UN NE­GO­CIO O UNA CON­DE­NA DE POR VI­DA

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Muy acer­ta­da­men­te la ac­tual ex­po­si­ción de ro­pa fe­me­ni­na en el Metropolitan Mu­seum de Nue­va York (Met) lle­va por tí­tu­lo Death be­co­mes her: a cen­tury of mor­ning at­ti­re (la muerte lle­ga a ser ella mis­ma, un si­glo de atuen­dos de lu­to) por­que han si­do las mu­je­res quie­nes han lle­va­do el pe­so del due­lo des­de que el mun­do es mun­do, véan­se las pla­ñi­de­ras. El Met mues­tra un con­jun­to de atuen­dos en­tre los años 1815 y 1915 y ana­li­za es­te fe­nó­meno so­cial que de las cla­ses al­tas pa­só a las ba­jas por el in­flu­jo en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes de la rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra, quien vis­tió de ne­gro des­de la muerte de su es­po­so, el prín­ci­pe Al­ber­to en 1861, has­ta la su­ya pro­pia en 1901, pe­ro tam­bién del ya in­ci­pien­te ne­go­cio de la mo­da y de la aper­tu­ra de gran­des al­ma­ce­nes de­di­ca­dos al lu­to, que po­nían ob­je­tos e in­du­men­ta­rias al al­can­ce de las cla­ses po­pu­la­res. Una cues­tión de mo­da, pe­ro tam­bién de con­trol; co­mo ex­pli­ca Jes­si­ca Re­gan, una de las co­mi­sa­rias de la mues­tra, la viu­da, “co­mo mu­jer con ex­pe­rien­cia se­xual sin res­tric­cio­nes ma­ri­ta­les era vis­ta mu­chas ve­ces co­mo un pe­li­gro po­ten­cial pa­ra el or­den so­cial”. En la In­gla­te­rra vic­to­ria­na, la viu­da de­bía lle­var ro­pas es­pe­cia­les –ne­gras, por su­pues­to– du­ran­te un mí­ni­mo de dos años, y no cual­quier ti­po de ro­pas: re­sul­ta­ban im­pres­cin­di­bles una ca­pa ne­gra, un ves­ti­do de cre­pé ne­gro con los pu­ños blan­cos y cue­llo sen­ci­llo y un som­bre­ro ne­gro con ve­lo; las da­mas de po­si­bles in­clu­so ha­cían ves­tir de ne­gro a to­do el ser­vi­cio. No es de ex­tra­ñar que la muerte se con­vir­tie­ra en un buen ne­go­cio pa­ra el sec­tor tex­til. Si via­ja­mos un po­co en el tiem­po en­con­tra­re­mos que el lu­to siem­pre ha te­ni­do gé­ne­ro. Por ejem­plo, en la In­dia, don­de has­ta su pri­me­ra prohi­bi­ción por los bri­tá­ni­cos en 1829 era una prác­ti­ca acep­ta­da que la viu­da ar­die­ra en la pi­ra fu­ne­ra­ria de su ma­ri­do, ce­re­mo­nia co­no­ci­da co­mo Sa­ti, por­que, se su­po­nía, que en es­ta vi­da ya no iba a en­con­trar fe­li­ci­dad; tam­bién se con­si­de­ra­ba que la unión ma­tri­mo­nial era per­pe­tua, y que al ar­der jun­tos tam­bién po­drían re­na­cer en un mun­do di­vino. In­tere­san­te, por­que a la in­ver­sa no fun­cio­na­ba…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.