ed

Po­co es mu­cho

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Álex Ro­drí­guez Di­rec­tor Es-

Mi­cro sig­ni­fi­ca muy pe­que­ño. Pe­ro es la an­te­sa­la de mu­chí­si­mas pa­la­bras, co­mo mi­cro­bio, por ci­tar un ejem­plo. Otra pa­la­bra con igual preám­bu­lo es mi­cro­gim­na­sia, de uso ex­ten­di­do por la ca­lle pe­ro sin vi­sa­do nor­ma­ti­vo en las aca­de­mias de la len­gua. Del ar­te de desa­rro­llar, for­ta­le­cer y dar fle­xi­bi­li­dad al cuer­po por me­dio de cier­tos ejer­ci­cios, pe­ro a tra­vés de mi­cro­mo­vi­mien­tos, se ocu­pa en su te­ma prin­ci­pal el ejem­plar de ES que hoy tie­ne en­tre sus ma­nos. La mi­cro­gim­na­sia, que se rea­li­za pa­ra es­ti­rar los múscu­los y mo­vi­li­zar las ar­ti­cu­la­cio­nes, ali­via el sem­pi­terno do­lor de es­pal­da –que afec­ta a sie­te de ca­da diez per­so­nas en su pues­to de tra­ba­jo– y pro­du­ce me­jo­ras no­ta­bles fren­te a la ar­tro­sis, la fi­bro­mial­gia, la ciática, los do­lo­res cer­vi­ca­les y de ca­be­za, los pin­za­mien­tos, et­cé­te­ra. Las se­sio­nes acos­tum­bran a du­rar unos no­ven­ta mi­nu­tos y se rea­li­zan en gru­po. No hay lí­mi­te de edad pa­ra prac­ti­car­la, ni ries­go de le­sio­nes, más bien al con­tra­rio. Es tan len­to y tan mi­cro que ayu­da a des­cu­brir el pro­pio cuer­po y a con­tro­lar los sen­ti­mien­tos pa­ra que no se des­bor­den –léa­se es­trés, tris­te­za, mie­do, ira...– y ten­sio­nen y da­ñen a nues­tros múscu­los. Es muy pe­que­ño, es mi­cro, pe­ro pue­de ha­cer mu­cho por su sa­lud y bie­nes­tar.

Cuan­do ha­ce tres años Te­re­sa se rom­pió los dos bra­zos, el mun­do se le vino en­ci­ma. Aca­ba­ba de cum­plir los 50 y se ca­yó de la es­ca­le­ra mien­tras des­col­ga­ba las cor­ti­nas del sa­lón. “Me frac­tu­ré el cú­bi­to y el ra­dio de los dos bra­zos y me es­ca­yo­la­ron. No po­día ha­cer na­da. Me te­nían que ves­tir y des­ves­tir, ayu­dar­me pa­ra ir al ba­ño. Mi vi­da se con­vir­tió en un des­pro­pó­si­to. Ade­más, ca­da día es­ta­ba más des­ani­ma­da”, cuen­ta. Es­tu­vo cer­ca de dos me­ses sin po­der aten­der la tien­da que re­gen­ta en Bar­ce­lo­na. Des­pués de aquel epi­so­dio vino “el cal­va­rio de la reha­bi­li­ta­ción. Pen­sa­ba que se­ría me­nos du­ro, pe­ro el do­lor era tre­men­do, in­clu­so des­pués de ha­ber aca­ba­do las se­sio­nes de fi­sio­te­ra­pia”, ex­pli­ca. To­do cam­bió cuan­do una de sus clien­tas le pro­pu­so ha­cer una te­ra­pia di­fe­ren­te: mi­cro­gim­na­sia. Lo pro­bó – “por­que ha­bría pro­ba­do cual­quier co­sa que me hu­bie­ran di­cho, la verdad”– y en unas se­ma­nas el do­lor ce­só, sus bra­zos vol­vie­ron a per­te­ne­cer­le y em­pe­zó a tra­ba­jar de nue­vo. “Pue­de ser di­fí­cil de creer, pe­ro ade­más de me­jo­rar fí­si­ca­men­te, mi áni­mo era otro. Re­cu­pe­ré ilu­sio­nes, las ga­nas de em­pren­der otros pro­yec­tos. La mi­cro­gim­na­sia me ayu­dó a mo­ver los bra­zos, a eli­mi­nar el do­lor y a ver la vi­da de otra for­ma, con más se­gu­ri­dad en mí mis­ma y con más op­ti­mis­mo”, con­fie­sa Te­re­sa, que ha vuel­to a via­jar, que se ha apun­ta­do es­te año a va­rios ta­lle­res (me­di­ta­ción, co­ci­na, ela­bo­ra­ción de acei­tes y po­ma­das ca­se­ros…), que tie­ne pla­nes pa­ra de­jar su ne­go­cio y em­pren­der otro. Co­mo le ocu­rrió a ella, más del 3% de los es­pa­ño­les su­frió en el 2010 al­gún ti­po de le­sión en el ho­gar o en su tiem­po li­bre, y ca­da 24 se­gun­dos se pro­du­jo un ac­ci­den­te do­més­ti­co en nues­tro país, de ellos las caí­das (44,2%) fue­ron los más fre­cuen­te, aler­tó aquel año la or­ga­ni­za­ción de con­su­mi­do­res Fa­cua. La OMS (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud) ya ha con­si­de­ra­do los ac­ci­den­tes do­més­ti­cos co­mo una epi­de­mia y un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. Los trau­ma­tis­mos co­mo el que pa­de­ció Te­re­sa se sol­ven­tan con unas se­ma­nas de es­ca­yo­la, pe­ro arras­tran tras de sí otras le­sio­nes más com­pli­ca­das de re­sol­ver, des­cri­ben los es­pe­cia­lis­tas, por­que los múscu­los, al pro­du­cir­se la ro­tu­ra ósea, se con­traen pa­ra pro­te­ger el cuer­po y pue­den con­ti­nuar así me­ses y me­ses, res­tan­do mo­vi­li­dad y pro­du­cien­do do­lor. Ya no due­le el hue­so ro­to, due­le la mus­cu­la­tu­ra. “Es el da­ño co­la­te­ral el que aca­ba por in­va­li­dar­nos du­ran­te más tiem­po. Los múscu­los se han en­co­gi­do, se han acor­ta­do, y es im­pres­cin­di­ble de­vol­ver­les el es­pa­cio que les co­rres­pon­de pa­ra re­cu­pe­rar el bie­nes­tar. En ca­so con­tra­rio, ese acor­ta­mien­to aca­ba afec­tan­do al res­to de la mus­cu­la­tu­ra y a otras par­tes del cuer­po”, ana­li­za Joa­quim Murt, mé­di­co, res­tau­ra­dor cor­po­ral de Sis­te­ma ARC (aná­li­sis res­tau­ra­dor cor­po­ral que in­clu­ye te­ra­pias co­mo la mi­cro­gim­na­sia, el ma­sa­je res­tau­ra­dor cor­po­ral, el mi­cro­ma­sa­je y la gra­vi­to­te­ra­pia) y res­pon­sa­ble del Cen­tre de Co­rrec­ció i Con­di­cio­na­ment Fí­sic de Bar­ce­lo­na.

Adiós a las con­trac­tu­ras y el do­lor Te­re­sa re­cu­pe­ró su cuer­po, “lo res­tau­ró”, en pa­la­bras del doc­tor Murt, gra­cias a la mi­cro­gim­na­sia. De su pri­me­ra se­sión sa­lió sor­pren­di­da. Ape­nas le ha­bían to­ca­do los bra­zos, pe­ro “sen­tía que to­do mi cuer­po, in­clui­dos es­tos, se ha­bían es­ti­ra­do”, re­la­ta an­tes de na­rrar

CON ES­TA TE­RA­PIA NO SE SU­DA Y ADE­MÁS SE RE­CU­PE­RA MO­VI­LI­DAD TRA­BA­JAR LA FOR­MA DE RES­PI­RAR AYU­DA A ALI­VIAR TEN­SIO­NES

có­mo fue su ex­pe­rien­cia. “Me co­lo­qué en el sue­lo tal co­mo me in­di­có la te­ra­peu­ta y rea­li­cé los mo­vi­mien­tos que me pro­pu­so. Siem­pre muy pe­que­ños y muy des­pa­cio, co­mo a cá­ma­ra len­ta, acom­pa­ña­dos de una res­pi­ra­ción que de­bía ser tam­bién pau­sa­da, pe­ro lar­ga, echan­do más ai­re del que co­gía. Aun­que lo más cu­rio­so fue lo del es­pe­jo. A me­dia se­sión, cuan­do ya ha­bía­mos tra­ba­ja­do un la­do del cuer­po, la te­ra­peu­ta hi­zo que me mi­ra­ra en un es­pe­jo. ¡Te­nía un bra­zo más lar­go que el otro!”. Los múscu­los de Te­re­sa em­pe­za­ban a re­cu­pe­rar el es­pa­cio per­di­do y no só­lo los del bra­zo. “La mi­cro­gim­na­sia es una te­ra­pia de es­ti­ra­mien­to mus­cu­lar y re­equi­li­brio cor­po­ral cu­yos be­ne­fi­cios se apre­cian en to­do el cuer­po”, de­fi­ne Ser­gio Cu­bo­ta, co­di­rec­tor de Ca­ba­llo de Vien­to, un cen­tro te­ra­péu­ti­co ho­lís­ti­co si­tua­do en Las­paú­les (Hues­ca), y res­tau­ra­dor cor­po­ral de Sis­te­ma ARC. “Con mi­cro­mo­vi­mien­tos muy len­tos, unas pos­tu­ras pre­ci­sas, la res­pi­ra­ción ade­cua­da y di­ri­gien­do to­da nues­tra aten­ción ha­cia el cuer­po, se con­si­gue que des­apa­rez­can las ten­sio­nes de las ca­de­nas mus­cu­la­res pos­te­rio­res, que son las más po­ten­tes que te­ne­mos. De he­cho, es en el acor­ta­mien­to de es­tas ca­de­nas don­de se es­con­de el ori­gen de mu­chos de los pro­ble­mas que afec­tan a nues­tros hue­sos y ar­ti­cu­la­cio­nes, así co­mo a la ma­yo­ría de los te­ji­dos blan­dos, co­mo car­tí­la­gos, ten­do­nes li­ga­men­tos y múscu­los”, am­plía Cu­bo­ta.

Te­re­sa, pa­ra es­tos es­pe­cia­lis­tas, no es una ex­cep­ción, por­que mi­les de per­so­nas en to­da Es­pa­ña prac­ti­can mi­cro­gim­na­sia y han ex­pe­ri­men­ta­do sus be­ne­fi­cios: des­de ali­viar el sem­pi­terno do­lor de es­pal­da –que afec­ta a 7 de ca­da 10 per­so­nas en su pues­to de tra­ba­jo, sien­do una de las prin­ci­pa­les cau­sas de ba­ja la­bo­ral en nues­tro país, se­gún la Encuesta Eu­ro­pea de Sa­lud Pú­bli­ca en Es­pa­ña ela­bo­ra­da por el INE en el 2011–, has­ta la me­jo­ra y re­duc­ción de los sín­to­mas de la ar­tro­sis, la ar­tri­tis, el sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca, la fi­bro­mial­gia, el lum­ba­go, la ciática, los do­lo­res cer­vi­ca­les y de ca­be­za, los pin­za­mien­tos, et­cé­te­ra. To­dos coin­ci­den al afir­mar que se tra­ta de una te­ra­pia rá­pi­da y efi­caz, por­que la me­jo­ría se apre­cia en muy po­co tiem­po. Esa ra­pi­dez y efi­cien­cia son la con­se­cuen­cia di­rec­ta, en pa­la­bras de Ser­gio Cu­bo­ta, “de que es­te ti­po de es­ti­ra­mien­tos es glo­bal y, al evi­tar las com­pen­sa­cio­nes, vin­cu­la to­das las es­truc­tu­ras cor­po­ra­les. La mi­cro­gim­na­sia no atien­de so­la­men­te el fo­co del do­lor, el sín­to­ma, sino tam­bién el ori­gen. No hay que ol­vi­dar que aun­que el do­lor se evi­den­cie, por ejem­plo, en un hom­bro, la raíz del pro­ble­ma pue­de es­tar en la es­pal­da, en el acor­ta­mien­to de los múscu­los de la ca­de­na pos­te­rior. Una re­trac­ción que se ma­ni­fies­ta en for­ma de con­trac­tu­ra en el hom­bro. ¿De qué sir­ve es­ti­rar so­lo el hom­bro si se­gui­mos te­nien­do con­traí­da la es­pal­da? De na­da, por­que en po­co tiem­po el hom­bro vol­ve­rá a do­ler”.

Vuel­ta al equi­li­brio emo­cio­nal El ori­gen del pro­ble­ma: esa es la cues­tión. Cuan­do las le­sio­nes se han pro­du­ci­do, co­mo el ca­so de Te­re­sa, de­bi­do a un ac­ci­den­te, la co­sa pa­re­ce cla­ra. ¿Pe­ro qué pa­sa cuan­do, sin ha­ber­nos gol­pea­do, nos due­len las pier­nas, la es­pal­da, los bra­zos o nos con­trac­tu­ra­mos de gol­pe o nos sor­pren­de una tor­tí­co­lis o nos que­da­mos cla­va­dos de re­pen­te? Los ex­per­tos ex­pli­can que, amén de sen­tar­nos mal, dor­mir mal, co­lo­car­nos mal cuan­do es­ta­mos de pie y otras agre­sio­nes a las que so­me­te­mos el cuer­po, re­sul­ta que no po­de­mos con nues­tra alma. O lo que es lo mis­mo: nues­tras emo­cio­nes nos atra­pan, se en­gan­chan a las tri­pas, a los múscu­los, ti­ran­do de ellos, es­tru­ján­do­los. “Es muy co­mún caer en el error de que los múscu­los son dé­bi­les y que por eso se le­sio­nan. No es así. No es su de­bi­li­dad lo que los ha­ce vul­ne­ra­bles, sino un ex­ce­so de ten­sión. Y esa ten­sión, ex­cep­to en aque­llos ca­sos en los que se ha pro­du­ci­do un trau­ma vio­len­to, se de­be a un sin­fín de emo­cio­nes mal ges­tio­na­das”, acla­ra Joa­quim Murt. El es­trés, la tris­te­za, el mie­do, la ver­güen­za, la ira, son sen­ti­mien­tos que po­nen en guar­dia a nues­tros múscu­los. Cuan­do los pri­me­ros se des­bor­dan, pue­den aca­bar por des­tro­zar los se­gun­dos. “Una emo­ción mal ges­tio­na­da –con­ti­núa el doc­tor Murt– in­flu­ye en las ten­sio­nes mus­cu­la­res y es­tas nos lle­van a adop­tar pos­tu­ras in­co­rrec­tas y des­com­pen­sa­das pa­ra evi­tar el do­lor o el ma­les­tar. Pe­ro es­tas pos­tu­ras, al con­tra­rio de lo que cree­mos, nos ge­ne­ran to­da­vía más ten­sión en los múscu­los y aca­ban por le­sio­nar­los y por fas­ti­diar, tam­bién, los hue­sos. Es un círcu­lo vi­cio­so”. Ese jue­go per­ver­so que en­ta­blan sen­ti­mien­tos y múscu­los pue­de dar al tras­te con nues­tra vi­da la­bo­ral y per­so­nal, por­que no hay na­da que in­va­li­de más que el do­lor, fí­si­co, emo­cio­nal, o am­bos con­jun­ta­men­te. Quie­nes lo

ES­TA SE­RIE DE TÉC­NI­CAS AYU­DAN A CO­RRE­GIR POS­TU­RAS ERRÓ­NEAS

han pa­de­ci­do lo sa­ben: un 33% de es­pa­ño­les a los que un mé­di­co les ha diag­nos­ti­ca­do do­lor cró­ni­co. Ade­más, 4 de ca­da 10 pa­cien­tes con do­lor cró­ni­co lle­va más de 10 años con él y en su ma­yo­ría son mu­je­res, se­gún un estudio ela­bo­ra­do en el 2011 por la OCU (Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios). ¿Los prin­ci­pa­les do­lo­res? Sin sor­pre­sas: es­pal­da, múscu­los y hue­sos, lum­ba­res, ca­be­za y cue­llo, se­gún el in­for­me.

Lo­ca­li­za­da la raíz del pro­ble­ma, esa emo­ción fue­ra de con­trol, ¿có­mo nos ayu­da la mi­cro­gim­na­sia si se tra­ta de un tra­ba­jo emi­nen­te­men­te cor­po­ral, de es­ti­ra­mien­to mus­cu­lar? Nos lle­va de la mano a bu­cear en el cuer­po, se­gún quie­nes la prac­ti­can y quie­nes la im­par­ten, a que­rer­lo, y en ese tra­yec­to “sua­vi­za­mos los múscu­los ca­pa a ca­pa, los tran­qui­li­za­mos, les de­vol­ve­mos el tono ade­cua­do, la elas­ti­ci­dad, la fle­xi­bi­li­dad. Y a me­di­da que lo ha­ce­mos, con tran­qui­li­dad, con res­pe­to y con ca­ri­ño, aflo­ra y se li­be­ra la emo­ción que los ha mal­tra­ta­do: ese pa­rá­si­to que se aga­rra­ba a ellos y al que íba­mos ali­men­tan­do ca­da día sin sa­ber­lo”, de­ta­lla Juan Mi­guel Ga­lle­go, res­tau­ra­dor cor­po­ral con ca­si 30 años de ex­pe­rien­cia. Pa­ra Ga­lle­go, es fun­da­men­tal “te­ner con­cien­cia cor­po­ral, es­cu­char el cuer­po, sa­ber por qué gri­ta, por qué se que­ja. Y de­jar que lo ha­ga, “por­que eso nos li­be­ra­rá, nos per­mi­ti­rá iden­ti­fi­car y ex­pul­sar el pa­rá­si­to pa­ra vi­vir me­jor. La mi­cro­gim­na­sia te fa­ci­li­ta el ca­mino, te de­vuel­ve el equi­li­brio fí­si­co per­di­do y, a la pos­tre, la ar­mo­nía emo­cio­nal”.

Más se­gu­ros, más fe­li­ces Eli­mi­nar el do­lor fí­si­co y emo­cio­nal nos ha­ce otros, nos re­lan­za a la aven­tu­ra de la vi­da con op­ti­mis­mo, afir­man los es­pe­cia­lis­tas que han es­tu­dia­do las con­se­cuen­cias de la mi­cro­gim­na­sia en pa­cien­tes que la han prac­ti­ca­do. Han no­ta­do có­mo en ellos se apre­cia un no­ta­ble cre­ci­mien­to de la au­to­es­ti­ma y de la em­pa­tía, una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra re­la­cio­nar­se con los de­más, un au­men­to de la con­fian­za y la se­gu­ri­dad en sí mis­mos. De he­cho, co­mo re­fie­re Ma­ría Guasch, fi­sio­te­ra­peu­ta, res­tau­ra­do­ra cor­po­ral y co­di­rec­to­ra del cen­tro Ca­ba­llo de Vien­to, “cuan­do nues­tro cuer­po fun­cio­na, tam­bién fun­cio­na nues­tro co­ra­zón. Pres­tar aten­ción al cuer­po nos re­ga­la fe­li­ci­dad. Y cuan­do so­mos fe­li­ces, va­mos más se­gu­ros por la vi­da, so­mos ca­pa­ces de de­ci­dir nues­tro ca­mino, de

EL BIE­NES­TAR EMO­CIO­NAL DE ES­TAS PAU­TAS PER­MI­TE RE­CO­BRAR LA CON­FIAN­ZA

va­lo­rar nues­tros pun­tos fuertes y los dé­bi­les, de sa­car­les par­ti­do a los pri­me­ros. En mo­men­tos co­mo los que es­ta­mos vi­vien­do eso es al­go fun­da­men­tal, por­que es la úni­ca he­rra­mien­ta que nos per­mi­te sa­lir ade­lan­te y afron­tar los re­tos que se nos pre­sen­tan”. Pa­ra Guasch “no to­das las te­ra­pias se pue­den prac­ti­car a cual­quier edad, ni con cual­quier con­di­ción fí­si­ca y sea co­mo sea el es­ta­do de tu cuer­po. Sin em­bar­go, la mi­cro­gim­na­sia, con sus pe­que­ños y de­li­ca­dos mo­vi­mien­tos, no deja fue­ra a na­die, por­que in­clu­so en el ca­so de per­so­nas muy ma­yo­res o con pro­ble­má­ti­cas es­pe­cia­les se pue­de rea­li­zar un tra­ba­jo in­di­vi­dual y per­so­na­li­za­do. Se tra­ta de un tra­ba­jo cor­po­ral sen­ci­llo que apor­ta ma­yor fle­xi­bi­li­dad y elas­ti­ci­dad a los múscu­los y a las ar­ti­cu­la­cio­nes. Sus be­ne­fi­cios, ade­más, se alar­gan en el tiem­po, por­que tam­bién nos edu­ca cor­po­ral­men­te. Nos ha­ce co­no­cer nues­tro cuer­po y cam­biar pos­tu­ras y há­bi­tos in­co­rrec­tos que son in­com­pa­ti­bles con nues­tro bie­nes­tar”. Y agre­ga: “Por eso es tan efec­ti­va. Por eso y por­que tra­ba­ja el cuer­po en pro­fun­di­dad, li­be­ran­do de ten­sio­nes, ca­pa a ca­pa, ca­da es­truc­tu­ra mus­cu­lar”.

Prac­ti­can­do mi­cro­gim­na­sia no te que­das sin res­pi­ra­ción, sino to­do lo con­tra­rio. No su­das ni se te dis­pa­ran las pul­sa­cio­nes o la ten­sión ar­te­rial. No sa­les con un ham­bre fe­li­na tras una se­sión. Te es­fuer­zas, por su­pues­to, y a ve­ces re­sul­ta un po­co in­có­mo­do, pe­ro ese tra­ba­jo, ex­pli­can los ex­per­tos, tie­ne su re­com­pen­sa: ali­vio del do­lor, re­cu­pe­ra­ción de la mo­vi­li­dad, un cuer­po y una men­te equi­li­bra­dos y las en­dor­fi­nas, esas chis­pean­tes hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad, re­co­rrien­do tu cuer­po y dán­do­le ale­gría. Tan­ta que, se­gún el tes­ti­mo­nio de sus prac­ti­can­tes, ade­más de to­do lo an­te­rior, han vis­to có­mo me­jo­ra­ba su vi­da se­xual (tan­to en ca­li­dad co­mo en can­ti­dad), han si­do ca­pa­ces de su­pe­rar me­jor la muerte de al­gún fa­mi­liar, han po­di­do, por fin, po­ner­se a die­ta y con­se­guir per­der pe­so, o de­jar de fu­mar, han re­to­ma­do los es­tu­dios, han re­cu­pe­ra­do amistades y he­cho otras nue­vas, han vuel­to a con­fiar en sí mis­mos y eso se ha re­fle­ja­do en el re­sul­ta­do de su ac­ti­vi­dad la­bo­ral. Una lis­ta de be­ne­fi­cios ma­xi a cam­bio de sen­ci­llos mi­cro­mo­vi­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.