La pi­ti­lle­ra de Víc­tor Ulla­te

Es uno de los bai­la­ri­nes y co­reó­gra­fos de clá­si­co con ma­yor pro­yec­ción internacional. Creó la pri­me­ra com­pa­ñía de ba­llet clá­si­co de Es­pa­ña y ha si­do maes­tro de mu­chos de los gran­des, des­de Ta­ma­ra Ro­jo a Án­gel Co­re­lla

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Es el gran maes­tro de los bai­la­ri­nes y co­reó­gra­fos. Ah, que el ob­je­to no despiste al lec­tor: Ulla­te no fu­ma

“En mi in­te­rior, bai­lo to­do el tiem­po, aun­que so­bre el es­ce­na­rio, ya na­da”, ase­gu­ra Víc­tor Ulla­te (Za­ra­go­za, 1947) con una son­ri­sa fran­ca y tam­bién cier­ta nos­tal­gia. Pen­sa­ti­vo, le­van­ta con ele­gan­cia un bra­zo y mar­ca un ges­to de ba­llet. “Só­lo a ve­ces, cuan­do quie­ro ex­pli­car­le a un bai­la­rín una idea doy al­gún pa­so pa­ra que me co­pie. Pe­ro aho­ra, la verdad, es que dis­fru­to mu­cho vien­do có­mo eso que ten­go en la ca­be­za, que he crea­do, otros lo in­ter­pre­tan y eje­cu­tan”. Tal vez por ello, des­pués de bai­lar y triun­far por me­dio mun­do, jun­to a los gran­des nom­bres de la dan­za, co­mo Mau­ri­ce Bé­jart o Ru­dolf Nu­ré­yev, vol­vie­ra a Es­pa­ña en 1979 con el en­car­go de mon­tar la pri­me­ra com­pa­ñía na­cio­nal de ba­llet clá­si­co. “No ha­bía di­ne­ro ni tam­po­co ideas cla­ras, pe­ro aun así acep­té por­que en Es­pa­ña no ha­bía una es­cue­la de dan­za co­mo es de­bi­do y yo que­ría si­tuar mi país al ni­vel de Cu­ba, Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos o In­gla­te­rra”. Y lo ha in­ten­ta­do con pa­sión. Pri­me­ro fun­dan­do una es­cue­la de dan­za, por la que han pa­sa­do ar­tis­tas de la ta­lla de Ta­ma­ra Ro­jo y Án­gel Co­re­lla, a la que si­guió su pro­pio ba­llet que aún hoy di­ri­ge. Tam­bién ha mon­ta­do una fun­da­ción que ayu­da a cha­va­les de fa­mi­lias con es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos con ap­ti­tu­des pa­ra la dan­za. “Mi sue­ño es al­gún día po­der dis­po­ner de un cen­tro don­de los chi­cos y chi­cas pue­dan dor­mir, pe­ro tam­bién ir a la es­cue­la y apren­der dan­za”, ex­pli­ca. Aun­que sa­be que no se­rá na­da fá­cil. De he­cho, su fun­da­ción atra­vie­sa di­fi­cul­ta­des. “Nun­ca ha re­sul­ta­do sen­ci­llo de­di­car­se a la cul­tu­ra y me­nos a la dan­za. Nos ha­ce fal­ta una ley de me­ce­naz­go, tal vez así ha­bría más em­pre­sas dan­do di­ne­ro a la cul­tu­ra, co­mo su­ce­de en Es­ta­dos Uni­dos o en Ca­na­dá”. Tras to­da una vi­da de­di­ca­da a la dan­za, ase­gu­ra que so­lo hay un se­cre­to pa­ra man­te­ner­se en lo más al­to: el tra­ba­jo du­ro y cons­tan­te. “An­tes de es­tre­nar un es­pec­tácu­lo sé que lo he da­do to­do, he pues­to to­da mi ener­gía y mi ilu­sión. Por tan­to, tie­ne que sa­lir bien”. Na­da de ri­tua­les ni de ob­je­tos fe­ti­ches co­mo otros com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión. Aun­que, es­te co­reó­gra­fo, pre­mio Na­cio­nal de Dan­za en 1989 y Me­da­lla de Oro de las Be­llas Ar­tes en 1996, no se se­pa­ra nun­ca de una pi­ti­lle­ra ama­ri­lla, a pe­sar de que no fu­ma. “Me la re­ga­ló al­guien muy que­ri­do e im­por­tan­te en mi vi­da. La lle­vo siem­pre en el bol­so y la voy to­can­do, pa­ra que me trai­ga suer­te”.

Tex­to Cristina Sáez Fo­to Ana Jiménez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.