Sí pu­pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

27 Ra­mRa­mi­ro Ca­lle re­fle­xio­na so­brso­bre nues­tras re­la­cio­nes fa­mi­fa­mi­lia­res, las pró­xi­mas y nec­ne­ce­sa­rias y las más ale­jaa­le­ja­das y, a ve­ces, más en­go­rro­sas

PRE­GUN­TA | Me lla­mo Ga­brie­la y vi­vo con mi pa­dre. He­mos pa­sa­do es­te ve­rano en su tie­rra de ori­gen, don­de se en­cuen­tran sus fa­mi­lia­res. Lle­vo ya años ató­ni­ta y de­sen­ga­ña­da por el com­por­ta­mien­to de al­gu­nos de ellos que no co­rres­pon­den, pa­ra na­da, a las aten­cio­nes de mis pa­dres a lo lar­go de su vi­da. Su ca­sa ha si­do siem­pre un lu­gar hos­pi­ta­la­rio, don­de han aco­gi­do a to­dos aque­llos que lo han re­que­ri­do. Tu­ve que dar­les unos to­ques de aten­ción pa­ra que reac­cio­na­ran. Pe­ro ¡qué pe­no­sa reali­dad! Pos­te­rior­men­te en­men­da­ron en al­go su con­duc­ta aun­que sin gran­des mues­tras de ge­ne­ro­si­dad… ¿Por qué te­ne­mos que po­ner­lo to­do no­so­tros? ¿Por qué las aten­cio­nes van en una so­la di­rec­ción? ¿A qué se de­ben esas des­con­si­de­ra­cio­nes? ¿Es po­si­ble que sean así y no cam­bien? ¿O se­rá la en­vi­dia la cau­sa de esos com­por­ta­mien­tos? Pa­rien­tes y tras­tos vie­jos…

ES ME­JOR PO­NER LÍ­MI­TES Y AC­TUAR SIN ES­PE­RAR CAM­BIOS POR PAR­TE DE LOS DE­MÁS

RES­PUES­TA | Hay al­go que di­jo un maes­tro que no es­tá exen­to de hu­mor, pe­ro que re­sul­ta de una con­tun­den­cia asom­bro­sa: “Si te crees un ilu­mi­na­do, ve y vi­si­ta a tu fa­mi­lia”. Cla­ro que hay fa­mi­lias y fa­mi­lias. Esa ra­ma de la que tú me ha­blas en tu fa­mi­lia, por lo que di­ces, deja mu­cho que desear. Por eso es me­jor no te­ner ex­pec­ta­ti­vas, por­que uno se sien­te desilusionado o frus­tra­do. Tam­po­co hay que es­pe­rar una exac­ta co­rres­pon­den­cia y es cierto, co­mo di­ces, que mu­chas ve­ces las aten­cio­nes van en una di­rec­ción y no pa­re­cen en­con­trar eco. Por eso es me­jor ac­tuar con un sen­ti­do del kar­ma-yo­ga: ha­cer lo me­jor que uno pue­da y no en­ca­de­nar­se a los re­sul­ta­dos. Es lo que se lla­ma obrar por amor a la obra y no por sus fru­tos. Y si des­de lue­go com­prue­bas que abu­san sis­te­má­ti­ca­men­te, lo me­jor es no pres­tar­se a ello y no po­ner­se de­ma­sia­do a su al­can­ce. En to­das las fa­mi­lias hay cier­ta to­xi­ci­dad o miem­bros tóxicos, y unos son mu­cho más in­con­di­cio­na­les y otros más egoís­tas. Hay que po­ner lí­mi­tes a los egoís­tas, por­que si se lo per­mi­ti­mos to­do, les ha­ce­mos un fla­co fa­vor ya que ca­da día se­rán más egoís­tas y re­pa­ra­rán me­nos en las ne­ce­si­da­des de los otros. En las fa­mi­lias mu­chas ve­ces las re­la­cio­nes se vuel­ven tur­bias y por eso hay que ha­cer un es­fuer­zo por par­te de to­dos los com­po­nen­tes pa­ra ve­lar por un nú­cleo fa­mi­liar sano y amo­ro­so. A ve­ces se idea­li­za de­ma­sia­do la fa­mi­lia y lue­go vie­nen las de­silu­sio­nes. Hay que dis­tin­guir en­tre el nú­cleo de la fa­mi­lia: pa­dres, her­ma­nos e hi­jos, y lue­go una se­gun­da fa­mi­lia, que son miem­bros más ale­ja­dos, y una ter­ce­ra, que a ve­ces es por­ta­do­ra de no po­cos dis­tur­bios, que es la fa­mi­lia po­lí­ti­ca. Pe­ro no se pue­de ge­ne­ra­li­zar. En cuan­to a la en­vi­dia, es el mal na­cio­nal, co­mo ya sa­be­mos. Nun­ca es una bue­na alia­da, sino una muy ma­la enemi­ga y de­be­mos com­ba­tir­la me­dian­te su an­tí­do­to más efi­cien­te, que es ale­grar­nos por los éxi­tos aje­nos y ce­le­brar­los co­mo si fue­ran pro­pios. Es un be­llo ejer­ci­cio a rea­li­zar y ade­más un pro­tec­tor fan­tás­ti­co con­tra ese feo y co­rro­si­vo sen­ti­mien­to. Que lo que ha pa­sa­do no te sir­va de desáni­mo, só­lo de ad­ver­ten­cia. Yo creo en el amor y en las ven­ta­jas de la fa­mi­lia nu­clear, por­que de­mues­tran su in­con­di­cio­na­li­dad por lo ge­ne­ral, pe­ro tam­po­co hay que ol­vi­dar el ada­gio que re­za: “Dios nos da nues­tra fa­mi­lia y gra­cias a Dios ele­gi­mos nues­tros ami­gos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.