La par­te bue­na de los tó­pi­cos

Los tó­pi­cos son ca­da vez más fre­cuen­tes en nues­tra sociedad. Pue­den ser da­ñi­nos, pe­ro, al mis­mo tiem­po, son in­dis­pen­sa­bles y no se po­dría vi­vir sin ellos

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Le­van­te la mano quien nun­ca ha re­cu­rri­do a uno (o gran par­te) de ellos al­gu­na vez. Esas mu­le­ti­llas, frases he­chas, pre­jui­cios, lu­ga­res co­mu­nes, pe­que­ñas sen­ten­cias de pre­sun­ta sa­bi­du­ría po­pu­lar, re­fra­nes y cli­chés de la vi­da co­ti­dia­na que sa­len a co­la­ción en mu­chas ar­gu­men­ta­cio­nes pe­re­zo­sas y que, so­bre to­do, aho­rran pen­sar. Son los tó­pi­cos. Ha­ber­los, siem­pre los hu­bo. Bas­ta­ría con re­cor­dar la pu­bli­ca­ción del cé­le­bre Dic­cio­na­rio de las ideas

re­ci­bi­das de Flau­bert en el si­glo XIX, un li­bri­to de 70 pá­gi­nas. El es­cri­tor fran­cés ya en­ton­ces es­ta­ba preo­cu­pa­do por la ex­ten­sión de los tó­pi­cos. “To­do el mal pro­vie­ne de nues­tra gi­gan­tes­ca ig­no­ran­cia. Lo que de­be­ría es­tu­diar­se, se cree sin dis­cu­sión. ¡En lu­gar de ob­ser­var, se afir­ma!”, se in­dig­na­ba. ¿Co­sa del pa­sa­do? En ab­so­lu­to. “Hoy es­ta­mos ro­dea­dos. Le­jos de ser una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción, aho­ra es­tas ideas fa­la­ces y co­mu­nes nos tie­nen a no­so­tros. Sin dar­nos cuen­ta las ha­ce­mos nues­tras, pe­ro no son nues­tras y so­bre to­do no son ló­gi­cas, ni se ba­san en la ex­pe­rien­cia ni tie­nen na­da ape­nas de ori­gi­nal”, aler­ta Nor­bert Bil­beny, ca­te­drá­ti­co de Éti­ca de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na. El con­ta­gio es tal que va­rios in­te­lec­tua­les han sa­li­do al rue­do pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre es­te fe­nó­meno. Aurelio Arte­ta, ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­so­fía Mo­ral y Po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad del País Vas­co ha iden­ti­fi­ca­do has­ta 99, en dos li­bros. Uno de re­cien­te pu­bli­ca­ción, Si to­dos lo di­cen, que si­gue la es­te­la del an­te­rior de Tan­tos ton­tos tó­pi­cos, (am­bos edi­ta­dos por Ariel). Jo­sep Mu­ñoz Re­dón, pro­fe­sor y es­cri­tor, tam­bién ha di­ser­ta­do so­bre es­te ar­gu­men­to con

Tris­tes tó­pi­cos (Pai­dós), un tex­to que ha vis­to la luz es­te año. He­mos ha­bla­do con am­bos au­to­res y otros pen­sa­do­res pa­ra en­ten­der por qué la épo­ca ac­tual es­tá lle­na de tó­pi­cos y qué im­pli­ca­cio­nes tie­nen. “No tie­nen fi­lia­ción co­no­ci­da, ni fe­cha de ca­du­ci­dad. For­man par­te de un pa­tri­mo­nio cultural, son prin­ci­pios ge­ne­ral­men­te ad­mi­ti­dos que in­ter­vie­nen en el pro­ce­so de ar­gu­men­ta­ción”, ex­pli­ca Jo­sep Mu­ñoz Re­dón. Pa­ra Ma­nuel Cruz, ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­so­fía Con­tem­po­rá­nea en la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, su fal­ta de au­to­ría es una de las cla­ves de su éxi­to. En un tex­to pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Le­tras Li

bres los de­fi­nía co­mo “pe­que­ñas uni­da­des de sa­ber prác­ti­co que se trans­mi­ten de ma­ne­ra anó­ni­ma en nues­tras so­cie­da­des. Una ca­si verdad acep­ta­da se su­po­ne que uná­ni­me­men­te por to­do el mun­do. El ano­ni­ma­to con­tri­bu­ye en gran me­di­da a sub­ra­yar el as­pec­to de evi­den­cia”. La cues­tión es que es­tas ideas cua­jan más que nun­ca. ¿Por qué? Arte­ta cree que “vi­vi­mos en una épo­ca de ma­yo­res in­ter­cam­bios, an­tes la pa­la­bra era más sa­gra­da, ha­bía po­cos in­te­lec­tua­les. Aho­ra to­dos es­cri­ben so­bre al­go, hay más po­si­bi­li­dad de caer en al­gún tó­pi­co”. ¿Son ma­los? Nor­bert Bil­beny es ca­te­gó­ri­co. “Los tó­pi­cos son da­ñi­nos. El em­pe­ño del hombre o la mu­jer in­te­li­gen­tes de­be­ría ser hoy la­var ca­si to­do su soft­wa­re men­tal, y sol­tar la es­ca­le­ra con la que han lle­ga­do a su­pues­ta­men­te sa­ber y creer tan­tas co­sas, y a de­pen­der, sin sa­ber­lo, de tan­tos tó­pi­cos”. Pa­ra Mu­ñoz Re­dón, “aho­gan el pen­sa­mien­to, im­pi­den la co­mu­ni­ca­ción y em­po­bre­cen el len­gua­je. Que no es po­co”. Aurelio Arte­ta con­si­de­ra que al­gu­nos son par­ti­cu­lar­men­te ne­fas­tos. “Son los prác­ti­cos (morales y po­lí­ti­cos), los que pre­ten­den trans­for­mar la con­duc­ta in­di­vi­dual o co­lec­ti­va. Hay al­go pre­sen­te en to­dos ellos: la ig­no­ran­cia y la pe­re­za men­tal”, aler­ta. Los hay de mu­chos ti­pos y abar­can áreas muy di­fe­ren­tes. El fi­ló­so­fo bri­tá­ni­co Fran­cis Ba­con cla­si­fi­có es­tos “ídolos de la men­te” en su obra

No­vum or­ga­num en tó­pi­cos co­lec­ti­vos (“ídolos de la tri­bu”), del mer­ca­do (“tó­pi­cos so­bre el ha­cer y co­mer­ciar hu­ma­nos”), “de la ca­ver­na” (aque­llos tó­pi­cos que arrai­gan en el in­di­vi­duo) o “del tea­tro”, es de­cir, aque­llos pro­du­ci­dos por la su­pues­ta cul­tu- ra de las ideas. Si hu­bie­ra que ana­li­zar al­gu­nos, se des­cu­bri­ría que mu­chos de ellos traen con­si­go una cier­ta vi­sión del mun­do o in­clu­so un cierto ti­po de ideo­lo­gía. Co­mo, por ejem­plo, la li­be­ral. “Uno de los gran­des tó­pi­cos de las de­re­chas son las in­cues­tio­na­bles re­glas del mer­ca­do que se en­tien­den co­mo un bál­sa­mo con­tra to­dos los ma­les o su reivin­di­ca­ción de la ini­cia­ti­va per­so­nal. Co­mo el ‘te­ne­mos que ser em­pren­de­do­res’ y en es­te con­tex­to de cri­sis el son­so­ne­te ‘he­mos vi­vi­do por en­ci­ma de nues­tras po­si­bi­li­da­des’ o el tau­ma­túr­gi­co ‘to­da cri­sis es una opor­tu­ni­dad’”, se­ña­la Jo­sep Mu­ñoz Re­dón. Es­tos tó­pi­cos re­fle­jan la ac­tual idea del ho­mo eco­no­mi­cus, es de­cir aquel que fo­men­ta su par­ti­cu­lar in­te­rés. “Así, de for­ma in­cons­cien­te, es­ta­mos emi­tien­do opi­nio­nes im­per­so­na­les, pe­ro que obe­de­cen a co­rrien­tes neo­li­be­ra­les”, re­cal­ca Arte­ta. “Los tó­pi­cos ex­pre­san las creen­cias pre­do­mi­nan­tes en una sociedad y siem­pre son los sig­nos de la men­ta­li­dad rei­nan­te, los sín­to­mas de un cli­ma mo­ral”, re­cuer­da Aurelio Arte­ta. ¿En qué es­ta­mos aho­ra? El ca­te­drá­ti­co ha­ce es­ta agru­pa­ción: el fal­so igua­li­ta­ris­mo (“Na­die es más que na­die”); el abs­ten­cio­nis­mo o de­re­cho a no de­ber (“no de­be­mos juz­gar a na­die”; “to­dos ha­rían lo mis­mo”; “ya no me asom-

bro de na­da…”); el re­la­ti­vis­mo (“bueno, es su cul­tu­ra”; “to­das las opi­nio­nes son res­pe­ta­bles”; “eso es muy dis­cu­ti­ble”); an­ti­in­te­lec­tua­lis­mo (“to­dos te­ne­mos de­re­cho a equi­vo­car­nos”; “hay que pen­sar en po­si­ti­vo”; “dé­ja­te lle­var por tus sen­ti­mien­tos”); arro­gan­cia (“con mi di­ne­ro ha­go lo que quie­ro”; “los he­chos son los he­chos”; “ten­go la con­cien­cia muy tran­qui­la”) y el fal­sea­mien­to de la de­mo­cra­cia (“con la vio­len­cia no se con­si­gue na­da”; “to­do es ne­go­cia­ble”; “so­mos ma­yo­ría y pun­to”). “En de­fi­ni­ti­va, los tó­pi­cos ex­pre­san un cierto nihi­lis­mo: na­da va­le, no hay va­lo­res se­gu­ros, ni va­li­dez uni­ver­sal, ni je­rar­quía en­tre ellos”, de­nun­cia Arte­ta. Jo­sep Mu­ñoz Re­dón sub­ra­ya tam­bién co­mo per­ma­ne­cen mu­chos tó­pi­cos so­bre el pa­so del tiem­po y de la edad. “Los jó­ve­nes uti­li­zan a man­sal­va su reivin­di­ca­ción del pre­sen­te en for­ma de car­pe diem; ‘la ju­ven­tud es la me­jor épo­ca de la vi­da’; así co­mo

SON EL RE­FLE­JO DE LA IDEO­LO­GÍA O MO­RAL DE LA SOCIEDAD AHO­RRAN PEN­SAR PE­RO AL MIS­MO TIEM­PO SON ÚTI­LES PA­RA EL DÍA A DÍA

los vie­jos de­fien­den su bas­tión ga­na­do con los años con uñas y dien­tes (‘hay que mi­rar las co­sas con pers­pec­ti­va’, ‘Cuan­do ten­gas mi edad no pen­sa­rás lo mis­mo’)”. Co­mo si ca­da uno qui­sie­ra de­fen­der su te­rri­to­rio… a ba­se de tó­pi­cos. To­dos los cri­ti­can, pe­ro pe­se a ello son in­dis­pen­sa­bles. El gran fi­ló­so­fo ale­mán Hans Georg Ga­da­mer, au­tor de Verdad y mé­to­do, ya aler­tó so­bre “el pre­jui­cio con­tra to­do pre­jui­cio”, una fór­mu­la que se pue­de tra­du­cir de “tó­pi­co de es­tar con­tra el tó­pi­co”. “Si nos va­ciá­se­mos de tó­pi­cos o lu­ga­res co­mu­nes nos que­da­ría­mos con muy po­qui­tas ideas”, re­co­no­ce Nor­bert Bil­beny. El fi­ló­so­fo Da­niel Innerarity ad­mi­tía en un ar­tícu­lo re­cien­te: “A na­da que re­fle­xio­ne­mos un po­co, cae­re­mos en la cuen­ta de que ge­ne­ral­men­te nos pien­san otros, de que el pen­sa­mien­to lo te­ne­mos sub­con­tra­ta­do. Ca­si to­do lo que sa­be­mos del mun­do lo sa­be­mos a tra­vés de de­ter­mi­na­das me­dia­cio­nes. Pe­ro sa­bría­mos muy po­co si só­lo su­pié­ra­mos lo que sa­be­mos per­so­nal­men­te”. En la mis­ma lí­nea, Ma­nuel Cruz cree que “no po­de­mos pres­cin­dir de no­cio­nes pre­vias en nues­tro tra­to con el mun­do y con las otras per­so­nas, ne­ce­si­ta­mos, por pu­ra eco­no­mía vi­tal, esas cáp­su­las de co­no­ci­mien­to re­pre­sen­ta­das por los tó­pi­cos que nos sir­van pa­ra orien­tar­nos en me­dio de la vo­rá­gi­ne de la ex­pe­rien­cia”. Asi­mis­mo, re­cu­rrir a ellos no es obli­ga­to­rio, pe­ro es có­mo­do y tran­qui­li­za­dor. “El ries­go de no se­guir el tó­pi­co es el de ser ex­pul­sa­do del gru­po, de que­dar­se so­lo... y na­die quie­re que es­to ocu­rra. ¡A ver quién se atre­ve!”, di­ce Arte­ta. Por otra par­te, re­cuer­da Cruz, “mu­chos tó­pi­cos con fre­cuen­cia son verdad. En gran par­te por eso se uti­li­zan y se re­pro­du­cen con tan­ta efi­ca­cia”. Bil­beny ci­ta, por ejem­plo, al­gu­nos co­mo “el sa­ber no ocu­pa lu­gar” o “el via­jar ilus­tra”. El mis­mo Aurelio Arte­ta re­co­no­ce que bas­tan­te de ellos son acep­ta­bles. “Al­gu­nos tó­pi­cos no pre­sen­tan gran­des in­con­ve­nien­tes. Por ejem­plo, ‘to­dos los hom­bres son igua­les’, es co­rrec­to des­de un pun­to de vis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos. ‘Quien tie­ne más ha de pa­gar más’, obe­de­ce a los prin­ci­pios de jus­ti­cia fis­cal. ‘El que ríe úl­ti­mo, ríe me­jor!’, tie­ne su ló­gi­ca: si yo me lo he ga­na­do, cla­ro que me pue­do reír… En fin, el tó­pi­co nos per­mi­te re­su­mir en un mun­do

muy com­ple­jo, es­pe­cial­men­te cuan­do en cier­tas cir­cuns­tan­cias no se pre­ci­sa una lar­ga ex­pli­ca­ción”. Da­niel Innerarity va más allá y de­fien­de in­clu­so su im­por­tan­cia. “Sin es­ta de­le­ga­ción la vi­da nos re­sul­ta­ría in­so­por­ta­ble”, es­cri­be. En efec­to, a ve­ces no pen­sar es ne­ce­sa­rio. Co­mo di­jo el fi­ló­so­fo in­glés Al­fred Whi­tehead, la ci­vi­li­za­ción avan­za en pro­por­ción al nú­me­ro de ope­ra­cio­nes que la gen­te pue­de ha­cer sin pen­sar en ellas. La con­clu­sión es que al fi­nal es­ta­mos obli­ga­dos a con­vi­vir con los tó­pi­cos. “No po­de­mos per­der de vis­ta que ape­lar a es­tas ideas he­chas tam­bién con­lle­va con­no­ta­cio­nes po­si­ti­vas. Por­que el con­jun­to de re­fra­nes, ex­pre­sio­nes y frases que de­fi­nen la sa­bi­du­ría po­pu­lar re­co­gie­ron un se­di­men­to que ha si­do aña­di­do a tra­vés de los años y que trae con­si­go una ex­pe­rien­cia de vi­da que de nin­gu­na ma­ne­ra pue­de ser ig­no­ra­da. Una par­te de nues­tra hu­ma­ni­dad se re­fie­re a la sa­bi­du­ría, mo­de­ra­ción, tem­plan­za, in­te­li­gen­cia, que se su­po­ne que ca­rac­te­ri­zan a nues­tra es­pe­cie”, re­co­no­ce Jo­sep Mu­ñoz Re­dón. “Al mis­mo tiem­po–aña­de es­te au­tor– los tó­pi­cos re­pre­sen­tan un re­cur­so con­tra la es­tan­da­ri­za­ción de la len­gua tan as­fi­xian­te en la era de la al­dea glo­bal”. “No, no se pue­de vi­vir sin tó­pi­cos”, sen­ten­cia. “Co­mo es im­po­si­ble vi­vir sin men­tir”. Aun­que sue­ne a tó­pi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.