LA VI­DA RE­GA­LA­DA

Las con­di­cio­nes del al­ti­plano an­dino ha­cen du­dar de la po­si­bi­li­dad de vi­vir años y años. Sin em­bar­go, a ori­llas del Ti­tica­ca se dan ca­sos de lon­ge­vi­dad ex­tre­ma

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

El pa­sa­do ve­rano mu­rió Car­me­lo Flo­res, un bo­li­via

no que era con­si­de­ra­do el hombre más lon­ge­vo del mun­do. No dis­po­nía de cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to, ya que en su país no se em­pe­za­ron a emi­tir es­tos do­cu­men­tos has­ta el año 1940. Sin em­bar­go, de acuer­do con el re­gis­tro de su bau­tis­mo, Car­me­lo te­nía 123 años. Su mu­jer lo de­jó an­tes: te­nía 107 años. Am­bos vi­vían en Fras­quía, una al­dea de la et­nia ai­ma­ra si­tua­da en las fal­das del ne­va­do Illam­pu y a cor­ta dis­tan­cia del lago Ti­tica­ca. Es de­cir, a 4.000 me­tros de al­tu­ra y en una de las re­gio­nes de la Tie­rra que re­ci­ben ma­yor in­so­la­ción. An­tes de tras­pa­sar, Flo­res ha­bía de­cla­ra­do que atri­buía su lar­go pa­seo por la vi­da a la tí­pi­ca die­ta an­di­na que se­guía: qui­noa

con pa­ta­tas, se­tas re­co­gi­das a ori­llas de al­gún río y con­su­mo cons­tan­te de ho­jas de co­ca que, mas­ti­ca­das, ayu­dan a su­pe­rar el mal de al­tu­ra y la sen­sa­ción de ham­bre o can­san­cio. Pues­to que era pas­tor, muy de vez en cuan­do caía al­go de car­ne en el pu­che­ro, aun­que en reali­dad cria­ba ovejas por la la­na. Cuan­do se lle­ga a las in­me­dia­cio­nes del Ti­tica­ca por su ori­lla oc­ci­den­tal, la que per­te­ne­ce a Pe­rú, la ciu­dad de Puno pa­re­ce cual­quier co­sa me­nos un lu­gar pro­pi­cio pa­ra una vi­da ex­ten­sa y tran­qui­la. Cons­trui­da por los es­pa­ño­les co­mo pun­to de pa­so obli­ga­do, en la sen­da a las mi­nas bo­li­via­nas de Po­to­sí, aún hoy es cru­ce de ca­mi­nos in­va­di­do de for­ma per­ma­nen­te por ca­mio­nes y au­to­bu­ses que arro­jan can­ti­da­des in­gen­tes de mo­nó­xi­do de car­bono. Las vi­vien­das tre­pan por la mon­ta­ña in­ten­tan­do es­ca­par de la nu­be tó­xi­ca y ob­tie­nen, de pa­so, una ex­ce­len­te vis­ta del lago na­ve­ga­ble más al­to del mun­do, ubi­ca­do a 3.812 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Los ai­ma­ras y los que­chuas que vi­ven en sus ori­llas y con­for­man las et­nias do­mi­nan­tes ase­gu­ran que el sol que abra­sa las nu­cas sur­gió del lago por man­da­to del dios Vi­ra­co­cha. Ese sol, llo­ró lue­go du­ran­te 40 días y 40 no­ches al ver có­mo los Apus (dio­ses de las mon­ta­ñas) lan­za­ron un ata­que de mi­les de pu­mas. Es­tos te­nían que de­vo­rar a los hom­bres, cul­pa­bles de ha­ber vio­la­do el fue­go sa­gra- do que ar­día en las cum­bres más al­tas. Las lá­gri­mas de In­ti, el dios del sol, inun­da­ron el va­lle y for­ma­ron el lago, don­de los pu­mas que­da­ron con­ver­ti­dos en pie­dra. Ese es el sig­ni­fi­ca­do de Ti­tica­ca, el lago de los pu­mas de pie­dra. El la­do bo­li­viano del lago mues­tra una ca­ra más re­la­ja­da, en es­pe­cial cuan­do se via­ja ha­cia la pe­nín­su­la de Co­pa­ca­ba­na. Pa­ra lle­gar has­ta allí, es im­pres­cin­di­ble cru­zar la fron­te­ra en­tre Pe­rú y Bo­li­via en Des­agua­de­ro, nom­bre muy grá­fi­co pe­ro po­co agra­de­ci­do. En cual­quier ca­so, los trá­mi­tes son rá­pi­dos pa­ra los ex­tran­je­ros y pron­to se es­tá en la ca­rre­te­ra que ro­dea el Ti­tica­ca, dis­tin­guien­do a

lo le­jos el co­lor pardo de la is­la del Sol, re­cor­ta­do con­tra el azul co­bal­to del agua. A su la­do, la is­la de la Lu­na co­bi­ja­ba a vír­ge­nes con­sa­gra­das al cul­to de In­ti. Pe­ro en ma­te­ria de cul­tos, es Co­pa­ca­ba­na la que lle­va las de ga­nar. An­tes de des­cen­der ha­cia la pe­nín­su­la, una ata­la­ya ofre­ce un vis­ta ra­dian­te de la mis­ma y per­mi­te en­ten­der por qué los ai­ma­ras la lla­ma­ron qu­ta, lago, y qha­wa­ña, mi­ra­dor. Pa­ra ellos se tra­ta­ba de un lu­gar sa­gra­do, pues­to que aquí to­ca­ron tie­rra los hi­jos del Sol tras cru­zar a na­do des­de las is­las. Tí­pi­co de la pers­pi­ca­cia evan­ge­li­za­do­ra de los his­pa­nos, el cul­to in­dí­ge­na se asi­mi­ló al de la Vir­gen de la Can­de­la­ria. En la ac­tua­li­dad, Co­pa­ca­ba­na es uno de los cen­tros re­li­gio­sos más im­por­tan­tes de la re­gión. A los pies de un tem­plo de ai­res mo­ris­cos pin­ta­do de un blan­co des­lum­bran­te que cie­ga la vis­ta, los ten­de­re­tes ven­den guir­nal­das y vino es­pu­mo­so pa­ra ofre­cer a la Vir­gen.

1

2 A las puer­tas de una igle­sia en Huan­ca­ne, una ni­ña ai­ma­ra es­cu­cha las ple­ga­rias del día

2

El Ti­tica­ca, un oa­sis en­tre na­tu­ra­le­za y cul­tu­ra, es el lago na­ve­ga­ble más al­to del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.