Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

Mu­jer, 36 años, sin pe­los en la len­gua: ¿la in­fi­de­li­dad es ma­la? Ra­mi­ro Ca­lle in­vi­ta a pon­de­rar es­ta de­ci­sión que es muy per­so­nal

PRE­GUN­TA | Me lla­mo Su­sa­na y ten­go 36 años. Hay al­go que me plan­teo ha­ce tiem­po y que me dis­tan­cia de mu­cha gen­te que me ro­dea, pe­ro des­de lue­go pue­do ser mu­chas co­sas pe­ro no una hi­pó­cri­ta. Sin em­bar­go he de­ja­do de co­men­tar so­bre ello, por­que me mi­ran co­mo si es­tu­vie­se lo­ca. No veo na­tu­ral que al­guien ten­ga que es­tar man­te­nien­do re­la­cio­nes con la mis­ma per­so­na, só­lo por­que ha de­ci­di­do com­par­tir su vi­da con ella. ¿Es­tar en pa­re­ja im­pli­ca que só­lo pue­das desear o man­te­ner re­la­cio­nes con esa per­so­na? No me en­tra en la ca­be­za por­que creo que no es na­tu­ral. Una co­sa es el amor y el ca­ri­ño y otra di­fe­ren­te es pla­cer por pla­cer. Tam­po­co con­si­de­ro opor­tuno que se ten­ga que de­cir abier­ta­men­te ca­da vez que com­par­tas un ra­to de pla­cer con otra per­so­na. Pe­ro ¿no es na­tu­ral que con los años tu cuer­po desee a otras per­so­nas? ¿Tan mal es­tá eso?

RES­PUES­TA | No es un te­ma en el que na­die pue­da pon­ti­fi­car. Es verdad que hay mu­cha do­ble mo­ral y no fal­tan los pu­ri­ta­nos ar­dien­tes que ha­cen oí­dos sor­dos a aque­llo de que “el que es­té li­bre de pe­ca­do, que ti­re la pri­me­ra pie­dra”. En to­da re­la­ción de pa­re­ja lar­ga se van ga­nan­do mu­chas co­sas pre­cio­sas. Pe­ro cier­ta­men­te, en un por­cen­ta­je muy ele­va­do, se va des­gas­tan­do la pa­sión y se de­bi­li­ta la atrac­ción eró­ti­ca. Por otro la­do, tam­bién de­pen­de de la na­tu­ra­le­za y las prio­ri­da­des de ca­da per­so­na, por­que las hay que le dan tan­ta im­por­tan­cia al enamo­ra­mien­to o a la pa­sión que les cues­ta mu­cho pres­cin­dir de esa mo­ti­va­ción. Tam­bién, y co­mo abor­do en mi con­tro­ver­ti­da obra El ar­te de la pa­re­ja, hay dis­tin­tas for­mas de re­la­cio­nar­se sen­ti­men­tal­men­te y hay per­so­nas que por su ca­rác­ter qui­zá de­be­rían bus­car per­so­nas con las mis­mas ideas y pre­ten­sio­nes, o bien man­te­ner re­la­cio­nes que no si­gan el pa­ra­dig­ma clá­si­co de las re­la­cio­nes. De to­das for­mas, son los miem­bros de la pa­re­ja los que de­ben dia­lo­gar so­bre el te­ma y ver qué pue­den con­ci­liar y acor­dar. Lo que ex­po­nes pue­de re­sul­tar a mu­chos es­can­da­lo­so, pe­ro no deja de ser ra­zo­na­ble, pues na­die man­da en sus sen­ti­mien­tos. Si bien una co­sa es sen­tir y otra con­sen­tir, y en eso ca­da per­so­na de­be to­mar la de­ci­sión que con­si­de­re opor­tu­na. La fi­de­li­dad tie­ne bue­na par­te de cul­tu­ra y de vie­jos pa­tro­nes, pe­ro lo que su­ce­de es que mu­chas ve­ces la per­so­na in­fiel pro­vo­ca mu­cho do­lor en la que va­lo­ra la fi­de­li­dad. Mu­je­res y hom­bres son idén­ti­cos en es­te sen­ti­do, a di­fe­ren­cia de lo que inex­cu­sa­ble­men­te se ha man­te­ni­do en las so­cie­da­des bá­si­ca­men­te ma­chis­tas. Ya di­jo Jung, quien no era pre­ci­sa­men­te fiel, que mu­chas mu­je­res de su con­sul­ta so­lían “in­cur­sio­nar en el mis­te­rio”. Na­die te pue­de acon­se­jar en es­te te­ma y eres tú la que de­bes tra­tar de re­sol­ver­lo con lu­ci­dez y sa­bien­do las con­se­cuen­cias que te pue­den traer con tu pa­re­ja. O bien ha­blar con ella abier­ta­men­te de tus pre­ten­sio­nes tal y co­mo apun­tas, sin te­ner que en­trar en de­ta­lles que ra­yan lo mor­bo­so. De cual­quier ma­ne­ra, na­die man­da en sus de­seos o ape­ten­cias, aun­que se pue­dan trans­for­mar, reorien­tar, re­pri­mir o ac­ce­der a ellas. Son dis­tin­tas op­cio­nes que ca­da per­so­na de­be so­pe­sar por sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.