Via­je al lago Ti­tica­ca

Cui­da­das, es­mal­ta­das pe­ro sin riesgos. Ac­tual­men­te se im­po­nen los es­mal­ta­dos se­mi­per­ma­nen­tes y se des­car­tan las uñas de gel

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fotos Ser­gi Al­cá­zar

22 Es­ta zo­na vio na­cer a la has­ta ha­ce po­co per­so­na más vie­ja del mun­do: 123 años ¿Qué die­ta se­guía?

Lle­var las ma­nos cui­da­das y una ma­ni­cu­ra al día se ha con­ver­ti­do en un re­qui­si­to de mo­da. Se im­po­nen so­bre to­do las ma­nos sa­lu­da­bles, esa es la pri­me­ra pre­mi­sa dan­do por bueno el vie­jo mi­to de que son la pri­me­ra tar­je­ta de vi­si­ta, pe­ro tam­bién las uñas sa­nas, bien re­cor­ta­das y… con los co­lo­res que mar­can ten­den­cia. Cristina Vi­go, ge­ren­te de Bo­ris y Saky (un cen­tro de es­té­ti­ca y be­lle­za ma­dri­le­ño) avan­za que es­te oto­ño se im­po­nen los gra­na­tes y el tí­pi­co ne­gro, ade­más de los na­ran­jas y ro­sas os­cu­ros ti­ran­do a fram­bue­sa. Y “tam­bién ten­drá mu­cho ti­rón el mo­ra­do eléc­tri­co pa­ra dar una piz­ca de co­lor a lo gris y llu­vio­sa de es­ta es­ta­ción del año”, pe­ro cla­ro, na­da eso lu­ce si “la ba­se no es bue­na”. Por ello acon­se­ja “el cui­da­do de las ba­ses de la uña y las cu­tí­cu­las, ya sea por me­dio de un pee­ling es­pe­cial con que po­der re­ti­rar­las más efi­caz y có­mo­da­men­te, co­mo con un ba­ño pos­te­rior de al­men­dras dul­ces pa­ra hi­dra­tar las ma­nos. En la ba­se de la uña, pa­ra pro­te­ger el co­lor y pro­lon­gar su du­ra­ción, se re­co­mien­da un tra­ta­mien­to for­ta­le­ce­dor y re­lle­na­dor de sur­cos pa­ra que la uña cuen­te con una su­per­fi­cie ideal pa­ra ma­qui­llar del co­lor que se desee”. Las no­ve­da­des no só­lo se pue­den en­ten­der en cuan­to a una car­ta de co­lo­res, sino tam­bién en tra­ta­mien­tos. Así, es­te oto­ño es el mo­men­to de “las ma­ni­cu­ras spa con pa­ra­fi­na que pro­te­gen nues­tras ma­nos y ade­más las pre­pa­ran pa­ra el frío, ya que el cam­bio de es­ta­ción ha­ce es­tra­gos en la piel. Con una en­vol­tu­ra de una ca­pa de pa­ra­fi­na es­pe­cial me­lo­co­tón, se co­lo­can las ma­nos den­tro de unos sa­qui­tos que ayu­dan a man­te­ner el ca­lor y las pro­pie­da­des de la pa­ra­fi­na du­ran­te mi­nu­tos, pa­ra lue­go re­ti­rar los res­tos con una ga­sa de agua ti­bia y ma­sa­jear las ma­nos con una cre­ma fi­na­li­za­do­ra y muy nu­tri­ti­va de al­men­dras pa­ra que las ma­nos es­tén hi­per­hi­dra­ta­das y co­mo nue­vas”, ex­pli­ca Peony He­rre­ra, res­pon­sa­ble de los cen­tros The Pink Peony de Bar­ce­lo­na, don­de pre­ci­sa­men­te el pa­sa­do 16 de oc­tu­bre se ce­le­bró una ma­ra­tón de ma­ni­cu­ras (des­de las 10 h de la ma­ña­na has­ta las 21 h, seis pues­tos rea­li­za­ron ma­ni­cu­ras so­li­da­rias con­tra el cán­cer de ma­ma por una do­na­ción de 5 eu­ros) que pu­sie­ron en va­lor es­ta idea de que “la ma­ni­cu­ra es si­nó­ni­mo de be­lle­za pe­ro tam­bién de sa­lud”. En es­te sen­ti­do, Peony He­rre­ra des­ta­ca que el sec­tor ha evo­lu­cio­na­do mu­chí­si­mo. “No só­lo por­que an­tes las clien­tas só­lo ve­nían pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra una bo­da o una gran fies­ta y aho­ra for­ma par­te de su ru­ti­na se­ma­nal, sino tam­bién por­que tam­bién ca­da vez son más los hom­bres que con­tem­plan es­ta op­ción”, ex­pli­ca. Pe­ro ade­más, las mar­cas han he­cho un es­fuer­zo enor­me pa­ra ha­cer las ma­ni­cu­ras más sa­nas. “En la ac­tua­li­dad son mu­chos los cui­da­dos que re­ci­be la uña, no só­lo por el pro­tec­tor que ha­ce que la pin­tu­ra no afec­te a la uña, sino tam­bién por­que tam­bién los com­po­nen­tes tam­bién es­tán di­se­ña­dos pa­ra no afec­tar la es­truc­tu­ra de la uña y de la piel”. Con el tiem­po se ha vis­to co­mo las uñas de gel han que­da­do en un se­gun­do tér­mino (per­ju­di­ca­ban mu­cho la ca­li­dad de la uña ori­gi­nal que que­da­ba ta­pa­da ba­jo la ca­pa aña­di­da) y aho­ra lo más usual es “el es­mal­ta­do se­mi­per­ma­nen­te”. Tam­bién se co­no­ce co­mo She­llac, que es la fir­ma que in­tro­du­jo es­te tra­ta­mien­to por pri­me­ra vez y que “da una nue­va di­men­sión del es­mal­ta­do, co­lor in­va­ria­ble has­ta en tres se­ma­nas. Se apli­ca sin li­mar la uña na­tu­ral, y se eli­mi­na de la mis­ma ma­ne­ra. No con­tie­ne to­lue­nos ni for­mal­dehí­dos, con lo que pro­te­ge la uña na­tu­ral”, ad­vier­te la es­pe­cia­lis­ta. Bárbara Torres, pro­pie­ta­ria de los cen­tros Twenty­nails, tam­bién en Ma­drid, ad­vier­te, ade­más que es­te año las uñas vie­nen cor­tas. “Sí, cor­tas y sa­nas, y si se quie­re tam­bién pin­ta­das, pe­ro ha­cien­do es­pe­cial hin­ca­pié en la hi­dra­ta­ción: tan­to de las ma­nos co­mo de las cu­tí­cu­las. Ade­más es un buen mo­men­to pa­ra bo­rrar las man­chas del sol con el tra­ta­mien­to de per­las ra­dian­tes”, ase­gu­ra. De la lis­ta de co­lo­res oto­ña­les que van a triun­far ella apues­ta por los os­cu­ros, co­mo los mo­ra­dos, azu­les y ver­des. Y en cuan­to a for­mas, Án­ge­les Cas­ti­llo, di­rec­to­ra del Cen­tro Lui­sa Lago de Bar­ce­lo­na, ha­bla de apos­tar por las uñas al­men­dra­das, no muy lar­gas, con can­tos re­don­dea­dos. Y con com­bi­na­cio­nes ele­gan­tes con ra­yas y fran­ce­sa al bies en to­nos de la ga­ma, más cla­ros o más os­cu­ros. Pe­ro re­cuer­da que las uñas son de­li­ca­das y que exi­gen mu­cho cui­da­do y que hay que mi­mar la for­ma en que se apli­can las la­cas pa­ra no da­ñar­las y usar siem­pre pro­tec­to­res pa­ra que luz­can co­rrec­ta­men­te. Tam­bién Ele­na Co­mes, di­rec­to­ra del cen­tro de be­lle­za Le Pe­tit Sa­lon, con­si­de­ra que “sin una piel nu­tri­da y acon­di­cio­na­da en pro­fun­di­dad las ma­nos y las uñas no pue­den lu­cir per­fec­tas”. Ella pro­po­ne “un tra­ta­mien­to in­ten­si­vo es­pe­cí­fi­co, tra­du­cien­do las no­cio­nes de los pro­to­co­los faciales a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de las ma­nos, com­bi­nan­do fór­mu­las in­ten­si­vas de cui­da­do clá­si­cas y cla­ve pa­ra es­tas re­gio­nes, co­mo la pa­ra­fi­na, fun­da­men­tal pa­ra la hi­dra­ta­ción, y otros no­ve­do­sos prin­ci­pios ac­ti­vos na­tu­ra­les, co­mo el ex­trac­to de ho­jas de bao­bab o el áci­do hia­lu­ró­ni­co der­mo­cos­mé­ti­co de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción”. La doc­to­ra Mar Mira, co­di­rec­to­ra de la clí­ni­ca de me­di­ci­na es­té­ti­ca Mira+Cue­to, es de la opi­nión que las ma­nos, y por tan­to tam­bién las uñas, me­re­cen un cui­da­do es­pe­cial. Más en in­vierno. Pa­ra po­ner fin a es­tos in­con­ve­nien­tes una de las me­jo­res al­ter­na­ti­vas es “un pee­ling re­co­men­da­do pa­ra pie­les sen­si­bles, co­mo el Ke­rat­hor, una so­lu­ción iso­tó­ni­ca de ac­ción ex­fo­lian­te sua­ve-me­dia pa­ra aca­bar con man­chas o que­ra­to­sis”. Otro tra­ta­mien­to re­pa­ra­dor y mul­ti­hi­dra­tan­te re­co­men­da­do es el que pro­po­nen en el cen­tro de be­lle­za Oxi­gen de Bar­ce­lo­na. “Se lle­va a ca­bo con ma­no­plas a ba­se de prin­ci­pios ac­ti­vos co­mo el áci­do lác­ti­co, má­li­co, cí­tri­co, ro­sa mos­que­ta y urea. En es­te ca­so se adap­ta el ins­tru­men­to al dor­so de la mano y se fi­ja con un film os­mó­ti­co du­ran­te 20 mi­nu­tos. Trans­cu­rri­do es­te tiem­po se re­ti­ran los res­tos de los pro­duc­tos, se ma­sa­jea la zo­na y se apli­ca un pro­tec­tor so­lar”, ex­pli­ca Pa­tri­cia Cuen­ca. Por su par­te, el doc­tor Ale­jan­dro Camps, es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía del hos­pi­tal Qui­rón Tek­non, re­cuer­da que la ali­men­ta­ción tam­bién in­flu­ye. “La tex­tu­ra y as­pec­to de las uñas se pue­de me­jo­rar con com­ple­men­tos ali­men­ta­rios ti­po cis­ti­na, sílice, hie­rro, com­ple­jo vi­ta­mí­ni­co B y un lar­go et­cé­te­ra”. A ello aña­de que “en oca­sio­nes cam­bios su­ti­les en la ali­men­ta­ción o si­tua­cio­nes de es­trés pue­den dar dé­fi­cits en hie­rro, zinc, bio­ti­na, vitaminas B1, B2,

Me­jor se­ma­nal Re­no­var el es­mal­ta­do ca­da se­ma­na es la op­ción más sa­lu­da­ble

pa­ra cui­dar la uña

Me­tá­li­cos El aca­ba­do con efec­to me­tá­li­co es una ten­den­cia es­ti­lís­ti­ca que ha lle­ga­do a los es­mal­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.