Fi­nan­zas de an­dar por ca­sa

Ges­tio­nar el pre­su­pues­to do­més­ti­co, aho­rrar, ne­go­ciar con el ban­co... nue­va se­rie de re­por­ta­jes pa­ra ad­mi­nis­trar­se me­jor

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to May­te Rius

Tra­di­cio­nal­men­te los con­su­mi­do­res es­pa­ño­les han to­ma­do sus de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras a par­tir de lo que de­cía un ami­go o el di­rec­tor de su ofi­ci­na ban­ca­ria. Pe­ro la cri­sis fi­nan­cie­ra ha evi­den­cia­do que hoy to­do el mun­do ha de en­ten­der un mí­ni­mo so­bre cuen­tas pa­ra lle­gar a fin de mes, pa­ra ve­lar por ca­da uno de sus eu­ros y pa­ra po­der in­for­mar­se bien cuan­do pi­de ase­so­ra­mien­to

La cri­sis ha he­cho añi­cos la con­fian­za que mu­chas

per­so­nas te­nían de­po­si­ta­da en su ban­co o ca­ja de aho­rro co­mo úni­co o prin­ci­pal ase­sor pa­ra to­do lo re­la­cio­na­do con su di­ne­ro. El 55% di­ce que ya no con­fía ni en su pro­pia en­ti­dad, se­gún una encuesta de la or­ga­ni­za­ción de con­su­mi­do­res Ceac­cu. Y en un país don­de in­clu­so per­so­nas con for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria co­mo mé­di­cos o abogados ad­mi­ten no sa­ber mu­cho de cuen­tas ni de fi­nan­zas, eso sig­ni­fi­ca que hay mu­chí­si­mos huér­fa­nos fi­nan­cie­ros, per­so­nas que des­co­no­cen qué han te­ner en cuen­ta o a quién pe­dir opi­nión cuan­do han de to­mar de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas. Por eso aho­ra ca­lan con ma­yor fa­ci­li­dad las vo­ces de quie­nes des­de ha­ce dé­ca­das pro­pug­nan que hay que im­par­tir edu­ca­ción fi­nan­cie­ra en la es­cue­la y co­mien­zan a or­ga­ni­zar­se ta­lle­res so­bre el te­ma en ins­ti­tu­tos de se­cun­da­ria, en aso­cia­cio­nes y co­le­gios pro­fe­sio­na­les. Y tam­bién hay más per­so­nas cons­cien­tes de que el mun­do de las fi­nan­zas no es só­lo co­sa de los ban­cos y de la bol­sa, sino que afec­ta a su día a día, al di­ne­ro que des­ti­na a gas­tos fi­jos, a los re­cur­sos que ten­drá cuan­do se ju­bi­le, a lo que le co­bran por pa­gar un re­ci­bo o por com­prar una ne­ve­ra o un co­che a pla­zos. Pe­ro tras es­ta to­ma de con­cien­cia mu­chos no sa­ben qué pa­sos dar, có­mo ob­te­ner in­for­ma­ción fia­ble o a quién pe­dir con­se­jo. “Fi­nan­zas­pa­ra­to­dos.es, el por­tal de in­ter­net crea­do en el mar­co del plan de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra del Ban­co de Es­pa­ña y la CNMV, pue­de ayu­dar mu­cho, por­que reúne in­for­ma­ción bas­tan­te in­te­li­gi­ble so­bre có­mo lle­gar a fin de mes, so­bre los dis­tin­tos pro­duc­tos fi­nan­cie­ros o có­mo in­ver­tir, e in­clu­so un kit fi­nan­cie­ro de su­per­vi­ven­cia”, apun­ta Jo­sep So­ler, di­rec­tor del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Fi­nan­cers (IEF). En reali­dad, en la red hay va­rias webs so­bre edu­ca­ción fi­nan­cie­ra y eco­no­mía do­més­ti­ca, con re­cur­sos di­vul­ga­ti­vos, y otras mu­chas que ha­blan de fi­nan­zas y pro­duc­tos de in­ver­sión. Pe­ro So­ler aler­ta que in­ter­net pue­de re­sul­tar pe­li­gro­so cuan­do se bus­ca con­se­jo fi­nan­cie­ro. “Con la sa­lud fi­nan­cie­ra ocu­rre lo mis­mo que con la sa­lud fí­si­ca: si es­tás en­fer­mo y te po­nes a bus­car in­for­ma­ción en in­ter­net so­bre lo que te pa­sa co­rres el ries­go de au­to­diag­nos­ti­car­te y au­to­me­di­car­te, lo que no es re­co­men­da­ble por­que las fi­nan­zas nun­ca son ge­né­ri­cas, de­pen­den de tus cir­cuns­tan­cias, se ne­ce­si­tan so­lu­cio­nes per­so­na­li­za­das”, di­ce el di­rec­tor del IEF. Su con­se­jo es bus­car pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos “igual que si es­tás en­fer­mo vas al mé­di­co”. Pe­ro fue­ra de los ban­cos mu­chas per­so­nas no sa­ben a quién acu­dir. “Si se bus­ca con­se­jo pa­ra un te­ma de deu­das uno pue­de acu­dir a un in­ter­me­dia­rio de cré­di­to, que de­be es­tar re­gis­tra­do en el Mi­nis­te­rio de Con­su­mo pa­ra po­der ejer­cer; y si se bus­ca un ase­sor de in­ver­sión, lo me­jor es ele­gir uno re­gis­tra­do co­mo EAFI (em­pre­sa de ase­so­ra­mien­to fi­nan­cie­ro) en la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) que co­mer­cia­li­ce pro­duc­tos de cual­quier en­ti­dad pa­ra que te ofrez­ca di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas pa­ra tus ne­ce­si­da­des”, ex­pli­ca Jor­di Paniello, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal Co­le­gial de Ase­so­res de In­ver­sión, Fi­nan­cia­ción y Pe­ri­tos Ju­di­cia­les (AFI). La du­da que asal­ta a mu­chos con­su­mi­do­res es has­ta qué pun­to esos ase­so­res son in­de­pen­dien­tes. “Tam­bién po­dría­mos pre­gun­tar­nos si hay mé­di­cos in­de­pen­dien­tes ¿no?, si cuan­do nos en­vían a ha­cer prue­bas real­men­te las ne­ce­si­ta­mos; lo que es­tá cla­ro es que hay que exi­gir al ase­sor que sea transparente, que es­té cua­li­fi­ca­do y te di­ga pa­ra quién tra­ba­ja y que es­té so­me­ti­do a un có­di­go éti­co”, res­pon­de So­ler. Cla­ro que hay con­su­mi­do­res que por la sen­ci­llez de su ope­ra­ti­va qui­zá no ne­ce­si­tan o no pue­den acu­dir a un ase­sor in­de­pen­dien­te pa­ra po­ner en or­den sus cuen­tas o sa­car más pro­ve­cho a sus aho­rros. Fernando Ló­pez, res­pon­sa­ble de te­mas eco­nó­mi­cos de Ceac­cu, ex­pli­ca que siem­pre se pue­de con­sul­tar con al­gún fa­mi­liar que en­tien­da un po­co del te­ma o con una or­ga­ni­za­ción de con­su­mi­do­res an­tes de to­mar cual­quier de­ci­sión im­por­tan­te so­bre su di­ne­ro o so­bre un pro­duc­to que ofre­ce el ban­co. Pe­ro se cuen­te o no con ase­sor y se ten­ga o no mu­cho tra­to con el ban­co ha­cen fal­ta unos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos so­bre las pro­pias ne­ce­si­da­des de in­gre­sos y gas­tos, có­mo dis­mi­nuir cos­tes fi­jos, las con­se­cuen­cias de fi­nan­ciar una com­pra, las di­fe­ren­cias en­tre unos pro­duc­tos fi­nan­cie­ros y otros o qué hay que pre­gun­tar an­tes de in­ver­tir pa­ra no lle­var­se sor­pre­sas. Pa­ra con­tri­buir a ellos, ES ini­cia hoy una se­rie de ocho re­por­ta­jes so­bre eco­no­mía do­més­ti­ca en los que se abor­da­rá des­de có­mo de­tec­tar cuá­les son las vías de agua de nues­tro pre­su­pues­to fa­mi­liar has­ta cuán­do nos in­tere­sa cam­biar la hi­po­te­ca, pa­san­do por en qué fi­jar­nos an­tes de abrir una cuen­ta ban­ca­ria o si hay al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión cuan­do los de­pó­si­tos ape­nas ofre­cen in­te­rés, en­tre otros te­mas.

CON UNA MÍ­NI­MA FOR­MA­CIÓN FI­NAN­CIE­RA EL DI­NE­RO SE APRO­VE­CHA ME­JOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.