ADÓNDE VA TU DI­NE­RO

Dos de ca­da tres fa­mi­lias tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a fin de mes y cua­tro de ca­da diez no pue­den afron­tar gas­tos im­pre­vis­tos. Con esas es­tre­che­ces cual­quier me­jo­ra eco­nó­mi­ca, gran­de o pe­que­ña, cuen­ta. Y pa­ra lo­grar­la lo pri­me­ro es sa­ber cuá­les son l

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - ¿Apun­ta y re­vi­sa sus gas­tos pa­ra ver a en qué se va su suel­do? Opi­ne en La­van­guar­dia.com/es­ti­los-de-vi­da

La pri­me­ra receta de los ex­per­tos pa­ra me­jo­rar las fi­nan­zas do­més­ti­cas es ha­cer un pre­su­pues­to, pa­rar­se a de­ta­llar por es­cri­to to­dos los in­gre­sos y los gas­tos. “Da pe­re­za y, aun­que pa­re­ce sen­ci­llo, no re­sul­ta fá­cil por­que has de de­tec­tar cual­quier ti­po de gas­to, por pe­que­ño que sea, y pre­ver los even­tua­les que pue­dan apa­re­cer; pe­ro el me­ro he­cho de ha­cer y con­tro­lar un pre­su­pues­to fa­mi­liar se­gu­ro que me­jo­ra tu eco­no­mía por­que te ha­ce ver par­ti­das in­ne­ce­sa­rias y otras que pue­den dis­cu­tir­se, co­mo un se­gu­ro de mo­to que qui­zá pue­des con­se­guir más ba­ra­to”, di­ce el di­rec­tor del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Fi­nan­cers (IEF), Jo­sep So­ler. Y de­ta­lla que re­pa­san­do gas­to a gas­to uno pue­de res­ca­tar eu­ros pa­ra crear un fon­do de emer­gen­cia y una hu­cha pa­ra el fu­tu­ro, dos pie­zas bá­si­cas e im­pres­cin­di­bles en to­do pre­su­pues­to fa­mi­liar. “No va­len ex­cu­sas; in­clu­so sien­do mi­leu­ris­ta uno pue­de me­jo­rar su pre­su­pues­to, ajus­tar al­gún gas­to y sa­car aun­que sean 10 eu­ros pa­ra guar­dar; al­go es al­go”, en­fa­ti­za. Jor­di Paniello, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ase­so­res de In­ver­sión, Fi­nan­cia­ción y Pe­ri­tos Ju­di­cia­les (AFI) opi­na que a la ho­ra de pla­ni­fi­car la eco­no­mía do­més­ti­ca se tra­ta de apli­car el sen­ti­do co­mún “y una bue­na for­ma de ha­cer­lo es re­la­cio­nar to­dos los gas­tos, pre­vis­tos e im­pre­vis­tos, en una lis­ta y agru­par­los en cua­tro apar­ta­dos: los de pri­me­ra ne­ce­si­dad o im­por­tan­tes, don­de es­ta­rían los de ali­men­ta­ción, luz, gas agua, et­cé­te­ra; los ne­ce­sa­rios, co­mo el cal­za­do, el ves­ti­do, la edu­ca­ción o la cuo­ta de los prés­ta­mos; los ex­tras, co­mo re­pa­ra­cio­nes de co­sas bá­si­cas, y los pres­cin­di­bles, co­mo los even­tos so­cia­les, via­jes, et­cé­te­ra”. Con es­ta es­truc­tu­ra es fá­cil ver en qué gas­ta­mos nues­tro di­ne­ro y de dón­de se pue­den sa­car eu­ros pa­ra aho­rrar, aun­que la es­tra­te­gia se­rá di­fe­ren­te si hay mu­chos gas­tos pres­cin­di­bles, que pue­den su­pri­mir­se, o si el grue­so son gas­tos ne­ce­sa­rios, que co­mo mu­cho pue­den ajus­tar­se. Paniello coin­ci­de con So­ler en que es bá­si­co crear una hu­cha pa­ra gas­tos ex­tras. “Si con­se­gui­mos apar­tar al­gu­na can­ti­dad, por pe­que­ña que sea, cuan­do ha­ya que re­pa­rar el ca­len­ta­dor, la co­ci­na o la la­va­do­ra lo no­ta­re­mos”, ejem­pli­fi­ca. Y apun­ta al­gu­nos pe­que­ños ges­tos que pue­den ayu­dar a re­ba­jar los cos­tes de los gas­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad, co­mo ha­cer siem­pre una lis­ta con las co­sas que se ne­ce­si­tan, com­prar pa­ra evi­tar con­su­mos su­per­fluos, es­tar al tan­to de las ofer­tas y com­pa­rar pre­cios en di­fe­ren­tes es­ta­ble­ci­mien­tos, evi­tar ha­cer aco­pio de ali­men­tos que lue­go igual se aca­ban ti­ran­do y re­vi­sar siem­pre las fac­tu­ras de los ser­vi­cios ener­gé­ti­cos, en es­pe­cial las lec­tu­ras es­ti­ma­das, pa­ra de­tec­tar po­si­bles erro­res o des­fa­ses, ade­más de com­pa­rar las ofer­tas de va­rias com­pa­ñías. En el ca­pí­tu­lo de gas­tos ne­ce­sa­rios, Paniello cree que la so­lu­ción pue­de ser di­la­tar­los en el tiem­po ne­go­cian­do un re­tra­so o un apla­za­mien­to, al tiem­po que ani­ma a vi­gi­lar los ex­trac­tos ban­ca­rios pa­ra evi­tar car­gos y co­mi­sio­nes in­ne­ce­sa­rias que a ve­ces pa­san inad­ver­ti­das por­que son can­ti­da­des pe­que­ñas pe­ro que po­drían en­gor­dar el fon­do pa­ra gas­tos ex­tras. Y pa­ra quie­nes acu­mu­lan mu­cho en­deu­da­mien­to, el con­se­jo del pre­si­den­te de AFI es ana­li­zar con un pro­fe­sio­nal in­de­pen­dien­te las po­si­bi­li­da­des de re­ne­go­ciar con el ban­co un pla­zo más lar­go o de bus­car me­jo­res con­di­cio­nes en otras en­ti­da­des. La reali­dad, a juz­gar por las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, es que tras va­rios años de cri­sis las fa­mi­lias ya han ajus­ta­do bas­tan­te sus gas­tos –se con­su­me un 15% me­nos que en el 2008– y hoy más de la mi­tad del pre­su­pues­to se va en cu­brir los gas­tos bá­si­cos: vi­vien­da, su­mi­nis­tros, ali­men­ta­ción, sa­lud y edu­ca­ción. Se­gún la Encuesta de Pre­su­pues­tos Fa­mi­lia­res del INE, un ter­cio del pre­su­pues­to se des­ti­na a gas­tos de vi­vien­da y su­mi­nis­tros (agua, elec­tri­ci­dad, et­cé­te­ra) y un 15% a ali­men­tos, a pe­sar de que en el 2013 las fa­mi­lias gas­ta­ron en ali­men­ta­ción un 10% me­nos que en el 2008. Pe­ro don­de más se han apre­ta­do el cin­tu­rón los con­su­mi­do­res –un 30%– es a la ho­ra de com­prar ro­pa, cal­za­do y mue­bles o de gas­tar en ocio y es­pec­tácu­los. “En los años de bo­nan­za eco­nó­mi­ca au­men­ta­ron mu­cho las ca­te­go­rías de gas­to de los es­pa­ño­les, se crea­ron nue­vas ne­ce­si­da­des y con­su­mos tec­no­ló­gi­cos, de gim­na­sio, ocio... y aho­ra el di­ne­ro vuel­ve a des­ti­nar­se a las ne­ce­si­da­des bá­si­cas”, ex­pli­can los ex­per­tos. Y el mar­gen de ma­nio­bra en esos ca­pí­tu­los es me­nor, lo que ha­ce más di­fí­cil aho­rrar. La ta­sa de aho­rro fue del 9,4% en el pri­mer tri­mes­tre del año, la más ba­ja des­de ha­ce quin­ce años, es de­cir, des­de que se pu­bli­ca es­ta es­ta­dís­ti­ca de Eu­ros­tat. Des­de las or­ga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res sub­ra­yan que co­mo pa­ra mu­chas fa­mi­lias la prin­ci­pal vía de agua son los su­mi­nis­tros de la vi­vien­da –agua, luz, gas–, el aho­rro pa­sa por re­du­cir el con­su­mo. Una

al­ter­na­ti­va es uti­li­zar elec­tro­do­més­ti­cos más efi­cien­tes, pe­ro eso a me­nu­do im­pli­ca in­ver­tir en apa­ra­tos nue­vos y se tar­dan va­rios años en amor­ti­zar con me­nos con­su­mo el ma­yor pre­cio. La otra vía es po­ner en prác­ti­ca al­guno de los con­se­jos que ofre­ce en su web el Ins­ti­tu­to pa­ra la Di­ver­si­fi­ca­ción y Aho­rro de Ener­gía (Idae.es) pa­ra con­su­mir me­nos agua, gas y elec­tri­ci­dad. Su­bir las per­sia­nas por el día y ba­jar­las por la no­che pa­ra apro­ve­char la luz y el ca­lor del sol; apa­gar el horno an­tes de que fi­na­li­ce la coc­ción y uti­li­zar el ca­lor re­si­dual, no de­jar los apa­ra­tos eléc­tri­cos en stand by o se­car la ro­pa al ai­re li­bre en lu­gar de usar se­ca­do­ra son al­gu­nas de sus re­co­men­da­cio­nes. Los es­pe­cia­lis­tas en fi­nan­zas, por su par­te, apun­tan que a ve­ces es más fá­cil aho­rrar si uno se pa­ga a sí mis­mo, es de­cir, si retira di­rec­ta­men­te unos cuan­tos eu­ros del suel­do y los po­ne en una cuen­ta de aho­rro di­fe­ren­te. Otro tru­co que su­gie­ren es im­po­ner­se un mes al año de es­tre­chez, es de­cir, un mes en el que se ha­rá un es­fuer­zo ex­tra de re­duc­ción de gas­tos y ese di­ne­ro se des­ti­na­rá a la cuen­ta de aho­rro. Tam­bién pue­de ayu­dar des­ti­nar cual­quier di­ne­ro ines­pe­ra­do –un pre­mio, unos atra­sos, un me­nor gas­to– a la hu­cha en lu­gar de ce­der a la ten­ta­ción de dar­se un ca­pri­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.