La cuen­ta de la vie­ja

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

An­ta­ño se de­cía: “¡Va­mos a echar cuen­tas!”. Al­guien co­bra­ba por­que otro al­guien pa­ga­ba y li­qui­da­ba deu­das. En aque­lla épo­ca no ha­bía cal­cu­la­do­ra y al­gu­nos re­cu­rrían a la cuen­ta de la vie­ja; es­to es, lo ha­cían con los de­dos o con otro pro­ce­di­mien­to se­me­jan­te. No ha­bía edu­ca­ción fi­nan­cie­ra en la es­cue­la, y na­die pro­pug­na­ba que la hu­bie­ra. Era otra épo­ca. Hoy en día cre­ce el nú­me­ro de vo­ces que de­fien­den la ne­ce­si­dad de im­par­tir es­te ti­po de edu­ca­ción y co­mien­zan a or­ga­ni­zar­se ta­lle­res so­bre el te­ma en mu­chos ins­ti­tu­tos de se­cun­da­ria, en aso­cia­cio­nes y co­le­gios pro­fe­sio­na­les. El mun­do de las fi­nan­zas no es só­lo co­sa de ban­cos y de la bol­sa. Tam­bién per­te­ne­ce al ám­bi­to de la eco­no­mía do­més­ti­ca, por­que ha­cen fal­ta unos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos so­bre las di­fe­ren­cias en­tre unos pro­duc­tos fi­nan­cie­ros y otros, so­bre las con­se­cuen­cias de fi­nan­ciar una com­pra, so­bre las pro­pias ne­ce­si­da­des de in­gre­sos y gas­tos o so­bre qué hay que pre­gun­tar an­tes de in­ver­tir nues­tro di­ne­ro pa­ra no lle­var­se lue­go sor­pre­sas. ES ini­cia hoy una se­rie de ocho re­por­ta­jes ela­bo­ra­dos por May­te Rius so­bre es­tas ma­te­rias pa­ra que, en­tre otras co­sas, no se abran vías de agua y cua­dren los pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res. Con o sin cuen­ta de la vie­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.