Lo que que­da del lu­to

Ex­pre­sión cultural del due­lo, el lu­to for­ma par­te de los ri­tos fu­ne­ra­rios en to­das las so­cie­da­des; en nues­tro país he­mos pa­sa­do de una re­gu­la­ción es­tric­ta y tra­di­cio­nes ex­tre­mas a una prác­ti­ca des­apa­ri­ción que tal vez tam­po­co es tan po­si­ti­va, se­gún los ex

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Isa­bel Gó­mez Me­len­chón

Ves­tir­se de ne­gro pa­ra ex­pre­sar el do­lor tras la pér­di­da de un ser que­ri­do. ¿To­da­vía es al­go vi­gen­te?

“Es una cues­tión cultural y tra­di­cio­nal, sí, pe­ro cuan

do ten­go que asis­tir al en­tie­rro de al­gu­na per­so­na pró­xi­ma me vis­to de ne­gro. No ten­go ni que pen­sar­lo, me sa­le so­lo, pe­ro mi hi­ja no sé si ha­rá lo mis­mo”. Ma­ría ex­pre­sa­ba así su con­vic­ción de que ni­ños y jó­ve­nes han per­di­do prác­ti­ca­men­te la re­fe­ren­cia de lo que es el lu­to, o me­jor di­cho, de lo que era: ca­da vez es más fre­cuen­te asis­tir a un fu­ne­ral y en­con­trar per­so­nas ves­ti­das no ya de co­lo­res vi­vos, sino chi­llo­nes y es­tam­pa­dos co­mo si fue­ran a una fies­ta. Al­go im­pen­sa­ble ha­ce unos años y que a al­gu­nos to­da­vía les cho­ca, aun­que pa­ra los jó­ve­nes lo que re­sul­ta ver­da­de­ra­men­te cho­can­te es ver a una per­so­na ves­ti­da de ne­gro años des­pués de la muerte de un fa­mi­liar cer­cano. Exa­ge­ra­do, sin du­da, pe­ro tam­bién lo es la ocul­ta­ción de la muerte que se ha­ce en la ac­tua­li­dad. De he­cho, to­das las épo­cas han te­ni­do sus for­mas de mos­trar el lu­to, en­ten­dien­do la muerte co­mo un he­cho per­so­nal pe­ro a la vez so­cial que afec­ta no só­lo a los más alle­ga­dos. Begoña Eli­zal­de, psi­có­lo­gaex­per­ta en ges­tión del due­lo, ex­pli­ca que el lu­to es “la ex­pre­sión cultural del due­lo”, con dos fun­cio­nes bá­si­cas, una de ca­ra a los de­más, co­mo es mos­trar tu es­ta­do de áni­mo, y otra ha­cia uno mis­mo, re­cor­dar­nos el mo­men­to por el que es­ta­mos pa­san­do. El due­lo, ex­pli­ca, for­ma par­te de los ri­tua­les de des­pe­di­da que tie­nen y han te­ni­do to­das las so­cie­da­des, de los sig­nos ex­ter­nos que in­di­can a los de­más có­mo de­ben tra­tar­nos en es­te pro­ce­so psi­co­ló­gi­co y per­so­nal de adap­ta­ción a la muerte de un ser que­ri­do. ¿Qué ha su­ce­di­do pa­ra que el lu­to prác­ti­ca­men­te ha­ya de­ja­do de exis­tir? “Nos he­mos des­ri­tua­li­za­do co­mo sociedad, pen­sa­mos que po­de­mos vi­vir sin los ri­tos, cuan­do es­tos es­tán en to­das las so­cie­da­des. En­tre el año ves­ti­dos de ne­gro y los tres días y a tra­ba­jar en que aho­ra se re­suel­ve la muerte hay un tér­mino me­dio”, ex­pli­ca Begoña Eli­zal­de. La muerte, ade­más, ya no for­ma par­te de nues­tra vi­da, la he­mos ale­ja­do co­mo a to­das las “co­sas feas”, la ve­jez, la en­fer­me­dad… una mues­tra es que por ma­tri­mo­nio se con­ce­den quin­ce días de per­mi­so, y por la muerte de un hi­jo, só­lo tres. Da qué pen­sar.

El Grup de Tre­ball de Dol i Pèr­dues del Col·le­gi de Psicòlegs de Ca­ta­lun­ya ha or­ga­ni­za­do jus­ta­men­te una jor­na­da de­di­ca­da a debatir “Las fron­te­ras del due­lo” el pró­xi­mo 7 de no­viem­bre en Bar­ce­lo­na. Begoña Eli­zal­de se pre­gun­ta qué pa­sa­ría si un día de­ci­die­ra ves­tir siem­pre de ne­gro; ac­tual­men­te, a ex­cep­ción de las an­cia­nas de los pue­blos, cuan­do ac­tual­men­te al­guien vis­te de ne­gro ab­so­lu­to sue­le ser por­que tie­ne el día ele­gan­te o un ac­to de cierto com­pro­mi­so. Fue Coco Cha­nel quien sa­có al ne­gro de su os­tra­cis­mo pa­ra con­ver­tir­lo en el bá­si­co que no pue­de fal­tar en nin­gún ar­ma­rio; en la memoria que­da la es­ce­na en que Scar­lett O’Ha­ra me­tía to­das sus pren­das en un ba­rre­ño de tin­te pa­ra lu­cir de viu­da de buen ver en Lo que el vien­to se lle­vó. Si Scar­lett O’Ha­ra hu­bie­ra vi­vi­do en Es­pa­ña unos años más tar­de ten­dría que ha­ber es­pe­ra­do unos días an­tes de po­ner­se de ne­gro, por­que el Nue­vo Ma­nual de Ur­ba­ni­dad. Cortesía, de­co­ro y eti­que­ta, de 1889, re­co­men­da­ba no em­pe­zar a ves­tir de lu­to in­me­dia­ta­men­te des­pués de la muerte de un ser que­ri­do por­que pa­re­ce­ría que ha­bía­mos es­ta­do aguar­dan­do ya el fa­lle­ci­mien­to. Nor­mas es­cri­tas, pe­ro tam­bién tra­di­ción po­pu­lar, que po­día re­sul­tar con­tra­pro­du­cen­te de tan in­tran­si­gen­te: cuán­tas jó­ve­nes se que­da­ron sol­te­ras en los pue­blos al en­ca­de­nar va­rias pér­di­das fa­mi­lia­res, que du­ran­te va­rios años, los del lu­to, les im­pi­die­ron asis­tir a ver­be­nas, meriendas o sim­ples co­ti­lleos de la­va­de­ros. En el me­dio ru­ral, las cos­tum­bres vin­cu­la­das al lu­to eran aún más es­tric­tas, se­gún ex­pli­ca Mar­cos Gó­mez San­cho en su li­bro La pér­di­da de un ser que­ri­do. El due­lo y el lu­to (Aran edi­cio­nes). Gó­mez San­cho des­cri­be que en al­gu­nos lu­ga­res las mu­je­res que es­ta­ban de lu­to só­lo po­dían ir a bus­car agua a la fuen­te de ma­dru­ga­da, cuan­do no hu­bie­ra gen­te en la ca­lle, no po­dían sa­lir de ca­sa en las pri­me­ras se­ma­nas e in­clu­so es­ta­ban exen­tas de asis­tir a mi­sa; tan ex­tre­ma era la co­sa que in­clu­so las ma­ce­tas de las ca­sas don­de se ha­bía pro­du­ci­do un fa­lle­ci­mien­to no po­dían lu­cir flo­res. El lu­to ha es­ta­do es­tric­ta­men­te re­gla­men­ta­do en prác­ti­ca­men­te to­das las so­cie­da­des, co­mo par­te in­se­pa­ra­ble de los ri­tos de la muerte. Efec­ti­va­men­te, des­de que el hombre se le­van­tó so­bre sus dos pa­tas el

FUE­RON LOS RE­YES CA­TÓ­LI­COS QUIE­NES DIC­TA­RON EL USO DEL NE­GRO

te­mor a una des­apa­ri­ción fí­si­ca que tar­de o tem­prano va a lle­gar dio ori­gen a es­tos ri­tua­les, así co­mo la ne­ce­si­dad de des­pe­dir­se del di­fun­to y de acom­pa­ñar a es­te en su via­je y de ha­cer­lo po­si­ble, es de­cir, cer­ti­fi­car que el muer­to iba a ini­ciar su nue­va eta­pa y no iba a per­ma­ne­cer en el mun­do de los vi­vos. La muerte dio el pa­so de ac­to in­di­vi­dual a he­cho so­cial ya des­de los an­ti­guos egip­cios o Ba­bi­lo­nia, en la al­ta edad me­dia los en­te­rra­mien­tos iban acom­pa­ña­dos de ex­tre­ma­das mues­tras de do­lor por los deu­dos que en la ba­ja edad me­dia fue­ron ya dis­mi­nu­yen­do y en los si­glos si­guien­tes ge­ne­ra­li­za­ron el uso del co­lor ne­gro; no fue sin em­bar­go has­ta el si­glo XIX cuan­do la muerte se nor­ma­li­zó has­ta el ex­tre­mo de dar lu­gar a una flo­re­cien­te in­dus­tria fu­ne­ra­ria, es­pe­cial­men­te en Gran Bre­ta­ña y Es­ta­dos Uni­dos, y ge­ne­ra­li­zar la fo­to­gra­fía post mór­tem, que sin nin­gún com­ple­jo se con­ver­tía en un re­cuer­do del ser que­ri­do y se col­ga­ba del sa­lón o se en­via­ba a los ami­gos. Las nor­mas han si­do dis­tin­tas en ca­da mo­men­to y lu­gar, y tam­bién de­pen­dían del gra­do de pa­ren­tes­co con el di­fun­to. Los ro­ma­nos adop­ta­ron la lla­ma­da to­ga pu­lla, he­cha de un ma­te­rial os­cu­ro, mien­tras que las mu­je­res lu­cían un ves­ti­do ne­gro, la lu­gu­bria, sin ador­nos mar­can­do la lí­nea de lo que cons­ti­tui­ría el lu­to en las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les, cen­tra­do bá­si­ca­men­te en el co­lor ne­gro. Pe­ro el lu­to tam­bién ha te­ni­do otros co­lo­res, pa­ra em­pe­zar, el ro­jo o el blan­co. El ro­jo de­ri­va del an­ti­guo Egip­to, ya que era el co­lor del in­te­rior de los fé­re­tros y tam­bién la ro­pa de los di­fun­tos. De ahí pa­só a la an­ti­gua Ro­ma, don­de el uso del ro­jo tam­bién sus­ti­tu­yó al sa­cri­fi­cio de ani­ma­les pa­ra ren­dir homenaje al di­fun­to, una cos­tum­bre ca­ra que no to­dos se po­dían per­mi­tir. El co­lor blan­co fue, por mu­cho que nos pue­da sor­pren­der aho­ra, el más uti­li­za­do a par­tir del si­glo II y el de las cor­tes de Fran­cia y Es­pa­ña has­ta el si­glo XV. Y si to­das las épo­cas han te­ni­do sus tra­di­cio­nes, en Es­pa­ña, a par­tir de los Re­yes Ca­tó­li­cos, han te­ni­do tam­bién su re­gla­men­to. Fue­ron es­tos quie­nes, a raíz de la muerte del prín­ci­pe Juan en 1497, de­cre­ta­ron la prag­má­ti­ca de lu­to y ce­ra, por la que se res­tau­ra­ba el uso del ne­gro co­mo co­lor ofi­cial del lu­to. No só­lo eso, sino que se ve­ta­ba la pre­sen­cia de pla­ñi­de­ras en los ve­la­to­rios y cor­te­jos fú­ne­bres y a los hom­bres de la cor­te de Bur­gos (sí, úni­ca­men­te a los de Bur­gos) se les prohi­bía afei­tar­se la bar­ba, so pe­na de quin­ce días

de mul­ta a los bar­be­ros que lo in­cum­plie­ran. Lo pú­bli­co aca­ba­ba de en­trar en la es­fe­ra de lo pri­va­do y lo se­gui­ría ha­cien­do y de for­ma ca­da vez más se­ve­ra, eso sí, bá­si­ca­men­te con las mu­je­res. Así, las viu­das de­bían re­si­dir el pri­mer año en una habitación ta­pi­za­da de ne­gro, trans­cu­rri­do el cual pa­sa­ban a otra de co­lo­res cla­ros pe­ro sin ob­je­tos or­na­men­ta­les. Pe­ro no só­lo ellas: Fe­li­pe II vis­tió un año de ne­gro por su es­po­sa, Isa­bel de Va­lois. Alar­ma­do por tan­to ex­ce­so pe­ro so­bre to­do por los “gas­tos des­me­di­dos”, Fe­li­pe V li­mi­tó el lu­to a seis me­ses y a los fa­mi­lia­res con­san­guí­neos al tiem­po que se res­trin­gía el uso del co­lor ne­gro en los do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res. Su hi­jo, Car­los III, fue más allá y es­ta­ble­ció que el nú­me­ro de ci­rios “en obsequias y ca­bos de año” de­bía ser do­ce. Con re­gla­men­tos o sin ellos, el si­glo pa­sa­do aún fue, al me­nos has­ta los años se­sen­ta-se­ten­ta, un pe­rio­do muy ne­gro, y no só­lo por las con­tien­das que se su­ce­die­ron en el mun­do. Los pe­rio­dos de due­lo es­ta­ban per­fec­ta­men­te es­ta­ble­ci­dos en nues­tro país: por viu­de­dad, dos años y seis me­ses de ali­vio de lu­to; por la pér­di­da de un hi­jo, otros dos años más seis me­ses de ali­vio; por pa­dre o ma­dre, un año y seis me­ses de ali­vio; por los abue­los o los her­ma­nos, seis me­ses; por tíos o pri­mos her­ma­nos, tres. In­clu­so si te­nía lu­gar un ma­tri­mo­nio du­ran­te ese pe­rio­do, la no­via ves­tía de ne­gro… Las ro­pas se te­ñían una vez pe­ro lue­go otra, por el lla­ma­do ali­vio de lu­to, por­que cla­ro, pa­sar del ne­gro aza­ba­che al ro­jo chi­llón re­sul­ta­ba de­ma­sia­do brus­co, así que es­ta­ba to­do pre­vis­to: an­tes de vol­ver a la vi­da en co­lo­res, to­ca­ba pa­sar por un com­bi­na­do de ne­gros y blan­cos, mo­ra­dos, gri­ses y li­las. Has­ta los años se­sen­ta fue co­mún el uso de la pe­na ne­gra, un lar­go ve­lo que se co­lo­ca­ba en el som­bre­ro de for­ma que ocul­ta­ra el ros­tro de la pe­nan­te y cu­brie­ra el ves­ti­do has­ta la es­pal­da. Eso en lo que se re­fie­re al se­xo fe­me­nino, en el cual se ha ce­ba­do siem­pre el lu­to, y no só­lo es­te, pe­ro eso se­ría ya otra his­to­ria. Los ca­ba­lle­ros só­lo te­nían que anun­ciar al mun­do su pér­di­da me­dian­te una cor­ba­ta ne­gra, un bra­za­le­te ne­gro o un bo­tón ne­gro en el ojal de la cha­que­ta. Re­sul­ta cu­rio­so que fue­ra la mis­ma Igle­sia la que, en 1987, re­co­men­da­ra el mo­ra­do en lu­gar del ne­gro pa­ra los ri­tos mor­tuo­rios.

Pe­ro el lu­to, in­clu­so en es­tas épo­cas más re­cien­tes, no

se li­mi­ta­ba só­lo a la ro­pa y a los co­lo­res, sino tam­bién y muy es­pe­cial­men­te a la vi­da so­cial. La gran es­cri­to­ra Carmen Mar­tín Gai­te re­tra­ta per­fec­ta­men­te esas nor­mas no es­cri­tas que man­tu­vie­ron años en­ce­rra­das en sus ca­sas a las mu­je­res de la Es­pa­ña de la pos­gue­rra en su no­ve­la En­tre vi­si­llos: “El­vi­ra se le­van­tó a echar las per­sia­nas y se acor­dó de que pa­sa­ría por lo me­nos año y me­dio sin ir al ci­ne. Pa­ra mar­zo del año que vie­ne, no, pa­ra el otro. Eran pla­zos con­sa­bi­dos, mar­ca­dos au­to­má­ti­ca­men­te con an­ti­ci­pa­ción y exac­ti­tud, co­mo si se tra­ta­se del ven­ci­mien­to de una le­tra. Con las me­dias gri­ses, la pri­me­ra pe­lí­cu­la. Es lo que se lla­ma­ba ali­vio de lu­to”. Y que, in­sis­ti­mos en ello, se apli­ca­ba bá­si­ca­men­te a las mu­je­res, aun­que la prohi­bi­ción de asis­tir a bai­les o fes­te­jos era ex­ten­si­va to­dos los fa­mi­lia­res del/la di­fun­ta, es­pe­cial­men­te en el me­dio ru­ral. Es en ese me­dio don­de aún se man­tie­nen es­tas tra­di­cio­nes, en par­te por­que es­tas po­bla­cio­nes es­tán muy en­ve­je­ci­das y se mues­tran más re­sis­ten­tes a los cam­bios. Tam­bién en al­gu­nas lo­ca­li­da­des ru­ra­les era cos­tum­bre anun­ciar me­dian­te un vo­ce­ro el fa­lle­ci­mien­to de al­gu­na per­so­na del pue­blo, de­jar en­tre­abier­ta la puer­ta de la ca­sa don­de se es­ta­ba ve­lan­do un di­fun­to De aque­llos días en que has­ta las tar­je­tas de vi­si­ta y el pa­pel de car­ta lle­va­ban un re­bor­de ne­gro cuan­do se ha­bía pro­du­ci­do un fa­lle­ci­mien­to en la fa­mi­lia a los fu­ne­ra­les ac­tua­les con los do­lien­tes ves­ti­dos de co­lo­res, ¿he­mos avan­za­do? In­du­da­ble­men­te sí en la me­di­da en que las per­so­nas dis­fru­tan de li­ber­tad pa­ra ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos de la ma­ne­ra que pre­fie­ran, o no ex­pre­sar­los en ab­so­lu­to, y en que el so­me­ti­mien­to a unas nor­mas te­nía fi­nal­men­te más de re­pre­sen­ta­ción so­cial que de ver­da­de­ro do­lor. No obs­tan­te, se si­gue plan­tean­do la cues­tión de si es ne­ce­sa­rio un ven­ti­la­dor emo­cio­nal no só­lo pa­ra dar sa­li­da al due­lo y a la pe­na, sino pa­ra tam­bién ha­cer de la muerte un he­cho vi­si­ble, por­que si al­go tie­ne, es que al fi­nal es inevi­ta­ble. “To­do tie­ne un cos­te, lo que ha­ce­mos y lo que no ha­ce­mos. He­mos creí­do que es­ta­mos por en­ci­ma de los ri­tos y que es­tos son un pa­tri­mo­nio de la re­li­gión, cuan­do no es cierto. En los ri­tos hay mu­cho de re­li­gio­so, pe­ro tam­bién de cultural. Si to­do nos di­ce que vi­va­mos el due­lo por den­tro, al fi­nal nos ais­la­mos y es mu­cho más di­fí­cil ha­cer­lo”. Co­mo con­clu­ye Mar­cos Gó­mez San­cho en su obra, en una re­fle­xión muy ade­cua­da pa­ra tal día co­mo hoy, ac­tual­men­te de lo que se tra­ta “no es tan­to de hon­rar a los muer­tos co­mo de pro­te­ger a los vi­vos de la muerte de sus alle­ga­dos”.

Ves­ti­do de no­che, al­re­de­dor de 1861, con­fec­cio­na­do en se­da y mua­ré ne­gros, Es­ta­dos Uni­dos

En el me­dio ru­ral es fre­cuen­te que las mu­je­res de edad vis­tan de ne­gro; fo­to­gra­fía to­ma­da en Por­tu­gal

Ves­ti­do de no­che que fue lle­va­do por la rei­na con­sor­te Ale­jan­dra de In­gla­te­rra , 1902

Ves­ti­do de no­che tam­bién lle­va­do por la rei­na con­sor­te Ale­jan­dra de In­gla­te­rra, 1902

Ves­ti­do de lu­to, 1902-1904 con­fec­cio­na­do en se­da, ta­fe­tán y cre­pé, ne­gro has­ta en los bo­to­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.