LA BON­DAD

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Hoy to­ca lec­ción de fi­lo­so­fía. Perdonen las mo­les­tias. Du­ran­te me­dio si­glo he es­tu­dia­do la in­te­li­gen­cia hu­ma­na, sus crea­cio­nes, triun­fos y fra­ca­sos. De­fien­do una te­sis que es­can­da­li­za a mis co­le­gas, lo que me lle­va, co­mo in­cruen­ta ven­gan­za, a ex­po­ner­la de mo­do más es­tre­pi­to­so to­da­vía. Es­ta ver­sión ex­tre­ma sue­na así: “La ma­yor crea­ción de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na no es el ar­te, ni la cien­cia, ni la tec­no­lo­gía. La ma­yor crea­ción de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na es la bon­dad”. Me mi­ran con pia­do­sa con­des­cen­den­cia ha­cia lo que su­po­nen una prue­ba de mi de­bi­li­dad men­tal. To­do el mun­do sa­be lo in­te­li­gen­tes que son mu­chos se­res per­ver­sos. Yo tam­bién. ¿Por qué di­go en­ton­ces al­go que re­sul­ta tan vul­ne­ra­ble a la crí­ti­ca? Es­tas son mis ra­zo­nes. La fun­ción prin­ci­pal de la in­te­li­gen­cia es di­ri­gir el com­por­ta­mien­to pa­ra sa­tis­fa­cer ade­cua­da­men­te las ne­ce­si­da­des, fi­jar­se me­tas

NO SE PUE­DE FUN­DAR UNA ÉTI­CA UNI­VER­SAL DES­DE LO IN­DI­VI­DUAL, PE­RO SÍ DES­DE LO SO­CIAL

y al­can­zar­las. Pa­ra con­se­guir­lo, tie­ne que apren­der, ma­ne­jar in­for­ma­ción, ges­tio­nar las emo­cio­nes, po­ner en prác­ti­ca vir­tu­des de la ac­ción co­mo la te­na­ci­dad, la su­pera­ción del fra­ca­so, et­cé­te­ra. To­da es­ta ma­qui­na­ria pue­de es­tar di­ri­gi­da a con­se­guir fi­nes in­di­vi­dua­les. El la­drón as­tu­to bur­la los sis­te­mas de se­gu­ri­dad. Los ti­bu­ro­nes eco­nó­mi­cos apro­ve­chan las de­bi­li­da­des aje­nas. El ti­rano jue­ga con su fuer­za y ca­pa­ci­dad de co­rrup­ción. La in­te­li­gen­cia in­di­vi­dual es in­ca­paz de cons­truir una éti­ca, por­que el egoís­mo pue­de le­gi­ti­mar­se ra­cio­nal­men­te. Lo de­cía el pers­pi­caz Hu­me: “Es per­fec­ta­men­te ra­cio­nal dar más im­por­tan­cia a mi do­lor de mue­las que a la sal­va­ción del uni­ver­so”. Pon­dré un ejem­plo me­nos pe­des­tre. Mi pri­me­ra obli­ga­ción es pro­te­ger mi vi­da. Pe­ro la mo­ral pue­de im­po­ner­me sa­cri­fi­car­la pa­ra de­fen­der a mi co­mu­ni­dad. La ra­zón in­di­vi­dual bus­ca la su­per­vi­ven­cia, lue­go esa norma de­be pro­ce­der de otro ti­po de ra­zón o de in­te­li­gen­cia. Du­ran­te si­glos se pen­só que ve­nía de Dios, pe­ro pro­ce­de de la in­te­li­gen­cia so­cial, que tie­ne pa­tro­nes di­fe­ren­tes y co­li­sio­na fre­cuen­te­men­te con la in­di­vi­dual. Aquí sur­ge la dis­cre­pan­cia. Lo que des­de el pun­to de vis­ta in­di­vi­dual pa­re­ce un com­por­ta­mien­to in­te­li­gen­te, pue­de re­sul­tar no ser­lo des­de el pun­to de vis­ta so­cial. La bon­dad es un com­por­ta­mien­to in­di­vi­dual muy in­te­li­gen­te só­lo si lo juz­go des­de la óp­ti­ca co­lec­ti­va. Les ha­blo de es­to por­que aca­bo de leer el li­bro ¿Quién man­da aquí? (Pai­dós) del gran neu­ró­lo­go Mi­chael Gaz­za­ni­ga, que me da la ra­zón. De­fien­de que el ce­re­bro hu­mano es so­cial, y que ad­qui­rió sus ex­tra­or­di­na­rias ca­pa­ci­da­des –len­gua­je, ra­zón, li­ber­tad– a tra­vés de la in­ter­ac­ción en­tre in­te­li­gen­cias in­di­vi­dua­les. Un in­tere­san­te an­tro­pó­lo­go, Mi­chael To­ma­se­llo, di­ce que nues­tra es­pe­cie ge­ne­ró un pro­ce­so de au­to­do­mes­ti­ca­ción en el que se fue­ron se­lec­cio­nan­do aque­llos in­di­vi­duos que se so­me­tían me­jor a las nor­mas. La in­te­li­gen­cia se di­vi­dió. Por un la­do que­dó la in­te­li­gen­cia so­cial, que bus­ca el bien de la co­mu­ni­dad, y, por otra, la in­te­li­gen­cia in­di­vi­dual, que pue­de bus­car só­lo su pro­pio bien. Es­to ha­ce pen­sar a mu­chos que no se pue­de fun­dar una éti­ca uni­ver­sal. No se pue­de des­de la in­te­li­gen­cia in­di­vi­dual, pe­ro sí des­de la in­te­li­gen­cia so­cial. Si han lle­ga­do has­ta aquí, gra­cias por su arro­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.