Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Ilus­tra­ción Raúl

Se­gún Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na, Mi­chel Gaz­za­ni­ga es un neu­ró­lo­go fas­ci­nan­te. ¿Quie­ren sa­ber por qué?

Mi­chel Gaz­za­ni­ga es un neu­ró­lo­go fas­ci­nan­te. Des­cu­brió que si se se­pa­ra­ban los dos he­mis­fe­rios ce­re­bra­les de una per­so­na vi­va (por ra­zo­nes mé­di­cas, cla­ro es­tá), ca­da he­mis­fe­rio fun­cio­na por su cuen­ta, pe­ro só­lo so­mos cons­cien­tes de lo que su­ce­de en el iz­quier­do, lu­gar don­de ra­di­ca el len­gua­je. Por eso, es fal­sa la afir­ma­ción de “pen­sar con el he­mis­fe­rio de­re­cho o el iz­quier­do”. Am­bos es­tán per­ma­nen­te­men­te en co­la­bo­ra­ción. Les di­go es­to por­que se ha pues­to de mo­da aña­dir el pre­fi­jo neu­ro a cual­quier co­sa: hay neu­ro­eco­no­mía, neu­ro­mar­que­ting, neu­ro­edu­ca­ción... Cuan­do al­go se po­ne de mo­da, cau­te­la. Or­te­ga de­cía: “Lo que hoy se di­ce en las cá­te­dras ma­ña­na se re­pi­te en las pla­zue­las”. Te­nía ra­zón, tan só­lo le fal­tó aña­dir: “Pe­ro se re­pi­te de otra ma­ne­ra”. Y al­gu­nas ma­ne­ras son fu­lle­ras.

EL DOC­TOR GAZ­ZA­NI­GA VIO QUE LA AC­TI­VI­DAD CE­RE­BRAL DEL OYEN­TE RE­FLE­JA LA DEL HA­BLAN­TE

No voy a ha­blar­les de es­to, sino de la im­por­tan­cia que Gaz­za­ni­ga da a la con­ver­sa­ción. Los neu­ró­lo­gos han com­pro­ba­do que nues­tro ce­re­bro vie­ne pre­pa­ra­do pa­ra ella. Uri Has­son, de Prin­ce­ton (EE. UU.), ha me­di­do la ac­ti­vi­dad ce­re­bral de dos su­je­tos que con­ver­san. Ob­ser­vó que la ac­ti­vi­dad ce­re­bral del oyen­te re­fle­ja­ba la del ha­blan­te. Al­gu­nas áreas mos­tra­ban in­clu­so res­pues­tas an­ti­ci­pa­to­rias pre­dic­ti­vas. Cuan­do ha­bía esas res­pues­tas an­ti­ci­pa­to­rias, ha­bía un ma­yor en­ten­di­mien­to. Es­te des­cu­bri­mien­to me in­tere­sa por­que me da la ra­zón (lo cual es una ra­zón po­co cien­tí­fi­ca y de­ma­sia­do en­greí­da). Sos­ten­go que hay con­ver­sa­cio­nes as­cen­den­tes y des­cen­den­tes. Unas nos ha­cen más in­te­li­gen­tes y otras más es­tú­pi­dos. Unas nos en­no­ble­cen y otras nos en­ca­na­llan. La con­ver­sa­ción es un in­ter­cam­bio no pla­ni­fi­ca­do. De ahí que el re­sul­ta­do sea in­te­li­gen­te o es­tu­pi­di­fi­can­te. La sin­to­nía des­cu­bier­ta por los neu­ró­lo­gos mues­tra que la ac­ti­vi­dad de un ce­re­bro pue­de in­fluir en la del otro. La con­clu­sión es que re­sul­ta bueno pa­ra to­dos con­ver­sar con per­so­nas in­te­li­gen­tes. He de aña­dir que la con­ver­sa­ción se da en un ni­vel de igual­dad y que, por lo tan­to, ex­clu­ye la edu­ca­ción o la te­ra­pia, que son in­ter­ac­cio­nes me­nos si­mé­tri­cas. Una gran lin­güis­ta de la Geor­ge­town (EE.UU.), De­bo­rah Tannen, ha es­tu­dia­do la con­ver­sa­ción co­mo un fe­nó­meno so­cial. En efec­to, po­de­mos con­si­de­rar el tra­to, la con­vi­ven­cia, co­mo una gi­gan­tes­ca con­ver­sa­ción, que en es­te mo­men­to tie­ne un per­fil nue­vo a tra­vés de las re­des so­cia­les, un fe­nó­meno que me tie­ne con­fu­so. ¿Es la co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de men­sa­jes, wat­saps, chats, una ver­da­de­ra con­ver­sa­ción? ¿O la con­ver­sa­ción exi­ge un con­tac­to real y no vir­tual? La con­ver­sa­ción real es más com­pro­me­ti­da, por­que uno no pue­de ini­ciar­la o in­te­rrum­pir­la a vo­lun­tad. ¿Có­mo es el ni­vel de nues­tra con­ver­sa­ción so­cial? Creo que no es bueno. Hay una pre­sión a la ba­ja, ha­cia la agre­si­vi­dad, el desáni­mo, la des­con­fian­za, el en­ca­na­lla­mien­to. Aho­ra que se ha­bla tan­to de crea­ti­vi­dad, nues­tras con­ver­sa­cio­nes so­cia­les no lo son. Tien­den a ir “cues­ta aba­jo en la ro­da­da”, co­mo di­ce el tan­go. Y, co­mo es­cri­bió Ma­cha­do, “es di­fí­cil no caer cuan­do to­do cae”. Por eso, año­ro una con­ver­sa­ción es­ti­mu­lan­te, no­ble, ri­gu­ro­sa, in­ven­ti­va, en una pa­la­bra, as­cen­den­te. ¿Em­pe­za­mos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.