Pa­dres que ha­cen de pa­dres

Ca­da vez más hom­bres asu­men que ser pa­dre es más que lle­var a los hi­jos al co­le­gio y ayu­dar en lo que se pue­da. La pa­ter­ni­dad, cuan­do se ejer­ce de verdad, exi­ge amor y va­len­tía

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

“Los hom­bres que cui­dan a sus hi­jos tie­nen más co­jo­nes”, sol­ta­ba Mi­riam González, la es­po­sa del viceprimer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Nick Clegg, el pa­sa­do mes de abril mien­tras su ma­ri­do rea­li­za­ba un fir­me pe­ro muy bri­tá­ni­ca­men­te edu­ca­do dis­cur­so so­bre la ne­ce­si­dad de que los hom­bres se im­pli­quen en la crian­za de los hi­jos. Y González, abo­ga­da va­lli­so­le­ta­na que tra­ba­ja en un pres­ti­gio­so bu­fe­te de abogados lon­di­nen­se, lo di­jo en cas­te­llano. No hi­zo fal­ta tra­duc­ción, ya que la pa­la­bra co­jo­nes es una de las más co­no­ci­das de la len­gua de Cer­van­tes en el mun­do an­glo­sa­jón. Una fra­se que sal­tó in­me­dia­ta­men­te a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y que, más allá de su so­no­ri­dad, plan­tea un in­tere­san­te de­ba­te: ¿si­guen los hom­bres rehu­yen­do im­pli­car­se, de verdad, en el cui­da­do de los hi­jos? Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, las mu­je­res de­di­can 4 ho­ras y 29 mi­nu­tos de me­dia ca­da día a la fa­mi­lia y las ta­reas del ho­gar, mien­tras que los hom­bres se que­dan en las 2 ho­ras y 32 mi­nu­tos. Pe­ro ellas tam­bién quie­ren rea­li­zar­se pro­fe­sio­nal­men­te, ir al gim­na­sio, sa­lir de vez en cuan­do a ce­nar… Sen­tir que tie­nen un com­pa­ñe­ro a su la­do con quien com­par­tir la res­pon­sa­bi­li­dad y el es­fuer­zo que su­po­ne criar a los hi­jos. “Es cierto que, ca­da vez más, los hom­bres par­ti­ci­pan en la crian­za, pe­ro to­da­vía que­da ca­mino por re­co­rrer en es­te sen­ti­do”, se­ña­la Agus­tín Bé­jar, psi­quia­tra y psi­co­te­ra­peu­ta psi­coa­na­lis­ta. Co­mo con­si­de­ra Cons­tan­za To­bío, ca­te­drá­ti­ca de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid, “los da­tos de­mues­tran que to­da­vía el cui­da­do de la fa­mi­lia no se re­par­te por igual en­tre hom­bres y mu­je­res. Aún fal­ta un buen em­pu­jón pa­ra que lle­gue un día en el que las ta­reas del ho­gar y la crian­za de los hi­jos se re­par­tan al cin­cuen­ta por cien­to. Las mu­je­res tra­ba­jan mu­cho más que an­tes fue­ra de ca­sa, pe­ro ellos no han avan­za­do en la mis­ma me­di­da en su im­pli­ca­ción en la pa­ter­ni­dad”. Así que mu­chas mu­je­res se ven en la obli­ga­ción de rea­li­zar do­bles o tri­ples jor­na­das en­tre el tra­ba­jo fue­ra de ca­sa y el do­més­ti­co. Y es­ta so­bre­car­ga de fun­cio­nes (ser ma­dre a tiem­po com­ple­to, tra­ba­ja­do­ra, pa­re­ja, hi­ja) es uno de los fac­to­res que ex­pli­can que ellas ten­gan un ries­go ma­yor de su­frir una de­pre­sión (es­ta pa­to­lo­gía afec­ta apro­xi­ma­da­men­te al do­ble de mu­je­res que de hom­bres). To­dos los ex­per­tos con­sul­ta­dos pa­ra es­te re­por­ta­je coin­ci­den en que sí, que los tiem­pos es­tán cam­bian­do, que ya no es co­mo an­tes, pe­ro que, aun así, más los hom­bres que las mu­je­res –ha­blan­do en ge­ne­ral–, no lu­chan tan­to en la ba­ta­lla dia­ria del ho­gar y la fa­mi­lia. ¿Por qué esa alergia, pa­so­tis­mo o pe­re­za por ba­ñar al ni­ño, acor­dar­se de los me­di­ca­men­tos que le to­can cuan­do tie­ne an­gi­nas o re­nun­ciar al par­ti­do de te­nis por­que hay reunión con la tu­to­ra? “Por­que no es sen­ci­llo ser pa­dre o ser ma­dre. Hay que ser va­lien­te pa­ra ejer­cer la pa­ter­ni­dad –apun­ta Agus­tín Bé­jar–. Los hi­jos exi­gen mu­cho tiem­po y ener­gía, así co­mo en­fren­tar­se a nu­me­ro­sos pro­ble­mas co­ti­dia­nos y con­flic­tos emo­cio­na­les”. Por eso la me­tá­fo­ra de Mi­riam González, aun­que cho­que aso­ciar ge­ni­ta­li­dad mas­cu­li­na con cui­da­do de la des­cen­den­cia, se pue­de con­si­de­rar tan acer­ta­da. Por­que pa­ra criar a los hi­jos hay que echar­le lo que hay que echar­le. Vol­ver de ca­sa ago­ta­do tras mil lu­chas la­bo­ra­les y, aun así, dar la ce­na al ni­ño, ju­gar con él, ayu­dar­le con esas ma­te­má­ti­cas que se re­sis­ten; ma­ne­jar a un ado­les­cen­te es­pe­cial­men­te com­pli­ca-

do; le­van­tar­se las ve­ces que ha­ga fal­ta por la no­che si el ni­ño tie­ne pe­sa­di­llas o es­tá con fie­bre; re­nun­ciar a dor­mir has­ta las tan­tas el sá­ba­do pa­ra lle­var­le al par­ti­do de fút­bol… To­da una se­rie de obli­ga­cio­nes que no siem­pre son sen­ci­llas de afron­tar. La pa­ter­ni­dad su­po­ne de­jar de pen­sar en uno mis­mo pa­ra vol­car­se en una per­so­na que ne­ce­si­ta que ma­má y pa­pá le den mu­cho. “Hay hom­bres a los que to­do es­to les su­pera y que, por ejem­plo, ha­cen tiem­po en el tra­ba­jo pa­ra lle­gar más tar­de a ca­sa”, co­men­ta Jo­sé Ramón Ubie­to, psi­coa­na­lis­ta. “Ser pa­dre su­po­ne te­ner que ma­du­rar de­fi­ni­ti­va­men­te –aña­de Agus­tín Bé­jar–. No di­go que pa­ra ma­du­rar ha­ya que te­ner un hi­jo, pe­ro, si lo tie­nes, no hay más re­me­dio que en­fren­tar­se a mu­chas co­sas”. Por ejem­plo, al cam­bio de la re­la­ción de pa­re­ja. “El hombre, du­ran­te un tiem­po, pa­sa a un se­gun­do plano por­que, en ge­ne­ral, la mu­jer se vuel­ca mu­cho en el hi­jo. Y no to­dos lo acep­tan –se­ña­la Jo­sé Ramón Ubie­to–. Por eso hay tan­tos con­flic­tos de pa­re­ja y rup­tu­ras cuan­do los ni­ños tie­nen dos o tres años. Mu­chos hom­bres no acep­tan es­tar en un se­gun­do plano, no asu­men que su lu­gar en la re­la­ción ha cam­bia­do, que aho­ra hay una ter­ce­ra per­so­na. Y sa­len co­rrien­do”. Ade­más, en es­tas eda­des los ni­ños es­tán en un pe­rio­do muy es­pe­cial de su desa­rro­llo, ya que ga­nan mu­cha au­to­no­mía, co­rren, hay que ne­go­ciar con ellos. Muy monos, pe­ro dan mu­cho tra­ba­jo. “Hay hom­bres que se sien­ten frá­gi­les an­te lo que im­pli­ca to­do es­to –ex­pli­ca Ubie­to–. Se abru­man con to­do lo que se les vie­ne en­ci­ma. Se sien­ten en­ton­ces ata­ca­dos en su vi­ri­li­dad, ya que aso­cian vi­ri­li­dad con no te­ner fi­su­ras, con no mos­trar nin­gún ti­po de de­bi­li­dad. Y sus pa­re­jas se que­jan de que no es­tán a la al­tu­ra, de que se sien­ten aban­do­na­das, de que sus hom­bres no es­tán don­de de­ben es­tar”. Qui­zás ale­guen al­gu­nos hom­bres en su de­fen­sa que ellos no tie­nen ins­tin­to pa­ter­nal. “Co­mo si el ins­tin­to ma­ter­nal fue­se al­go que na­ce de for­ma es­pon­tá­nea al dar a luz, cuan­do no siem­pre es así”, opi­na Ana Be­lén Jiménez Go­doy, doc­to­ra en An­tro­po­lo­gía y psi­co­te­ra­peu­ta. Cons­tan­za To­bío coin­ci­de en que exis­te la idea ge­ne­ra­li­za­da de que las mu­je­res sa­ben cui­dar a sus hi­jos por­que lo lle­van es­cri­to en los ge­nes. “Y no es verdad. Cui­dar a los hi­jos es una ta­rea com­ple­ja, que se apren­de con el tiem­po y con la prác­ti­ca; y los hom­bres de­ben apren­der­la”. Un apren­di­za­je que exi­ge mu­cho es­fuer­zo y de­di­ca­ción. A jui­cio de Jiménez Go­doy, to­da­vía que­dan de­ma­sia­dos hom­bres que si­guen ads­cri­tos a la mas­cu­li­ni­dad tra­di­cio­nal, se­gún la cual ellos se rea­li­zan en la es­fe­ra pú­bli­ca, en el tra­ba­jo, y de­jan a la mu­jer a car­go de la fa­mi­lia, que re­pre­sen­ta la es­fe­ra pri­va­da. Hom­bres que sí, que ayu­dan en ca­sa, pe­ro no lle­gan a esa cuo­ta del cin­cuen­ta por cien­to aun­que su mu­jer tra­ba­je las mis­mas ho­ras que ellos. In­clu­so hom­bres que si­guen cre­yen­do dis­cur­sos en blan­co y ne­gro, co­mo que “los hom­bres no lloran”, “los ni­ños no de­ben ju­gar con mu­ñe­cas” o “cam­biar pa­ña­les es co­sa de mu­je­res”. Dis­cur­sos que se han in­crus­ta­do en el ADN emo­cio­nal de mu­chos de ellos y des­di­bu­jan su ma­ne­ra de ejer­cer la pa­ter­ni­dad. “Nos han me­ti­do en la ca­be­za que lo na­tu­ral es que las mu­je­res sean ex­ce­len­tes ma­dres por el he­cho de ser mu­je­res. Y se le ha qui­ta­do va­lor afec­ti­vo a la pa­ter­ni­dad mas­cu­li­na”, con­si­de­ra Jiménez Go­doy. La cues­tión es, co­mo aña­de Jo­sé Ramón Ubie­to, que ca­da vez me­nos mu­je­res es­tán dis­pues­tas a to­le­rar que sus pa­re­jas las de­jen so­las an­te la res­pon­sa­bi­li­dad de en­car­gar­se de la fa­mi­lia. “Des­de ha­ce años se es­tá pro­du­cien­do un de­cli­ve de la mas­cu­li­ni­dad tra­di­cio­nal”, se­ña­la Ubie­to. Ya no es­tá de mo­da el ma­cho al­fa que se li­mi­ta a ser un me­ro pro­vee­dor de re­cur­sos pa­ra de­jar la ma­yor par­te del cui­da­do de los hi­jos a su pa­re­ja. “Aho­ra, lo que la sociedad y la ma­yo­ría de las mu­je­res le pi­den a un pa­dre ideal es muy di­fe­ren­te de lo que se le pe­día dos o tres ge­ne­ra­cio­nes atrás –co­men­ta Ubie­to–. Ese pa­dre ideal tam­bién tie­ne que com­pro­me­ter­se ver­da­de­ra­men­te con la crian­za. El hombre ya no es el due­ño de la mu­jer. Ellas quie­ren un com­pa­ñe­ro que es­té a su la­do”. In­clu­so el Con­se­jo de Eu­ro­pa emi­tió una re­co­men­da­ción en el año 2006 so­bre políticas de apo­yo al ejer­ci­cio po­si­ti­vo de la pa­ren­ta­li­dad en la que, en­tre otros as­pec­tos, se­ña­la que el “ejer­ci­cio por par­te de pa­dres y ma­dres de una res­pon­sa­bi­li­dad igua­li­ta­ria y com­par­ti­da ha­cia sus hi­jos su­po­ne una con­tri­bu­ción im­por­tan­tí­si­ma al desa­rro­llo ar­mo­nio­so de la pers na­li­dad del ni­ño”. De to­das for­mas, en es­ta tran­si­ción ha­cia una nue­va pa­ter­ni­dad, los hom­bres no siem­pre lo tie­nen fá­cil pa­ra com­pa­gi­nar su vi­da pro­fe­sio­nal con las obli­ga­cio­nes pa­ren­ta­les aun­que es­te sea su de­seo. “El con­tex­to so­cial y los go­bier­nos tie­nen que ayu­dar to­da­vía más a que pue­dan im­pli­car­se en la pa­ter­ni­dad”, de­fien­de Cons­tan­za To­bío, que cri­ti­ca que to­da­vía es­té mal vis­to en al­gu­nas em­pre­sas que un hombre so­li­ci­te

el per­mi­so de pa­ter­ni­dad, que tie­ne una du­ra­ción de 13 días inin­te­rrum­pi­dos. Ade­más, el Go­bierno ha apla­za­do has­ta el 1 de enero del 2016 la am­plia­ción a un mes del per­mi­so de pa­ter­ni­dad en ca­sos de na­ci­mien­to, adop­ción o aco­gi­da, cuan­do es­ta am­plia­ción era una pro­me­sa tan­to del an­te­rior Go­bierno so­cia­lis­ta co­mo del ac­tual de Ma­riano Ra­joy. Sin ol­vi­dar que los pa­dres tie­nen de­re­cho a otros per­mi­sos, co­mo el de ma­ter­ni­dad trans­fe­ri­ble (da de­re­cho a dis­fru­tar, en lu­gar de la ma­dre, de las diez úl­ti­mas se­ma­nas del to­tal de 16 a las que tie­ne de­re­cho es­ta) o el de lac­tan­cia (el pa­dre pue­de dis­fru­tar, en lu­gar de la ma­dre, de una re­duc­ción de jor­na­da de una ho­ra dia­ria has­ta que el re­to­ño cum­pla nue­ve me­ses). En el 2010, se­gún da­tos ofi­cia­les, el 84% de los pa­dres dis­fru­ta­ron de un per­mi­so de pa­ter­ni­dad. Sin em­bar­go, me­nos de un 2% de ellos rea­li­za­ron co­mo mí­ni­mo par­te de las 10 se­ma­nas trans­fe­ri­bles de los per­mi­sos de ma­ter­ni­dad. Qui­zás hay que te­ner lo que re­cla­ma­ba González pa­ra que un hombre le di­ga a un je­fe de la vie­ja es­cue­la que so­li­ci­ta el per­mi­so de lac­tan­cia. La le­gis­la­ción es­pa­ño­la en es­te cam­po con­tras­ta con otras nor­ma­ti­vas eu­ro­peas, mu­cho más cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de fa­ci­li­tar que los pa­dres asu­man más res­pon­sa­bi­li­da­des. En No­rue­ga, por ejem­plo, los hom­bres tie­nen un per­mi­so de pa­ter­ni­dad de 14 se­ma­nas. Ade­más, es­te per­mi­so es in­trans­fe­ri­ble; si el hombre re­nun­cia a él se pier­de. No le pue­de de­le­gar ese tiem­po a la ma­dre. En opi­nión de Cons­tan­za To­bío, “to­das las ini­cia­ti­vas que van en la lí­nea de per­mi­tir que los hom­bres pue­dan de­di­car más tiem­po a los hi­jos es­tán lan­zan­do un men­sa­je muy cla­ro a

la sociedad: ellos pue­den y de­ben im­pli­car­se”. A pe­sar de las tra­bas so­cia­les, a pe­sar de tras­no­cha­dos dis­cur­sos ma­chis­tas, “los nue­vos pa­dres par­ti­ci­pan mu­cho más de la crian­za, mues­tran mu­cho más su afec­to, dis­fru­tan mu­cho más de la pa­ter­ni­dad”, apun­ta Agus­tín Bé­jar. Es­tos nue­vos pa­dres se dan cuen­ta de que tam­bién se pue­den rea­li­zar co­mo hom­bres ejer­cien­do la pa­ter­ni­dad. De es­te mo­do, cui­dar a los hi­jos ya no es un re­cla­mo de la pa­re­ja, “sino una ex­pec­ta­ti­va pro­pia que re­fuer­za la mas­cu­li­ni­dad”, se­ña­la Jiménez Go­doy. No se aver­güen­zan de ser sen­si­bles, de can­tar una can­ción a su be­bé, de ha­cer co­sas que tra­di­cio­nal­men­te que­da­ban re­ser­va­das a las ma­dres. Po­nen lo que hay que po­ner pa­ra ser pa­dres de verdad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.