Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Ra­mi­ro Ca­lle acon­se­ja la prac­ti­ca del yo­ga a un lec­tor que pa­de­ce una en­fer­me­dad

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, aun­que no le co­noz­ca en per­so­na, sa­ber que us­ted es­tá ahí me da fuer­zas. Soy Ju­lián y a ve­ces uno ne­ce­si­ta desaho­gar­se, y he pen­sa­do en us­ted, que me ins­pi­ra esa cer­ca­nía y con­fian­za. A ve­ces, me sien­to psí­qui­ca­men­te muy vul­ne­ra­ble por­que en mi fa­mi­lia hay en­fer­me­da­des com­pli­ca­das y eso me qui­ta el áni­mo y, a me­nu­do, la es­pe­ran­za. Mi sue­gra fa­lle­ció de una ra­ra en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria que se lla­ma ami­loi­do­sis fa­mi­liar y que mi mu­jer tam­bién co­men­zó a desa­rro­llar. Le tu­vie­ron que ha­cer un tras­plan­te de hí­ga­do y de co­ra­zón. Ade­más, te­ne­mos me­lli­zos y, co­mo ve por lo que le es­cri­bo, la si­tua­ción es muy di­fí­cil. Pa­dez­co es­cle­ro­sis múl­ti­ple y la verdad es que el yo­ga fí­si­co me sien­ta muy bien, pe­ro me cues­ta con­cen­trar­me en la me­di­ta­ción. Cual­quier pa­la­bra que ven­ga de us­ted me ayu­da­rá. Gra­cias y re­ci­ba to­do mi afec­to.

EL YO­GA TRA­BA­JA

TRES NI­VE­LES: EL SO­MÁ­TI­CO, EL MEN­TAL Y EL DE LA ENER­GÍA

RES­PUES­TA | Que­ri­do Ju­lián, mu­chas gra­cias a ti. Hay ve­ces en que las di­fi­cul­ta­des son ta­les, que vi­vir es co­mo ca­mi­nar por la cuer­da flo­ja, pe­ro no te des­ani­mes. In­tu­yo que eres un lu­cha­dor y es­tás for­ja­do en la ba­ta­lla de la vi­da, pe­ro en es­tas si­tua­cio­nes uno de­be co­ger fuer­zas y aflo­rar los me­jo­res po­ten­cia­les in­ter­nos. Por lo tan­to y an­te to­do, ven­te arri­ba y mo­tí­va­te pa­ra se­guir for­ta­le­cien­do tu mus­cu­la­tu­ra psí­qui­ca y po­der así es­tar pres­to a ayu­dar y ani­mar a tu es­po­sa y a tus hi­jos. Se­gu­ro que for­máis una en­can­ta­do­ra fa­mi­lia. Aho­ra mis­mo ten­go tres alum­nas con es­cle­ro­sis múl­ti­ple en mi cen­tro de yo­ga y no sa­bes el en­tu­sias­mo que po­nen en las cla­ses al tra­ba­jar cons­cien­te­men­te so­bre su cuer­po, im­pli­can­do la men­te y es­ti­mu­lan­do las ener­gías. El ver­da­de­ro yo­ga fí­si­co tra­ba­ja en los tres ni­ve­les: el so­má­ti­co, el ener­gé­ti­co y el men­tal. No de­jes de prac­ti­car, ha­cien­do las pos­tu­ras con mo­vi­mien­tos cons­cien­tes, equi­li­bra­dos y con un es­fuer­zo bien me­di­do y nun­ca ex­ce­si­vo. Eli­ge pos­tu­ras que mo­vi­li­cen la es­pi­na dor­sal en to­das las di­rec­cio­nes: fle­xión la­te­ral, fle­xión ha­cia de­lan­te, tor­sión, ex­ten­sión ha­cia de­trás y de­más. Con los es­ti­ra­mien­tos man­te­ni­dos, irás fa­vo­re­cien­do y equi­li­bran­do mu­cho tu apa­ra­to lo­co­mo­tor. Apó­ya­te tam­bién en ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios y en se­sio­nes pro­lon­ga­das de re­la­ja­ción pro­fun­da. Con res­pec­to a la me­di­ta­ción, to­dos te­ne­mos pro­ble­mas. Así es la men­te, no deja de ir de un la­do pa­ra otro. Apli­ca ejer­ci­cios sen­ci­llos, co­mo los de cons­cien­cia cor­po­ral, sin­tien­do el cuer­po, o los de aten­ción al mo­vi­mien­to de la res­pi­ra­ción. Po­de­mos trans­for­mar los enemi­gos en alia­dos. Su­pon­go que tam­bién te irán bien la na­ta­ción y ca­mi­nar. Tra­ta de lle­var una bue­na ali­men­ta­ción y de cul­ti­var ac­ti­tu­des po­si­ti­vas, aun­que a ve­ces a to­dos nos cues­ta tra­ba­jo. Co­mo de­cía un des­ta­ca­do yo­gui in­dio: “Si cues­ta lo mis­mo pen­sar en po­si­ti­vo que en ne­ga­ti­vo, ¿por qué no pen­sar en po­si­ti­vo?”. Mo­tí­va­te con la ins­pi­ra­do­ra fa­mi­lia que tie­nes y ve­la por ti. Re­ci­be mi ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción.

Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.