AR­TE ‘LOW COST’

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Gi­na To­sas

Oh là l’art es “la ex­pre­sión usa­da pa­ra ma

ni­fes­tar la emo­ción que se sien­te al des­cu­brir una obra de ar­te sor­pren­den­te y es­tre­me­ce­do­ra”, así de­fi­nen Mar de Pra­da y Jor­di Soriano el nom­bre que han in­ven­ta­do pa­ra su em­pre­sa (un mer­ca­do en lí­nea de ven­ta de obras de ar­tis­tas emer­gen­tes). Las pie­zas, úni­cas o edi­cio­nes li­mi­ta­das a pre­cios ase­qui­bles, pre­ten­den lle­gar a un pú­bli­co no ha­bi­tua­do a com­prar ar­te, pe­ro al que le in­tere­san los ob­je­tos con va­lor es­té­ti­co. “Pue­des de­co­rar to­da tu ca­sa de Ikea, pe­ro per­so­na­li­zar­la con pe­que­ños de­ta­lles”, su­gie­re Jor­di Soriano. La idea de ne­go­cio se le ocu­rrió a Soriano al ver que mu­chos de sus ami­gos te­nían el “tí­pi­co cuadro de la ciu­dad de Nue­va York” que ven­de la tien­da sueca. Ade­más, mien­tras tra­ba­ja­ba en fi­nan­zas pa­ra Ame­ri­can Ex­press en Pa­rís, el jo­ven em­pren­de­dor ob­ser­vó que la gen­te en­tra­ba en las ga­le­rías y ad­qui­ría ar­te “sin mie­do”. En Es­pa­ña, se­gún la ex­pe­rien­cia de am­bos, es di­fe­ren­te: “Las ga­le­rías tra­di­cio­na­les no nos ha­cen ca­so por­que nos ven jó­ve­nes, y los pre­cios son muy al­tos”. Aña­den que “el mer­ca­do del ar­te per­te­ne­ce a una éli­te y es muy di­fí­cil ac­ce­der a él, tan­to pa­ra nue­vos ar­tis­tas co­mo pa­ra con­su­mi­do­res con po­co ni­vel ad­qui­si­ti­vo”. Ellos, en cam­bio, ofre­cen a los crea­do­res se­lec­cio­na­dos en su por­tal (de mo­men­to, 21, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, y me­no­res de 35 años) una pla­ta­for­ma de di­fu­sión con co­mi­sio­nes más ba­jas que las ga­le­rías. “Ele­gi­mos por amor a pri­me­ra vis­ta, no por in­ver­sión”, afir­man. De Pra­da, his­to­ria­do­ra del ar­te y ges­to­ra cultural, es­co­ge las obras en fun­ción de las sen­sa­cio­nes. La ex­pe­rien­cia de ha­ber tra­ba­ja­do en el Mu­seo Pi­cas­so, el CCCB o la Bie­nal de Li­ver­pool tam­bién ava­la su cri­te­rio. Soriano, por su par­te, se ocu­pa de los nú­me­ros, del mar­ke­ting y, se­gún con­fie­sa, de di­va­gar: “Cuan­do es­tu­dia­ba pa­sa­ba una mos­ca y me di­ver­tía ob­ser­ván­do­la tres ho­ras. Aho­ra las mos­cas son ideas y di­va­ga­cio­nes”. Oh Là l’Art es tam­bién el nom­bre con el que han bau­ti­za­do lo que se­rá “el Spo­tify de las emo­cio­nes ar­tís­ti­cas”. Es de­cir, una pla­ta­for­ma don­de los usua­rios po­drán com­par­tir el im­pac­to que les ha pro­vo­ca­do el ar­te me­dian­te los avan­ces de la neu­ro­es­té­ti­ca. De Pra­da pre­sen­tó la pro­pues­ta el ve­rano pa­sa­do, co­mo crea­ti­va in­vi­ta­da en el pro­yec­to Fá­bri­ca Fu­tur de Bar­ce­lo­na. “Aho­ra nos pa­re­ce muy ra­ro, pe­ro en el fu­tu­ro qui­zá la for­ma de con­su­mir ar­te se­rá es­ta”.

Mar de Pra­da

29 años Di­rec­to­ra de ar­te de Oh là l’art

Jor­di Soriano

28 años Ana­lis­ta fi­nan­cie­ro de Oh là l’art

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.