La im­por­tan­cia de per­se­ve­rar

Per­se­ve­rar sig­ni­fi­ca desa­rro­llar el múscu­lo de la vo­lun­tad, el ver más allá de lo in­me­dia­to y cen­trar­nos en lo glo­bal y no tan­to en el de­ta­lle. For­ja el ca­rác­ter y nos ayu­da a co­no­cer­nos más, des­cu­brir lí­mi­tes y apren­der a es­co­ger ba­ta­llas. ¿Có­mo po­de­mos

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Irene Or­ce, coach

La per­se­ve­ran­cia es una ca­rre­ra de fon­do. Un ma­ra­tón en cu­ya me­ta ha­bi­tan to­dos nues­tros ob­je­ti­vos. La­men­ta­ble­men­te, en una sociedad que la­te al rit­mo de la hi­per­ve­lo­ci­dad, es­te de­seo in­sis­ten­te ha per­di­do mu­chos adep­tos. Nues­tro día a día es­tá mar­ca­do por los es­tí­mu­los cons­tan­tes y por que­rer siem­pre más. Así, ten­de­mos a cen­trar­nos en lo in­me­dia­to y en to­do aque­llo que nos pro­me­te una do­sis de sa­tis­fac­ción rá­pi­da. Po­dría­mos de­cir que par­ti­ci­pa­mos en una pe­ren­ne ca­rre­ra de cien me­tros lisos, en la que ape­nas im­por­ta la re­sis­ten­cia. To­do lo ri­ge la ve­lo­ci­dad y la ley del mí­ni­mo es­fuer­zo. Pe­ro es­ta iner­cia nos im­pi­de cen­trar­nos en as­pi­ra­cio­nes a lar­go pla­zo, lo que li­mi­ta las po­si­bi­li­da­des de to­mar las rien­das de nues­tro des­tino. La receta pa­re­ce sen­ci­lla: se­guir el re­co­rri­do mar­ca­do, no pa­rar ba­jo nin­gún con­cep­to y, a su de­bi­do tiem­po, cru­zar la lí­nea de me­ta. Pe­ro del di­cho al he­cho hay un tre­cho. La per­se­ve­ran­cia se prac­ti­ca ca­da día. Cuan­do em­pren­de­mos el re­to de co­rrer una ca­rre­ra de lar­ga dis­tan­cia sin ha­ber en­tre­na­do lo su­fi­cien­te, so­le­mos ter­mi­nar ti­ran­do la toa­lla. Nues­tro cuer­po no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra aguan­tar tan exi­gen­te es­fuer­zo, y la men­te se blo­quea an­te la ele­va­da pre­sión. Lo cierto es que re­sul­ta fá­cil cons­truir cas­ti­llos en el ai­re, ima­gi­nan­do éxi­tos fu­tu­ros e in­con­ta­bles ale­grías. Pe­ro el es­fuer­zo, la vo­lun­tad, la cons­tan­cia y el su­dor que re­quie­re la rea­li­za­ción de tan crea­ti­vas en­so­ña­cio­nes son pa­tri­mo­nio de quie­nes per­se­ve­ran. En­ton­ces, ¿en qué con­sis­te la per­se­ve­ran­cia? Y ¿cuá­les son sus be­ne­fi­cios? Eti­mo­ló­gi­ca­men­te, pro­vie­ne del la­tín per­se­ve­ran­tia, que sig­ni­fi­ca cons­tan­cia, per­sis­ten­cia, de­di­ca­ción, fir­me­za o te­són; bien en las ideas, las ac­ti­tu­des o en la eje­cu­ción de cual­quier pro­pó­si­to. Así, la per­se­ve­ran­cia es la ca­pa­ci­dad de se­guir ade­lan­te a pe­sar de los obs­tácu­los, las di­fi­cul­ta­des, la frus­tra­ción, el desáni­mo e in­clu­so los de­seos de ren­dir­nos an­te cual­quier si­tua­ción. Una per­so­na per­se­ve­ran­te per­si­gue sus me­tas con ahín­co y te­són, tien­de a ter­mi­nar to­do aque­llo que em­pie­za, man­tie­ne su aten­ción en su ob­je­ti­vo y, si no lo al­can­za, lo vuel­ve a in­ten­tar uti­li­zan­do un mé­to­do dis­tin­to. Así, es­ta cua­li­dad nos ayu­da a desa­rro­llar el au­to­con­trol, a re­gu­lar la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y nos con­vier­te en per­so­nas más re­sis­ten­tes y re­si­lien­tes. Di­cho de otra ma­ne­ra, la per­se­ve­ran­cia es una suer­te de brú­ju­la que nos per­mi­te orien­tar­nos en la tor­men­ta. Es el fac­tor que con­vier­te las pa­la­bras en ac­cio­nes, la teo­ría en prác­ti­ca, los sue­ños en reali­da­des. La for­ta­le­za que nos lle­va a no ren­dir­nos ni des­fa­lle­cer an­te las más ad­ver­sas cir­cuns­tan­cias. Co­mo si fué­ra­mos ar­ci­lla, nos mol­dea y nos es­cul­pe. En úl­ti­ma ins­tan­cia, es­tá vin­cu­la­da a nues­tros in­tere­ses y mo­ti­va­cio­nes más pro­fun­dos. Hon­rar­la es hon­rar­nos. La pre­gun­ta es: ¿es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar su pre­cio?

Có­mo en­tre­nar la per­se­ve­ran­cia No bas­ta con po­ner un pie de­lan­te del otro has­ta al­can­zar la lí­nea de me­ta. Se tra­ta de un pro­ce­so que re­quie­re de una cui­da­do­sa pla­ni­fi­ca­ción. Po­de­mos em­pe­zar por de­fi­nir al má­xi­mo de­ta­lle nues­tro pro­pó­si­to. Tal vez se tra­te de una me­ta con­cre­ta, co­mo de­jar de fu­mar. O de al­go más abs­trac­to, co­mo me­jo­rar nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les o tal vez ser una per­so­na más fe­liz. Sea cual sea, es fun­da­men­tal con­tar con una ho­ja de ru­ta que di­ri­ja nues­tros pa­sos ha­cia tan an­sia­do des­tino. De ahí la im­por­tan­cia de de­di­car el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra pre­pa­rar­nos y re­fle­xio­nar. En es­te pro­ce­so, re­sul­ta vi­tal apren­der a ir más allá de lo que te­ne­mos de­lan­te de nues­tras na­ri­ces y to­mar pers­pec­ti­va. Só­lo así po­dre­mos po­si­cio­nar­nos en la di­rec­ción co­rrec­ta pa­ra dar el si­guien­te pa­so. Tam­bién po­de­mos po­ner­nos un pla­zo de tiem­po de­ter­mi­na­do pa­ra al­can­zar los dis­tin­tos pun­tos cla­ve de la ca­rre­ra, pa­ra man­te­ner el rit­mo y nues­tro ni­vel de mo­ti­va­ción. De­jar a un la­do las du­das y con­fiar en no­so­tros mis­mos, yen­do más allá de las crí­ti­cas y opi­nio­nes aje­nas, es una par­te cla­ve del ca­mino, al igual que vol­ver a co­nec­tar con nues­tros va­lo­res. Sa­ber cuá­les son nos apor­ta­rá va­lio­sa in­for­ma­ción so­bre nues­tras prio­ri­da­des y ayu­da­rá en la to­ma de de­ci­sio­nes, ade­más de man­te­ner­nos ali­nea­dos con nues­tro pro­pó­si­to. Ca­be se­ña­lar que se­re­mos ca­pa­ces de per­se­ve­rar si lo cree­mos. Y eso sig­ni­fi­ca atre­ver­nos a mi­rar de fren­te a la ad­ver­si­dad. Cuan­do sur­ge un pro­ble­ma, es más fá­cil com­pa­de­cer­nos, que­jar­nos y ocul­tar­lo ba­jo la al­fom­bra que asu­mir par­te de res­pon­sa­bi­li­dad y ha­cer lo que es­té en nues­tra mano pa­ra re­sol­ver­lo. La ma­yo­ría su­cum­bi­mos a la pe­re­za, la in­fra­va­lo­ra­ción y la pro­cras­ti­na­ción. Se tra­ta de los ma­yo­res enemi­gos de la per­se­ve­ran­cia, una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.