SER PA­DRE TE CAM­BIA LA VI­DA… Y EL CE­RE­BRO

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Así lo ase­gu­ra una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Tel Aviv (Is­rael), que es­tu­dió a 21 fa­mi­lias en las que el pa­dre se li­mi­ta­ba a ayu­dar, 20 fa­mi­lias en las que el cui­da­do del be­bé re­caía so­bre to­do en la ma­dre y 48 en las que los pa­dres eran dos hom­bres. Me­dian­te re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, ob­ser­va­ron el ce­re­bro de los pa­dres y las ma­dres mien­tras cui­da­ban a sus hi­jos. Y vie­ron que, cuan­do el cui­da­dor prin­ci­pal era la ma­dre, se ac­ti­va­ban en ella las es­truc­tu­ras ce­re­bra­les re­la­cio­na­das con las emo­cio­nes, co­mo la amíg­da­la. En cam­bio, en el ca­so de los hom­bres que se li­mi­ta­ban a echar una mano, se ac­ti­va­ban otras es­truc­tu­ras no tan pro­fun­das, que tie­nen que ver con las re­la­cio­nes so­cia­les, si­tua­das en las cor­te­zas fron­tal y tem­po­ral. Pe­ro el des­cu­bri­mien­to más in­tere­san­te lle­gó cuan­do ana­li­za­ron el ce­re­bro de los hom­bres que asu­mían la ma­yor par­te de las res­pon­sa­bi­li­da­des en la crian­za de sus hi­jos. Y vie­ron que, en ellos, se ac­ti­va­ban tan­to la amíg­da­la co­mo zo­nas fron­ta­les y tem­po­ra­les del ce­re­bro. Ade­más, en­tre los hom­bres que más se im­pli­ca­ban en la crian­za, la re­la­ción en­tre la amíg­da­la (par­te emo­cio­nal) y las zo­nas fron­ta­les y tem­po­ra­les (par­te más ra­cio­nal) era más fuer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.