¡Ten­go vér­ti­go!

El vér­ti­go, esa sen­sa­ción de des­equi­li­brio que en al­gu­na oca­sión pue­de aca­bar en des­ma­yo, afec­ta al 25% de la po­bla­ción mun­dial

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

El 25% de la po­bla­ción mun­dial su­fre es­ta des­agra­da­ble sen­sa­ción de pér­di­da de equi­li­brio

De re­pen­te to­do co­mien­za a gi­rar. Se pier­de la no­ción del equi­li­brio y lle­ga la sen­sa­ción de pre­ci­pi­ta­ción en el va­cío. Es el vér­ti­go. Una ilu­sión de mo­vi­mien­to que pue­de lle­gar a cau­sar náu­seas, ma­reos y has­ta la sen­sa­ción de des­ma­yo in­mi­nen­te. El pro­pio cuer­po se vuel­ve de re­pen­te in­go­ber­na­ble. Es una ex­pe­rien­cia muy des­agra­da­ble que es mu­cho más co­mún de lo que pa­re­ce (lo su­fre un 25% de la po­bla­ción mun­dial, so­bre to­do mu­je­res que su­fren es­trés y ten­sión). El doc­tor Ni­co­lás Pérez, es­pe­cia­lis­ta en Oto­rri­no­la- rin­go­lo­gía de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Navarra, re­cuer­da que “es un tras­torno que afec­ta a cual­quie­ra y pue­de lle­gar por una in­fec­ción de oi­do o pro­ble­mas en la vis­ta. En ni­ños se pre­sen­ta en for­ma de cri­sis es­pon­tá­neas y pa­sa­je­ras y en an­cia­nos co­rre el ries­go de evo­lu­cio­nar ha­cia una ines­ta­bi­li­dad cró­ni­ca”. Sin em­bar­go las más afec­ta­das por el vér­ti­go sue­len ser “mu­je­res de en­tre los 20 y 50 años de edad que pa­de­cen en­fer­me­da­des en el sis­te­ma del equi­li­brio co­mo la de Mé­niè­re”, aña­de Ni­co­lás Pérez. Tam­bién afec­ta a per­so­nas que pre­sen­tan cua­dros de es­trés o an­sie­dad por­que esos es­ta­dos in­flu­yen di­rec­ta­men­te en el equi­li­brio. Pe­ro, ¿qué es exac­ta­men­te?, ¿qué cau­sa es­ta sen­sa­ción tan des­agra­da­ble de des­con­trol? Ni­co­lás Pérez, ade­más au­tor de Vér­ti­go y ma­reo. ¿Qué me pa­sa doc­tor” (Edi­to­rial Eve­rest), ex­pli­ca que “se re­la­cio­na ca­si siem­pre con una al­te­ra­ción del sis­te­ma ves­ti­bu­lar, que se ha­lla den­tro del oí­do in­terno y coor­di­na el man­te­ni­mien­to del equi­li­brio así co­mo de nues­tra pos­tu­ra”. Uno de los mi­tos más fre­cuen­tes en el mun­do de los vér­ti­gos es pen­sar que la cul­pa la tie­nen siem­pre “las cer­vi­ca­les”, cuan­do , por lo ge­ne­ral, se de­be a “al­te­ra­cio­nes en el oí­do o en la co­ne­xión ner­vio­sa del oí­do al ce­re­bro o en el pro­pio ce­re­bro”. El vér­ti­go, se­gún Pérez, sue­le ser cul­pa de “los ma­reos, fun­da­men­tal­men­te en per­so­nas cu­yo oí­do in­terno sea es­pe­cial­men­te sen­si­ble a mo­vi­mien­tos sú­bi­tos, co­mo los vai­ve­nes”. Tam­bién las in­fec­cio­nes ví­ri­cas o bac­te­ria­nas que afec­tan al oí­do in­terno pue­den ser el ori­gen del pro­ble­ma, así co­mo la ci­ta­da en­fer­me­dad de Mé­niè­re, un tras­torno que trae a los es­pe­cia­lis­tas de ca­be­za y que “pro­du­ce cri­sis de vér­ti­go re­pen­ti­nas y epi­só­di­cas y sue­le ir acom­pa­ña­da de zum­bi­dos y náu­seas”, ex­pli­ca es­te es­pe­cia­lis­ta. Otra cau­sa pue­de ser “la re­gu­la­ción anor­mal de la pre­sión ar­te­rial, es­pe­cial­men­te en per­so­nas ma­yo­res que to­man fár­ma­cos pa­ra con­tro­lar una en­fer­me­dad car­día­ca o una hi­per­ten­sión y que pue­den des­ma­yar­se cuan­do se po­nen de pie brus­ca­men­te de­bi­do, pre­ci­sa­men­te, a una ba­ja­da de la pre­sión ar­te­rial” o ya de­bi­do a “tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos, co­mo la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, frac­tu­ras de crá­neo, tu­mo­res o ic­tus”. ¿Cuán­do preo­cu­par­se? ¿Cuán­do hay que con­si­de­rar

que no es un fe­nó­meno pa­sa­je­ro sino un pro­ble­ma con cier­ta en­ti­dad? Isa­bel Asar­ta, coor­di­na­do­ra de la Uni­dad de Vér­ti­go del hos­pi­tal Qui­rón Tek­non, da las pau­tas: “Cuan­do se su­man di­ver­sos sín­to­mas co­mo la ce­fa­lea mo­de­ra­da o in­ten­sa , di­plo­pia (vi­sión do­ble), amau­ro­sis (pér­di­da de vi­sión), pér­di­da de fuer­za en las ex­tre­mi­da­des, di­sar­tria (tras­tor­nos del ha­bla), des­orien­ta­ción tem­po­ro-es­pa­cial, pér­di­da de cons­cien­cia, am­ne­sia (pér­di­da de memoria), hay que acu­dir al es­pe­cia­lis­ta pa­ra que ha­ga una va­lo­ra­ción. Y cla­si­fi­que el ti­po de vér­ti­go”. Una for­ma ha­bi­tual de cla­si­fi­car los vér­ti­gos es la que se ba­sa en la lo­ca­li­za­ción de la en­fer­me­dad que los cau­sa. Así, pue­den ser pe­ri­fé­ri­cos o cen­tra­les, sien­do el pri­mer ti­po es el más fre­cuen­te y cau­sa­do por la afec­ta­ción del la­be­rin­to (oí­do in­terno) y ner­vio ves­ti­bu­lar (en­car­ga­do de trans­por­tar la in­for­ma­ción so­bre el equi­li­brio des­de el oí­do in­terno al ce­re­bro). “El vér­ti­go pe­ri­fé­ri­co se aso­cia a una pér­di­da de au­di­ción y pre­sión en los oí­dos. El cen­tral, por su par­te, se pro­du­ce de­bi­do a la al­te­ra­ción de los me­ca­nis­mos neu­ro­ló­gi­cos del pro­pio sis­te­ma ves­ti­bu­lar y pue­de ir acom­pa­ña­do de vi­sión do­ble, ines­ta­bi­li­dad y do­lor de ca­be­za in­ten­so”, des­cri­be la es­pe­cia­lis­ta. Pa­ra sa­ber qué es un vér­ti­go, tam­bién es im­pres­cin­di­ble des­car­tar lo que no lo es. En es­te sen­ti­do, Je­sús Huer­ta, doc­tor en Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía y oto­neu­ro­lo­gía de la Clí­ni­ca del Vér­ti­go de Gi­ro­na, re­cuer­da que “no hay que con­fun­dir­lo con la ines­ta­bi­li­dad, que se en­tien­de co­mo la di­fi­cul­tad pa­ra man­te­ner el equi­li­brio cuan­do ca­mi­na­mos o es­ta­mos de pie, que a ve­ces acom­pa­ña al vér­ti­go o apa­re­ce des­pués de él, pe­ro no es vér­ti­go”. Tam­po­co es un ma­reo. “Exis­ten un con­jun­to de sín­to­mas co­mo náu­seas, vó­mi­tos, su­do­ra­ción fría, a ve­ces pa­li­dez e in­clu­so dia­rrea que se con­fun­den a ve­ces con el vér­ti­go, pe­ro no lo son sino que se de­ben a una ac­ti­va­ción del sis­te­ma ner­vio­so ve­ge­ta­ti­vo, que in­di­ca sim­ple­men­te que al­go anor­mal es­tá su­ce­dien­do (ma­reo del bar­co, del co­che, pro­ble­mas gás­tri­cos, o fuertes do­lo­res de ca­be­za)”, aña­de. Hay que des­car­tar tam­bién sín­to­mas que “res­pon­den a la sen­sa­ción de que per­de­mos el co­no­ci­mien­to (pre­sín­co­pe) o la pér­di­da de co­no­ci­mien­to (sín­co­pe) y que no se de­ben a afec­ta­cio­nes del apa­ra­to

del equi­li­brio del oí­do sino que por lo ge­ne­ral se de­ben a un gran nú­me­ro de en­fer­me­da­des, neu­ro­ló­gi­cas o car­dio­vas­cu­la­res”. Y fi­nal­men­te tam­po­co hay que con­fun­dir el vér­ti­go con “la sen­sa­ción de des­co­ne­xión con el en­torno que nos ro­dea. La habitación no se mue­ve, pe­ro nos pa­re­ce co­mo si no es­tu­vié­ra­mos en ella. Eso es vér­ti­go psi­có­geno, y son sín­to­mas de­bi­dos a tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos o psi­quiá­tri­cos”, di­ce Huer­ta. Diag­nos­ti­car el vér­ti­go no es fá­cil. “El vér­ti­go es un sín­to­ma que se pro­du­ce en di­ver­sas en­fer­me­da­des por lo que al fi­nal hay mu­chos ti­pos de vér­ti­gos con ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­tas en ca­da oca­sión y tam­bién con di­ver­sos re­que­ri­mien­tos de ex­plo­ra­ción”, ex­pli­ca Isa­bel Asar­ta. El pri­mer pa­so es en­con­trar la na­tu­ra­le­za del pro­ble­ma y su cau­sa. Pa­ra ello hay que es­tu­diar los sín­to­mas que acom­pa­ña­ron al ma­reo, los po­si­bles des­en­ca­de­nan­tes, cuán­to du­ra­ron y so­bre to­do qué tra­jo ali­vio al pa­cien­te. Y, lue­go se ha­ce una am­plia ex­plo­ra­ción oto­rri­no­la­rin­go­ló­gi­ca (oí­do, fo­sas na­sa­les, na­so­fa­rin­ge, ca­vi­dad oral y la­rin­ge). “El estudio del nis­tag­mo, un fe­nó­meno re­fle­jo, que se per­ci­be con mo­vi­mien­tos in­con­tro­la­dos y ra­pi­dí­si­mos de los ojos es una de las fór­mu­las más rá­pi­das de ad­ver­tir que el pa­cien­te su­fre vér­ti­go”, aña­de Ni­co­lás Pérez. En esa oca­sión el mé­di­co tra­ta­rá de es­ti­mu­lar el nis­tag­mo me­dian­te un mo­vi­mien­to brus­co de la ca­be­za del pa­cien­te o in­tro­du­cien­do go­tas de agua fría y ca­lien­te (al­ter­na­ti­va­men­te) en el ca­nal au­di­ti­vo”. ¿Tra­ta­mien­tos? A ve­ces fun­cio­nan los diu­ré­ti­cos que re­du­cen la can­ti­dad alo­ja­da en el oí­do in­terno o la be­tahis­ti­na (cal­ma la ex­ci­ta­ción de las neu­ro­nas ves­ti­bu­la­res). Tam­bién se usa un an­ti­bió­ti­co que ac­túa en las cé­lu­las del equi­li­brio. Cuan­do se tra­ta de vér­ti­go pa­ro­xís­ti­co be­nigno pos­tu­ral (a cau­sa de mo­vi­mien­tos brus­cos por de­pó­si­to de res­tos de ti­po cal­cá­reo en uno de los con­duc­tos cir­cu­la­res del oí­do in­terno) hay que ex­traer el ma­te­rial de esa zo­na. Pe­ro cuan­do na­da de eso fun­cio­na, la so­lu­ción pa­sa por qui­ró­fano. La la­be­rin­tec­to­mía eli­mi­na los re­cep­to­res sen­so­ria­les del equi­li­brio, con la con­se­cuen­te pér­di­da de au­di­ción. En cam­bio, la neu­roc­to­mía ves­ti­bu­lar con­sis­te en cor­tar el ner­vio del equi­li­brio sin anu­lar la au­di­ción.

EL VÉR­TI­GO SUE­LE AFEC­TAR A MU­JE­RES CON ES­TRÉS Y TEN­SIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.