¡No to­que a mi hi­jo!

La hi­per­pro­tec­ción y sus efec­tos no­ci­vos so­bre los ni­ños

La Vanguardia - ES - - PORTADA - ¿Cree que so­bre­pro­te­ge­mos a nues­tros hi­jos? Opi­ne en La­van­guar­dia.com/es­ti­los-de-vi­da

En el 2008 Álex, un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de Bar­ce­lo­na, vi­si­tó Es­ta­dos Uni­dos por mo­ti­vos de tra­ba­jo. De aquel via­je no se le ol­vi­da­rá nun­ca es­ta es­ce­na, que tu­vo lu­gar en una li­bre­ría de Was­hing­ton, la ca­pi­tal. “Es­ta­ba con Nú­ria, una co­le­ga, y ca­mi­ná­ba­mos por un pa­si­llo en­tre las es­tan­te­rías. Ha­bía un ni­ño, de unos on­ce años, ojean­do un li­bro, que nos blo­quea­ba el pa­so y Nú­ria le to­có el hom­bro, le­ve­men­te, pa­ra apar­tar­lo”. Fue un ges­to ca­si au­to­má­ti­co, de he­cho, el ni­ño “ape­nas se dio cuen­ta”, des­cri­be Álex: “Pe­ro la ma­dre… ¡Ella sí se dio cuen­ta!”, re­cuer­da. “Apa­re­ció de re­pen­te y se pu­so a gri­tar­le a Nú­ria co­mo una po­se­sa, di­cién­do­le que có­mo se atre­vía a to­car a su hi­jo y, que si lo vol­vía a ha­cer, iba a lla­mar a la policía… Nos que­da­mos de pie­dra”. Una si­tua­ción si­mi­lar la vi­vió en Nue­va York el es­cri­tor y pe­rio­dis­ta Da­vid Se­da­ris. La re­la­ta en su úl­ti­mo li­bro, Let’s ex­plo­re dia­be­tes with owls (Little Brown), e im­pli­ca tam­bién to­car li­ge­ra­men­te por el hom­bro a un ni­ño. En es­te ca­so, un ado­les­cen­te que ha­bía es­ta­do gra­fi­tean­do un bu­zón de la ca­lle mien­tras sus pa­dres ha­cían la com­pra en un su­per­mer­ca­do. Cuen­ta Se­da­ris que, an­te aquel ac­to in­cí­vi­co, un ve­cino po­só su mano so­bre el hom­bro del chi­co y em­pe­zó a lla­mar­le la aten­ción. Cuen­ta tam­bién Se­da­ris co­mo, al es­cu­char los gri­tos, emer­gie­ron del su­per­mer­ca­do los pa­dres de la cria­tu­ra, quie­nes co­rrie­ron jun­to a su re­to­ño. No se in­mu­ta­ron, sin em­bar­go, al oír lo que és­te ha­bía es­ta­do ha­cien­do mien­tras ellos com­pra­ban. Se li­mi­ta­ron a en­ca­rar­se con el hombre (quien se­guía po­san­do li­ge­ra­men­te la mano so­bre el hom­bro del ado­les­cen­te), y le es­pe­ta­ron, in­dig­na­dos, lo si­guien­te: –¿Quién le ha da­do a us­ted de­re­cho a to­car a nues­tro hi­jo? El hombre, un po­co con­fun­di­do, les ex­pli­có lo que su hi­jo ha­bía es­ta­do ha­cien­do con un enor­me ro­tu­la­dor, que ya­cía aho­ra a sus pies, pe­ro los pro­ge­ni­to­res con­ti­nua­ron, in­dig­na­dos: –No me im­por­ta lo que ha­cía mi hi­jo –le di­jo la ma­dre–. Us­ted no tie­ne de­re­cho a to­car a mi hi­jo. ¿Quién se ha creí­do us­ted que es? Y ac­to se­gui­do, in­di­có a su ma­ri­do que lla­ma­ra a la policía, co­sa que, cuen­ta Se­da­ris, el ma­ri­do ya es­ta­ba ha­cien­do. La hi­per­pa­ter­ni­dad es un mo­de­lo de crian­za ori­gi­na­do en Es­ta­dos Uni­dos, ba­sa­do en una in­can­sa­ble su­per­vi­sión por par­te de los pa­dres so­bre los hi­jos, que se ha im­por­ta­do con éxi­to a Eu­ro­pa. Y a las ya co­no­ci­das va­rie­da­des de los pa­dres he­li­cóp­te­ro (que so­bre­vue­lan sin tregua las vi­das de sus re­to­ños, pen­dien­tes de to­dos sus de­seos y ne­ce­si­da­des) y de los pa­dres api­so­na­do­ra (quie­nes alla­nan sus ca­mi­nos pa­ra que no se to­pen con di­fi­cul­ta­des) se les ha aña­di­do la de los pa­dres guardaespaldas: pro­ge­ni­to­res ex­tre­ma­da­men­te sus­cep­ti­bles an­te cual­quier crí­ti­ca so­bre sus hi­jos o a que se les to­que.

Ig­na­si Schilt, pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca, con ca­si trein­ta años tra­ba­jan­do con críos, ha vi­vi­do en pri­me­ra per­so­na es­ta úl­ti­ma ver­sión de los hi­per­pa­dres. El año pa­sa­do era el coor­di­na­dor del equi­po de mo­ni­to­res de una es­cue­la pú­bli­ca de Bar­ce­lo­na, un tra­ba­jo que de­pen­día del ampa (la aso­cia­ción de ma­dres y pa­dres). Un em­pleo que ya no tie­ne des­de que un me­dio­día abron­ca­ra a un gru­po de ni­ños por su mal com­por­ta­mien­to. “Des­pués de co­mer ha­cía­mos ro­ta­ción de zo­nas de re­creo: unas cla­ses iban a la pis­ta de fút­bol, otras al pa­tio, otras al gim­na­sio…”, ex­pli­ca Ig­na­si. “Allí ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar un mo­ni­tor nue­vo, así que fui a ver có­mo iban las co­sas”. Al abrir la puer­ta, vio que las co­sas no iban bien: ni­ños y ni­ñas des­con­tro­la­dos, sal­tan­do co­mo po­se­sos, ju­gan­do a la pe­lo­ta, los za­pa­tos ti­ra­dos por to­das par­tes… El gri­te­río era en­sor­de­ce­dor e Ig­na­si los man­dó ca­llar a to­dos de in­me­dia­to: “Les di­je que pa­ra­ran –re­cuer­da– y que no sa­bía si es­ta­ba en­tran­do en el gim­na­sio de la es­cue­la o en la ma­tan­za del cer­do de mi pue­blo”. Los ni­ños callaron pe­ro, dos días des­pués, el ampa re­ci­bió una car­ta de un gru­po de pa­dres y ma­dres in­dig­na­dos, de­nun­cian­do que Ig­na­si ha­bía lla­ma­do “cer­dos” y “ani­ma­les” a sus hi­jos. “Cuan­do me pa­sa­ron la car­ta, mi pri­me­ra reac­ción fue no creer lo que leía”, re­cuer­da. “Des­pués pen­sé que qui­zás no ha­bía trans­mi­ti­do bien el men­sa­je a los ni­ños y que ellos no lo ha­bían trans­mi­ti­do bien en ca­sa, así que pro­pu­se una reunión con los pa­dres, pa­ra ex­pli­car­me”. La reunión, muy con­cu­rri­da (“Oja­lá en una reunión in­for­ma­ti­va de la es­cue­la o del ampa se pre­sen­ta­ran tan­tas fa­mi­lias”, apos­ti­lla Ig­na­si), no fue bien. “Aun­que hu­bo al­gu­nos pa­dres con­ci­lia­do­res, ga­na­ron los reivin­di­ca­ti­vos, quie­nes es­ta­ban con­ven­ci­dos de que ha­bía lla­ma­do “cer­dos” a sus hi­jos”. Ig­na­si ya no es­tá en la es­cue­la des­pués de es­to: “El ampa re­ci­bió tan­ta pre­sión que me tu­ve que ir. Fue un aco­so y de­rri­bo”, con­clu­ye. Del asun­to, sa­ca va­rias con­clu­sio­nes. La pri­me­ra, que ca­da vez hay me­nos lí­mi­tes por par­te de los pa­dres: “Nos cree­mos ca­pa­ces de po­der ac­tuar so­bre to­do, de cri­ti­car­lo to­do, de ha­blar so­bre to­do… Y es cierto que siem­pre ha si­do así pe­ro, la di­fe­ren­cia es que aho­ra so­mos ca­pa­ces de ac­tuar, hay más me­dios pa­ra ha­cer­lo, y las re­des so­cia­les son uno de ellos”. Tam­bién ha de­tec­ta­do que la in­fluen­cia de los pro­ge­ni­to­res es ca­da vez ma­yor en las es­cue­las, en es­pe­cial, en aque­llas con am­pas po­ten­tes. “Los pa­dres ca­da vez es­tán más in­vo­lu­cra­dos en los co­le­gios, lo que, aun­que es bueno en mu­chas co­sas, pue­de tam­bién pro­vo­car ma­las di­ná­mi­cas”, se­ña­la. Por­que pe­se a su la­bor po­si­ti­va, las am­pas a ve­ces tam­bién pue­den ser pla­ta­for­mas pa­ra que ha­ya pro­ge­ni­to­res que ha­gan lo que ellos quie­ran. “En una es­cue­la en la que tra­ba­jé, el co­me­dor lo lle­va­ba el ampa, y ha­bía una ma­dre que se me­tió en la or­ga­ni­za­ción sim­ple­men­te pa­ra di­se­ñar el menú pa­ra sus hi­jos, en ba­se a lo que les gus­ta­ba a ellos y lo que no”. Sa­mant­ha Bios­ca, tu­to­ra de ESO y ba­chi­lle­ra­to en una es­cue­la pri­va­da de Bar­ce­lo­na ya des­apa­re­ci­da, tam­bién se ha en­con­tra­do con es­te ti­po de pa­dres guardaespaldas du­ran­te sus quin­ce años co­mo do­cen­te. “En va­rias oca­sio­nes me han di­cho, tal cual, que ‘no les iba bien’ que cas­ti­ga­ra a su hi­jo a que­dar­se un vier­nes por la tar­de a re­cu­pe­rar de­be­res, por­que se iba de fin de se­ma­na, o que no acep­ta­ban que les hu­bie­ra con­fis­ca­do el mó­vil en cla­se”. Tam­bién re­cuer­da co­mo, en unas con­vi­ven­cias, cuan­do qui­so en­viar a ca­sa a un ado­les­cen­te al que pi­lló fu­man­do po­rros, la res­pues­ta del pa­dre fue un con­tun­den­te: “Ni se te ocu­rra. Mi hi­jo se que­da. He pa­ga­do las co­lo­nias”. Es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes, ase­gu­ra, han ido au­men­tan­do en los úl­ti­mos años. “Los ni­ños son ca­da vez más in­to­ca­bles: sa­ben que pue­den ha­cer lo que les da la ga­na y que no les pa­sa­rá na­da, por­que tie­nen de­trás a sus pa­dres, quie­nes los pro­te­gen de lo que sea. Se ha ido per­dien­do el res­pe­to por la fi­gu­ra del maes­tro: se nos ha ido des­au­to­ri­zan­do. La cul­pa siem­pre la tie­nen los otros”, la­men­ta. Una ac­ti­tud que, co­men­ta, no deja de ser sor­pren­den­te: “Por­que los pa­dres hoy es­tán muy des­orien­ta­dos y al­gu­nos no tie­nen, li­te­ral­men­te, el tiem­po de edu­car”. Y, aun­que se­ña­la que mu­chos aún con­fían en el maes­tro, ca­da vez son más los que lo cues­tio­nan, in­clu­so con gran vi­ru­len­cia: “Y yo, co­mo mu­chos otros do­cen­tes, es­toy dis­pues­ta a lu­char pa­ra edu­car a los ni­ños, pe­ro los pa­dres nos han de dar el po­der pa­ra ello. Si nos des­au­to­ri­zan, si no va­mos a la par… ¡Aca­ba­mos!”. Pa­ra Sa­mant­ha, quien se ha es­pe­cia­li­za­do en coaching pa­ra ado­les­cen­tes, es­ta crian­za hi­per­pro­tec­to­ra de­ri­va en “ni­ños ti­ra­nos” que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, lo ten­drán di­fí­cil en la vi­da co­mo adul­tos de­bi­do a la ex­ce­si­va su­per­vi­sión pa­ter­na. Ig­na­si Schilt tam­bién cree que el ex­ce­si­vo res­pal­do pa­terno es con­tra­pro­du­cen­te por­que, uni­do a la ya ha­bi­tual fal­ta de lí­mi­tes, pro­du­ce per­so­nas que creen que tie­nen mu­chos de­re­chos pe­ro nin­gún de­ber, con el cos­te que ello im­pli­ca pa­ra la sociedad. En­ci­ma, los ni­ños so­bre­pro­te­gi­dos tam­po­co lo pa­san bien du­ran­te la in­fan­cia. En par­te por­que tan­ta pro­tec­ción, tan­tos pa­ra­cho­ques, ha­cen que los mie-

LOS NI­ÑOS ACU­MU­LAN MIE­DOS SI NO HA­CEN FREN­TE AL PRO­BLE­MA

dos los inun­den, ya que no han te­ni­do que en­fren­tar­se a ellos. De ello da fe Cristina Gu­tié­rrez Les­tón, co­di­rec­to­ra de La Gran­ja Es­co­la de San­ta Ma­ria de Pa­lau­tor­de­ra: un cen­tro de co­lo­nias a las fal­das del Mon­tseny es­pe­cia­li­za­do en edu­ca­ción emo­cio­nal, por el que pa­san ca­da año más de diez mil alum­nos. “En los trein­ta años que lle­vo de pro­fe­sión ju­ro que nun­ca ha­bía vis­to tan­tos ni­ños con tan­tos mie­dos. Nun­ca”, re­mar­ca. “En los úl­ti­mos cin­co años ha si­do bru­tal. Hay mie­dos a to­do y mie­dos fuer­tí­si­mos, de pa­rá­li­sis: mie­do a sa­car­se la cha­que­ta, a de­cir no, a de­ci­dir, a la co­mi­da, a los ani­ma­les… Tam­bién hay una acu­cian­te fal­ta de au­to­no­mía que veo que, co­mo los mie­dos, es­tá cau­sa­da por la so­bre­pro­tec­ción”. So­bre­pro­tec­cio­nes co­mo aque­lla ni­ña a quien, des­cu­brie­ron, su ma­dre le da­ba el an­ti­tér­mi­co Dalsy ca­da vez que le la­va­ba el pe­lo (pa­ra que no se res­fria­ra) o el ele­va­dí­si­mo por­cen­ta­je de ni­ños y ni­ñas de se­gun­do de pri­ma­ria que to­da­vía usan pa­ñal por la no­che por­que, pa­ra los pa­dres, “to­da­vía no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra sa­cár­se­lo”. Y los ni­ños cria­dos así, en­tre tan­tos al­go­do­nes y amor­ti­gua­do­res, con­ti­núa Cristina, tie­nen “mu­chos mie­dos y muy exa­ge­ra­dos: mie­do a uno mis­mo, a no te­ner ami­gos, a per­der, a co­sas que te sor­pren­den: ¡Hay ni­ños que no vie­nen aquí por mie­do a que les pon­ga­mos pa­ra co­mer al­go que no les gus­te!”. Son ni­ños evi­den­te­men­te sin au­to­no­mía, al­go que en un fu­tu­ro pa­sa fac­tu­ra: “Por­que el mie­do pro­vo­ca que uno no pue­da ser uno mis­mo y a par­tir de es­to em­pie­zan otros pro­ble­mas más se­rios: la fal­ta de iden­ti­dad, la to­le­ran­cia ce­ro a la frus­tra­ción…”. Cristina, que aca­ba de pu­bli­car un li­bro so­bre edu­ca­ción, En­tre­na’l per a la vi­da (Pla­ta­for­ma), en­tien­de el ins­tin­to de pro­tec­ción ha­cia los hi­jos. Es al­go na­tu­ral: la in­se­gu­ri­dad, el mie­do y las an­sias de pro­te­ger­lo son sen­sa­cio­nes que exis­ten en­tre la ma­yo­ría de los pa­dres. Sin em­bar­go, es­ta pe­da­go­ga cree que es fun­da­men­tal pre­gun­tar­se quién va a edu­car al hi­jo o la hi­ja, los pa­dres o los mie­dos de los pa­dres: “El pro­ble­ma es que no po­de­mos es­con­der­les las pie­dras en el ca­mino por­que las pie­dras es­tán ahí; el mun­do es­tá lleno de di­fi­cul­ta­des”. Por ello, ins­ta a los pa­dres a que, “si hay pie­dras, se las en­se­ñen”, y si el hi­jo o hi­ja se caen, “mi­ren có­mo se cae y le ayu­den a le­van­tar­se, pe­ro que no im­pi­dan a to­da cos­ta que se cai­ga, por­que en la vi­da hay que sa­ber le­van­tar­se. Los pa­dres tie­nen que sa­ber que so­bre­pro­te­ger es des­pro­te­ger”, con­clu­ye.

LA FAL­TA DE AU­TO­NO­MÍA PA­SA­RÁ FAC­TU­RA A LOS MÁS PRO­TE­GI­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.