HIS­TO­RIA

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Acu­mu­lan­do ri­que­za La le­yen­da atri­bu­ye los bri­llos do­ra­dos del Ti­tica­ca al atar­de­cer a los te­so­ros que re­po­san en sus pro­fun­di­da­des. Se­gún el mi­to, el oro de los in­cas fue arro­ja­do a las aguas pa­ra que no ca­ye­ra en ma­nos de Pi­za­rro o Al­ma­gro.

Jue­go de tro­nos Mu­chos reinos in­de­pen­dien­tes cre­cie­ron a ori­llas del lago des­de prin­ci­pios del si­glo IX. En el XV los in­cas con­quis­ta­ron la re­gión por las fa­ci­li­da­des pa­ra la pro­duc­ción de car­ne y la­na, re­cur­sos que se

si­guen ex­plo­tan­do. Ga­ran­tía de ca­li­dad La fa­ma de la re­sis­ten­cia y flo­ta­bi­li­dad de la to­to­ra tras­pa­só fron­te­ras e ins­pi­ró una de las aven­tu­ras de na­ve­ga­ción más ex­tra­or­di­na­rias: la vi­vi­da por el et­nó­gra­fo no­rue­go Thor He­yer­dahl, quien con­fió en la pe­ri­cia de los Uros pa­ra cons­truir la bal­sa Kon-Ti­ki y na­ve­gar des­de el Ma­greb a las An­ti­llas, en el año 1947, pa­ra de­mos­trar que en la an­ti­güe­dad ya se po­dían rea­li­zar lar­guí­si­mas ex­pe­di­cio­nes ma­rí­ti­mas. El sol, en un mar­co En las in­me­dia­cio­nes de Co­pa­ca­ba­na se al­za el Ni­ño Ce­rro, pun­to en el que se en­cuen­tra la Puer­ta del sol. Se tra­ta de uno de los mo­nu­men­tos más fa­mo­sos de la ci­vi­li­za­ción prein­cai­ca Tihua­na­co, que vi­vió su apo­geo a ori­llas del Ti­tica­ca du­ran­te el pri­mer mi­le­nio d.C. La puer­ta se es­cul­pió en un úni­co blo­que de pie­dra. Los es­pa­ño­les la lla­ma­ron Hor­ca del In­ca de­bi­do al nue­vo uso a la que fue des­ti­na­da. To­do se apro­ve­cha El ce­rro Cal­va­rio tam­bién se ubi­ca en las in­me­dia­cio­nes de Co­pa­ca­ba­na y es un buen ejem­plo de la ha­bi­li­dad de los evan­ge­li­za­do­res a la ho­ra de adap­tar mi­tos lo­ca­les pa­ra ser me­jor acep­ta­dos. To­do pue­blo ai­ma­ra dis­po­ne de un mar­ka qu­llu, una ele­va­ción don­de re­si­de el es­pí­ri­tu pro­tec­tor de la co­mu­ni­dad. La fu­sión en­tre mar­ka qu­llu y cal­va­rio ca­tó­li­co no se hi­zo es­pe­rar. Hi­jos del sol Tras el di­lu­vio que for­mó el Ti­tica­ca, los hu­ma­nos si­guie­ron por­tán­do­se mal, por lo que In­ti de­ci­dió en­viar a sus hi­jos pa­ra ci­vi­li­zar­los. Co­mo In­ti ha­bía na­ci­do en la Is­la del sol, de­ci­dió que su des­cen­den­cia ven­drían al mun­do en el mis­mo lu­gar. Su hi­jo se lla­mó Man­co Ca­pac y su her­ma­na y es­po­sa Ma­ma Ocllo. Am­bos re­ci­bie­ron el en­car­go de fun­dar la ca­pi­tal del im­pe­rio in­ca don­de se hun­die­ra la ba­rra de oro que les en­tre­gó. El mi­la­gro su­ce­dió en la ciu­dad de Cuz­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.