AU­GE DE BYOD

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Trai­ga su pro­pio dis­po­si­ti­vo (Bring Your Own De­vi­ce o BYOD) es una ten­den­cia que va a más. Se tra­ta del do­ble uso pri­va­do y pro­fe­sio­nal que se es­tá ha­cien­do de los te­lé­fo­nos. Y es­ta cos­tum­bre los pue­de con­ver­tir en una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad de las or­ga­ni­za­cio­nes, ad­vier­te Nacho Heras. ¿Dón­de ter­mi­na la red de una em­pre­sa hoy día? La in­for­ma­ción ya no se lo­ca­li­za en­tre las pa­re­des de una em­pre­sa ni en sus car­pe­tas, pe­ro tam- po­co en los ser­vi­do­res de la com­pa­ñía… “Sus lí­mi­tes son cier­ta­men­te muy di­fí­ci­les de de­fi­nir. Tra­ba­ja­mos des­de ca­sa o des­de cual­quier otro si­tio a tra­vés de re­des vir­tua­les pro­te­gi­das pe­ro los pro­ble­mas se in­cre­men­tan cuan­do ha­bla­mos de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, que usa­mos pa­ra com­pro­bar el co­rreo o ac­ce­der a ser­vi­do­res re­mo­tos de nues­tra em­pre­sa. Si lo ha­ce­mos des­de lu­ga­res pú­bli­cos, ae­ro­puer­tos, ho­te­les, ca­fe­te­rías, los da­tos pue­den ser de nue­vo fá­cil­men­te in­ter­cep­ta­dos por el hac­ker que es­tá to­mán­do­se un ca­pu­chino jun­to a no­so­tros. Co­mo las re­des de hoy no siem­pre es­tán iden­ti­fi­ca­das, ca­da vez es más di­fí­cil de­tec­tar los riesgos pa­ra ca­da una de ellas”. La ten­den­cia BYOD se es­tá ins­ta­lan­do en las em­pre­sas. En sus me­mo­rias no se guar­dan so­la­men­te fotos de la fa­mi­lia o ví­deos, tam­bién se al­ma­ce­nan agendas pro­fe­sio­na­les y do­cu­men­tos con to­do ti­po de in­for­ma­ción de la em­pre­sa en la que se tra­ba­ja. “La con­se­cuen­cia in­me­dia­ta de la in­cor­po­ra­ción de es­tos dis­po­si­ti­vos a las re­des cor­po­ra­ti­vas es que el nú­me­ro de clien­tes que de­ben ser ad­mi­nis­tra­dos cre­ce rá­pi­da­men­te, así co­mo las di­fi­cul­ta­des in­he­ren­tes a la ad­mi­nis­tra­ción de un par­que he­te­ro­gé­neo que, en mu­chas oca­sio­nes, di­fi­cul­ta la pues­ta en mar­cha de políticas y es­tán­da­res de se­gu­ri­dad. Ade­más, los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les mul­ti­pli­can las vul­ne­ra­bi­li­da­des y bre­chas de se­gu­ri­dad y fá­cil­men­te pue­den con­ver­tir­se en pe­li­gro­sos ca­ba­llos de Tro­ya ma­ne­ja­dos por ci­be­res­ta­fa­do­res”, se­ña­la Nacho Heras. La in­for­ma­ción pro­fe­sio­nal al­ma­ce­na­da en el smartp­ho­ne po­dría ver­se com­pro­me­ti­da. De igual for­ma, la po­si­bi­li­dad de que un em­plea­do pier­da su te­lé­fono mó­vil no re­sul­ta exa­ge­ra­da. “En es­te ca­so se­rá un ali­vio sa­ber que bas­ta­rá un SMS, en­via­do por un ad­mi­nis­tra­dor de sis­te­mas des­de una con­so­la de ges­tión cen­tra­li­za­da, pa­ra bo­rrar en re­mo­to to­da la in­for­ma­ción al­ma­ce­na­da”, tran­qui­li­za Nacho Heras. Un ad­mi­nis­tra­dor de sis­te­mas pue­de rea­li­zar des­de es­ca­neos ru­ti­na­rios a po­ner en mar­cha las fun­cio­nes an­ti­rro­bo, pa­san­do por el blo­queo de apps ma­li­cio­sas o la pro­tec­ción de agendas o co­rreos elec­tró­ni­cos. “Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra blin­dar re­des he­te­ro­gé­neas”, ase­gu­ra el ex­per­to en ci­ber­se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.