Apli­ca­cio­nes pa­ra la mo­da

Las apli­ca­cio­nes no só­lo es­tán de mo­da sino que for­man par­te dee ella. Sa­car par­ti­do al ar­ma­rio, am­pliar­lo liar­lo o es­tar a la úl­ti­ma de las ten­den­cia­sen­cias es po­si­ble gra­cias a la tec­no­lo­gía­gía del te­lé­fono in­te­li­gen­te

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to An­na To­màs y Cristina Un­gil

Có­mo usar el te­lé­fono e in­ter­net pa­ra con­se­guir es­tar a la úl­ti­ma

To­das las ma­ña­nas Mar­ta tie­ne an­te sí una ta­rea do­més­ti­ca que en fun­ción de sus com­pro­mi­sos se­rá más o me­nos rá­pi­da: de­ci­dir qué pren­das del ar­ma­rio van a ser las ele­gi­das pa­ra acom­pa­ñar­la du­ran­te el día. Tras de­can­tar­se por un con­jun­to so­brio, Mar­ta se di­ri­ge a su pues­to de tra­ba­jo en trans­por­te pú­bli­co y du­ran­te su via­je le lla­man po­de­ro­sa­men­te la aten­ción los za­pa­tos de su ve­ci­na de asien­to. Cual Ce­ni­cien­ta mo­der­na, su ca­rác­ter tí­mi­do le im­pi­de pre­gun­tar y se que­da con la in­cóg­ni­ta de sa­ber dón­de po­dría ad­qui­rir­los. Ya en la ofi­ci­na, en un des­can­so, Mar­ta se co­nec­ta a la edi­ción di­gi­tal de un dia­rio y ob­ser­va con ad­mi­ra­ción los es­ti­lis­mos que lu­cen las estrellas de ci­ne ima­gi­nán­do­se có­mo re­sul­ta­ría ese es­pec­ta­cu­lar ves­ti­do ro­jo en su fi­gu­ra. Tam­bién cu­rio­sea un blog de mo­da pa­ra sa­ber qué tendencias si­guen los di­se­ña­do­res y ano­tar men­tal­men­te al­gu­na idea pa­ra la bo­da a la que acu­di­rá co­mo in­vi­ta­da en dos me­ses. Cual­quie­ra de us­te­des, mu­jer o hombre, se ha­brá sen­ti­do iden­ti­fi­ca­do en al­gún mo­men­to con Mar­ta, tan­to si la ro­pa des­pier­ta su in­te­rés co­mo si la con­si­de­ra un me­ro ob­je­to pa­ra cu­brir su cuer­po. Sea co­mo fue­re, des­de su dis­po­si­ti­vo mó­vil es po­si­ble

LAS ‘APPS’ DE MO­DA SON UN EJEM­PLO DE UNIÓN DE LA REALI­DAD TAN­GI­BLE Y LA VIR­TUAL IR DE COM­PRAS, COM­PA­RAR PRE­CIOS Y VER OFER­TAS ES PO­SI­BLE A LA VEZ

ha­cer to­do ese re­co­rri­do me­dian­te apli­ca­cio­nes que or­ga­ni­zan el ar­ma­rio, iden­ti­fi­can me­dian­te una ima­gen la mar­ca de unos za­pa­tos o nos po­nen al día de lo úl­ti­mo en la pa­sa­re­la, en­tre otras mu­chas fun­cio­nes. Co­mo bien di­ce Ju­lia Weems, di­rec­to­ra del área de mo­da del IED Bar­ce­lo­na Es­cue­la Su­pe­rior de Di­se­ño: “La mo­da es un ar­te, y las apli­ca­cio­nes de mo­da te de­jan ju­gar a ser es­ti­lis­ta, di­se­ña­do­ra y edi­to­ra... En el mun­do de las re­des so­cia­les to­dos po­de­mos ser estrellas con mu­cho es­ti­lo. Las apps per­mi­ten que los usua­rios creen su par­ti­cu­lar uni­ver­so y pue­dan com­par­tir y re­ci­bir feed­back de otros usua­rios”. ¿Quién no se ale­gra de re­ci­bir un me gus­ta en una fo­to que ha subido, y aún más cuan­do se tra­ta de un mo­de­lo que ha lle­va­do, que le que­da fe­no­me­nal, o por­que tie­ne un es­ti­lo úni­co? “To­do jue­ga con el nar­ci­sis­mo en las re­des so­cia­les”, apun­ta Ju­lia Weems.

Una pa­sa­re­la que co­nec­ta con la com­pra La mo­da es un cla­ro ejem­plo de có­mo las apli­ca­cio­nes mó­vi­les acer­can el mun­do fí­si­co y el vir­tual, se­gún ex­pli­ca Da­niel Rei­na, ex­per­to en desa­rro­llo y fun­da­dor de Tappx, la co­mu­ni­dad internacional de pro­mo­ción de apps: “Ha­ce años te­nías que de­ci­dir en­tre ir

del mis­mo ob­je­to” afir­ma Puer­to, que des­ta­ca la tec­no­lo­gía pro­pia y pun­te­ra de re­co­no­ci­mien­to vi­sual de la start-up. Con un ca­tá­lo­go de bús­que­da muy am­plio, es­ta apli­ca­ción en­vía aler­tas de pre­cios e in­cor­po­ra nue­vas fun­cio­nes co­mo la de com­bi­nar los an­he­la­dos za­pa­tos con com­ple­men­tos ade­cua­dos. Si­mi­lify.com Shot & Shop “En­cuen­tra la mo­da con una so­la fo­to­gra­fía”. Con es­ta bre­ve y con­ci­sa des­crip­ción se pre­sen­ta es­ta apli­ca­ción crea­da en Ma­drid, con un bus­ca­dor vi­sual que com­bi­na, ins­pi­ra y re­la­cio­na pren­das de ro­pa con otros ob­je­tos. Dar con un ves­ti­do que va­ya a jue­go con los za­pa­tos es po­si­ble gra­cias a una tec­no­lo­gía de vi­sión ar­ti­fi­cial que bus­ca equi­va­len­cias de cual­quier ima­gen con una pren­da de ro­pa. La app tam­bién de­ri­va a las tien­das en lí­nea y per­mi­te fil­trar los re­sul­ta­dos. Shotns­hop.com Sty­le-eyes Me­dian­te la ima­gen, es­ta app iden­ti­fi­ca los mo­de­los que lu­cen las fa­mo­sas de las re­vis­tas, las ac­tri­ces en te­le­vi­sión o los de cual­quier per­so­na anó­ni­ma que se cru­ce en nues­tro ca­mino y cu­ya fi­gu­ra se pue­da cap­tar, con una téc­ni­ca pa­ra di­fu- mi­nar la ca­ra res­pe­tan­do así su in­ti­mi­dad. Con un ca­tá­lo­go de más de 400 tien­das, Sty­le-eyes fa­ci­li­ta la com­pra des­de el mó­vil. De mo­men­to, só­lo es­tá dis­po­ni­ble en el mer­ca­do an­glo­sa­jón. Sty­le-eyes.eu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.