UN CHI­CO, DOS MUN­DOS, UN PUEN­TE

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Joa­na Do­mè­nech

Po­co más de 1.350 km se­pa­ran Chauen, Ma­rrue­cos, de Ro­ses (Alt Em­por­dà). Dos ciu­da­des que a pe­sar de la re­la­ti­va pro­xi­mi­dad al­ber­gan mun­dos muy dis­tin­tos. Moha­med el Am­ra­ni tie­ne un pie en ca­da la­do des­de que emi­gró a la edad de tres años de Ma­rrue­cos a Ca­ta­lun­ya. Es­ta “do­ble vi­sión del mun­do” le ha da­do una pers­pec­ti­va abier­ta pa­ra crear la Red de Con­vi­ven­cia en Ro­ses, que ya ha cum­pli­do cin­co años. Es­ta en­ti­dad sin áni­mo de lu­cro le ha va­li­do el re­co­no­ci­mien­to de la Fun­da­ció Prín­cep de Gi­ro­na, con el pre­mio de me­jor em­pren­de­dor so­cial del 2014. “Es­te pro­yec­to na­ció cuan­do un gru­po de ciu­da­da­nos de­tec­tó pro­ble­mas de con­vi­ven­cia y de­ci­dió que ellos po­drían ser par­te de la so­lu­ción”. Es la con­di­ción de in­mi­gran­te de Moha­med la que ha re­sul­ta­do cla­ve pa­ra en­ten­der las di­fi­cul­ta­des que vi­ven las per­so­nas en la mis­ma si­tua­ción. Es­te co­lec­ti­vo, jun­to con jó­ve­nes que su­fren ries­go de ex­clu­sión so­cial, son los prin­ci­pa­les gru­pos que re­ci­ben asis­ten­cia de la red pe­ro no los úni­cos. To­dos los ciu­da­da­nos de Ro­ses pue­den par­ti­ci­par de una aso­cia­ción que pro­mue­ve el in­ter­cam­bio en­tre ve­ci­nos con el fin de “for­ta­le­cer las re­la­cio­nes de con­vi­ven­cia” y “bus­car nue­vas so­lu­cio­nes a pro­ble­mas an­ti­guos”. Con el fin de con­se­guir­lo rea­li­zan ac­ti­vi­da­des que re­quie­ren de una in­ten­sa par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va: des­de la cons­truc­ción de un huer­to so­cial a la or­ga­ni­za­ción de ac­tos de­por­ti­vos, va­rios via­jes de in­ter­cam­bio a Ma­rrue­cos y a Eu­ro­pa, reunio­nes de me­dia­ción pa­ra re­sol­ver con­flic­tos e in­clu­so cla­ses pa­ra ob­te­ner la ESO. Su éxi­to se ha­ce evi­den­te al ob­ser­var el per­fil ge­ne­ral del vo­lun­ta­ria­do: jó­ve­nes que han re­ci­bi­do ayu­da pre­via de la mis­ma en­ti­dad. Com­pa­gi­nar el tra­ba­jo en la aso­cia­ción con los es­tu­dios de turismo no ha si­do fá­cil, y Moha­med ad­mi­te que le fal­tan ho­ras de sue­ño. Ade­más, tam­bién ha par­ti­ci­pa­do en dos pro­gra­mas de coope­ra­ción internacional con su tie­rra de ori­gen. “Ma­rrue­cos nos pue­de en­se­ñar a vi­vir pau­sa­da­men­te pa­ra apre­ciar aque­llo que real­men­te im­por­ta. De Ca­ta­lun­ya, en cam­bio, se ten­dría que imi­tar su im­pli­ca­ción so­cial”. Es­te año Moha­med ha for­ma­do par­te del área de turismo del pro­yec­to Fá­bri­ca Fu­tu­ro Bar­ce­lo­na, pe­ro en el día de ma­ña­na le gus­ta­ría tra­ba­jar en el cam­po de la co­mu­ni­ca­ción “ex­pli­can­do his­to­rias con el ob­je­ti­vo del cam­bio so­cial”.

Moha­med el Am­ra­ni 22 años Pre­si­den­te de la Red de Con­vi­ven­cia de Ro­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.