Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na le vuel­ve a dar una vuel­ta a la pa­la­bra ca­bra y las cu­rio­sas ex­pre­sio­nes que es­tán aso­cia­das a ella

Mien­tras es­cri­bía un ar­tícu­lo so­bre los bra­se­ros re­cor­dé las ca­bri­llas, unas man­chas os­cu­ras que sa­lían en las pier­nas por la pro­xi­mi­dad del ca­lor. La pa­la­bra me ha in­tri­ga­do. ¿De dón­de pro­ce­de­rá ese sig­ni­fi­ca­do? Pue­de ser de ca­bri­llear, que es el re­fle­jo de la luz en las aguas, pe­ro me pa­re­ce un sal­to metafórico de­ma­sia­do gran­de. Aun así, es in­du­da­ble que tie­ne que ver con las ca­bras. He caí­do en la cuen­ta de que las ca­bras tie­nen ma­la fa­ma. Es­tar co­mo una ca­bra es es­tar mal de la ca­be­za. La pa­la­bra ca­brón tam­bién deja mal a las ca­bras. Mi ami­go Se­bas­tián de Co­va­rru­bias, que es­cri­bió el Te­so­ro de la len­gua cas­te­lla­na, allá por 1611, di­ce: “…Lla­mar a uno ca­brón en to­do tiem­po, es afren­tar­le. Va­le lo mes­mo que cor­nu­do, a quien su mu­ger no lo guar­da leal­tad, co­mo no la guar­da la ca­bra, que de to­dos los ca­bro­nes se deja to­mar”. Es de­cir, que la ca­bra es la ma­la de la pe­lí­cu­la. De mo­do que he de­ci­di­do em­pren­der la reha­bi­li­ta­ción de la ca­bra. Ci­ta­ré a Juan Huar­te, un es­cri­tor del si­glo XVI que des­cu­brió la psi­co­lo­gía di­fe­ren­cial y que, si en vez de ha­ber na­ci­do en San Juan de Pie de Puer­to hu­bie­ra na­ci­do en Har­vard, se­ría más fa­mo­so que Ho­ward Gard­ner. En su li­bro Exa­men

de in­ge­nios pa­ra la cien­cia es­cri­be: “A los in­ge­nios in­ven­ti­vos lla­man en len­gua tos­ca­na ca­pri­cho­sos, por la se­me­jan­za que tie­nen con la ca­bra en el an­dar y el pa­cer. Es­ta ja­más huel­ga por lo llano; siem­pre es ami­ga de an­dar a sus so­las por los ris­cos y al­tu­ras y aso­mar­se a gran­des pro­fun­di­da­des; por don­de no si­gue ve­re­da al­gu­na ni quie­re ca­mi­nar con com­pa­ñía. Tal pro­pie­dad co­mo és­ta se ha­lla en el ani­mal ra­cio­nal cuan­do tie­ne un ce­re­bro bien or­ga­ni­za­do y tem­pla­do: ja­más huel­ga en nin­gu­na con­tem­pla­ción”. En­fren­ta­dos a es­tos in­ge­nios, hay otros “que ja­más sa­len de una con­tem­pla­ción ni pien­san qué hay en el mun­do. Es­tos tie­nen la pro­pie­dad de la ove­ja, la cual nun­ca sa­le de las pi­sa­das del man­so, ni se atre­ve a ca­mi­nar por lu­ga­res de­sier­tos y sin ca­rril, sino por ve­re­das muy ho­lla­das y que al­guno va­ya de­lan­te”. Es­te tex­to me per­mi­te di­vi­dir la es­pe­cie hu­ma­na en in­ge­nios ca­pri­nos y ove­ju­nos (y ma­ni­fies­to mi pre­fe­ren­cia por los pri­me­ros). La au­sen­cia de pen­sa­mien­to crí­ti­co nos vuel­ve a to­dos ovejas dó­ci­les. La po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre sie­te de­ter­gen­tes, vein­te mar­cas de co­ches o dos­cien­tos ca­na­les de te­le­vi­sión pro­du­ce un es­pe­jis­mo de li­ber­tad que, sin em­bar­go, es­tá en­mar­ca­do en la su­mi­sión al po­der de la pu­bli­ci­dad. En la feria de Frank­furt se ha pre­mia­do a Ja­ron La­nier, uno de los pro­ta­go­nis­tas de la re­vo­lu­ción in­for­má­ti­ca y au­tor del li­bro ti­tu­la­do El rebaño di­gi­tal. Las nue­vas tec­no­lo­gías, al per­mi­tir que to­do el mun­do pue­da ex­pre­sar su opi­nión sin ne­ce­si­dad de jus­ti­fi­car­la ni de dar ra­zo­nes, han pro­du­ci­do un rebaño de opi­na­do­res, a quie­nes na­die va a leer, pe­ro que pue­den pro­vo­car un tren­ding to­pic po­pu­lar aun­que ne­cio. Aho­ra com­pren­de­rán por qué de­seo em­pren­der la reha­bi­li­ta­ción de la ca­bra. Es, en reali­dad, la de­fen­sa de la au­to­no­mía real, del pen­sa­mien­to crí­ti­co, de la va­len­tía pa­ra opo­ner­se o pa­ra acep­tar y de la des­ac­ti­va­ción de los su­ti­les me­ca­nis­mos de adoc­tri­na­mien­to que to­dos so­por­ta­mos. Es­tar co­mo una ca­bra se con­vier­te en un elo­gio.

Ilus­tra­ción

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.