Via­je al Prio­rat

En el Prio­rat han he­cho de la cul­tu­ra del acei­te y el vino su pre­sen­te y su atrac­ti­vo tu­rís­ti­co. An­tes tie­rra de fron­te­ra, su pai­sa­je sin par se en­car­ga del res­to

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Es­ta re­gión de Ca­ta­lun­ya ha sa­bi­do con­ver­tir la uva (y el vino) en atrac­ti­vo tu­rís­ti­co

Las pro­nun­cia­das cur­vas de la ca­rre­te­ra T-700, que se in­ter­na en las mon­ta­ñas de Pra­des pa­ra lle­gar a la po­bla­ción del mis­mo nom­bre, obli­gan a man­te­ner la vis­ta fi­ja en el as­fal­to. En ella se han dispu­tado, en más de una oca­sión, tra­mos cro­no­me­tra­dos del rally Cos­ta Dau­ra­da, por ci­tar un ejem­plo. Pe­ro lo que más lla­ma la aten­ción de un tiem­po has­ta aho­ra son los cul­ti­vos de vi­ña que han apa­re­ci­do en al­gu­nos tra­mos, aga­rra­dos con de­ses­pe­ro a la­de­ras de un des­ni­vel pro­nun­cia­do. Las te­rra­zas ro­dea­das de co­ní­fe­ras sal­van co­mo pue­den la si­tua­ción y son la prue­ba más pal­pa­ble de la pu­jan­za de la in­dus­tria del vino en las co­mar­cas de Tarragona. Las mon­ta­ñas de Pra­des ac­túan de fron­te­ra na­tu­ral en­tre las de­no­mi­na­cio­nes

de ori­gen de la Con­ca de Bar­be­rà y del Mon­tsant, que a su vez en­vuel­ven co­mo el pa­pel de ca­ra­me­lo la co­mar­ca del Prio­rat. La pri­me­ra de­no­mi­na­ción de ori­gen se ca­rac­te­ri­za por la va­rie­dad de la uva tre­pat, que prác­ti­ca­men­te só­lo cre­ce en es­ta re­gión, ele­va­da a 350 me­tros por en­ci­ma del ni­vel del mar. La se­gun­da, es la más jo­ven con ape­nas diez años de his­to­ria. Aún así, de gran pros­pe­ri­dad gra­cias a la há­bil com­bi­na­ción de los cul­ti­vos tra­di­cio­na­les de gar­na­cha y ca­ri­ñe­na con el mer­lot o el sy­rah: en es­ta com­bi­na­ción, la úl­ti­ma pa­la­bra la tie­ne el enó­lo­go, sen­si­ble a los gus­tos del pú­bli­co ac­tual. La ex­ten­sión de la de­no­mi­na­ción de ori­gen es pe­que­ña, pe­ro lo­gra al­ber­gar has­ta 99 bo­de­gas en un re­du­ci­do es­pa­cio. Cuan­do los car­te­les in­for­man de la lle­ga­da in­mi­nen­te a Pra­des, ha­ce ra­to que uno se ha da­do cuen­ta de que aquí im­pe­ra un mi­cro­cli­ma que le con­fie­re al en­torno un ai­re pi­re­nai­co. Tan­to es así, que en in­vierno se lle­ga a ver nie­ve en las co­pas de los ár­bo­les con cier­ta asi­dui­dad. Ha­ga frío o no, lo que se man­tie­ne in­tac­to es el co­lor ro­ji­zo de las pa­re­des de pie­dra de Pra­des, ca­rac­te­rís­ti­ca por la cual se le ha otor­ga­do el nom­bre de Vi­la Ver­me­lla. Tras cru­zar la puer­ta al­me­na­da, una bo­ni­ta pla­za por­ti­ca­da in­vi­ta a sen­tar­se pa­ra dis­fru­tar de un ape­ri­ti­vo mien­tras se con­tem­pla la fa­cha­da de la igle­sia de San­ta Ma­ría, cla­ro ejem­plo de la tran­si­ción del ro­má­ni­co al gó­ti­co. La po­bla­ción go­za de fa­ma por su miel, pe­ro en cuan­to se sa­le de Pra­des en di­rec­ción a Cor­nu­de­lla, que­da cla­ro que se­ría más ade­cua­do ha­blar de acei­te. Los ára­bes cons­tru­ye­ron un cas­ti­llo en Pra­des pa­ra de­te­ner el avan­ce de Ramón Be­ren­guer III, pe­ro no fue­ron ellos los que in­tro­du­je­ron el cul­ti­vo del oli­vo ar­be­quín en la re­gión, sino el rey Jau­me I cuan­do vino de Ma­llor­ca. El ar­gu­men­to ara­bi­zan­te tie­ne su con­ti­nui­dad en Siu­ra­na, nú­cleo de mu­cho en­can­to. Has­ta los años ochen­ta re­sul­ta­ba ca­si inac­ce­si­ble, ya que só­lo con­ta­ba con una pis­ta de are­na que tre­pa­ba con di­fi­cul­tad en­tre pa­re­des de pie­dra ca­li­za ha­cia

lo al­to de las mu­ra­llas na­tu­ra­les del Mon­tsant. Lue­go hi­zo ac­to de pre­sen­cia el as­fal­to y el úl­ti­mo reino de tai­fa en Ca­ta­lun­ya vio co­mo au­men­ta­ba el turismo. Es­ta an­ti­gua fron­te­ra en­tre mo­ros y cris­tia­nos es atrac­ti­va pa­ra los es­ca­la­do­res, que en el ba­rran­co de Ar­bo­lí en­cuen­tran múl­ti­ples for­mas de sus­pen­der­se so­bre el río Siu­ra­na. Me­nos arries­ga­da es la vi­si­ta de los res­tos del cas­ti­llo del va­lí Al­mi­ra Ale­mo­ni, que go­ber­na­ba to­do el Prio­rat. Cuan­do Al­fon­so II el Cas­to con­quis­tó es­tas tie­rras, fi­jó en Es­ca­la­dei una car­tu­ja pa­ra afian­zar su do­mi­nio. Los mon­jes que se ins­ta­la­ron allí in­tro­du­je­ron la vi­ti­cul­tu­ra que tan­ta fa­ma ha traí­do a la co­mar­ca. Pe­se a ello, el mo­nas­te­rio no se li­bró de la de­ca­den­cia en el si­glo XIX. Res­tau­ra­do, hoy lu­ce pie­dras im­po­lu­tas ba­jo gran un man­to de si­len­cio.

1

2 Des­de el acan­ti­la­do co­no­ci­do co­mo “El sal­to de la Rei­na Mora” se di­vi­sa el gran em­bal­se de Siu­ra­na

TIM E. WHI­TE

THOMAS VIL­HELM

1 El ex­cep­cio­nal eco­sis­te­ma del Prio­rat es la ba­se de la ca­li­dad de sus vi­nos, ya sean tra­di­cio­na­les o nue­vos

La igle­sia de San­ta Ma­ría, cons­trui­da en­tre los si­glos XII y XIII, se si­túa en la lo­ca­li­dad de Siu­ra­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.