Có­mo ele­gir la cuen­ta del ban­co

Hoy, la cla­ve al es­co­ger una cuen­ta ban­ca­ria pa­ra ha­cer in­gre­sos y do­mi­ci­liar los pa­gos es evi­tar las co­mi­sio­nes

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

La pri­me­ra de­ci­sión fi­nan­cie­ra im­por­tan­te que to­man mu­chas per­so­nas es abrir una cuen­ta ban­ca­ria. Es sen­ci­llo, bas­ta acu­dir –o co­nec­tar­se on li­ne– a un ban­co con el DNI y so­li­ci­tar­lo. Pe­ro si an­tes de dar el pa­so uno se in­for­ma de qué ti­po de cuen­tas hay, se pa­ra a pen­sar qué ne­ce­si­da­des tie­ne y pa­ra qué uti­li­za­rá esa cuen­ta, y com­pa­ra las pro­pues­tas de di­fe­ren­tes en­ti­da­des, se­gu­ro que evi­ta pos­te­rio­res sor­pre­sas en for­ma de gas­tos o de li­mi­ta­cio­nes a la ho­ra de mo­ver su di­ne­ro. No es ba­la­dí. Se­gún la aso­cia­ción de con­su­mi­do­res Adi­cae, se pue­den lle­gar a pa­gar más de 500 eu­ros al año por las co­mi­sio­nes de­ri­va­das de los pro­duc­tos y ope­ra­cio­nes ban­ca­rias más ha­bi­tua­les: cuen­tas co­rrien­tes, tar­je­tas, trans­fe­ren­cias...

¿Qué ti­pos de cuen­ta hay? Mu­chas per­so­nas ha­blan in­dis­tin­ta­men­te de cuen­ta co­rrien­te, li­bre­ta de aho­rro, cuen­ta de aho­rro, cuen­ta re­mu­ne­ra­da, cuen­ta nó­mi­na, de­pó­si­to ban­ca­rio... Pe­ro no to­das son igua­les y los ex­per­tos ad­vier­ten que es im­por­tan­te te­ner cla­ro cuál in­tere­sa an­tes de con­tra­tar­la. “La di­fe­ren­cia bá­si­ca en­tre una cuen­ta co­rrien­te y una de aho­rro es que en la co­rrien­te lo que pri­ma son los ser­vi­cios, el po­der mo­ver el di­ne­ro de aquí pa­ra allá, re­ci­bir in­gre­sos, do­mi­ci­liar re­ci­bos o sa­car di­ne­ro. Y en la de aho­rro lo im­por­tan­te es el ren­di­mien­to”, ex­pli­ca el di­rec­tor del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Fi­nan­cers (IEF), Jo­sep So­ler. Jor­di Paniello, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ase­so­res de In­ver­sión y Fi­nan­cia­ción y Pe­ri­tos Ju­di­cia­les (AFI) men­cio­na otra di­fe­ren­cia: “La cuen­ta de aho­rro nun­ca pue­de que­dar sin sal­do, al des­cu­bier­to”. En cuan­to a la dis­tin­ción en­tre cuen­ta co­rrien­te y li­bre­ta de aho­rro, la prin­ci­pal es el so­por­te: la pri­me­ra va aso­cia­da a un ta­lo­na­rio de che­ques y la se­gun­da a una li­bre­ta en la que se re­gis­tran las ope­ra­cio­nes. “Al­gu­nas per­so­nas pre­fe­rían la li­bre­ta por­que les re­sul­ta­ba más fá­cil ha­cer el se­gui­mien­to de sus mo­vi­mien­tos ban­ca­rios, pe­ro aho­ra mu­chos usua­rios ha­cen ese se­gui­mien­to por in­ter­net”, re­fle­xio­na Paniello. Por su par­te, los de­pó­si­tos y las cuen­tas re­mu­ne­ra­das sue­len ofre­cer más ren­ta­bi­li­dad que la cuen­ta co­rrien­te, pe­ro tie­nen más li­mi­ta­cio­nes: los pri­me­ros acos­tum­bran a pe­na­li­zar si re­ti­ras el di­ne­ro an­tes del pla­zo fi­ja­do (aun­que hay de­pó­si­tos a la vis­ta, de li­qui­dez in­me­dia­ta), y las se­gun­das nor­mal­men­te no per­mi­ten do­mi­ci­liar pa­gos ni aso­ciar tar­je­tas. Y las cuen­ta nó­mi­na (o cuen­ta pen­sión o cuen­ta jo­ven) son cuen­tas co­rrien­tes o li­bre­tas con ven­ta­jas en ma­te­ria de co­mi­sio­nes, tar­je­tas o ser­vi­cios ex­tras a cam­bio del com­pro­mi­so del ti­tu­lar de ha­cer in­gre­sos men­sua­les de cier­ta cuan­tía. ¿Una o va­rias? Los eco­no­mis­tas di­cen que con­vie­ne te­ner una cuen­ta co­rrien­te pa­ra co­brar la nó­mi­na, pa­gar los re­ci­bos, las com­pras con tar­je­ta, la cuo­ta de los prés­ta­mos, y otra cuen­ta de aho­rro en la que in­gre­sar to­dos los me­ses un di­ne­ro pa­ra el fon­do de emer­gen­cia y –su­pe­ra­da cier­ta can­ti­dad– co­mo in­ver­sión. Por­que se­gún los ex­per­tos en pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra, si se­pa­ras tu eco­no­mía dia­ria del aho­rro aho­rras más. “Si los in­tere­ses o di­vi­den­dos van a la cuen­ta nor­mal ves que tie­nes más sal­do y tie­nes más ten­ta­ción de gas­tar en co­sas su­per­fluas”, re­su­men. Ade­más, co­mo ex­pli­ca So­ler, es­ta di­vi­sión del di­ne­ro te per­mi­te bus­car una cuen­ta co­rrien­te sin gas­tos pa­ra las trans­fe­ren­cias y do­mi­ci­lia­cio­nes y otra con más ren­ta­bi­li­dad pa­ra el di­ne­ro que no mue­ves tan­to. No obs­tan­te, tam­bién hay es­pe­cia­lis­tas que opi­nan que aho­ra que la ma­yo­ría de ban­cos co­bra por te­ner abier­ta una cuen­ta (co­mi­sión de man­te­ni­mien­to) o por las tar­je­tas y ser­vi­cios aso­cia­dos a ella, lo me­jor es con­cen­trar es­fuer­zos y te­ner una so­la cuen­ta. “Es me­jor li­mi­tar el nú­me­ro de cuen­tas y ne­go­ciar bien con una so­la en­ti­dad pa­ra evi­tar o re­du­cir los cos­tes”, di­ce el res­pon­sa­ble de te­mas eco­nó­mi­cos de la or­ga­ni­za­ción de con­su­mi­do­res Ceac­cu, Fernando Ló­pez. “Pa­ra la ope­ra­ti­va ha­bi­tual de mu­chos con­su­mi­do­res con una cuen­ta bas­ta”, coin­ci­de Paniello. ¿En qué hay que fi­jar­se? “Lo pri­me­ro que hay que pre­gun­tar a los ban­cos cuan­do uno quie­re abrir una cuen­ta es qué gas­tos de man­te­ni­mien­to tie­ne, cuán­to nos van a co­brar por el me­ro he­cho de te­ner­la abier­ta”, ex­pli­ca Ló­pez. En los úl­ti­mos años son ma­yo­ría las en­ti­da­des que co­bran co­mi­sión de man­te­ni­mien­to y al­gu­nas ade­más apli­can co­mi­sio­nes de ges­tión por do­mi­ci­liar re­ci­bos, o por in­gre­sar che­ques, por ha­cer trans­fe­ren­cias, por las tar­je­tas, por ca­da apun­te o mo­vi­mien­to que se ha­ga, por en­viar los ex­trac­tos a ca­sa, por de­vol­ver un re­ci­bo o que­dar­se en nú­me­ros ro­jos. La po­si­bi­li­dad le­gal la tie­nen, pe­ro no to­dos los ban­cos apli­can esas co­mi­sio­nes ni en la mis­ma cuan­tía, ni a to­dos los clien­tes, así que hay que com­pa­rar la ofer­ta de

di­fe­ren­tes en­ti­da­des, ver si se pue­de ne­go­ciar que las re­ti­ren o las re­ba­jen, o cam­biar de en­ti­dad. “Da pe­re­za cam­biar de cuen­ta cuan­do tie­nes to­dos los re­ci­bos do­mi­ci­lia­dos, pe­ro hay que ha­cer­lo, hay que bus­car la me­jor, con me­nos cos­tes, y preo­cu­par­nos de nues­tra sa­lud fi­nan­cie­ra igual que cui­da­mos de la fí­si­ca y ha­ce­mos gim­na­sia pa­ra lle­gar bien a la ve­jez”, en­fa­ti­za el di­rec­tor del IEF. A la ho­ra de com­pa­rar gas­tos y co­mi­sio­nes ca­da per­so­na ha de te­ner en cuen­ta el uso que ha­rá de la cuen­ta, por­que no to­das ofre­cen los mis­mos ser­vi­cios. Pa­ra al­guno se­rá im­por­tan­te que ofrez­ca tar­je­ta pa­ra re­ti­rar di­ne­ro de los ca­je­ros sin cos­te, pa­ra otros que per­mi­ta ope­rar con di­vi­sas, o por in­ter­net, o que an­ti­ci­pe el im­por­te de la nó­mi­na, que de­je uti­li­zar che­ques sin cos­te, que abo­ne los re­ci­bos aun­que no ha­ya sal­do o que pa­gue in­tere­ses a par­tir de cier­tas cuan­tías, por ejem­plo. “Por lo que nun­ca hay que de­jar­se lle­var a la ho­ra de abrir una cuen­ta es por los re­ga­los; esos obsequios tie­nen im­pac­to en tu de­cla­ra­ción de la ren­ta, así que im­pli­can un cos­te aña­di­do a las co­mi­sio­nes”, aler­ta el pre­si­den­te de AFI, que tam­bién acon­se­ja leer la le­tra pe­que­ña del con­tra­to de las cuen­tas que se anun­cian sin co­mi­sio­nes por­que a ve­ces só­lo de­jan de co­brar­las si se tie­ne de­ter­mi­na­do sal­do, o se con­tra­tan otros pro­duc­tos con ese ban­co. “Hoy por hoy, con los ti­pos de in­te­rés tan ba­jos, nin­gu­na en­ti­dad da in­tere­ses en la cuen­ta co­rrien­te sal­vo pa­ra cap­tar­te o si tie­nes can­ti­da­des in­gen­tes, así que la re­tri­bu­ción hay que bus­car­la en aho­rrar cos­tos, en no pa­gar co­mi­sio­nes”, re­su­me.

¿Fí­si­ca u on li­ne? Tan­to la OCU co­mo los ase­so­res fi­nan­cie­ros ase­gu­ran que mu­chas de las me­jo­res cuen­tas en tér­mi­nos de co­mi­sio­nes son de en­ti­da­des on li­ne, pe­ro acon­se­jan leer bien los con­tra­tos por­que a ve­ces las ven­ta­jas son só­lo tem­po­ra­les o com­pro­me­ten a un sal­do de­ter­mi­na­do. No obs­tan­te, la elec­ción de­pen­de tam­bién del uso que se va­ya a dar a la cuen­ta, por­que pa­ra al­gu­nas per­so­nas se­rá im­por­tan­te es­co­ger una en­ti­dad con mu­chas ofi­ci­nas des­de las que ope­rar, o con una gran red de ca­je­ros pa­ra sa­car efec­ti­vo, o con una bue­na ofer­ta de fi­nan­cia­ción por­que va a ne­ce­si­tar un cré­di­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.