En jue­go

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Char­les Dic­kens, Ed­gar Allan Poe y Ja­ne Aus­tin han di­ser­ta­do so­bre el whist. Oriol Ri­poll re­su­me el de­ba­te

Les advierto, he te­ni­do mis du­das so­bre si de­bía ex­pli­car­les el jue­go de hoy o cam­biar­lo por otro que sus­ci­te me­nos opi­nio­nes. El whist fue crea­do por un gru­po de no­bles ingleses y des­cri­to en un tra­ta­do por Ed­mond Hoy­le (1742). Des­de ese mo­men­to fue uno de los pa­sa­tiem­pos pre­fe­ri­dos por las cla­ses aco­mo­da­das de In­gla­te­rra y de Es­ta­dos Uni­dos. Por un la­do, Char­les Dic­kens, en Los pa­pe­les pós­tu­mos

del club Pick­wick, nos pre­sen­ta el whist de for­ma po­co ha­la­güe­ña, co­mo si se tra­ta­ra de un ac­to so­cial que po­co tie­ne que ver con el he­cho de ju­gar. Por su par­te, Ed­gar Allan Poe en Los crí­me­nes de la ca­lle

Mor­gue can­ta sus vir­tu­des dán­do­le im­por­tan­cia a to­do lo que apor­ta a la men­te del ju­ga­dor: “La efi­cien­cia en el whist im­pli­ca la ca­pa­ci­dad pa­ra triun­far en to­das aque­llas em­pre­sas que sean más im­por­tan­tes, don­de la men­te se en­fren­ta con la men­te.” Aún así,

EL WHIST, JUE­GO DE CAR­TAS DES­CRI­TO EN 1742, SE DE­BA­TE EN­TRE LO SO­CIAL Y LO RA­CIO­NAL

to­dos es­tos co­men­ta­rios no de­ben ate­mo­ri­zar­les. Al con­tra­rio. Se tra­ta de un jue­go de ba­zas muy sim­ples don­de de­ben es­tar con­cen­tra­dos pa­ra adi­vi­nar las car­tas de la pa­re­ja. Es­to no im­pi­de que los per­so­na­jes de no­ve­las de Ja­ne Austen ha­gan par­ti­das de whist mien­tras no pa­ran de con­ver­sar. Así que les pro­pon­go que ha­gan una par­ti­da y juz­guen us­te­des mis­mos: ¿jue­go in­te­lec­tual o ex­cu­sa pa­ra re­la­cio­nar­se? Ne­ce­si­ta­rán dos pa­re­jas y una ba­ra­ja de car­tas de pó­quer sin los co­mo­di­nes. Los miem­bros de ca­da equi­po se sien­tan uno fren­te al otro, y los de la pa­re­ja con­tra­ria se sien­tan in­ter­ca­la­dos. Uno ha­ce de mano y re­par­te 13 car­tas a ca­da par­ti­ci­pan­te (tra­di­cio­nal­men­te, se re­par­ten una a una y se em­pie­za dan­do a quien se sien­ta a su iz­quier­da). La úl­ti­ma car­ta, que se la que­da­rá quien ha re­par­ti­do, se mues­tra bo­ca arri­ba y se­rá el pa­lo que le ha­rá ga­na­dor en esa ron­da. Por tur­nos, y em­pe­zan­do el ju­ga­dor que ga­nó la ba­za an­te­rior, se ti­ra una car­ta so­bre la me­sa. El or­den de las car­tas, co­mo es ha­bi­tual, es: A,K, Q, J y las nu­mé­ri­cas del 10 al 2. Es obli­ga­to­rio ti­rar una car­ta del pa­lo que ha ti­ra­do el pri­mer ju­ga­dor. Si no se tie­ne nin­gu­na de es­te pa­lo, no hay que ti­rar una car­ta de triun­fo, sino que se ad­mi­te cual­quier otra. Ga­na la ba­za quien ha­ya ti­ra­do la car­ta más al­ta del pa­lo que ha sa­li­do, o del triun­fo. Cuan­do aca­ba la ron­da se cuen­tan cuán­tas ba­zas ( tricks en in­glés) ha ga­na­do ca­da pa­re­ja. Pa­ra pun­tuar, ca­da equi­po de­be ha­ber con­se­gui­do co­mo mí­ni­mo seis ba­zas y ca­da una que es­té por en­ci­ma de ese nú­me­ro per­mi­ti­rá su­mar un pun­to. Ade­más, hay una pun­tua­ción ex­tra: los ho­no­res ( ho­nours, en in­glés). Si una pa­re­ja ha con­se­gui­do los 4 ho­no­res del pa­lo del triun­fo (el as, la K,Q y la J), su­ma 4 pun­tos ex­tras. Si só­lo ha con­se­gui­do 3 ho­no­res, su­ma­rá 3 pun­tos. Ga­na la pa­re­ja que con­si­ga 10 pun­tos. Só­lo hay una res­tric­ción, se de­be al­can­zar el úl­ti­mo pun­to con un trick. Una vez ha­yan aca­ba­do una par­ti­da, de­ja­rán de la­do las pre­ven­cio­nes que Dic­kens o Poe ha­bían he­cho le­van­tar y se­rán más par­ti­da­rios de los gus­tos de Austen, por­que rá­pi­da­men­te des­cu­bri­rán que la me­cá­ni­ca es sen­ci­lla, pe­ro el jue­go es adic­ti­vo. Yo me de­cla­ro cla­ra­men­te “aus­ti­niano”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.