lo que com­par­te el cre­ci­mien­to pos­trau­má­ti­co con el es­trés pos­trau­má­ti­co, la ca­ra ne­ga­ti­va que, con el tiem­po, en mu­chos ca­sos pue­de re­ver­tir al po­si­ti­vo. De­pen­de­rá, en­tre otras co­sas, del he­cho que nos ha lle­va­do a es­te re­plan­tea­mien­to. Y tam­bién de es­te de­pen­de­rá que el cam­bio sea duradero o la vi­da, con sus pri­sas y sus exi­gen­cias nos arras­tren a ser, ay, los que éra­mos, o ca­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.