Có­mo pe­lear­se bien

En­tre la apa­tía con­yu­gal y la gue­rra do­més­ti­ca exis­te un pun­to me­dio: dis­cu­tir bien. Los ex­per­tos acon­se­jan so­bre có­mo debatir asun­tos con la pa­re­ja de for­ma cons­truc­ti­va sin po­ner en pe­li­gro la re­la­ción

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Las re­la­cio­nes de pa­re­ja son tam­bién fuen­te de con­flic­tos. Unas su­ge­ren­cias pa­ra lle­var bien la dis­cu­sión

“Lle­gas tar­de. ¿Pe­ro se pue­de sa­ber qué pro­ble­ma tie­nes? Te pa­re­ces a tu ma­dre”. “Me sa­be mal me­ter­me con­ti­go, sé que no es tu cul­pa, pe­ro lle­gas otra vez con re­tra­so y es­to me mo­les­ta”. Se pue­de de­cir una co­sa o la otra. Son dos for­mas di­fe­ren­tes de plan­tear una dis­cu­sión. Hay pa­re­jas que es­co­gen la pri­me­ra y otras la se­gun­da. Con la fra­se ini­cial, se en­tra en una di­ná­mi­ca de con­flic­tos que pue­de po­ner en pe­li­gro su ma­tri­mo­nio. En cam­bio, la se­gun­da op­ción da­rá lu­gar a una dis­cu­sión, pe­ro la re­la­ción, con to­da pro­ba­bi­li­dad, se­gui­rá sien­do sa­tis­fac­to­ria. Es un ejem­plo de John Gott­man, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton (EE.UU.), uno de los má­xi­mos ex­per­tos so­bre có­mo ma­ne­jar las dispu­tas en la vi­da con­yu­gal. Au­tor de va­rios li­bros, en­tre los cua­les des­ta­ca Sie­te re­glas de oro pa­ra vi­vir en pa­re­ja ( De Bol­si­llo), des­pués de es­tu­diar du­ran­te va­rios años los há­bi­tos de los ma­tri­mo­nios en su lla­ma­do la­bo­ra­to­rio del amor, Gott­man ha de­tec­ta­do que hay ma­ri­dos y mu­je­res que han sa­bi­do desa­rro­llar el ar­te de la bue­na dis­cu­sión. De­cía Tols­toi que ca­da fa­mi­lia es in­fe­liz a su ma­ne­ra, pe­ro es­te estudio em­pí­ri­co ha de­mos­tra­do lo con­tra­rio: sí que es po­si­ble cul­ti­var una re­la­ción de pa­re­ja du­ra­de­ra pe­se a los des­en­cuen­tros que pue­dan sur­gir. Con la ayu­da de ex­per­tos, he­mos re­co­pi­la­do unas su­ge­ren­cias pa­ra evi­tar que el en­fren­ta­mien­to con la me­dia naranja se con­vier­ta en una pe­sa­di­lla.

Iden­ti­fi­car el mo­ti­vo Keith San­ford, psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Bay­lor (EE.UU.) en un estudio so­bre los mo­ti­vos de las pe­leas con­yu­ga­les lle­gó a la con­clu­sión de que cuan­do él y ella dis­cu­ten, en reali­dad no sa­ben por qué lo ha­cen. No son los pla­tos su­cios en el fre­ga­de­ro, co­mo ellos mis­mos creen. En reali­dad, las dos preo­cu­pa­cio­nes sub­ya­cen­tes a to­das dis­cu­sio­nes son la ame­na­za per­ci­bi­da (es de­cir, cuan­do nos sen­ti­mos cri­ti­ca­dos, in­sul­ta­dos o des­pre­cia­dos) y el aban­dono (cuan­do sen­ti­mos que el otro, con su com­por­ta­mien­to, es­tá sien­do in­di­fe­ren­te y po­co com­pro­me­ti­do con la re­la­ción). Nat­ha­lie P. Li­ze­ret­ti es te­ra­peu­ta Coor­di­na­do­ra del Se­gun­do Con­gre­so Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia Emo­cio­nal que tu­vo lu­gar la se­ma­na pa­sa­da en Bar­ce­lo­na. “No so­mos cons­cien­tes de lo que real­men­te nos mo­les­ta. So­le­mos elu­dir los pro­ble­mas y se van acu­mu­lan­do in­com­pren­sio­nes. Así un ma­les­tar re­la­cio­na­do con la fa­mi­lia lue­go es­ta­lla por una es­tu­pi­dez que no es el ver­da­de­ro mo­ti­vo de la dis­cu­sión. Nos men­ti­mos a no­so­tros mis­mos”, ex­pli­ca. Y po­ne un ejem­plo: “Co­no­cí a una pa­re­ja don­de ella so­lía re­pe­tir que no le mo­les­ta­ba que su ma­ri­do sa­lie­ra por la no­che con sus ami­gos, cuan­do era exac­ta­men­te lo con­tra­rio”.

Pa­la­bras prohi­bi­das Pue­de re­sul­tar un tan­to sim­plis­ta, pe­ro ca­si to­dos los te­ra­peu­tas coin­ci­den en que hay pa­la­bras que uno no de­be­ría nun­ca sa­car a co­la­ción du­ran­te una bron­ca con­yu­gal, co­mo siem­pre (ten­go que re­pe­tir­te las co­sas dos ve­ces, me to­ca a mí fre­gar los pla­tos); nun­ca ( ba­jas la ba­su­ra, me es­cu­chas). El error es do­ble. Por una par­te se asu­me que las per­so­nas no cam­bian y que no tie­nen re­me­dio, lo que es irre­me­dia­ble­men­te fal­so. “Hay que te­ner pre­sen­te que es­tar en la pa­re­ja es es­tar en trans­for­ma­ción. Nos va­mos ha­cien­do a me­di­da que vi­vi­mos”, re­cuer­da Nat­ha­lie P. Li­ze­ret­ti. Y, por otra par­te, es­tos re­pro­ches ha­cen re­fe­ren­cia al pa­sa­do, cuan­do una pa­re­ja de­be­ría siem­pre es­tar com­pro­me­ti­da a tra­ba­jar pa­ra el fu­tu­ro. Otra de las pa­la­bras que se de­be­rían evi­tar es el “tú”, que es más con­ve­nien­te sus­ti­tuir o sim­ple­men­te aso­ciar­la al “yo”. Si cam­bia­mos el “tú me has he­cho sen­tir mal” por “Me sien­to muy mal por es­to que ha pa­sa­do en­tre no­so­tros” el efec­to es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Otro ejem­plo: “No te in­tere­sa na­da de lo que ocu­rre en la pa­re­ja, es im­po­si­ble ha­blar con­ti­go, siem­pre que quie­ro acer­car­me un po­co a ti , eva­des la con­ver­sa­ción y me ha­ces sen­tir mal”. Es­ta fra­se va a des­en­ca­de­nar reacciones. Es­ta, en cam­bio, abri­rá el de­ba­te de for­ma más sua­ve: “Ne­ce­si­to que hables más con­mi­go y me com­par­tas lo que sien­tes, en mu­chas oca­sio­nes que dis­cu­ti­mos te cie­rras en ban­da, te que­das ca­lla­do y eso me ha­ce sen­tir mal”. Asi­mis­mo, otra pa­la­bra sus­cep­ti­ble de cau­sar ma­len-

ten­di­do es el “de­be­rías” (de­be­rías ha­ber­me ayu­da­do a po­ner la la­va­do­ra), ya que así se atri­bu­ye al otro la res­pon­sa­bi­li­dad y se asu­me que si no lo hi­zo es por­qué no le im­por­ta la re­la­ción. Es más con­ve­nien­te en­trar en la dis­cu­sión con un en­fo­que com­par­ti­do (el “no­so­tros”): “Ok, te­ne­mos un pro­ble­ma. Va­mos a ver có­mo arre­glar­lo. ¿Tú có­mo lo ves? Yo lo veo así, bus­que­mos una so­lu­ción”.

In­tere­sar­se por el otro Uno di­ce: “He con­se­gui­do que me ad­mi­tan en la es­cue­la de me­di­ci­na”. An­te es­ta no­ti­cia, el otro pue­de con­tes­tar, a mo­do de ejem­plo, así: “¿A qué no sa­bes qué me ha pa­sa­do hoy? ¡He ga­na­do una ta­ble­ta con mi tar­je­ta de pun­tos!”. O bien: “Guay”, sin de­jar de mi­rar la te­le. Ter­ce­ra op­ción: “Es­tás se­gu­ro de que po­drás es­tu­diar? ¿Has he­cho bien las cuen­tas? ¡El cur­so es ca­rí­si­mo!”. En reali­dad, afir­ma Gott­man, nin­gu­na de es­tas res­pues­tas se­ría la co­rrec­ta. La pri­me­ra mues­tra de­sin­te­rés to­tal, la se­gun­da, apa­tía y la ter­ce­ra in­clu­so al­go de hos­ti­li­dad. La bue­na op­ción se­ría es­ta: “¡En­ho­ra­bue­na! ¿Có­mo te en­te­ras­te? ¿Te lla­ma­ron? ¿Qué cla­ses ten­drás el pri­mer se­mes­tre?”. Se tra­ta de una in­ter­ac­ción ac­ti­va y cons­truc­ti­va. Gott­man ca­li­fi­ca es­ta ac­ti­tud có­mo “acep­tar la ofer­ta” de uno de los dos ju­ga­do­res. En re­su­men, en la vi­da de pa­re­ja, se tra­ta de en­trar en el jue­go y de mos­trar in­te­rés por el otro. No pe­lear por to­do, ni ha­blar de to­do ¿El se­cre­to de las pa­re­jas fe­li­ces? Je­rar­qui­zar y es­co­ger cuá­les te­mas me­re­cen abor­dar­se. Em­pe­zar por aque­llos que tie­nen so­lu­ción es un buen há­bi­to. No me­re­ce la pe­na obs­ti­nar­se en pe­lear­se por cual­quier co­sa, es­pe­cial­men­te por los as­pec­tos se­cun­da­rios. Los li­bros y ma­nua­les de au­to­ayu­da sue­len in­sis­tir siem­pre en lo mis­mo: que en­tre ma­ri­do y mu­jer es im­pres­cin­di­ble te­ner una bue­na co­mu­ni­ca­ción. Pe­ro no es­to no sig­ni­fi­ca que ha­ya que ha­blar­lo to­do. “Cuan­do uno es­tá irri­ta­do, des­de lue­go no es el me­jor mo­men­to pa­ra dis­cu­tir. Pe­ro en ge­ne­ral, yo creo que hay que ha­blar me­nos y ac­tuar más. No po­de­mos que­dar­nos es­tan­ca­do en el aná­li­sis sin­tác­ti­co de las pa­la­bras”, avi­sa Li­ze­ret­ti. A ve­ces, bas­ta un ges­to. Por ejem­plo, –sub­ra­ya es­ta ex­per­ta en in­te­li­gen­cia emo­cio­nal– si a uno de los dos les mo­les­ta te­ner que re­co­ger el va­so de cer­ve­za del otro, en lu­gar de abrir un de­ba­te so­bre el asun­to, po­drá op­tar por al­go más sen­ci­llo: de­jar de re­co­ger­lo. Pue­de que con el pa­so de los días el va­so se que­de ahí, pe­ro que el otro cap­te el men­sa­je y de­ci­da fi­nal­men­te lle­vár­se­lo a la co­ci­na. Sen-

USAR PA­LA­BRAS CO­MO ‘SIEM­PRE’ O ‘NUN­CA’ PUE­DE SER PE­LI­GRO­SO VI­VIR EN PA­RE­JA SU­PO­NE GES­TIO­NAR PRO­BLE­MAS, NO GA­NAR BA­TA­LLAS

tar­se a ha­blar no lo es to­do. Hay mu­chas for­mas de ges­tio­nar una pe­lea en po­si­ti­vo, en tra­ba­jar pa­ra la re­con­ci­lia­ción. “Lo im­por­tan­te son otros de­ta­lles, más re­la­cio­na­dos con lo emo­cio­nal, co­mo abra­zar a tu pa­re­ja en la ca­ma, pen­sar me­nos en ti mis­mo y más en tu com­pa­ñe­ro”, es­cri­ben Pa­tri­cia Lo­ve y Ste­ven Stos­ney en How to im­pro­ve your ma­rria­ge wit­hout tal­king ( có­mo me­jo­rar tu ma­tri­mo­nio sin ha­blar).

La in­ten­ción cuen­ta Va­yan otros dos ca­sos. Uno: una mu­jer se que­ja de que su ma­ri­do ha de­ja­do le­van­ta­da por enési­ma vez la ta­pa del vá­ter y lle­ga a la con­clu­sión de que lo ha­ce adre­de pa­ra fas­ti­diar­le. Dos: un hombre es­tá mo­les­to por­que su mu­jer ha lle­ga­do tar­de a la ce­na ro­mán­ti­ca que él ha­bía or­ga­ni­za­do. Sin em­bar­go, an­tes de que lle­gue la fu­ria, tan­to él y co­mo ella de­be­rían in­for­mar­se más so­bre el con­tex­to de am­bos ca­sos que he­mos pre­sen­ta­do. En el pri­mer ejem­plo, el ma­ri­do pue­de ha­ber­se ol­vi­da­do de arre­glar el la­va­bo por­qué en ese mo­men­to re­ci­bió una lla­ma­da re­la­cio­na­da con la en­tre­ga de un ra­mo de flo­res pa­ra el aniver­sa­rio de su mu­jer. Y, en el se­gun­do ca­so, la mu­jer tal vez lle­gó tar­de por­que se pa­ró en una tien­da a com­prar un re­ga­lo a su pa­re­ja y ha­cer­le una sor­pre­sa. De­trás de las apa­rien­cias, siem­pre hay cir­cuns­tan­cias. Un fac­tor que te­ner cuen­ta an­tes de des­ple­gar to­do el ar­se­nal de ar­gu­men­tos. “Mu­chas ve­ces un miem­bro de la pa­re­ja tra­ta de ha­cer la co­sa ade­cua­da aun­que no es­tá tan bien eje­cu­ta­da”, di­jo el psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Ty Tas­hi­ro, au­tor de un co­no­ci­do ma­nual so­bre re­la­cio­nes ( What really mat

ters in the quest for en­du­ring lo­ve, lo que real­men­te im­por­ta en la bús­que­da del amor ver­da­de­ro). “Uno de los ma­yo­res erro­res en las dis­cu­sio­nes con­sis­te en leer el pen­sa­mien­to del otro. Es de­cir que pre­gun­ta- mos po­co. Da­mos por sen­ta­do que las co­sas se ha­cen por un de­ter­mi­na­do mo­ti­vo y lo da­mos por bueno”, coin­ci­de Li­ze­ret­ti. El per­dón no bas­ta In­clu­so hay per­so­nas que, du­ran­te una bron­ca, lo que me­nos quie­ren oír son las dis­cul­pas del otro. Por­que hay que dis­tin­guir la pa­la­bra del ac­to. No bas­ta con de­cir per­dón; hay que re­pa­rar un da­ño que se hi­zo. Se exi­ge tam­bién un ges­to con­cre­to, una mues­tra tan­gi­ble del arre­pen­ti­mien­to. Cuán­tas ve­ces he­mos di­cho: “Lo sien­to no vol­ve­rá a ocu­rrir”. En reali­dad es me­jor de­cir: “En­tien­do co­mo de­bes sen­tir­te. Me sa­be muy mal ha­ber­me equi­vo­ca­do de es­ta ma­ne­ra. Ha­ré lo po­si­ble pa­ra arre­glar­lo”. Y, por su­pues­to, se ne­ce­si­ta una dis­po­si­ción a per­do­nar por par­te de la otra per­so­na. Me­ta­fó­ri­ca­men­te, hay que sa­ber ga­nar sin hu­mi­llar al ad­ver­sa­rio. Ya lo di­jo el poe­ta es­ta­dou­ni­den­se Og­den Nash: “Cuan­do es­tás equi­vo­ca­do, ad­mí­te­lo. Pe­ro cuan­do ten­gas ra­zón, cá­lla­te”.

Em­pa­tía y más em­pa­tía La em­pa­tía pa­sa por com­par­tir los sen­ti­mien­tos en de una ma­ne­ra efec­ti­va. Pa­ra ello, se­gún Gott­man, es in­dis­pen­sa­ble po­ner­se en la piel de la otra per­so­na y com­par­tir su pun­to de vis­ta. Si de­ci­mos “no pue­do creer lo que me es­tás di­cien­do, de­bes es­tar muy al­te­ra­da en es­tos mo­men­tos” no nos es­ta­mos po­nien­do en la piel del otro, sino que, con cier­ta arro­gan­cia, da­mos por su­pues­to có­mo la otra per­so­na de­be sen­tir­se. Si la fra­se se cam­bia por “su­pon­go que aho­ra de­bes es­tar muy al­te­ra­da a raíz de mi com­por­ta­mien­to” en­ton­ces sí que se ha­brá ma­ni­fes­ta­do una cier­ta em­pa­tía. “Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que sur­gen en las re­la­cio­nes es que las mu­je­res les pi­den a los hom­bres que sien­tan y reac­cio­nen co­mo lo ha­cen ellas y los hom­bres les pi­den a las mu­je­res que se com­por­ten, pien­sen y ana­li­cen co­mo si fue­ran hom­bres. ¡Un au­tén­ti­co des­pro­pó­si­to!”, ex­cla­ma Ma­ría Je­sús Ala­va, psi­có­lo­ga, di­rec­to­ra de Aper­tia Con­sul­ting y au­to­ra de va­rios li­bros (el úl­ti­mo es 3 cla­ves pa­ra la fe­li­ci­dad, la Es­fe­ra de los li­bros). ¿Pro­ble­mas per­pe­tuos? No es un pro­ble­ma. Dis­cu­tir con la pa­re­ja es nor­mal. No se tra­ta de as­pi­rar a te­ner una re­la­ción sin bron­cas o des­en­cuen­tros. El ci­ta­do estudio del doc­tor Gott­man ha re­ve­la­do que sie­te de ca­da diez pa­re­jas tie­nen con­flic­tos per­pe­tuos, en el sen­ti­do de que año tras año se van re­pi­tien­do. Hay que apren­der a ges­tio­nar es­tas dis­cu­sio­nes, de evi­tar si­tua­cio­nes que pue­dan em­peo­rar las co­sas y de desa­rro­llar es­tra­te­gias que ayu­den a so­bre lle­var­las. Es­ta ac­ti­tud es el pri­mer pa­so pa­ra con­vi­vir bien. “Cuan­do se es­co­ge a una pa­re­ja pa­ra el lar­go pla­zo, se es­tá inevi­ta­ble­men­te eli­gien­do un de­ter­mi­na­do aba­ni­co de pro­ble­mas que ha­brá que ges­tio­nar en los pró­xi­mos diez, vein­te o cin­cuen­ta años”, di­jo el psi­có­lo­go Dan Wi­le au­tor del li­bro Af­ter the ho­ney­moon ( des­pués de la lu­na de miel). Así que si él o ella es im­pun­tual, es fá­cil que lo si­ga sien­do. Lo que hay que pro­cu­rar es adap­tar­se a la si­tua­ción pa­ra que no afec­te de­ma­sia­do a la con­vi­ven­cia.

El mo­men­to y el lu­gar apro­pia­do Si la si­tua­ción se va de las ma­nos, si el tono de la dispu­ta se ele­va de­ma­sia­do, me­jor pe­dir un tiem­po muer­to y vol­ver so­bre el te­ma con la men­te fría. De otra ma­ne­ra co­rre­mos el ries­go de de­cir al­go del que nos va­mos a arre­pen­tir más tar­de. Tam­bién hay que es­co­ger un am­bien­te y una cir­cuns­tan­cia pro­pi­cia a lo lar­go del día, en que am­bas per­so­nas es­tén me­jor dis­pues­tas a en­fren­tar­se a la dis­cu­sión. Por ejem­plo, dispu­tar­se de­lan­te de los hi­jos o los ami­gos aña­de ten­sión. Hay co­sas que só­lo se pue­den debatir en la in­ti­mi­dad.

Cul­ti­ve la amis­tad con su pa­re­ja “Las re­la­cio­nes de las pa­re­jas fe­li­ces tie­nen bas­tan­te si­mi­li­tu­des con las bue­nas re­la­cio­nes de amis­tad. Es de­cir, se ba­san en el res­pe­to, afec­to y em­pa­tía. Ha­blan de sus te­mo­res, ale­grías, sue­ños. Sa­ben que son es­cu­cha­dos por el otro”, sos­tie­ne Gott­man. ¿Y la pa­sión y el enamo­ra­mien­to? Ma­ría Je­sús Ala­va in­vi­ta a ser prác­ti­cos. “Si que­re­mos que la re­la­ción fun­cio­ne, pon­ga­mos mu­chas do­sis de fle­xi­bi­li­dad, de ge­ne­ro­si­dad, de afec­to, de hu­mor y de ac­ti­tud po­si­ti­va. Lle­ga­rá un mo­men­to en que se nos pa­sa­rá el apa­sio­na­mien­to de la atrac­ción ini­cial y eso no sig­ni­fi­ca­rá que la re­la­ción es­té ter­mi­na­da; si así lo cre­yé­se­mos, es­ta­ría­mos cam­bian­do de pa­re­ja ca­da po­cos años”.

No es una ba­ta­lla Hay hom­bres y mu­je­res que pa­san su vi­da dis­cu­tien­do y son fe­li­ces. Y otros que en apa­rien­cia no tie­nen nin­gu­na bron­ca, pe­ro vi­ven vi­das pa­ra­le­las y dis­tan­tes y que aca­ban rom­pién­do­se. De­pen­de de có­mo se plan­tee la dispu­ta. “La cues­tión no es sa­ber pe­lear, sino re­sol­ver los con­flic­tos”, di­ce Li­ze­ret­ti. “Los acuer­dos son un pun­to de par­ti­da. No po­de­mos em­pe­zar exi­gien­do las me­tas u ob­je­ti­vos fi­na­les”, re­cal­ca Ala­va. En es­te sen­ti­do, no hay na­da peor que con­si­de­rar la dis­cu­sión co­mo una ba­ta­lla a ga­nar pa­ra no per­der el po­der de in­fluen­cia en el ho­gar. Lo que es­tá en jue­go, pa­ra mu­chos, no es la pi­la de pla­tos su­cios en el fre­ga­de­ro, sino man­te­ner la su­pre­ma­cía y el do­mi­nio. Sin em­bar­go, pién­se­lo: aun­que la acu­sa­ción o la crí­ti­ca que se re­ci­be pue­de pa­re­cer sin ba­ses se­gún su pun­to de vis­ta, siem­pre hay al­go de verdad en lo que la otra per­so­na di­ce. Siem­pre hay que ce­der te­rreno pa­ra al­can­zar (y pre­ser­var) la paz con­yu­gal. Pre­ve­nir, me­jor que cu­rar Si us­ted ha lle­ga­do al fi­nal de es­te ar­tícu­lo, tal vez es por qué quie­re evi­tar más bron­cas. Pe­ro hay al­go mu­cho más útil que pue­de ha­cer: cui­dar su re­la­ción pa­ra evi­tar que sur­jan dis­cu­sio­nes en el fu­tu­ro. Di­cho de otra ma­ne­ra, en lu­gar de en­tre­nar­se pa­ra sa­ber pe­lear, es me­jor in­ver­tir en la pa­re­ja cuan­do las aguas es­tán tran­qui­las: di­ver­tir­se jun­tos, crear mo­men­tos de in­ti­mi­dad, com­par­tir. Es lo que en psi­co­lo­gía se lla­ma col­chón emo­cio­nal, que en­vuel­ve las po­si­bles dis­cu­sio­nes y ha­ce que, cuan­do se pro­du­cen, és­tas sean más sua­ves. Gott­man ha de­tec­ta­do que en las pe­leas exi­to­sas las pa­re­jas sue­len aña­dir afir­ma­cio­nes po­si­ti­vas, ade­más de las ne­ga­ti­vas. Por ejem­plo: “Has si­do va­lien­te en sa­car es­te te­ma. Ad­mi­ro tu for­ta­le­za”. Y si se con­si­gue que és­tas apre­cia­cio­nes sean su­pe­rio­res a las crí­ti­cas (él ha­bla de una pro­por­ción de cin­co a uno), en­ton­ces las bron­cas se­rán has­ta di­ver­ti­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.