¿Es­trés y vér­ti­go? ¿O vér­ti­go y es­trés?

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Las ra­zo­nes del vér­ti­go, co­mo sus sín­to­mas, su tra­ta­mien­to son con­fu­sas. La doc­to­ra Isa­bel Asar­ta, coor­di­na­do­ra de la Uni­dad de Vér­ti­go del hos­pi­tal Qui­rón Tek­non, re­cuer­da que “no hay que ol­vi­dar que to­dos los es­ta­dos emo­cio­na­les de an­sie­dad, mie­do, de­pre­sión pue­den afec­tar al co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de los me­ca­nis­mos im­pli­ca­dos en el equi­li­brio”. En los úl­ti­mos tiem­pos han vis­to que ca­da vez son más los que, al su­frir es­trés y ten­sio­nes, desa­rro­llan tam­bién pro­ble­mas de vér­ti­go. Sue­len ser mu­je­res, en mu­chas oca­sio­nes con en­fer­me­da­des aña­di­das de equi­li­brio co­mo la de Me­niè­re y la acu­mu­la­ción de lí­qui­do. Pe­ro ca­da vez más pre­sen­tan ese pro­ble­ma ado­les­cen­tes con si­tua­cio­nes de pre­sión escolar o fa­mi­liar o con cua­dros de des­con­trol hor­mo­nal. Y cla­ro, tam­bién afec­ta a los hom­bres en si­tua­cio­nes de es­trés que no pue­den con­tro­lar. Por otro la­do tam­bién hay quie­nes ra­zo­nan que el es­trés no se pue­de con­si­de­rar es­pe­cí­fi­ca­men­te una cau­sa de vér­ti­go, pe­ro que sin em­bar­go el vér­ti­go pue­de cau­sar es­trés y el es­trés pue­de agra­var, a su vez, los sín­to­mas del vér­ti­go. Esa es la con­clu­sión a la que lle­gó el estudio rea­li­za­do por Scien­ce Links Ja­pan que, tras ana­li­zar el ca­so de 190 pa­cien­tes con vér­ti­go re­sol­vie­ron que el 31,8 % de ellos ha­bía lle­ga­do a te­ner vér­ti­go co­mo res­pues­ta a los me­di­ca­men­tos que to­ma­ban pa­ra com­ba­tir el es­trés o la an­sie­dad. Sea co­mo sea, cuan­do el es­trés y el vér­ti­go van de la mano, es bá­si­co re­du­cir y con­tro­lar las cau­sas que con­du­je­ron a la si­tua­ción de ten­sión. En es­tas oca­sio­nes los es­pe­cia­lis­tras re­co­mien­dan tran­qui­li­zan­tes sua­ves y re­la­jan­tes mus­cu­la­res en do­sis muy ba­jas pa­ra que la per­so­na duer­ma y des­can­se el ma­yor nú­me­ro de ho­ras po­si­ble y ama­nez­ca con más ener­gía y me­jor es­ta­do de áni­mo. Acon­se­jan die­tas li­ge­ras y so­bre to­do exen­tas de ex­ci­tan­tes (prohi­bi­da la ca­feí­na y el al­cohol) y res­pe­tar las ho­ras de sue­ño. Ha­cer ejer­ci­cio y apren­der a con­tro­lar la res­pi­ra­ción sir­ve pa­ra su­pe­rar las cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.