LA LIE­BRE Y LA TOR­TU­GA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Cuen­ta la co­no­ci­da fá­bu­la de Eso­po que en el reino ani­mal vi­vía una lie­bre muy or­gu­llo­sa. Siem­pre se jac­ta­ba de ser la más ve­loz, y con­ver­tía a la tran­qui­la tor­tu­ga en la diana de sus bur­las. –¡Mi­rad a la tor­tu­ga! ¡Eh, no co­rras tan­to que te vas a can­sar de ir tan de­pri­sa! –de­cía, rién­do­se de ella. Es­ta es­ce­na se re­pe­tía a dia­rio, has­ta que un día a la tor­tu­ga se le ocu­rrió ha­cer una apues­ta con la lie­bre. –Es­toy se­gu­ra de po­der ga­nar­te una ca­rre­ra –le di­jo. –¿A mí? –pre­gun­tó, asom­bra­da, la lie­bre. –Sí, a ti. Pon­ga­mos nues­tra apues­ta en aque­lla pie­dra y vea­mos quién ga­na. La lie­bre, di­ver­ti­da, acep­tó. To­dos los ani­ma­les se reunie­ron pa­ra pre­sen­ciar la ca­rre­ra. Se se­ña­ló cuál iba a ser el ca­mino y la lí­nea de me­ta. Y así, en­tre gran­des aplau­sos, co­men­zó la ca­rre­ra. Con­fia­da en su li­ge­re­za, la lie­bre de­jó par­tir a la tor­tu­ga y se que­dó re­mo­lo­nean­do. Lue­go em­pe­zó a co­rrer, ve­loz co­mo el vien­to mien­tras la tor­tu­ga iba des­pa­cio, pe­ro, eso sí, sin pa­rar. En­se­gui­da, la lie­bre se ade­lan­tó mu­chí­si­mo. Se de­tu­vo al la­do del ca­mino y se sen­tó a des­can­sar. Cuan­do la tor­tu­ga pa­só por su la­do, la lie­bre apro­ve­chó pa­ra bur­lar­se de ella una vez más. Le de­jó ven­ta­ja y nue­va­men­te em­pren­dió su ve­loz mar­cha. Va­rias ve­ces re­pi­tió lo mis­mo, pe­ro, a pe­sar de sus ri­sas, la tor­tu­ga si­guió ca­mi­nan­do sin de­te­ner­se. Con­fia­da en su ve­lo­ci­dad, la lie­bre se tum­bó ba­jo un ár­bol y ahí se que­dó dor­mi­da. Mien­tras tan­to, pa­si­to a pa­si­to, sin pri­sa pe­ro sin pau­sa, la tor­tu­ga si­guió su ca­mino has­ta lle­gar a la me­ta. Cuan­do la lie­bre se des­per­tó, co­rrió con to­das sus fuer­zas, pe­ro ya era de­ma­sia­do tar­de: la per­se­ve­ran­te tor­tu­ga ha­bía ga­na­do la ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.